No muerto, demente y completamente equipado
Puntuación: +2+x

"Ahora vamos a coger estos dos globos largos, los atamos juntos así, y… ¡tada!" Lolly presentó con orgullo la mariposa de globos al pequeño grupo de niños reunidos a su alrededor. Como de costumbre, ella trabajaba con la multitud entre los espectáculos de la Matiné y de la noche de la carpa principal, asegurándose de que todos los invitados estuvieran contentos y dirigiéndolos hacia las atracciones que más disfrutarían.

Los niños aplaudieron con asombro cuando la mariposa de globos comenzó a agitar sus alas y a revolotear alrededor de su creadora.

"Las mariposas son fáciles, sin embargo. ¿Quién quiere verme hacer un mono?" preguntó. Los niños vitorearon con entusiasmo en afirmación, pero antes de que Lolly pudiera empezar sintió que alguien le tiraba de la falda. Miró hacia abajo para ver a una niña con una expresión preocupada. "¿Qué te pasa, cariño?"

"Srta. Lolly, hay un hombre de aspecto aterrador por allí que quería que cogiera una gran pistola y matara monstruos con ella", dijo la chica, tranquila pero aún así claramente desconcertada por la experiencia.

"¿Qué?" preguntó Lolly perpleja, mirando hacia la dirección que la chica había señalado. Por supuesto, vio a un hombre no-muerto con una gabardina de cuero, un casco de acero y botas de combate tratando de regalar rifles de asalto y otras armas de guerra que habían en la parte trasera de un camión. "Oh. Gracias, hiciste lo correcto al decirle sobre esto a un adulto. Niños, sólo necesito que esperen aquí un momento. Prometo que volveré, pero tengo que ir a decirle al Maestro de Ceremonias acerca de esto, ¿de acuerdo? Muchas gracias".

Dejando a los niños jugar con la mariposa de globos, corrió hacia la tienda del maestro de ceremonias..

“¡Icky!”


"¿Qué, color equivocado? Oh, puedo pintar eso. Tengo amarillo. Amarillo y… Creo que queda algo de azul", dijo el muerto viviente mientras intentaba poner un AK-47 en las manos de un confundido cliente del Circo. "¡Hay muchas opciones! Y si no te gusta la marca, tenemos muchas otras. Suficiente para todos, no te preocupes, no me quedaré sin existencias. No se pueden agotar las existencias. Literalmente, siempre hay más de estos y es simplemente increíble."

"¡Eh, tú, Muerto Viviente!" gritó Icky mientras se dirigía hacia el vendedor de armas sin licencia, flanqueado por Lolly por un lado y Manny por el otro, con Noodles en la retaguardia. "¿Quién demonios eres y qué demonios estás haciendo en mi Circo?"

"Soy Gary. Propietario de Gunmetal Gary's. Hago armas y, hombre, vaya que son buenas armas. Puedes usarlas para todo tipo de cosas. Pero sobre todo para matar, probablemente, si eres un tipo listo. Eres un tipo listo, ¿verdad?" respondió el hombre mientras le entregaba a Lolly un volante y le echaba el humo de un cigarro en la cara.

"Vale, aunque creo que la identidad de género es un aspecto fluido, no me llames "tipo" ”, dijo Lolly indignada mientras apartaba el humo de ella.

"Sin ánimo de ofender a la pequeña dama. Gunmetal Gary's no discrimina - ¡Armas de fuego automáticas y completamente cargadas gratis para todos! Dios, ¡Amo este país! ¿Quieres una escopeta? Parece que quieres una escopeta".

"No, no quiero una escopeta", dijo Icky apretando los dientes. "¿Por qué estás haciendo esto aquí?"

"Porque es un lugar bastante bueno. Puedo sentir los temblores en el aire. Ya sabes, como un sabor, pero hecho de energía en lugar de carne. Es muy bueno y me gusta".

"Señor, este es un circo privado. Dijo Manny con firmeza, con los brazos cruzados intimidantemente sobre su amplio pecho mientras miraba al intruso.

"Por supuesto que no lo hiciste. Nadie me dice que haga nada. Porque no sé si lo notas, pero soy muy feo. Mira esta cara. No es la cara de un tipo al que le dices cosas", dijo el muerto viviente mientras expulsaba más humo por el agujero donde solía estar su nariz.

“Bueno, ahora te lo decimos: ¡Tienes que sacar tu trasero de zombi y tu camión lleno de armas de nuestro circo ahora mismo, o voy a perder la cabeza!" Gruñó Icky, y sus ojos comenzaron a brillar con llamas púrpuras.

“Oye, oye, oye. Amigo. Colega. Jefe. Socio. Compadre. Amigo.1Esto no tiene que ponerse difícil. Creo que empezamos mal. Mira, estos son gratis. Cualquiera puede tenerlos, gratis. ¡Ves, incluso puedes hacer publicidad! "¡Pistola gratis con cada boleto comprado! " Ese es un eslogan. Uno muy bueno. Creo que podemos ayudarnos mutuamente. Guiño. Ves, porque estoy insinuando cosas.”

“¡Esto es un circo familiar! ¡Hay niños aquí! ¡No podemos vender o regalar armas!” Icky le gritó.

“¡Sé que no! Ahí es donde entro yo. ¡Puedo regalarlas por ti! ¡Problema resuelto! Todo el mundo está más seguro, y tú puedes dar a tus clientes algunos estupendos premios extra. ¡Es un ganar-ganar! ¡Miren esto!”

Dicho esto, el hombre muerto manifestó un gran y mecánicamente complejo dispositivo de triple cañón desde la nada y lo apuntó al aire, lanzando un enorme chorro de llamas al cielo.

“¡Ahora dime que eso no es para llamar la atención!”

El ojo izquierdo de Icky empezó a temblar.

“Manny, me voy a volver loca”, dijo con una voz tranquila y cantarina.

“No te preocupes, puedo manejar este bromista. Lolly, trata de mantenerla calmada, ¿quieres?" dijo Manny. "Señor, con el debido respeto, no creemos que distribuir libremente armas de fuego de alta capacidad a nuestros clientes haga a nadie más seguro.”

“No es un problema amigo; todas y cada una de mis armas vienen con una garantía de seguridad del 100%! El Fuego Amigo y dispararse en los pies son cosas del pasado cuando compras en Gunmetal Gary's!”

“¿De qué demonios estás hablando?”

“Muy simple amigo, mis armas sólo matan a los malos. No sé cuánto más simple puedo hacerlo. Oh, sí que lo sé, en realidad! ¡Puedo hacerte una demostración! Una imagen vale más que mil palabras y qué no, excepto que esto es mejor que una imagen porque en realidad lo estoy haciendo.”

Gary descartó descuidadamente su lanzallamas de triple cañón y manifestó un lanzacohetes.

“¿Esa tienda de allí está vacía?”

"¡No!"

“¡Perfecto!”

Los cuatro miembros del Circo jadearon horrorizados cuando Gary disparó un misil. Atravesó la tienda cercana que inmediatamente estalló en gritos de pánico, pero no hubo fuego real. Unos segundos más tarde el misil salió volando, hizo unas cuantas figuras en el aire, y luego cayó a los pies de Gary.

“¡Mira, ni un pelo chamuscado! ¿Soy increíble o qué?" preguntó mientras se agachaba para recuperar el misil. Luego procedió a tragárselo entero, sólo para que explotara en su estómago.

“Oh, perdón”, dijo mientras eructaba humo. "De todas formas, tampoco son sólo cohetes. Es todo. ¡Miren esto!"

Tiró el lanzacohetes y lo reemplazó por un rifle de asalto, que disparó salvajemente al aire. Nadie fue herido, con la excepción de Eugene, que parecía un queso suizo.

Con un suspiro de resignación, decidió hacer lo mejor posible. Agarró una bebida cercana y se la bebió, con la bebida saliendo a chorros como si fuera una regadera con agujeros.

“Huh. Eso literalmente nunca ha sucedido antes”, dijo Gary, rascándose la cabeza y mirando fijamente el cañón del arma posiblemente defectuosa. “Entonces, ¿cuántas puedo anotar?”

“Yo -"

“¡Puedo cargarte como no lo creerías! Puedo armar a cada hombre, mujer, niño y convicto desequilibrado mentalmente en su Circo con rifles, pistolas, bandoleras de municiones, granadas, lo que sea, ¡lo tengo!”

“Mira…”

“¡Estoy aquí para ayudarte con todas tus necesidades de guerra! Estoy teniendo la venta del siglo; todo con un 100% de descuento. ¿Cómo es posible que haya tratos tan increíbles? Fácil, no tengo gastos generales. Hago mi inventario de la nada con magia y al estar muerto mi costo de vida es inexistente. No encontrarás armas mejores a un precio más bajo en ningún lugar de este lado de Undervast!”

Manny esperó a que lo interrumpieran de nuevo.

"¿Qué pasa Picasso, por qué no dices nada?"

Manny suspiró, e hizo un gesto de llevarse la palma a la cara que pareció que se estaba acariciando la barbilla.

"Admito que el hecho de que sus armas puedan de alguna manera determinar amigo de enemigo es impresionante, pero ya tenemos defensas propias, y francamente son mucho más discretas que las suyas", le dijo.

"La discreción no es la mejor parte del valor, mi buen hombre. Confía en mí, quieres armas que pongan el miedo del Gran Jefe en el corazón de tus enemigos. Quieres que digan "oh Dios mío, todos vamos a morir" porque lo harán y es una cortesía común hacerles saber eso".

"Eso es, ya hemos perdido suficiente tiempo con este idiota", dijo Icky, poniéndose delante de Manny.

"Verónica, por favor no ataques al hombre con un camión lleno de armas", dijo Manny.

"No voy a atacarlo. Lo tengo bajo control", insistió, respirando profundamente varias veces. "Voy a hacer esto muy simple para ti. Pagamos para usar este recinto ferial por el día, lo que significa que no tienes derecho a instalarte aquí. ¡Estás ocupando nuestro espacio y molestando a nuestros clientes y al personal con tus imprudentes disparos! ¡Quítate de este Circo, o yo te quitaré a ti!"

Icky estaba enseñando sus dientes, que empezaban a transformarse en colmillos.

Gary tomó una bocanada de su cigarro mientras parecía considerar la situación.

"Bien, contraoferta; me uno a tu Circo para que todo esto sea legítimo", dijo.

"¿Qué?"

"Sólo a tiempo parcial, entre los viajes por carretera. Me siento un poco solo, en la carretera todo el tiempo. Sería bueno tener un lugar al que llamar hogar".

"No puede ser. Asustaste a esa niña con tus armas y tus desvaríos, ¡y eso no está bien!" dijo Lolly desafiantemente.

"¡Y no necesitamos un traficante de armas!" añadió Icky.

"Eso es genial, puedo entenderlo. Puedo hacer un espectáculo, un gran espectáculo pirotécnico con explosiones de todos los colores del arco iris! Sería como si una película de Michael Bay tuviera sexo con una bolsa de bolos. Y tampoco sexo normal sino verdadero sexo porno japonés con tentáculos. Además puedo usar la publicidad para promocionar mi mercancía".

"¡No, no puedes! Es una cosa de responsabilidad! ¡No puedes, bajo ninguna circunstancia, entregar armas a nuestros clientes!"

"¿Y si en vez de repartirlos los dejo caer en pequeños paracaídas?"

"Manny, este tipo no atiende a razones. Hazle algunas cosas mentales", ordenó Icky.

"¿Cosas de la mente? ¿De qué cosas de la mente estás hablando? ¡Eso no suena Kosher!" gritó Gary.

"Señor, empaque su camión y váyase y no le pasará nada", le aseguró Manny.

"Yo… no, escucha. Sólo escúcheme".

"Hemos terminado de escucharte. Esta es tu última advertencia", amenazó Icky.

"¡Ni siquiera les he hablado aún de mis Puntos de Defensa Civil! ¡Reúne los suficientes y los canjeas por armas aún más increíbles, como un tanque de tres pisos de altura!"

"Noodles, escolta a este caballero al Caleidoscopio y asegúrate de que sea enviado a un lugar muy lejano."

El payaso gigante gruñó amenazadoramente cuando se acercó a Gary, extendiendo su mano para agarrarlo por el pellejo del cuello.

"¡No, espera! ¡Realmente no quieres hacer eso!" protestó Gary. "Cada vez que alguien intenta arrestarme mi camión-"

En el momento en que Noodles puso su mano sobre Gary, su camión explotó en una explosión devastadora. Todo el mundo gritó al estruendo y miró horrorizado como las columnas de humo y llamas se elevaban en el aire desde el cráter humeante.

"¿Hay alguien herido?" gritó Lolly mientras corría hacia el fuego.

"¡Lolly, cuidado!" Le gritó Icky.

"Está bien, nadie está herido." anunció Manny, sus ojos escudriñando la escena a fondo para buscar cualquier signo de muerte o lesión. "Asustó a todo el mundo, pero nadie está herido."

"¿A dónde fue Gary?" preguntó Icky.

"No lo siento en ninguna parte. Se ha ido"", respondió Manny. "Yo supervisaré la limpieza de esto, tú tranquiliza a la gente".

"Bien. Lolly, vamos, estás conmigo. Noodles, trae un poco más de seguridad y busca en todo el Circo cualquier señal de ese imbécil!"

A pesar de los esfuerzos de Noodles el Payaso, no encontraron ningún rastro de Gunmetal Gary. Había desaparecido tan misteriosamente como llegó, sin nada que indicara que había estado allí en absoluto, excepto la plétora de armas de fuego de alta capacidad desparramadas al azar y el enorme cráter en llamas que hizo que el Circo perdiera su depósito de seguridad en el recinto ferial.

Aunque su visita había sido breve y confusa, sería recordado por el Circo durante muchos años, principalmente en forma de una representación artística en la cabina de admisión recordando al vendedor de entradas que le negara la entrada.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License