Un Típico Ritual Satánico
Puntuación: +18+x

La pantalla del computador mostraba un video, la imagen del mismo no era muy buena, y había al menos cincuenta metros entre el camarógrafo y la escena que filmaba, pero permitía distinguir lo importante.

Una escena nocturna, una fogata ardiendo intensamente como única fuente de luz, proyectando largas y distorsionadas sombras, una enorme mesa de madera y siete figuras oscuras en semicírculo, deformadas por las sombras oscilantes y la voluble luz de la fogata.

Todos usaban túnicas negras junto con capuchas negras que ocultaban sus rostros, volviéndolos figuras intimidantes a la vacilante luz de la hoguera y a la mala calidad del video. A plena luz del día, incluso con una mejor luz artificial, un observador atento habría notado como el corte y la confección de cada túnica era diferente, y algunas estaban mejor confeccionadas que otras. Una capucha era singularmente puntiaguda, como una pirámide, lo cual lo asemejaba a un miembro del ku klux klan o a un nazareno de alguna arcaica ceremonia católica española. Un par de túnicas eran demasiado largas y se arrastraban por el suelo y hacían tropezar torpemente a sus dueños, una de las túnicas era demasiado corta y dejaba ver un par de feas zapatillas blancas, que ponían una nota de color que desentonaba notoriamente con el resto de los asistentes.

Todos en silencio, hasta que el líder avanzó. El también vestía de negro, pantalones, chaqueta, zapatos, guantes, capucha, tan carente de color como sus seguidores. Pero claramente se distinguía que el era la cabeza del grupo, no solo por vestir diferente, sino por la seguridad con que se plantó delante de la mesa –no no mesa, altar- de madera, y por la forma en que habló al resto de los asistentes.

Hermanos… hermanas… Esta es la noche… Así decimos cuando esta así de oscuro…

Y su voz estremecía la oscuridad de la noche, la voz era grave y profunda, gutural, ronca, cavernosa, varios adjetivos podían usarse para describirla, algunos de los cuales se contradecían entre sí, su voz tenía una cualidad desagradablemente animal, era como si un perro convirtiera sus ladridos en palabras humanas.

Todo aquel que crea que este libro es irrazonable o sesgado es estúpido, o tiene lavado el cerebro, o ambos.

Creer que el libro miente es una evidencia del lavado de cerebro del homosexualismo a lo largo de los siglos, y de cómo la historia homosexual ha sido limpiada de sus aspectos mas depravados, como la han rehabilitado en base a mentiras y victimización.

La esvástica rosa muestra la naturaleza inherente de maldad, destrucción y agresividad de la homosexualidad. Revela todas sus mentiras, como su constante victimización, restregada constantemente por sus activistas y propagandistas. Si tan solo todos leyeran esto y entendieran la verdadera naturaleza del nihilismo sexual y la descomposición de todo lo que toca… Pero ya es demasiado tarde para nuestra civilización, reducida a una cascara vacía y sin alma…

-¿Qué opinas? –Le preguntó el agente Kane a la agente Collazos.

-Que ese tipo necesitara después hacer gárgaras de limón con miel, y dejar de fumar, parece que hubiera estado fumando 10 cajetillas al día durante años… ¿No es un cantante de Black Metal, verdad? ¿Qué se supone que es esto?

-Una ceremonia satánica, una “misa negra”

-¿Y de que diablos esta hablando ese tipo?

-Aparentemente, del libro the pink swastika, un texto que acusa al nazismo de haberse inspirado en la agenda gay, o que los gays eran nazis, o tonterías así, al parecer encontró conveniente aderezar con un poco de homofobia su discurso anticristiano… No es como si hubiera mucha coherencia ideológica en su discurso, si realmente tuviera uno.

Eran una pareja curiosa la que había en esa oficina, el agente Kane era negro, muy negro, muy alto –al menos un metro noventa- fornido y se parecía notablemente a Idris Elba, mientras que la agente Emily Collazos era morena, de rasgos mestizos, delgada, pesaba la mitad que el agente Kane y apenas se empinaba por encima del metro 50. Sin embargo era una de las mejores francotiradores de la Fundación –al menos la mejor en toda Sudamérica– y algunos la apodaban “Crotalina”, como la familia de serpientes venenosas (por lo mortífera). A ella no le molestaba, era un apodo que se ganó luego de intervenir para evitar que una célula de adoradores del Gran Dios Verde continuara siendo masacrada por sectarios de la Iglesia del Dios Roto, armados hasta los dientes. Mató a siete de esos fanáticos, y eso le valió una suspensión de dos semanas sin sueldo, por desobedecer órdenes, arriesgarse inútilmente y no capturar vivo a ninguno de esos sectarios.

Pero eso es otra historia.

Y el cristianismo ha fallado… nos ha fallado, porque la gente creyó que las palabras de un zombie judío sin padre conocido estarían llenas de sabiduría…

Pero no, no lo están, por eso Madre Hydra, Padre Belial y Lucifer mismo nos tienden una mano, indicándonos el camino entre las tinieblas de la ignorancia para sumergirnos aun mas entre las tinieblas.

La voz del líder a ratos se suavizaba, aunque “suavizaba” no era el termino correcto, no había nada suave en ella, pero se volvía menos ronca, menos gutural, el simplemente también se estaba agotando.

-¿Quiénes son estos tipos y donde ocurre esto?

-La “Orden de la Luna Negra”, y el lugar es en el norte de Chile, en pleno desierto, a unos pocos kilómetros de la ciudad de Iquique.

-No me suena.

-¿El lugar o estos tipos? Nos enteramos de ellos gracias a nuestros amigos de la Iniciativa Horizonte y a ese nuevo protocolo de intercambio de información, son una secta de “adoradores de Satanás”, personas normales la mayor parte del tiempo, pero una vez al mes, cuando hay luna nueva, se reúnen para rendir culto al Príncipe de las Tinieblas… o eso dicen. No son muchos, posiblemente una veintena pero muy rara vez asisten todos a una de sus misas negras. El líder se llama Ernesto Marín Naranjo, mecánico de profesión y sumo sacerdote satánico por afición, se hace llamar “el Voivoda Negro”1, posiblemente una referencia a Vlad Tepes, el empalador, ya sabes, el Conde Drácula.

-Pero el Conde Drácula nunca fue real… -Dijo sorprendida la agente Collazos.

-Por supuesto que nunca lo fue, aunque no te sorprenda que haga referencia a Drácula, bien podría mencionar a Cthulhu… de hecho, creo que en alguno de estos videos también menciona a Cthulhu. En fin, nuestros jefes quieren que investiguemos a este grupito de chalados por si acaso tienen algún artefacto anómalo o están en contacto con alguna entidad, si amenazan el concepto de normalidad de la realidad de referencia, etc., ya sabes, rutina.

-¿Y que opinas tu?

-Que este es un estupendo caso de “satanismo de Hollywood”

-¿¿¿???

-El satanismo se puede dividir en dos… tres grandes grupos, uno es el satanismo LaVeyano, por Antón LaVey, una doctrina atea que se basa en rechazar toda doctrina. Simplificando, toma a Satanás como una figura simbólica para manifestar el rechazo al cristianismo y a sus normas estúpidas que solo restringen al hombre, el satanismo aboga por la individualidad, el materialismo y el hedonismo, no cree en el alma inmortal o los seres sobrenaturales, pero establece ciertos principios, no lastimar niños, no lastimar adultos –a menos que ellos te jodan primero-, no lastimar animales a menos que sea para comer, y no sacrificar gente.

Kane hizo una pausa al ver que en el video el líder -el tal Ernesto Marín AKA Voivoda negro- sacaba un gato de una caja, un gato completamente negro y completamente asustado que se debatía entre las manos del “voivoda”, clavándole las garras e intentando morderlo, pero el líder de la secta llevaba guantes, no debía ser la primera vez que hacia esto.

Kane detuvo el video.

-Bien, el segundo tipo de satanismo es el religioso, o sea la adoración de Satán, Lucifer o como quieran llamarlo como una deidad a quien pedirle favores, en muchos casos los seguidores no lo consideran una abierta adoración al mal, ya que tienden a relacionar a Satán con deidades paganas más antiguas que el cristianismo. Otros grupos no se molestan en fingir: adoran realmente a una deidad malvada, el mejor ejemplo son los Hijos del Rey Escarlata.

-Y luego el “satanismo de Hollywood”: misas negras, sacrificio humano o de animales, magia negra, juegos de rol, videojuegos, heavy metal, cosas así, el tipo de cosas que los tratados de Jack Chick denuncian. Generalmente se trata de adolescentes tontos con ganas de rebelarse, o tipos como estos, dudo que alguno, y menos su líder, realmente pretenda adorar a una entidad más grande que ellos.

Puso en marcha nuevamente el video.

… Y quien desee la gloria deberá pagar por ello, pero los que desean la gloria pueden encontrar un reemplazante, la sangre no se reemplaza, el sacrificio propio no puede ser tomado por otro, pero la sangre puede hallar un sucedáneo.

Hermana Catalina, prepárese.

Una de las figuras sombrías y silenciosas se adelantó y se despojó de su túnica, revelando ser una mujer joven y completamente desnuda, quien ignoró el frio de la noche y simplemente se arrodilló frente al líder, otro par de los seguidores también se acercaron y ayudaron a sostener al rebelde y asustado gato negro…

-¿Le molesta el maltrato animal, estimada agente Collazos?

-¿Qué…? Por supuesto que sí.

-Bien, porque a continuación van a degollar a ese gato y a bañar el rostro de la mujer con su sangre.

-Hijos de puta…

-Nunca mejor dicho –Detuvo el video- ¿Tiene algo en contra de la pornografía, agente Collazos?

-¿Qué…? Depende del tipo de pornografía, no soy tan aficionada en verdad… ¿Por qué?

-Porque a continuación se desatará una orgia entre todos los asistentes, bueno, tanto como una orgia no es, porque solo hay una mujer y el resto son hombres. En fin, que al final esa chica terminara cubierta de toda clase de fluidos, no solo sangre. Como le dije, un estupendo ejemplo de cómo dar rienda suelta a toda clase de perversiones sexuales bajo el barniz más respetable de la adoración a Satanás.

-¿Sacrifican siempre animales? ¿No pueden coger entre todos sin dañar animales inocentes?

-Si, realmente merecen cárcel o algo peor, pero lo importante viene después, adelantemos el video.

El reloj del video indicaba las 12: 36 AM cuando inicio el sacrificio de sangre, 12:43 AM cuando inicio la orgia (técnicamente no una orgia), 01: 55 cuando terminó la orgia (la propia agente Collazos reconoció que era un poco impresionante), a las 02:10 AM cuando todos se habían vestido nuevamente, el cabecilla habló por última vez.

Y será en Halloween, la noche de Walpurgis (¡Walpurgis es en Abril, tarado! –Exclamó indignada Collazos), la noche en que celebraremos el cumpleaños de Satanás, la noche más oscura, cuando Lucifer “El que lleva la luz” y Lilith, madre de mil crías, engendraron a Satán, el caído.

Esa noche invocaremos a Samhain, Dios Calabaza de los antiguos druidas (¿Por qué no aprovechas de invocar a Cthulhu también? ¡Seguro que Samhain se sabe su número telefónico!) Y lo haremos ofrendando sangre fresca, sangre pura, sangre humana. Esa noche, será la noche carmesí, la noche del sacrificio.

Podéis ir en la ira de nuestro señor, rey de la oscuridad.

-Y fin.

-Ya era hora, ese tipo tiene todo un batido en la cabeza de religiones, mitologías, supersticiones…

-Y planea sacrificar a un ser humano en los próximos días –Dijo gravemente el agente Kane.

-¡Qué!

-Eso parece, no estamos del todo seguros, pero hemos interceptado correos entre el líder y algunos de sus seguidores, y preparan “algo especial” para este 31 de Octubre, insinuando un posible sacrificio humano.

-¿Crees que son capaces?

-Honestamente no lo creo, pero aquí en la Fundación no nos pagan por creer, así que vamos a realizar nuestro trabajo… ¿Lista para un pequeño viaje a un santuario diabólico?

31 de Octubre, 14:25 PM. Desierto de Atacama.

Desierto.

Aburrido desierto.

Lomas y lomas pedregosas sucediéndose unas a otras, los mismos colores amarillentos, cafés y ocres repitiéndose a través del árido suelo, asolado por el sol en lo alto. Aquí y allá pequeñas señales de civilización: algún resto de basura, papeles arrugados y amarillentos, envases de galletas y caramelos o el cartón de una caja de vino, un altar satánico lleno de manchas de sangre…

En una pequeña hondonada se hallaba el escenario de los aborrecibles rituales, aparentemente lejos de todo y de todos, a salvo de cualquier mirada indiscreta, pero lo cierto es que pasando una breve loma, a solo cincuenta metros de distancia había una autopista transitada por vehículos a toda velocidad. Y a menos de dos kilómetros al oeste una ciudad de 200.000 habitantes.

El escenario era observado por la inusual pareja que conformaban el Agente Kane y la Agente Collazos. Cinco grandes piedras equidistantes entre sí, pintadas y chorreadas con símbolos de color rojo, un “altar” que consistía en una enorme mesa de madera, con espacio de sobra como para que una persona adulta se acostara en ella, llena de símbolos y manchas sospechosas desteñidas por el sol, los restos de una enorme hoguera y la arena a su alrededor revuelta por mil pisadas e igualmente sucia y manchada.

Los agentes lo observaron todo, Collazos procedió a sacar fotografías mientras Kane se arrodillaba y examinaba las cenizas y restos quemados de la hoguera.

-¿Qué opinas? –Preguntó Kane.

-Típica simbología satanista, pentagramas, cruces invertidas, incluso el que cinco piedras rodeen este lugar puede ser una referencia al pentagrama, el “Sigilo de Baphomet”, la supremacía del hombre sobre la naturaleza…

Una de las piedras tenia un agujero, y había algo dentro del mismo. Collazos con precaución y una mano enguantada rebuscó en su interior y sacó un montón de envoltorios de dulces, era algo sorprendentemente grosero hallar tal cosa en un lugar supuestamente "sagrado" (o "profano", si prefieren)

De inmediato se dirigió al “altar” de madera, también lleno de símbolos, algunos pintados, otros tallados torpemente con algún objeto puntiagudo, también habían múltiples manchas que aparentaban ser sangre, y líneas paralelas que parecían marcas de garras de algo mucho más grande que un gato. Mientras tanto al rebuscar entre las cenizas Kane levantó con desagrado un cráneo pequeño y calcinado, claramente no humano.

-Aquí hay mas símbolos… pero no les encuentro el sentido, algunos son runas nórdicas, otros parecen letras fenicias –las fotografió cuidadosamente- Esto es… ¿una estrella de David? ¿Y en su interior hay una swastika?

-Déjame ver… Hum, si, esto es claramente el símbolo de los raelianos, sin ningún vínculo con el luciferismo, y lo que está al lado es un ankh, una cruz egipcia símbolo de la vida eterna.

Sacó un estuche con hisopos de algodón y una botella en aerosol, empezó a frotar enérgicamente los hisopos contra las manchas en la madera, luego los baño con líquido del spray.

Los hisopos se volvieron de color verdoso, eso significaba sangre animal, el azul significaba sangre humana, amarillo no era sangre en absoluto, naranja posiblemente alienígena.

-Y esto es claramente un símbolo sarkico, tiene tanto sentido como todo lo demás.

-Así es, Collazos, apostaría que lo hallaron en Internet, algunos símbolos sarkicos se divulgaron siglos atrás y fueron calificados como “demoniacos” por la Iglesia Católica, los hemos visto también como parte de rituales de brujas Wicca u ocultistas mediocres, despojados de su significado cultural original.

-Apostaría que este tipo, el “voivoda negro”, simplemente hizo un batido de todo símbolo raro y misterioso que pudo hallar, sin preocuparse siquiera que fuera coherente… Satanismo de Hollywood como tu dijiste.

-Así es, nada indica un verdadero conocimiento anómalo, no es asunto nuestro, sino de la policía.

-¿Los denunciamos entonces por maltrato animal? Hay suficiente evidencia como para que al menos el “voivoda” termine un par de años en la cárcel… Kane… ¿Kane?

-Mierda… -Esa fue la respuesta del Agente Kane, mientras le mostraba a Collazos un hisopo teñido de color azul.

31 de Octubre, 23:10 PM.

-Ok, repasemos el plan –Les dijo Kane a los agentes que lo rodeaban, estaba Collazos, con su fusil de francotirador Dragunov con mira telescópica de visión nocturna. Estaban Andrade y Heckler, y por ultimo Zabala, quien no era un agente de campo sino de apoyo, y se quedaría dentro del vehículo durante la operación.

-Aun no estamos completamente seguros si habrá o un sacrificio humano en esta ocasión, hay sangre humana en el altar, pero podría ser un accidente o por otra razón, así que nos dedicaremos a observar. Cada uno estará en su puesto y no hará nada sin que yo lo ordene. Ocurra lo que ocurra, el sacrificio de una animal, una orgia, no intervendremos, la única razón por la cual actuaremos es si ocurre algo anómalo –que no ocurrirá, se los aseguro- o si planean sacrificar a un ser humano.

-¡Andrade! ¿Cuál serán las acciones a seguir en ese caso?

-Arrojar granadas cegadoras, a continuación arrojar granadas de humo, equiparnos con nuestros visores infrarrojos y disparar dardos anestésicos a los sospechosos –Respondió rápidamente Andrade.

-Buena respuesta, así que básicamente será eso. Limpio, rápido y seguro, no hay razón alguna para pensar que alguno lleve armas de fuego, solo cuchillos. Recuerden, solo yo daré cualquier orden, lo principal es garantizar nuestra seguridad y la seguridad de la posible víctima, o víctimas. Luego la policía se encargara… ¿Preparados todos?

-¡Si señor!

1 de Noviembre, 00:23 AM.

Sin mucho respeto por la puntualidad, por fin estaban todos reunidos en torno al altar, saludándose amigablemente mientras vestían sus túnicas oscuras, preparando el altar para la ceremonia, un par de ellos trajeron cajas de madera que despedazaron y usaron para encender la hoguera.

Eran más que la vez anterior, quince exactamente, y al menos cuatro voces eran femeninas. Pero todos guardaron silencio y arreglaron sus capuchas cuando llego el líder. El los saludó a todos seriamente, y les dijo que este seria una gran noche.

Traía consigo una enorme caja de cartón.

1 de Noviembre, 00:30 AM.

La hoguera estaba encendida, los acólitos estaban dispuestos. La caja estaba sobre el altar, y el sumo sacerdote de esta ceremonia aborrecible, el Voivoda Negro, empezó a hablar.

Hermanos… hermanas. Hoy es la noche, la mas oscura del año, hoy es Halloween, hoy nació Satanás de una gema teñida con la sangre de mil ángeles.

Continuó con su discurso, ignorando, al igual que todos los demás, que a doscientos metros se hallaba un Centro de Inteligencia Móvil (C.I.M) de la Fundación, en otras palabras un furgón blindado equipado con un arsenal digno de un pequeño ejército, equipo de monitoreo, equipo de vigilancia, botiquín de emergencia, somníferos, amnésicos, dardos tranquilizantes, redes y un mini refrigerador con comida, entre otras cosas. Y rodeándolos, convenientemente camuflados entre la arena y las piedras, cuatro agentes experimentados en combate y en contener engendros escapados de las pesadillas de un demente.

-¿Zabala, me escuchas?

-Fuerte y claro, señor –Respondió ella desde el C.I.M.

- Andrade, Heckler, Collazos ¿listos? –Todos ellos respondieron afirmativamente- Recuerden, solo a mi señal.

Y la estrella errante me habló, Ajenjo, la estrella caída junto con un tercio del cielo, y ella me dijo un secreto, un libro de gran poder y enorme sabiduría, a través el cual podría hablar con los dioses, e interrogar a los demonios.

El Voivoda negro se dirigió al altar y abrió la caja, y de ella sacó una gran calabaza, a pesar de sus rostros ocultos, algunos de los asistentes movieron sus cabezas con sorpresa. Luego un libro, un viejo, realmente viejo libro, de tapas de cuero oscuro, roto y arrugado, que parecía pronto a desarmarse y convertirse en un montón de páginas amarillentas.

Por ultimo el Voivoda extrajo de entre sus ropas un cuchillo y un frasco con un liquido rojo oscuro. Hizo un leve corte en su palma izquierda, y dejo caer varias gotas de su sangre sobre el contenido del frasco. A continuación, usando sus dedos, dibujó escrupulosamente el siguiente símbolo sobre el altar.

calabazanegra.png

Una vez terminado, y tratando delicadamente sus páginas, abrió el libro.

De Mysteriis Vermis, las palabras de sabiduría dichas por Satanás y guardadas por Azathot, el Lucero del Mediodía. Fui guiado por la suerte y el destino, y ahora soy poseedor de la llave a los abismos, llave cuyo nombre es único: Samhain, dios calabaza de la noche de Todos Los Santos.

-¡Zabala, información!

-Ok, ok, estoy en eso –Zabala ingresó rápidamente a los archivos de la Fundación, durante varios segundos solo se oyeron sus dedos tecleando frenéticamente.

-Bien, bien… el nombre correcto es De Vermis Myteriis, categoría: libro, escrito por Ludwig Prinn, nacido en fecha desconocida, muerto en 1540 en la hoguera por la Inquisición, supuesto erudito, alquimista, ocultista y mago, afirmaba haber participado en la novena cruzada, habría sido capturado por los árabes en 1271, logro escapar y vagabundeó…

-No me interesan los datos biográficos Zabala, pasa a lo importante.

-Ok, ok.

O magne domine, Cucurbita O Deus, da nobis in nomine tuo, da nobis sapientia tuo, ostende nobis via pro nobis, qui pereunt –Las palabras del líder sonaban fervientes, claras como el cristal, y la noche se estremecía en torno a ellas.

-Libro de hechicería, clasificado como un artefacto cultural no anómalo de alta peligrosidad, hay una primera edición en latín que fue quemada casi en su totalidad por la Inquisición, hay una segunda edición en inglés, pero muy censurada. Casi todos los ejemplares están en manos de la Fundación o de grupos de interés, toda información sobre este libro…

Nos tua vestigia nostra pelle dabit vicissitudinem vobis vitam et consilium magno timore mortis et non timebit te docebit. Et in tempore est, et nos in tua receperint caulibus.

-… incluye varios capítulos describiendo entidades supuestamente extradimensionales que, mediante rituales de cierta complejidad, pueden ser invocados y puestos al servicio de un “mago” o invocador, también describe…

-¡Es suficiente! Agentes, preparados, no me gusta a donde va esto.

-Eh… ¿Jefe? Mire a ese tipo.

-¿Cuál tipo?

-El que camina hacia el altar.

Precisamente, abandonando su inmovilidad uno de los acólitos avanzaba de manera torpe, como borracho o como un títere, hacia el altar, y el Voivoda estaba demasiado embebido en su invocación como para notarlo. Llegó junto a la calabaza y la tomó en sus manos, la elevó y simplemente la dejo caer sobre su cabeza, incrustándose dentro de ella, convirtiéndose en una figura grotesca y humorística a la vez, un tambaleante hombre con una calabaza por cabeza.

Et te prohibere loquentes ineptias… ¿Eh?

Y el hombre-calabaza comenzó a hablar, y su voz era enérgica, potente, y con más autoridad de la que humano alguno podría imponer y expresar con sus cuerdas vocales. Y había ira en su voz, mucha ira.

¡ɹopɐuıɯnlı ǝp osǝ ǝuǝıʇ ǝnb¡ ¿soʇɐƃ uɐɔıɟıɹɔɐs ʎ¿ ¿lɐɯ lǝ ʎ uǝıq lǝ ǝɹʇuǝ ɐıɔuǝɹǝɟıp ɐl ɹǝpuǝʇuǝ uɐɹǝıpnd ǝnb ɐɹɐd oʇuǝıɯıɔouoɔ lǝp znl ɐl ǝɾɐɹʇ sǝl oʎ ,souɐɯ sns ǝp ǝɔuɐɔlɐ lǝp állɐ sɐɯ ǝɔouoɔ ou ǝnb ɐpɐdop ʎ ɐʇuoʇ ɐɹnʇɐıɹɔ ɐun sáɯ sǝ ou ouɐɯnɥ lǝ íɯ ɐ sɐıɔɐɹƃ ¡soɾo sol íɹqɐ sǝl ǝnb oʎ ,ɐʌǝ ʎ ɯɐpɐ ɐ oʇuǝıɯıɔouoɔ lǝp oʇnɹɟ lǝ ǝnƃǝɹʇuǝ sǝl ǝnb ,oʎ¡ ¡oƃǝnɾ un ɹod opɐɯɐll sɐíqɐɥ ǝɯ¡

Algunos de los presentes retrocedieron confundidos, uno se arrodilló y clamó:

-¡Es El! ¡El ha venido porque le complacemos!

-Claudio… ¿Qué tontería estás haciendo? ¡Quítate esa cosa de la cabeza! –la voz de Ernesto Marín Naranjo se oía por primera vez normal, y sorprendentemente chillona.

Pero Claudio –aunque ya no había ningún Claudio que pudiera escucharlo- agarró del cuello a su antiguo líder y lo elevó con una sola mano, dejando sus pies a cuarenta centímetros del suelo.

¡ɐíɯ ɐıɹolƃ ɹoʎɐɯ uǝ sǝ ǝnb uǝɔıp ʎ ,soɹɹǝd oɯoɔ ,ɹǝɾnɯ ɐun ɐ ɹǝǝsod ǝp ɐɹoɥ ɐl ɐ uɐuɹnʇ ǝs¡ ¡sɐɔıʇéʇɐd sɐıƃɹo ɐɹɐd ɐsnɔxǝ oɯoɔ opɐsn ɹǝs ǝqǝp ou ǝɹqɯou ıɯ¡ ¡oɹnʇnɟ ɹoʎɐɯ un ǝlɹɐp ɐɹɐd ,ǝɹqɯoɥ lǝp ouıɯɐɔ lǝ ɹɐuıɯnlı ɐɹɐd solǝıɔ sol ɐɹʇuoɔ ǝlǝqǝɹ ǝɯ oʎ¡

Y lanzó un puñetazo contra el estomago de Marín, y la columna vertebral de este crujió desagradablemente y Marín dejó de patalear y empezó a vomitar sangre.

Lo siguiente fue que el hombre-calabaza procedió a arrancar miembros, cabezas y entrañas de sus viejos amigos y compañeros de orgias. Y los invitados no deseados, los agentes de la Fundación, estaban estupefactos ante lo que se desarrollaba ante sus ojos. Pero Kane fue quien reaccionó primero, por algo era el jefe.

-Collazos… ¡Collazos! ¿Qué demonios esperas?

¡Métele una puta bala a esa cosa!

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License