Negocios inacabados II

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.

Aviso%202.png

Puntuación: 0+x

El presente, eventualmente:

El director del sitio, Neil Ghost, era uno de los miembros más veteranos de la Fundación, una hazaña posible gracias a la relativa seguridad de su trabajo. Era raro que uno de los pocos SCPs que quedaban clasificados originalmente como "seguros" demostrara lo contrario, y como uno de los cuidadores de los artefactos y anomalías relativamente menos mortíferos, disfrutaba ocasionalmente de cierta relajación.

Un puesto directivo más o menos competente, un trabajo relativamente seguro y una edad de jubilación que se acercaba rápidamente: Ghost lo tenía todo. Suspiró y se recostó en su silla, bajándose las gafas lo suficiente para frotarse los ojos. Podría haberse quedado dormido al momento, de no ser porque oyó… algo.

Sus ojos se abrieron de golpe y se volvieron hacia la puerta, estrechándose. Casi sin respirar, se acercó a la parte delantera de su escritorio y sacó un pesado candelabro de latón que había guardado allí desde que La Mano de la Serpiente había entrado y había "tomado prestados" unos cuantos SCPs. Todavía tenía la nota que le habían dejado, cortés y algo condescendiente, escondida en un cajón del escritorio, justo al lado de la placa de reconocimiento que había roto sobre la cabeza de uno de ellos cuando volvieron a por más.

Se sintió reconfortado por la presencia del arma improvisada mientras se ponía en pie y se dirigía lentamente hacia la puerta. La edad no había disminuido los instintos que le había proporcionado su tiempo como agente. Apretó una oreja contra el acabado de la madera, escuchando de nuevo el ruido. Estaba casi seguro de haber oído a alguien pasar por delante de su despacho, lo que no debería ser posible. Nadie más en este lugar tenía su mismo nivel de autorización y, por lo que él sabía, nadie que la tuviera iba a visitarlo pronto.

Abrió la puerta con un clic, asomándose al oscuro pasillo. Salió y se apoyó en la pared mientras avanzaba lentamente por el pasillo, escuchando atentamente mientras avanzaba. Ahora estaba seguro de haber oído algo, mejor dicho, a alguien más adelante en el pasillo, a alguien en uno de los almacenes.

Controló su respiración entrecortada mientras se acercaba, haciendo girar el frío latón entre sus manos, dando un paso a la vez hasta que se situó justo al lado de la puerta. Se oyó un crujido de expedientes, ese tipo de papel que ahora sólo servía para archivar información. Con un fuerte giro, se dirigió hacia la puerta, tenso para saltar sobre quienquiera que viera.

En lugar de ello, un pequeño disco metálico giró junto a su cabeza, haciéndole girar bruscamente y mirar fijamente mientras la pared detrás de él estallaba con tachuelas, clavos y espinas ardientes. Intentó darse la vuelta de nuevo, pero en su lugar sintió un puño conectado sólidamente con su mandíbula, haciéndole caer de espaldas al suelo, con el pesado candelabro saliendo en espiral fuera de su alcance.

Levantó la vista y vio un rostro que recordaba: pelo rubio, ojos azules… La piel era más pálida de lo que recordaba, pero el hielo tenía la tendencia a hacerte eso.

"Hola, Imants. He oído que te han… liberado".

El hombre más joven permaneció en silencio, pero los nudillos de la mano que apretaba un par de carpetas de archivos se blanquearon aún más al apretar su agarre.

Los dedos de Ghost buscaban ansiosamente entre las agujas y las puntas que cubrían el suelo, que se clavaban en sus dedos y la espalda.

"Sabes, si te entregas, seríamos indulgentes. La situación ha cambiado en los recientes años. Sabemos que eras joven. Impresionante. La gente que acudió a ti en busca de ayuda eran leyendas. Kondraki. Clef. No es de extrañar que estuvieras impresionado por las estrellas. Que fueras arrastrado".

"¿Y por qué no se planteó esto en mi primera audiencia?" replicó Imants, con una mueca de irritación.

"Como he dicho", dijo Ghost, sus dedos se cerraron finalmente alrededor de la superficie lisa y metálica. "La situación ha cambiado".

Lanzó el disco con fuerza, empujándose torpemente del suelo y abalanzándose desesperadamente sobre Imants de lleno, enterrando un pesado hombro en el estómago del ex agente mientras los papeles volaban de los armarios que los rodeaban, con los bordes afilados y brillantes al salir disparados de sus carpetas, cortando a ambos hombres.

Imants fue empujado hacia atrás con fuerza, estrellándose contra la pared. Ghost cayó de golpe sobre una rodilla, la edad le alcanzó. Se levantó tan rápido como pudo, esforzándose dolorosamente mientras ponía las últimas fuerzas en un último y desesperado gancho cuando sintió que la rodilla chocaba con su pecho, dejándole sin aliento. Dos golpes más en la nuca y la oscuridad lo reclamó.


Varios años antes:

El Dr. Glass había pasado los últimos años trabajando en la Fundación, durante los cuales había visto y sufrido más de un trauma. Como psicólogo, se suponía que debía analizar, interpretar y recomendar tratamiento para docenas de casos a la semana, la mayoría de ellos pacientes repetitivos incapaces de lidiar con el estrés del trabajo. Cuando finalmente le ascendieron, esperaba un trabajo mucho menos traumático. Se suponía que el personal superior al que ahora se encargaba de entrevistar estaba entrenado, curtido y con experiencia. Y mientras lo estaban, su trabajo le resultaba aún más angustioso.

Si pudiera, escribiría un artículo sobre cada uno de ellos. Más de setenta paquetes separados de neurosis, cada uno de ellos un caso de estudio en pura locura o en mecanismos de afrontamiento inexplicablemente intrincados. Más de la mitad de ellos iban por ahí armados constantemente contra amenazas vistas y no vistas. Otros retrocedían a estados infantiles como colorear sus informes, y otros simplemente morían por dentro.

Luego estaban los casos especiales. Un perro parlante al que tenía que entrevistar, otro hombre cuyos nervios emocionales habían sido cauterizados hacía mucho, mucho tiempo, y un doctor que insistía en referirse a sí mismo como un acorde en un ukelele en lugar de un nombre. Y estaba el hombre de las mariposas, que se deleitaba en el caos, una mujer que le perseguía con lámparas, y un agente de alto rango que le había amenazado de muerte cuando había visto el Pondur que le había regalado un viejo paciente.

Pero fue el hombre con todas las caras el que más problemas le dio a Glass. Al principio, simplemente pensó que el personal había estado bromeando con él sobre el Dr. Bright, un fantasma en el fondo que aparentemente resistía todos los intentos de análisis enviando a una persona diferente a la entrevista cada mes. Después, leyó el expediente del SCP-963 y descubrió que la verdad era aún más inquietante.

Al menos participaba un poco en las entrevistas, lo que era mucho más de lo que podía decirse de personas como el Dr. Kondraki o el Dr. Clef. A ellos les gustaba joderle; a Jack Bright le gustaba decirle la verdad.

Era sorprendentemente hablador con alguien con la suficiente autorización de seguridad. Glass escuchó atentamente, oyendo hablar de los primeros años de vida de Bright aunque hablaba poco de su familia y de los acontecimientos que condujeron a su primera muerte. También le habló de las muertes que había vivido en primera persona, las que había experimentado físicamente. La mayoría de ellas eran espantosas, como lo era a menudo la muerte en la Fundación, y Jack las relataba con la reverencia de un soldado que recuerda a sus camaradas caídos. El ciclo continuó, y Glass se sintonizó cada vez más con el único deseo preponderante de Jack Bright: liberación.

Glass recordó un momento en el que Jack había intentado unir un cuerpo con el profesor Crow. El proceso de Frankensteining nunca había funcionado, pero recordaba la forma en que Bright había mirado sus manos, comentándolas, admirándolas durante un momento o dos. Semanas después, le había preguntado por su hermano. Bright se quedó callado un momento e inclinó la cabeza hacia la derecha, casi como si estuviera escuchando la respuesta.

"Hice lo que era necesario", dijo.

El Dr. Glass continuó elaborando los perfiles, aunque al cabo de un tiempo dejó de tomar más notas que las más superficiales sobre la mayoría del personal. Era obvio que el Dr. Gears no cambiaría nunca, aunque seguía probando de vez en cuando el test de Rorschach. Clef y Kondraki se convirtieron en una fuente de comedia a veces, y empezó a disfrutar de tranquilos cafés con el profesor Crow en lugar de la evaluación. Pero siguió tomando notas sobre Bright. Por alguna razón, le fascinaba la miríada de rostros que había visto a lo largo de los años, los animales ocasionales, los cambios regulares de género.

Anotó ciclos, patrones. Intentó dar sentido a la personalidad de Bright, las formas en que se movía y cambiaba, las formas en que permanecía igual. Pasó casi un año antes de que volviera a preguntar a Jack Bright por su hermano. Tuvo que volver a revisar sus notas dos veces antes de estar satisfecho, pero estaba seguro de que la inclinación de la cabeza, la expresión de escucha, eran exactamente las mismas.

"Hice lo que se requería", respondió Jack.

Era un cambio sutil, pero que Glass notó. Algo que no necesariamente equivalía a una decisión personal; algo que era requerido señalaba una obligación. A lo largo de los meses, Glass siguió haciendo diferentes preguntas a Jack, diferentes pistas y respuestas. Pero siempre volvía, de vez en cuando, a su hermano.

"Hice lo que me dijeron".

"Es su propia culpa".

"No elegí que fuera así".

"Hice lo que quise".

Cada vez, el mismo movimiento, el mismo patrón; una respuesta cambiante.

Pero los primeros archivos, los de antes de que él y 963 estuvieran vinculados, eran consistentes. Y también lo era la lealtad de Jack Bright a la Fundación. Eso, más que nada, había conducido al meteórico ascenso del hombre. Apenas una semana después de su ascenso a Director de la Fundación, pasó por última vez por el despacho de la Dr. Glass. Glass y él intercambiaron saludos y felicitaciones, compartieron una taza de café y se relajaron, hablando de la vez que Kondraki había disparado en la sala de descanso por no haber preparado un café adecuado o de la vez que un nuevo recluta confundió a Kain con una mascota de la oficina y trató de frotarle la barriga.

Y por última vez, el doctor Glass miró a Jack, actualmente en el cuerpo de un violador de niños de ojos verdes y pelo rojo, y le preguntó por su hermano. Esta vez, en lugar de mirar a un lado, Jack miró directamente a Glass, con una mirada intensa y penetrante.

"No lo recuerdo".


El presente:

"Según mis informes, hubo una filtración masiva de información hace unos cuatro meses. Se hizo una copia de seguridad completa de todos los informes de la Fundación. Al principio pensé que era la copia de seguridad estándar antes de la evacuación de la base, pero…"

"¿Cuál es el problema, Sr. Halifax?"

"El código de entrada estaba mal. Yo mismo hice esa copia de seguridad, y estos no son mis códigos de acceso. Alguien entró en el sistema, borró el registro de mi copia de seguridad e hizo una propia. Nadie se habría dado cuenta si no se hubiera fijado en el sello de la fecha específica".

"¿Estás diciendo que alguien tiene una copia del archivo de la Fundación, Halifax? ¿Está seguro de ello?"

"Muy seguro, Dr. Bright. No hay nadie más que yo que acceda a esos terminales".

"¿Puede decirme el usuario que ha accedido?"

"No, señor. Cubrieron bien sus huellas. Lo único que sé es que su contraseña fue utilizada por última vez hace más de una década".

"Gracias, Sr. Halifax. Haz que el código sea desactivado y ponga un rastreo en todas las terminales públicos para buscar intentos de acceso adicionales."

"Sí, Director Bright".

Jack Bright se recostó en su silla, tocando el contorno de SCP-963-2 oculto bajo una camisa holgada. Todo empezaba a encajar. La repentina desaparición de Kondraki e Imants de su encarcelamiento; los daños en el Objeto del Mar Rojo por el disparo invisible; el salto suicida de Clef a un mundo paralelo; y la cadena de ataques a los archivos de la Fundación. Estaban buscando algo, fueran quienes fueran. Y Bright sabía que tenía que averiguar qué era antes de que le pusieran las manos encima.

Sin embargo, con una copia completa del archivo, los archivos de papel deberían ser innecesarios. Todo estaba contenido en el archivo; lo único que podrían no haber incluido eran los SCP más antiguos que ya no estaban…

La epifanía golpeó al Dr. Bright como una tonelada de ladrillos. No estaban buscando algo que aún estuviera activo. Buscaban lo que quedaba de algo.

Jack se recostó en la silla sonriendo. Todos los restos estaban en relicarios del Sitio-19, lo que significaba que buscaban algo específico, demasiado específico como para intentar una carrera loca directamente en el corazón de la Fundación disparando y saqueando. Rastreó los bordes del amuleto bajo la camisa, atando cabos lentamente. Tenía que hacer preparativos.


Once años atrás :

Dr. Alto Clef pulió cuidadosamente una de las varias escopetas que tenía en su despacho, pasando el trapo empapado en aceite por el cañón metálico antes de desarmar el arma y limpiar cuidadosamente el mecanismo de expulsión. Era un ritual para él, que ejecutaba semanalmente con una elegante precisión, uno que se había perdido mientras estaba paralizado y que ahora estaba deseando retomar.

Un golpe en su puerta hizo que se cargara un proyectil en el arma. La apertura de la puerta llevó a su amartillado.

"¿Molesto algo, Dr. Clef?", preguntó Glass.

"Sí", dijo Clef.

"Tenemos que hablar pronto".

"Mi evaluación psicológica fue hace semanas, Glass. ¿Te estás desviando?"

"No se trata de eso".

"¿Entonces de qué se trata?"

"Dr. Bright."

"¿Jack? Es un buen tipo. Ahora, si me disculpas un momento, Glass, tengo que ir a ocuparme de un pequeño problema que la Fundación tiene pendiente desde hace tiempo."

"Tú y Kondraki trabajando juntos, ¿eh?"

Clef sonrió. "Por ahora".

"Bueno, ¿podrías buscarme cuando vuelvas al sitio?".

"Cuando me apetezca, Glass".

Clef pasó por delante del psiquiatra hacia el pasillo, llevando la pistola consigo. Sabía que no podía llevarla a la cámara con él, pero, no obstante, se sentía mejor teniéndola consigo.


El presente:

Cuatro guardias de seguridad yacían inconscientes entre la entrada del profundo almacén del Sitio-11 y el banco de archivadores alineados en la pared del fondo. Imants pasó de un cajón a otro, hojeando cuidadosamente los archivos y examinando las fechas de terminación. Sabía que, a pesar de su falta de presencia en la base de datos, todavía tenía que haber algún registro del objeto. La Fundación no creía en la destrucción de nada, al menos en lo que respecta al papeleo. Lo que buscaba era un SCP destruido.

Cambió de cajón y redobló sus esfuerzos. Su reciente altercado con Neil Ghost seguía rondando por su cabeza. No era demasiado tarde para dar marcha atrás. Era cierto lo que había dicho Ghost. En el momento en que Kondraki se le acercó, había aceptado, casi a ciegas. Kondraki era una leyenda en la Fundación, al menos tan conocido como Clef, si no más. Imants había estado más que dispuesto a hacer lo que le pedía, sobre todo si el futuro de la Fundación estaba en juego.

Respiró aliviado al ver el número, sacó el expediente y revisó el papeleo. La Fundación no estaba dispuesta a dejar nada a la deriva sin cobrar, ni siquiera algo que ya no les fuera útil.

Imants metió la carpeta en su chaqueta y se preparó para presentarse ante Kondraki. De un modo u otro, el trabajo se iba a realizar.

Jack Bright tenía que morir.


Once años atrás:

"¿Qué estás diciendo, Glass? ¿Quieres que lo mate varias veces?"

"No", dijo Glass, frotándose los ojos con frustración. "Tenemos que sacarlo de una posición en la que alguien pueda ser dañado, entonces tenemos que encontrar una manera de liberar a Jack del medallón. Le está haciendo algo".

"Sí", dijo Kondraki. "Le está haciendo apreciar menos la fragilidad de la vida". Kondraki se rió. "Entonces, ¿quieres que mate a 963?"

"Efectivamente… sí, supongo. Es uno de los solucionadores de problemas de la Fundación. El O5 ha ignorado mis peticiones de conferencia, y no tengo ningún otro sitio al que acudir. Necesito que me ayude a detener lo que sea que esté haciendo su mente".

"¿Qué quieres decir, Glass? ¿Su mente? ¿De qué coño estás hablando?"

"Personalidades agregadas".

"¿Personalidades agregadas? ¿Qué quieres decir con personalidades agregadas?"

"Justo lo que he dicho", dijo Glass, con la frente arrugada. "Parece que hay una acumulación, con el tiempo, de personalidades… No sé cómo llamarlos… trozos. Se quedan ahí, en algún lugar".

"¿Y lo hemos unido a asesinos, violadores y babuinos?"

"De ahí mi preocupación".

"Maldita sea, Glass. ¡Acaba de ser nombrado director! ¡¿Por qué no acudiste antes a mí?!"

"Mis disculpas, Kondraki. Pero ahora estoy aquí y no tenemos otra opción. Clef y yo estamos a bordo. ¿Nos ayudarás?"

Una sonrisa fue la única respuesta que recibió. También era la única que necesitaba.


El presente, unas semanas más tarde:

Quikngruvn Halifax maldijo a sus padres, y no era la primera vez que lo hacia, mientras se colocaba de nuevo su insignia y atravesaba la puerta. En los últimos años, había ascendido al puesto de archivero jefe de la Fundación, un puesto del que se sentía inmensamente orgulloso. A lo largo de los años le habían llegado ofertas de traslado a otras sedes seguras, pero se había quedado en la sede 19, cómodo en el ajetreo de la mayor sede de la Fundación.

Recorrió con la mirada su despacho perfectamente ordenado, prestando cuidadosa atención a todo y ajustando las pocas bandejas que el personal de limpieza había golpeado al limpiar la noche anterior. Cogió el mando del equipo de música que estaba en la esquina de su escritorio y pulsó el botón de reproducción. Se detuvo, miró el mando y de nuevo el equipo de música, volvió a pulsar el botón y frunció el ceño. Se acercó al mueble y se dispuso a meter la mano por detrás para volver a conectar un cable que estaba seguro de que los conserjes habían desconectado, cuando sintió que un círculo de acero frío le apretaba la nuca.

"Quiero que entiendas, Halifax, que aunque no tengo nada en contra de ti, estoy totalmente dispuesto a enlucir el contenido de tu cráneo por toda esa pared. Me temo que has desactivado mi antiguo código de acceso, así que necesitaré el tuyo. Ahora".

El cuerpo de Quikngruvn se tensó al oír la voz, dándose cuenta inmediatamente de quién estaba detrás de él, de quién había utilizado el anticuado código de acceso y de lo que le apretaba el cuello. La presencia del legendario Dr. Kondraki conllevaba una reputación, de la que no estaba dispuesto a descubrir su validez. Llevó la mano al cuello de la camisa, desabrochó la placa de identificación y se la puso sobre el hombro.

"Eso es, buen chico, ahora".

Quikngruvn vio como una mano se extendía sobre su hombro, encendiendo el equipo de música y subiendo el volumen.

"Siento lo de la rodilla".

El sonido del disparo y el áspero redoble de la música encajaron bien, y el sólido golpe de la fría y metálica culata del arma contra su cabeza le proporcionó un bienvenido reposo de la insoportable realidad.


Once años atrás:

"Tenemos que separarlo de 963, y luego presentar nuestras pruebas. Si no, nunca llegaremos a una audiencia formal".

"¿Por qué no lo arrojamos por una puerta del infierno? ¿No tenemos algunas de esas?"

"Porque es nuestro amigo. Debemos ayudarlo lo mejor que podamos".

"Habla por ti. Nunca me ha gustado Bright".

"Nunca te ha gustado nadie".

"¿El punto es?"

"Sin embargo, el plan se mantiene. Matamos el cuerpo actual de Bright, contenemos a 963, presentamos nuestras pruebas, y luego esperamos que no nos den una bofetada".

"Ese es un plan horrible".

"¿Entonces qué sugieres?"

"Envenenarlo, y luego quemarlo. Luego, pasamos el 963 por el 093 y fingimos que nunca ocurrió".

"Demasiado complicado. Nunca funcionaría".

"Podríamos usar explosivos. Los explosivos siempre funcionan".

"El 963 es prácticamente indestructible. Una explosión lo suficientemente grande como para eliminarlo sería más que suficiente para quemar la atmósfera".

"No, sólo para matarlo. Una pequeña explosión, y luego una serie de ellas para enterrar el cuerpo en los escombros. Mientras lo solucionan, podemos convencerles de que hagan lo que queremos con el medallón".

"Se olvidan de un problema".

"¿Y cuál es, Glass?"

"Él es el director, ahora. Va a tener guardias. Buenos guardias".

"¿Guardias, Glass? ¿De verdad? ¿Eso es lo que te preocupa?"

"Por el amor de Dios, Glass, soy una maldita leyenda. ¿Crees que no puedo manejar unos cuantos monos entrenados?"

"No va a ser tan fácil".

"¿Por qué no?"

"Los guardias también son él".

"Jack es un científico, no un ejército".

"¿Por qué no esperamos a un momento más oportuno? ¿Por qué estamos apurando esto, de todos modos?"

"¿Has visto algunos de los informes que salen del Sitio-19? Por el amor de Dios, ha habido más desmantelamientos en el último mes que en toda la vida de la Fundación".

"He oído hablar de algunos de ellos. No estoy seguro de por qué se desmontó 914, pero tenía un buen argumento para 447. Demasiado peligro en el sitio".

"No importa. La Fundación tiene una misión que cumplir. Somos el muro entre la humanidad y toda la mierda que podría romper sus mentes. La retenemos; no la hacemos explotar".

"He volado mucha mierda para ellos".

"¡No cosas que no lo necesitaban! ¡Está cambiando la misión!"

"Afirma que todo lo destruido era una amenaza para la supervivencia de la Fundación".

"¿El 107 era una amenaza?"

"¿107 fue decomisado?"

"47 SCPs seguros, 28 Euclides. Esfumados".

"Entonces estamos de acuerdo, ¿sí? Tenemos que hacer esto. Hay que detenerlo, hay que presentar nuestras pruebas".

"De acuerdo".

"De acuerdo".

"Sí, bien."

"Bien. Mañana golpeamos".


El presente:

El Dr. Kondraki había pasado los últimos años rondando por los pasillos de varios sitios, asumiendo los papeles de personas que existieron o no, actuando de un millón de formas diminutas, la mayoría de ellas odiosas o inofensivas. Las muestras que faltaban de vez en cuando, los planos cuidadosamente elaborados de los distintos sitios, los informes sobre los artefactos recién recuperados… todo ello se transmitía a la Coalición Oculta Global. El pequeño grupo era una herramienta útil, por ahora, y esperaba seguir utilizándolo en el futuro inmediato. Siempre se le había dado bien matar cosas, y era una de las pocas actividades que apreciaban. Podía ver por qué Clef había trabajado con ellos.

Estaba apretado contra las paredes curvas del pasillo, 408 protegiéndolo cuidadosamente, mientras esperaba que el guardia que se acercaba se acercara un poco más. Debería ser un proceso bastante sencillo. Entrar en el punto de seguridad, abrir las unidades de contención adecuadas con el código de Halifax y abrir un camino directo a su seguro. No podía imaginar que encontrar la ubicación de un montón de experimentos fallidos fuera tan condenadamente difícil, pero Bright había cubierto bastante bien las huellas de su debilidad, aunque fuera de forma inadvertida. Por supuesto, estaría aquí, en el Sitio-19, donde Bright podría vigilarlo. Pero el Sitio-19 era muy, muy grande. Y había muchos, muchos lugares donde esconder algo.

Imants había hecho bien su trabajo, y ahora le tocaba a Kondraki. Una última incursión en el vientre de la bestia. Una última misión antes de que todo terminara, por fin. La Fundación se había alejado varios pasos de donde estaba cuando él había sido agente. Cada vez había menos contenciones, más Neutralizaciones. Incluso sabía de algunas ciudades que habían sido arrasadas después de que se realizaran experimentos en ellas y se descubriera que los resultados no eran óptimos. El O5 estaba cada vez más apartado,y el Director tenía cada vez más poder. Puede que le gustara el cargo hace quince años, pero el tiempo había suavizado sus ambiciones. Un poco.

El guardia dobló la última curva y se acercó lentamente a la puerta codificada. Colocó el pulgar sobre el control, haciendo que la puerta emitiera un pitido, alegre, y se abriera. Kondraki salió y dio un oportuno golpe en el cuello de su enemigo, haciéndole tropezar, pero no caer. Kondraki maldijo mientras sacaba la escopeta recortada de debajo de su abrigo cuando el guardia lo miró.

"¿Konny?"

Los ojos de Kondraki se abrieron de par en par. "¿Jack?"

La mano del guardia voló hacia la alarma, golpeándola cuando el dedo de Kondraki apretó el gatillo. La explosión hizo volar gran parte de la cara del guardia, aunque demasiado lentamente para evitar las desafortunadas consecuencias. El guardia significaba una cosa: Jack había activado 963-2.

Pasó por encima del cuerpo, escaneó la placa con el nombre de Halifax y empezó a correr.


Once años atrás:

En retrospectiva, Glass pensó que deberían haber seguido el plan de Clef.

Las cargas se colocaron en una zona bastante abierta, con un detonador remoto instalado en la pared. Esperaron a que pasara el primer equipo de seguridad, hasta que supieron que el Jack con 963 estaría directamente encima de la explosión y activaron la trampa.

Clef giró alrededor de la esquina delantera, poniendo dos proyectiles cada uno en las espaldas de los guardias delanteros cuando se volvieron para ver las llamas que estallaban alrededor de su carga. Kondraki vació su arma lateral contra el guardia de atrás desde un rincón seguro y oculto mientras Imants arrojaba el techo restante al pasillo con una granada bien sincronizada en el sistema de ventilación.

Todo el ataque había sido ejecutado de forma impecable.

"Eso fue demasiado fácil", dijo Kondraki, observando los cuerpos de los guardias. "Jack no es un soldado, pero tampoco es un idiota".

Clef asintió. "Probablemente puso el 963 en uno de los guardias".

"O no está aquí en absoluto". Todos miraron a Glass, el joven médico se pasó nerviosamente la mano por el pelo.

Los cuatro se miraron mientras las alarmas empezaban a sonar.


El presente:

Un brillante destello de luz cegó a Kondraki al doblar la esquina, haciendo que las imágenes flotantes a su alrededor se estremecieran al perder scp-408 miembros de su colmena. Disparó la pistola por encima del hombro dos veces, deteniéndose tras oír un gruñido y una caída. La cámara de almacenamiento que necesitaba estaría cerca, y si tenía suerte…

Una segunda ráfaga de luz voló delante de Kondraki, atravesando la ilusión y esparciendo por el aire las cáscaras quemadas de las mariposas. Se deslizó por una segunda esquina, llevando la pistola hasta la barbilla del guardia y esparciendo sus pensamientos y recuerdos por el techo sin detenerse. Saltó en el aire cuando un segundo guardia intentó atacarle por detrás, disparando hacia abajo en la parte baja de la espalda del hombre mientras éste se giraba bruscamente para evitar otra ráfaga de luz.

Habría sido impresionante si hubiera dejado a alguien vivo para presenciarlo.

Encontró la puerta y escaneó la tarjeta de Halifax, entrando en el laboratorio y cerrando la puerta tras de sí. Atravesó la sala, clavando una bala en la frente de un investigador aturdido, y sacó varios frascos verdes de una hilera de tubos de ensayo, colocándolos en su bolsillo. Sonrió, repasando el resto del plan en su cabeza.

Luego, se encogió de hombros, murmuró "A la mierda" en voz baja y recargó su arma. Si iba a hacer esto, lo haría a su manera. Iba a divertirse.


Once años atrás;

Glass había sido capturado primero. No había sido entrenado para ningún tipo de combate, así que cuando la horda de tropas de choque entrenadas entró en el pasillo tras la explosión, levantó las manos y esperó a que dejaran de reducirlo al suelo. Se enteró de la captura de Clef, de cómo habían tardado cuatro horas en atravesar las trampas que había colocado en su despacho exterior y otras dos en ponerle las manos encima. Imants había logrado esconderse en el sistema de ventilación durante casi dos días antes de que lo encontraran. En realidad, Kondraki había llegado sin hacer ruido, ya que lo encontraron en su despacho aparentemente haciendo papeleo.

Glass se enteró de los otros juicios a través de su guardia. Clef había sido condenado rápidamente, Kondraki apenas unas horas después. A la mañana siguiente, Imants había sido sentenciado, ya que al parecer había bastantes discrepancias sobre el grado de implicación y la influencia de sus superiores. No obstante, la sentencia había sido la misma: inmovilización indefinida.

Glass se sentó en su celda, escuchando los pasos, intentando no pensar en las historias que había escuchado de otras personas que habían experimentado la estasis. Sueños fríos, recuerdos congelados. Nunca podían recordar lo que habían soñado, sólo el frío.

Era la mañana siguiente cuando el guardia se acercó a su celda. Glass contempló la posibilidad de intentar golpear al guardia en la cabeza y escapar, pero sabía que no duraría más de dos o tres pasos en el pasillo. Permitió que le esposaran, pidió una oportunidad para examinarse en el espejo y, tras hacerlo, caminó por el pasillo, flanqueado por los guardias.

Una serie de pantallas borrosas y oscuras lo recibieron en la sala; se armó de valor y escuchó los cargos.


El presente:

Kondraki podía oír los pasos que lo atacaban, que lo arreaban. Era el problema de luchar con alguien que podía crear efectivamente una mente colmena con el tipo adecuado de telepatía. Y la Fundación tenía el tipo adecuado, sobre todo desde que habían cortado los respectivos cerebros de 182 y 116 y habían jugado con ellos.

Tomó un atajo que sabía que no debía, pero Jack podía irse a la mierda si pensaba que Kondraki haría lo que él quería. Se metió en uno de los armarios de mantenimiento, un lugar en el que se había acostumbrado a esconderse a lo largo de los años, y buscó uno de los tubos de acceso. Encontró uno marcado como "Control de plagas" y abrió las boquillas de acceso, llenándolas con dos de los frascos que había robado antes. Miró a su alrededor y a las mariposas que revoloteaban en el aire y frunció el ceño, murmurando en voz baja. "Lo siento".

Se volvió hacia la puerta, la abrió de una patada y el 408 proyectó una ilusión de sí mismo frente a la abertura, sonriendo mientras una lluvia de disparos salía por la izquierda. Salió a poca altura de la abertura, llevando la pistola al nivel y poniendo una bala en el cuello de los dos hombres que disparaban, observando mientras caían los símbolos de la Fundación que colgaban de sus cuellos. "Jack", pensó.

Kondraki empezó a correr. Tendría que llegar rápidamente al control climático, el de este sector, o el plan no tendría sentido. No tardaría mucho más, no ahora. Otro giro y luego un rápido disparo directo a…

La bala le atravesó el muslo, la punta hueca le causó más daño del que hubiera preferido. Cayó con fuerza contra la pared de la derecha, haciendo que el 408 lo proyectara cayendo hacia la izquierda, y disparó un tiro hacia atrás de forma salvaje. Se impulsó aún más, arrancando una manga de su camisa y atándola alrededor de su pierna con fuerza. Apenas sentía la pierna, y sabía que no quedaban suficientes miembros de la 408 vivos para cubrir la sangre. Si esto iba a suceder, tendría que ser pronto.

Avanzó con dificultad, sonriendo mientras los dos guardias con símbolos que le perseguían le disparaban varias veces al cadáver ilusorio. Se tomó el tiempo necesario para girar y apuntar con cuidado, y les disparó a ambos en la cabeza antes de entrar en el centro de control climático.

La sala no era muy diferente a cualquiera de las docenas que había en el Sitio-19, pero ésta tenía los controles que necesitaba. Encontró la estación de control de infestación que había estado en su lugar desde que 439 había sido neutralizado por la fuerza. Miró por última vez el puñado de mariposas que lo rodeaban y pulsó la secuencia de comandos, liberando los antiparasitarios en el aire.

Los cristales volaron de la pantalla cuando sonaron dos fuertes explosiones detrás de él, lo que le obligó a rodar fuera de la silla mientras la pérdida de sangre le hacía ver borroso. Se alejó a duras penas de la estación mientras una horda de pasos se acercaba a él.

El pesticida tenía un leve toque de menta, notó Kondraki, sonriendo. 408 moria en el aire a su alrededor, y las múltiples proyecciones se desvanecieron con él. La pierna le dolía y sangraba a pesar del torniquete.

"No deberías haber venido solo, Konny".

Kondraki miró al puñado de hombres, todos con la misma expresión, todos con el mismo medallón.

"¿Qué te hace pensar que he venido solo, Jack?"

"¿Un farol, a estas alturas?" Tres hombres con crestas alrededor del cuello se acercaron a Kondraki y le dieron una patada en el estómago. Kondraki oyó las risas de varios Brights mientras las mariposas moribundas intentaban proyectar una ilusión alrededor del moribundo doctor de mediana edad. Sacó una mano para apartar el pelo de su frente mientras miraba a su enemigo.

"¿Cuándo te he mentido, Jack?"


En algún lugar:

Imants dobló la esquina, corriendo lo más sigilosamente posible por el pasillo, ignorando la niebla verde y ácida que salía del techo. Si la última ronda de informes de su informante había sido correcta, el paquete que buscaba estaba en la segunda sala de la izquierda, pasillo 23-B. Con todo el mundo yendo detrás de Kondraki, no debería tener problemas para encontrar el paquete.

Cuando la puerta se abrió, entró lentamente en la sala, mirando rápidamente a ambos lados buscando alguna sorpresa inesperada. Se alegró de no encontrar ninguna.

Imants se adelantó, ignorando el nuevo conjunto de sirenas en erupción. Miró el disco rojo y lo recogió en un paño, metiéndolo en su bolsillo. Dos juegos de explosivos plásticos después, salió de la habitación, corriendo lo más rápido posible. El plan de Kondraki le daba dos minutos, pero él quería estar más lejos.

El presente:

La niebla empezaba a disiparse mientras docenas de Jack Brights más rodeaban a Kondraki, viéndolo sangrar. Una mujer de pelo negro y alegre se dirigió al frente de la multitud. Sonrió, condescendiente, inclinándose sobre el hombre herido.

"Te has vuelto viejo y lento, Konny. Nadie te habría atrapado hace diez años".

Se burló. "Nadie lo hizo".

Ella volvió a sonreírle. "Supongo que tienes razón. Es una pena, en realidad. La Fundación podría haberte utilizado, Kondraki. Tus talentos. Nadie, aparte de Clef, tenía más bajas confirmadas que tú. Con nuestros nuevos programas, podrías haber tenido un lugar aquí de nuevo".

"No he tenido un lugar aquí en mucho tiempo, Jack".

"No, supongo que no lo has tenido. ¿Alguna última petición?"

"Ninguna. Pero tengo una pregunta", dijo Kondraki, impulsándose y apoyándose en sus piernas.

"Eso no es una petición", respondió Jack.

"Se acerca bastante. Sígueme la corriente".

"Bien".

"¿Son estos todos?", preguntó Kondraki.

"¿Qué?"

"¿Son estos todos?", repitió Kondraki. "¿De verdad has traído a todas las copias de ti mismo para luchar contra mí?"

Los ojos de Bright se estrecharon. Todos ellos.

"Porque, Jack, si lo hiciste, fue una maldita estupidez".

Kondraki buscó en ambos bolsillos. Sacó su pistola del primero. Del segundo, sacó un frasco verde. Cuarenta rostros palidecieron al reconocer, por primera vez, el olor del pesticida cuando el tapón del vial voló por el aire y la sustancia que contenía salpicó la cara de Kondraki. Decenas de ojos se volvieron para ver las mariposas en el suelo chispeando y retorciéndose al morir.

"Un cuerpo es un cuerpo, Jack. Nos vemos en el infierno, hijo de puta. A todos vosotros".

Kondraki levantó la pistola hacia su sien y apretó el gatillo. Cuando la bala le atravesó el cráneo, sintió un instante la reacción de 447. Pero entonces, la realidad desapareció, y todo lo que quedó fue una secuela.


Once años atrás:

"¡Ninguno de ustedes está escuchando!", gritó Glass, con el rostro estremecido. "¡Ese no es Jack Bright! ¡Ya no lo es! ¡No ocurrió de golpe! Fue poner un guijarro en la playa. Y luego otro y otro. Al final, todo está escondido, ¡y ustedes nunca se dieron cuenta!"

"Dr. Glass, por favor, cálmese. Obviamente ha experimentado algún tipo de brote psicótico-"

"¡No he experimentado nada de eso! ¡ No lo entienden!", gritó, con la voz quebrada. "No es toda su personalidad, ni siquiera una gran parte de ella. Son centímetros del campo de fútbol. Pero pronto será peor".

"Sin embargo, doctor, ha cometido un grave delito, no tiene pruebas y ha reunido a suficientes de nuestros miembros menos… controlables para convencernos de que no planeó nada menos grave que otra ruptura como la Insurgencia del Caos, como concluyó el Dr. Bright. Dada su historial familiar, parece una lógica-"

"Tengo todas las pruebas que necesito ahí mismo", gritó Glass, señalando el cuerpo actual de Bright. "Una pregunta. Es todo lo que pido. Sólo una".

La cara al otro lado de la pantalla pareció fruncir el ceño por un momento antes de encogerse visiblemente. "Bien. Pregunte".

Glass miró a Jack Bright, entrecerrando los ojos como si quisiera mirar fijamente a través del médico, visiblemente perturbado.

"Jack. ¿Qué es lo que más quieres en el mundo?"

Bright parecía sorprendido. Sonrió, y la preocupación desapareció de su rostro. "Servir a la Fundación".

La cara de Glass se resquebrajó mientras sonreía triunfante. "Eso no es cierto, Jack".

La voz de más allá de la pantalla volvió a sonar. "Ya basta. El juicio ha terminado. Tenemos la máxima fe en el Dr. Bright, y esta línea de interrogatorio no cambiará nada. Dr. Glass, será suspendido en estasis criogénica durante no menos de treinta años".

Glass se volvió hacia la pantalla, con los ojos abiertos por el shock. "¿Qué? ¿No lo ve? ¡No es correcto! ¡No quiere servir!"

Dos hombres se acercaron al estrado y tomaron a Glass de los brazos, procediendo a alejarlo de la sala del tribunal. La voz de Glass resonó por encima de la cacofonía de voces e interferencias, gritando con rabia.

"¡NO ESTÁ BIEN! ¡QUIERE MORIR, IDIOTAS! ¡LO ÚNICO QUE QUIERE ES MORIR!"

Seguía gritando cuando lo metieron en la cámara. Justo enfrente de él, vio la cámara criogénica de Kondraki. Por un momento, brilló, un ala aleteando momentáneamente fuera de su sitio. Glass sólo tuvo un momento para registrar su sorpresa antes de que el hielo se lo llevara.


El presente:

También había una multitud de voces gritando ahora, aunque la torneada forma femenina permanecía en su mayoría quieta y silenciosa, sólo ocasionalmente tosiendo o escupiendo sangre. Asesinos y ladrones, violadores y pederastas, y un puñado de personas que se habían equivocado de base militar o de habitación. La mayoría de ellos estaban enfadados, clamando con rabia y furia por la inmortalidad que se les había negado, mientras que otros lloraban a gritos de tristeza. Pero en algún lugar, en el fondo, había uno que guardaba silencio. Un alivio indescriptible e inconmensurable.

“Se siente bien morir finalmente", pensó Jack.

Observó desde el fondo hacia arriba cómo las voces se apagaban, desapareciendo como estrellas fugaces. Oyó cómo se silenciaban, una a una, el estruendo se hacía cada vez más silencioso a medida que las otras se alejaban por fin, se desvanecían, volando como copos de ceniza. Volvió a sentirse completo por primera vez en décadas. Tardó un tiempo increíblemente largo, aunque pareció ocurrir de repente; entonces, Jack estaba solo.

Era oscuro, frío y maravilloso. Terriblemente maravilloso. Entonces lo vio, apenas por el rabillo del ojo, explotando con la intensidad de su presencia. Un único punto de luz, todavía brillante.

"No", pensó Jack. "Maldita sea. NO".

Intentó hablar y no pudo. El cuerpo que ocupaba se estremeció, emitió una última y desesperada tos, y murió.


Siete semanas más tarde:

El director interino Gears se sentó incómodo en la silla, pero no lo demostró. Las acciones de Kondraki dejarían el Sitio-19 inutilizable en un futuro próximo, a menos que se encontrara algún antídoto para el efecto del 447-2. Como no parecía probable, Gears se había visto obligado a reubicarse. Además, era el principal miembro superviviente de la estructura de mando del Sitio-19, lo que le dejaba un gran lío que limpiar. Cualquier otro se habría quebrado bajo el estrés de las responsabilidades de Gears. Y el propio Gears podría estar sintiendo una tensión similar, pero no lo demostró.

En el último mes, había revisado más papeleo que en toda su carrera. Aunque había pasado parte de él a Iceberg, seguía estando inundado a diario de solicitudes, notas de recuperación e informes de bajas de personal. Hoy no fue diferente.

Hojeó media docena de recuperaciones de SCP, tomando notas sobre el número de objetos recién neutralizados que habría que volver a archivar. Al final de la pila, encontró un archivo que pensó que no volvería a ver pronto. Era una carpeta gruesa, llena de notas sobre la exploración y las localizaciones cromáticas. SCP-093. Estado: Desaparecido, presumiblemente destruido.

Repasó las varias páginas de exámenes que Bright había ordenado sobre el objeto, observó que el pronóstico de reparación era bastante prometedor y cerró la carpeta en silencio, dejándola a un lado y recuperando los registros del último día del Sitio-19. Tardó unos minutos en encontrar los datos de acceso de seguridad, y menos tiempo en descubrir que una de las muchas alarmas activadas ese día era la del laboratorio de investigación del 093. Además, fue la única alarma que se activó en su sector. Recompuso lentamente el rompecabezas, suspiró y miró el siguiente archivo: "Relativo a la Localización y Eliminación del Canalla Agente Imants".

Leyó el informe, firmó al pie del expediente para dejar constancia de que lo había visto, y luego marcó la casilla junto a "Denegado", alegando la necesidad de que los recursos de la Fundación se aplicaran con mayor escrúpulo en un momento tan difícil. Con suerte, eso evitaría que redescubrieran el objeto antes de que los nuevos empleadores de Imant pudieran destruirlo. Había tenido un largo día, y se alegró bastante cuando terminó, pero no lo demostró.

Gears colocó la carpeta de manila en su bandeja de salida, y una arruga tejió brevemente sus cejas y desapareció.

"Adiós, Jack".

Apagó las luces y salió de la habitación.


El futuro:

Los tallos de trigo se agitaban lenta y metódicamente en el viento. El cadáver se habría disecado hace mucho tiempo, si no fuera porque no quedaban suficientes bacterias vivas para hacerle mucho daño. En toda la parte media y baja del torso, protuberancias de crecimientos tumorales sobresalían bajo la piel, a veces atravesándola. La expresión de la cara indicaba de alguien que había muerto en agonía. Incluso ahora, los ojos estaban dolorosamente cerrados, los dientes rotos de tanto rechinar, aunque la cara seguía parpadeando y cambiando de vez en cuando. De vez en cuando, se convertía en una sonrisa burlona, el último vestigio de un hombre que, en sus últimos momentos, había transmitido su muerte a su enemigo. Un acto final y rencoroso de un hombre rencoroso. Pero no uno inmerecido.

Nadie puede saber cuánto tiempo permaneció el cuerpo allí, pero finalmente, al cruzar el horizonte, apareció una forma. Un medio cuerpo extraño, que se arrastraba con los brazos, incomprensiblemente grande e imposiblemente terrible. Llegó oliendo la sangre, algo que no había sentido en muchos, muchos años. El rostro, si es que se le puede llamar así, miraba con desprecio al cadáver que se pudría lentamente, oliéndolo, posiblemente saboreándolo, aunque sus intenciones eran imposibles de determinar. No había forma de conocer la mente de una criatura así, tan alejada de sus raíces humanas originales.

La boca bajó lentamente hacia el suelo, rodeando el cuerpo y tragándolo entero. Durante un breve instante, dejó de moverse. Pero al momento siguiente, aulló, aunque no se sabía si de angustia o de alegría. La forma se dobló y se retorció mientras las almas de un mundo muerto se sobrescribían, dejando sólo una conciencia única y mezclada. Se dobló cuando el tormento eterno de miles de millones se convirtió en la carga de uno solo. Se estremeció cuando el conocimiento de innumerables mentes se sumó al suyo.

Y justo al otro lado del espejo, fuera de la vista, permanecía Jack Bright, atrapado eternamente entre realidades.

Esperando.

Conspirando.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License