Tres Reflexiones Acerca de Cómo Pudo Haber Sucedido
Puntuación: +3+x

Nota del traductor: Mientras investigaba a los Koru-teusa, me encontré con un antiguo texto ortothiano que examinaba las circunstancias detrás de la aparente muerte de Nesren-leusan. Presentado en lo que solo puedo describir el equivalente ortothiano de la dialéctica, he decidido traducir este texto al español como tres historias cortas con notas a pie de página que explican varias minucias del texto. No estoy seguro de que estos relatos fueran las teorías más extendidas sobre cómo se olvidó a Nesren-leusan, pero al menos proporcionan claridad sobre cómo los que nos precedieron entendieron la situación. Tal vez compartir este relato nos ayude a entender también y a resolver el misterio de una vez por todas. ~A.C.


I.

Y mientras Nestor vagaba, pronto se dio cuenta de que estaba perdido en el cosmos.1 Pronto se hizo evidente que algo no estaba bien. Entonces, el Vacío2 habló:

Ciertamente no eres de aquí, ¿verdad?3

— ¿Dónde es exactamente 'aquí'? ¿Qué es este lugar?

Tal vez este Lugar no pueda ser conceptualizado por los descriptores de ubicación. Me parece que estamos al borde de todo lo conocido.

— He visitado los lugares más lejanos de este, el segundo hytoth y este Lugar no es como ninguno de ellos.

No he dicho que estemos en los lugares más lejanos. No pretendo saber exactamente qué es este lugar, solo ofrezco mi hipótesis.

— Si este Lugar no es una ubicación, ¿qué es?

Por lo menos es un buen lugar para descansar.

— No lo entiendo.

El Vacío era astuto, y Nestor ya estaba desorientado y confundido. El Vacío susurró con una voz reconfortante:

Seguro que estás exhausto, gran viajero.

— Tal vez… pero debo permanecer vigilante.

Maravilloso ser, has luchado mucho tiempo y duro para estar aquí.

— Y la lucha debe continuar…

¿Es eso a lo que deseas estar atado para el resto de la existencia? ¿Lucha despiadada?

Nestor se encontraba cada vez más cansado.

— …Pero debo seguir protegiendo la existencia.

Valiente guerrero, sin duda hay otros campeones que pueden luchar.

— Supongo…

Entonces seguramente no hay nada malo en descansar aquí por un momento.

— …Solo un momento.…

Descansa, y cuando te alces, la batalla continuará, contigo como su Héroe.

— Descansar…

Nestor había sido arrullado hacia un sueño de los olvidados. El Vacío se creía inteligente por haber engañado a una deidad. Pero mientras intentaba comandar el recipiente sagrado, este se debilitaba. Porque al ser olvidado, el cuerpo de Nestor había comenzado a deteriorarse. El Vacío gritó mientras intentaba desesperadamente convertirse en algo.

Pero no había nadie despierto para escucharlo. Y pronto, los gritos también se desvanecieron. Porque el Vacío no puede ser definido excepto por su ausencia.

II.

Y poco después, Agnes, después de eones de búsqueda, se encontró con lo Desconocido.4 A la defensiva, ella comenzó el interrogatorio.

— ¿Quién eres tú? Agnes preguntó.

— ¿Quién eres tú? Respondió.

— Has estado causando estragos en todo el segundo hytoth, continuó Agnes.

— ¿No has estado causando estragos?

— ¿Qué estás diciendo?

— No debiste haber venido aquí, diosa necia.

Mientras lo Desconocido hablaba, Agnes sentía que se debilitaba.

— ¿Qué me estás haciendo? Ella preguntó.

— Lo mismo que tú me estás haciendo a mí.

— ¡Todavía soy lo suficientemente fuerte para luchar contra ti!

— ¡Entonces sé lo suficientemente fuerte para irte antes de que todo esté perdido!

Enfurecida, Agnes atacó. Aunque la corta batalla hirió a lo Desconocido, Agnes se encontró incapacitada de todos modos.

— ¿Qué está sucediendo?

— Nos estamos aniquilando mutuamente, lo Desconocido finalmente explicó. — Por eso te rogué que te fueras.

— ¿Así que esto es lo que se siente al ser olvidada? Agnes dijo, solo con el poder suficiente para hablar.

— Tampoco estoy satisfecho con este resultado. Es por eso que vagué por el cosmos, para evadirte. Pero ahora que me has atrapado, es demasiado tarde.

— Seguramente, este no es el final.

— Por supuesto que no. Pero para nosotros, sí.

— ¡Podría escapar todavía!

— No hay nadie durante miles de millones de años luz. Lo siento, pero serás olvidada mucho antes de que alguien pueda salvarte, y por lo tanto a mí.

— ¡Pero debe haber algo que podamos hacer!

Lo Desconocido reflexionó durante un segundo.

— Sí, finalmente respondió. — Podemos permanecer el uno con el otro mientras nos desvanecemos de la existencia.

Agnes trató de contrarrestar, pero encontró que su espíritu era demasiado débil. Ella y lo Desconocido permanecieron como viejos compañeros mientras lentamente dejaban de existir. Con su última pizca de fuerza, Agnes hizo un último comentario:

— Lo siento.

Y donde una vez hubo dos, ahora hubo ninguno.

III.

De este modo, Nes se encontró con el lugar fuera de todo lo que podían definir. En la vasta totalidad5 que los rodeaba, fueron capaces de hablar con el propio Tiempo.

¿Sabes cómo llegaste a este lugar, extraño?

— Vagamente. ¿Importa ya?

Supongo que no.

Aquí, Nes podía sentir el tiempo corriendo alrededor de ellos como un río, rodeándolos como el viento, fluyendo dentro y fuera de ellos, como su propia sangre.

¿Entiendes lo que está pasando, joven dios?6

— Desafía la comprensión, pero en esencia estoy siendo olvidado, ¿no es así?

Correcto. Lo siento.

— No hay ninguna culpa que atribuir. Incluso si la hubiera, no sería tuya para reclamarla.

Nes entendió que aquí el tiempo transcurría de una sola vez y no del todo. Hacia adelante, hacia atrás, de lado, en diagonal. El flujo del tiempo no significaba nada aquí, simplemente era.

— ¿Es así como se siente morir?

Tal vez. Pero no en este momento. Tal vez nunca. Tal vez ya ha sucedido.

—Me siento en paz.

Así que te quedarás. Estaré aquí todo el tiempo que necesites.

— Entiendo.

De verdad, lo siento por el mundo y la batalla que dejas atrás.

Lo sé. Pero estarán bien, Nes contempló, mientras quede uno solo para luchar nunca perderemos.

Y me aseguraré de que siempre haya alguien que permanezca para luchar.

Y algunos dicen que Nes sigue ahí fuera, en el todo. Algunos dicen que Nes es la razón por la que tenemos esperanza.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License