Alegría Navideña
Puntuación: +5+x

—¡Mami, somos las siguientes, somos las siguientes! Elizabeth saltaba de un lado a otro sobre sus pies, sus mejillas sonrosadas se iluminaban con una sonrisa brillante. Levantó la vista para ver la cara de su madre mirándola, sus labios apretados en una delgada sonrisa. Su madre pronto se volvió hacia el hombre que llevaba gafas y que estaba a la cabeza de la fila.

—¿Es… es esto realmente seguro? -preguntó Valerie en voz baja al miembro del Comité de Ética que estaba de pie frente a ella. Pasó rápidamente sus ojos por la larga fila de padres parados mano a mano con sus hijos.

Se aplastó la nariz, molesto. —Bueno, quiero decir, ella no va a morir.

—Por supuesto que no es… -Valerie sintió que su cara se enrojecía un poco, pero se mordió la lengua. Quiero decir, ¿no le hará daño?

—No ha hecho daño a nadie desde entonces, ya sabes, Septiembre. Contestó sin más.

—¿Y crees que eso lo hace lo suficientemente seguro como para dejar que nuestros hijos se queden? Su tenso susurro fue un poco más fuerte de lo que ella se había propuesto, haciendo que Elizabeth le diera un peculiar tirón en la mano. Miró hacia abajo con otra sonrisa forzada.

—¿Qué es seguro, mami?

Con un pequeño suspiro y queriendo evitar un pánico innecesario, Jeremiah Cimmerian se inclinó y puso una sonrisa perfectamente clínica para la joven. —Oh, no te preocupes, todo es seguro. Tu madre sólo está siendo cautelosa. Se puso de pie y volvió la mirada hacia Valerie, susurrando: Mira, él es mucho menos peligroso que yo si me sumes en el caos, ¿entiendes?

Valerie entrecerró los ojos con desprecio ante la mirada despectiva del hombre estresado, pero antes de que se le ocurriera una respuesta, uno de los ayudantes de Papá Noel gritó.

—¡El siguiente!

Elizabeth le cogió la mano y corrió hacia delante, pasando junto a una niña ligeramente confundido que venía de sentarse en el regazo de Papá Noel. Se detuvo un momento para preguntarle a la niña: ¿Es tan raro como parece?

—Aun más raro, confirmó la niña con ojos estrellados.

Elizabeth no pudo contener un chillido de euforia mientras corría. Finalmente dio la vuelta a la esquina alrededor de la decoración del pueblo de Santa Claus y le echó un buen vistazo. Ella se maravilló ante sus ojos penetrantes y su máscara ósea blanca, prestando poca atención a la gorra roja y a la barba falsa con la que había sido vestido.

—¿Qué deseas para esta celebración navideña, pequeña? -El extraño doctor preguntó, levantando a Elizabeth para que se sentara en su regazo.

—¿Eres de verdad? -preguntó la chica, aún cautivada por su rostro de porcelana. Ella trató, burdamente, de alcanzarlo y tocarlo. Tenía la espalda rígida, la cara erguida, fuera de su alcance.

—Sí, soy muy real. -Él lo confirmó. Es costumbre, me dicen, que los niños le digan a Papá Noel qué regalos desean. -Se detuvo, aclaró su garganta. Si te has comportado bien durante todo el año, serás recompensada. Y si te has portado mal, el demonio Krampus vendrá y te robará de tus padres para azotarte con un manojo de ramas de abedul.

—¡Pero he sido buena, lo he sido! Elizabeth se lamentaba en protesta.

—Muy bien, entonces háblame de tus deseos mundanos.


Valerie observó, con mucha atención, cómo su hija sacudía la lista de juguetes por los que había estado rogando durante semanas. Una vez que quedó satisfecha, supo cómo iban a ser los próximos 3 minutos y se volvió a dirigir al funcionario a cargo de la línea.

—¿Tenían que decirle que dijera todas esas cosas raras? ¿No podrías haberle dicho el viejo 'jo jo jo, feliz Navidad'? Ella necesitaba regañar a alguien ahora mismo y Jeremiah se encontró de nuevo víctima de su ira.

—Lo hicimos. No tengo idea de dónde saca esta tontería, pero a los niños les ha encantado.

—Están siendo traumatizados. Ella resopló.

—Es lo mismo. Lo decidió en voz baja.

—Además, ¿qué sentido tiene presentarles a los niños las anomalías de esta manera? ¿No viola toda la parte de «contener» de nuestra declaración de objetivos?

—Mira, con las cosas como están las cosas ahora, hay una posibilidad distinta a cero de que el buen doctor de allí pueda operarte a ti, o a ella, o a mí en el futuro. No te preocupes, -agregó, al verla pálida. No es su método normal. Lo convencimos de que hiciera una cirugía más útil ya que dice que ya no puede seguir con su cura.


—Muy bien, Elizabeth. He oído el relato de tus deseos. Cuando vuelva a mi guarida, consultaré mi lista. Si descubro que este año te has portado bien, recibirás regalos.

—¡Gracias, Santa! -Ella le rodeó alrededor del estómago con un breve y fuerte abrazo. ¡Te amo, Santa! Tan rápido como había llegado, su abrazo se fue y ella saltó desde su regazo.

Se quedó sentado durante un largo rato, viendo a la chica irse, sin palabras. Nunca, en toda su vida, había sido abrazado.

Cuando Jeremíah se volvió hacia el sonido del ayudante que llamaba al siguiente niño, pudo jurar que vio al médico de la plaga secándose algo del ojo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License