Cita de Waffles

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

Este día no era un día de los waffles cualquiera.

Este día…

Era una cita en el día de los waffles.

Uno de los mejores días en el mes para Clef.

La habitación de Clef estaba oscura, y aún estaba desordenada, como siempre. Él sabía que Kondraki estaría ahí pronto así que agarro unas cosas y rápidamente los metió en varios armarios o debajo del sofá antes de asentir su cabeza para decirse a si mismo que hizo un buen trabajo. Él literalmente se dio una palmada en la espalda por hacer ese esfuerzo.

En medio de la sala de estar colocó una doble mesa de café convertida a una mesa común solo para esta noche. Estaba decorada con platos, varios jarabes que probablemente no eran solo para los Waffles, y velas encendidas.

No pasó mucho tiempo hasta que el timbre sonó, puntual como siempre.

Clef rápidamente se colocó su camisa azul floreada y corrió a la puerta, abriéndola hasta que golpeó la pared. El muro ya tenía un agujero del pomo. “Konnie!” Clef resplandeció, envolviendo con sus brazos fuertemente a Kondraki en forma de saludo.

"Qu— Oh." El olor de waffles cocinándose impactó la nariz de Kondraki. Él rodeo a Clef con sus brazos y tomó un respiro profundo. “Solo eso, hrm? Pensé que estarías un poco más emocionado que lo normal.”

Clef lo soltó, balanceándose sobre sus talones mientras jalaba el brazo de Kondraki. Lo llevó hacia la mesa de café y lo sentó en el suelo. “Los waffles no tardarán mucho. Hice algo especial para esta noche.”

“No los haces siempre extra especiales…” dijo Kondraki, más para él mismo, mientras que Clef ya estaba corriendo a la cocina.

"¡NO!" Clef gritó rápidamente para contradecirle. "¡Dije ALGO especial!"

No pasó mucho tiempo antes de que Clef volviera de la cocina, agarrando una botella Aquafina con un waffle caliente humeando en su interior. “Confía en mí, he hecho esto cientos de veces.” Él rápidamente fue con Kondraki, colocando la botella llena de waffles en el suelo cerca de él mientras que se sentaba en el regazo de su amante. Kondraki comenzó a entender porque Clef estaba tan ansioso esa noche, pero se veía un poco dudoso de la botella…

Kondraki no tenía mucho tiempo para procesar lo que estaba pasando, pero con Clef sobre su regazo con sus manos desabrochando su pantalón ansiosamente, él simplemente se relajó y se recostó. “Pensé que era una noche de waffles,” dijo, reposando su cabeza sobre sus brazos y cerrando sus ojos.

El sonido de una botella crujiente llenó la habitación, antes de un ligero sonido de 'pop'… Luego silencio.
"… Clef."

Clef se quedó mirando casi en shock, entonces miró a Kondraki y de nuevo abajo. “Esto no suele pasar, esto simplemente es un fleshlight más barat-“.

"¿A qué te refieres con qué esto no suele pasar?—" Dijo Kondraki más serio esta vez, él se sentó hacia adelante y miró abajo, viendo una botella Aquafina atascada en su pene, junto a un Waffle lleno de jarabe de maple dentro de ella.

"CLEF," Kondraki gritó, agarró la botella intentando sacarla mientras gemía de dolor.

"Bueno, por lo general tu solo- Ya sabes- Divertirte pero creo que subestimé el jarabe-"

"Por favor, solo llama un taxi- Clef."

Ahora derrotado, Clef se levantó y agarró el teléfono. Él marcó al número de un taxi local, pidiendo uno lo más rápido posible.

La pareja se paró en la acera, Kondraki sin pantalones encima y Clef con su desastre, solo fuera del apartamento con todo balanceándose en la brisa fría de la noche. Ellos se sostenían uno al otro para mantener el calor y se mantuvieron lo más cerca posible a la calle como podían.

No pasó mucho tiempo hasta que el taxi llegara. Clef le estaba haciendo señas con la mano al taxi. Estaba bajando la velocidad al acercarse pero mientras se fue acercando más subió la velocidad al ver dos maduros parados ahí, uno de ellos con una botella atorada en su pene.

“¡HEY!” Clef gritó enojado, corriendo impresionantemente rápido tras el asustado taxista que estaba haciendo doble turno.

El silencioso sonido de una botella de plástico golpeando el concreto susurró suavemente en la brisa. Después de todo, hacía frío… Y Kondraki ya no estaba atrapado en la botella Aquafina.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License