La Planta Textil de la Compañía King
Puntuación: +6+x
Puntuación: +6+x

Uso

Para importar este tema a su página, coloque lo siguiente en su interior:

[[include theme:creepypasta]]

El método estándar de CSS @import no funcionará. Esto es intencional (¡gracias a stormbreathstormbreath por proporcionar el código CSS!). Importar el tema con [[include]] añade su página a una lista de Retroenlaces. Esto es útil para ver qué páginas se verán afectadas cuando se actualice este tema, y permite que cualquier error causado por esto sea notado y corregido mucho más rápido.

Puede ver los Retroenlaces de cualquier página haciendo clic en "+ Opciones" en la parte inferior de la página y, a continuación, en "Retroenlaces".


Ejemplos

rook.png

Logo de Parawatch.

Una línea horizontal puede ser creada con 5 guiones "-----" y se extiende por toda la página si no está colocada dentro de nada (por ejemplo, una blockquote). Las líneas que separan las secciones de este documento son líneas horizontales.

Los títulos se pueden crear poniendo entre uno y seis más "+" al principio de la línea

Esta es una vista de pestañas.

La lógica detrás de las pestañas se ha ajustado para tener en cuenta las transiciones. Haga clic en otra pestaña para ver la suave y fluida acción.

Esto es una blockquote, creada poniendo "> " al principio de cada línea.

Más texto


Esa es una línea horizontal

Blockquotes anidados

Esto es una tabla
Deberías saber cómo hacer
esto
@import url('https://fonts.googleapis.com/css?family=PT+Mono&display=swap');
 
/*
    Powered on 2019/05/09 06:09:42
    [2019 Wikidot Theme]
    Created by The Great Hippo
    CC BY-SA 3.0
*/
 
/* FONTS AND COLORS */
 
:root {
    --bg-light: #262626;
    --bg: #1a1a1a;
    --bg-dark: #000000;
 
    --fg-light: #ffffff; 
    --fg:  #f2f2f2;
    --fg-dark: #e6e6e6;
 
    --fg-accent-light: #ffffcc;
    --fg-accent: #ffff99;
    --fg-accent-dark: #ffff80;
 
    --fg-accent-2: #ffffff;
 
}
 
body {
    background: var(--bg);
    color: var(--fg);
    font-family: 'PT Mono', monospace;
}
 
a, a:visited {
    color: var(--fg-accent-dark);
}
 
h1, h2, h3, h4, h5, h6, #page-title {
    color: var(--fg-light);
    font-family: 'PT Mono', monospace;
}
 
ins, del {
    color: black;
}
 
/* HEADER */
 
div#container-wrap {
    background: url(http://scp-wiki.wdfiles.com/local--files/theme%3Acreepypasta/gradient.png) top left repeat-x;
}
 
div#header {
    background: url(http://lafundacionscp.wdfiles.com/local--files/theme%3Acreepypasta/parawatch-es.png) 10px 40px no-repeat;
}
 
div#header h1 a span {
    /* hiding header text */
    font-size: 0px;
    color: transparent;
}
 
div#header h1 a:before {
    content: " ";
    color: rgb(24, 24, 24);
}
 
div#header h2 span {
    font-size:0px;
    padding: 4px;
}
 
div#header h2:after {
    content: " ";
    font-weight: bold;
    color: rgb(255, 224, 135);
    padding: 19px 0;
    text-shadow: 1px 1px 1px rgba(0, 0, 0, .8);
    white-space: pre;
}
 
/* SIDE-BAR */
 
div#side-bar a,
div#side-bar a:visited {
    color: var(--fg-dark);
}
 
div#side-bar div.side-block {
    background: rgb(24, 24, 24) !important;
    border: 1px solid #ffe087;
    box-shadow: 0 2px 6px #404040;
}
 
div#side-bar div.side-block div.heading,
div#side-bar div.collapsible-block-unfolded-link,
div#side-bar div.collapsible-block-unfolded-link div.collapsible-block-link {
    color: rgb(255, 224, 135);
    border-color: rgb(255, 224, 135);
}
 
/* Recolors the image bullet points in the side-bar */
.side-block .menu-item > .image {
    filter: hue-rotate(230deg) invert(100%);
}
 
/* Recolors the Translation Module */
div.scpnet-interwiki-wrapper {
    filter: hue-rotate(230deg) invert(100%);
}
 
/* Recolors the panel that opens on mobile with the side-bar */
@media (max-width: 767px) {
    #side-bar{
        background-color: var(--bg);
    }
}
 
/* Recolors the drop down from the arrow next to username in the header */
#login-status ul a {
    color: var(--fg);
    background: var(--bg);
    border-color: var(--fg);
}
 
#login-status ul a:hover {
    color: var(--fg-dark);
}
 
/* Makes the code readable */
.hl-identifier, .hl-code, .hl-brackets {
    color: var(--fg);
}
 
/* Top-Bar */
#top-bar a { 
    color: var(--fg-dark);
}
 
#top-bar ul li ul {
    border-color: var(--fg-light);
}
 
#top-bar ul li.sfhover ul li a,
#top-bar ul li:hover ul li a {
   border-top-color: var(-fg-light);
}
 
#top-bar ul li.sfhover a,
#top-bar ul li:hover a {
    background-color: var(--bg-light);
    color: var(--fg-dark);
}
 
#top-bar ul li.sfhover a:hover,
#top-bar ul li:hover a:hover {
    background: var(--bg-dark); /* top bar hover background color */
    color: var(--fg-dark);
}
 
div.yui-navset div.yui-content {
    background: rgb(24, 24, 24);
}
 
div.yui-navset ul.yui-nav a,
div.yui-navset div.yui-navset-top ul.yui-nav a {
    background: rgb(24, 24, 24);
    color: rgb(255, 237, 185);
    border: solid 1px #ffffff;
}
 
div.yui-navset ul.yui-nav a:hover,
div.yui-navset ul.yui-nav a:focus {
    background: rgb(40, 40, 40);
    color: rgb(255, 237, 185);
}
 
div.yui-navset ul.yui-nav .selected a,
div.yui-navset ul.yui-nav .selected a:focus,
div.yui-navset ul.yui-nav .selected a:hover {
    background: rgb(50, 50, 50);
    color: var(--fg);
    border: solid 2px #ffff99;
}
 
/* rating module */
 
.page-rate-widget-box .rate-points {
    background-color: var(--bg-dark) !important;
}
 
.page-rate-widget-box .rate-points,
.page-rate-widget-box .rateup a,
.page-rate-widget-box .ratedown a,
.page-rate-widget-box .cancel a {
    background-color: var(--bg-dark);
    color: white;
    border: 0;
}
 
.page-rate-widget-box .rateup,
.page-rate-widget-box .ratedown,
.page-rate-widget-box .cancel {
    background-color: var(--bg-dark);
    border: 0;
    border-left: 1px solid var(--fg-accent-light);
}
 
.page-rate-widget-box .rate-points,
.page-rate-widget-box .cancel a {
    border: 0;
 
}
 
.page-rate-widget-box .rateup a,
.page-rate-widget-box .ratedown a {
    background-color: var(--bg-dark);
    color: white;
}
 
.page-rate-widget-box .rateup a:hover,
.page-rate-widget-box .ratedown a:hover,
.page-rate-widget-box .cancel a:hover {
    background-color: var(--bg-dark);
    color: white;
}
 
/* footnote hovers */
 
.hovertip {
    width: 20em;
    padding: 0.5em;
 
    border: 1px solid var(--fg-accent-light) !important;
    border-radius: 0.5em;
 
    background-color: #000000ee !important;
    box-shadow: 0 0 6px 1px #000000aa;
    z-index: 100;
}
 
.hovertip .f-heading {
    color: var(--fg-accent-light);
}
 
/* inputs */
 
input.text, input.button,
#search-top-box-input,
#search-top-box-form input[type=submit],
div.buttons input, input.button, button, file, a.button {
    background: transparent;
    color: var(--fg);
    border: 1px solid var(--fg-accent-2);
    border-radius: 0;
    font-size: 1em;
    outline: 0;
}
 
div.buttons input:hover, div.buttons input:focus,
input.button:hover, input.button:focus,
button:hover, button:focus,
file:hover, file:focus,
a.button:hover, a.button:focus {
    border-color: var(--fg-accent-2);
    background: transparent;
    color: var(--fg);
}
 
input.text:hover, input.button:hover,
input.text:focus, input.button:focus,
#search-top-box-input:hover,
#search-top-box-input:focus,
#search-top-box-form input[type=submit]:hover,
#search-top-box-form input[type=submit]:focus {
    color: var(--fg);
    background: transparent;
    border: 1px solid var(--fg-accent-2);
    outline: 0;
}
 
/* EDITING WINDOWS */
.owindow {
    color: #000;
}
 
.owindow h1, .owindow h2, .owindow h3, .owindow h4, .owindow h5, .owindow h6 {
    color: #000;
}
 
.owindow a {
    color: #272727;
}
 
table.page-files .highlight {
    background-color: #272727;
}
 
input.text {
    border: 1px dashed #000;
    color: #fff;
}
 
input.text:focus {
    border: 1px dashed #000;
    color: #fff;
}
 
input.text:hover {
    border: 1px dashed #000;
    color: #fff;
}
 
div#lock-info {
    background-color: var(--bg-light);
}
 
/* BLOCKQUOTES */
 
blockquote,
div.blockquote {
    background:  var(--bg-dark);
    border-width: 2px;
    border-style: solid;
    border-color: var(--bg-light);
}
 
/* Parawatch Forum Pseudo-Blockquotes */
div.parapost {
    background:  var(--bg-dark);
    border-width: 2px;
    border-style: solid;
    border-color: var(--bg-light);
    padding: 0 1em;
    margin: 1em 3em;
}
 
div.parapost.reply1 {margin: 1em 3em 1em 4em;}
div.parapost.reply2 {margin: 1em 3em 1em 5em;}
div.parapost.reply3 {margin: 1em 3em 1em 6em;}
div.parapost.reply4 {margin: 1em 3em 1em 7em;}
div.parapost.reply5 {margin: 1em 3em 1em 8em;}
 
@media (max-width: 479px) {
   div.parapost {margin: 1em 0;}
   div.parapost.reply1 {margin: 1em 0 1em 1em;}
   div.parapost.reply2 {margin: 1em 0 1em 2em;}
   div.parapost.reply3 {margin: 1em 0 1em 3em;}
   div.parapost.reply4 {margin: 1em 0 1em 4em;}
   div.parapost.reply5 {margin: 1em 0 1em 5em;}
}
 
@media (min-width: 480px) and (max-width: 580px) {
   div.parapost {margin: 0.5em;}
   div.parapost.reply1 {margin: 0.5em 0.5em 0.5em 1em;}
   div.parapost.reply2 {margin: 0.5em 0.5em 0.5em 1.5em;}
   div.parapost.reply3 {margin: 0.5em 0.5em 0.5em 2em;}
   div.parapost.reply4 {margin: 0.5em 0.5em 0.5em 2.5em;}
   div.parapost.reply5 {margin: 0.5em 0.5em 0.5em 3em;}
}
 
/* IMAGES */
 
#page-content .scp-image-block {
    border-color: var(--fg-accent);
    box-shadow: none;
}
#page-content .scp-image-block .scp-image-caption {
    border-color: var(--fg-accent);
    background-color: var(--bg-dark);
}
 
table.wiki-content-table th {
    background-color: var(--bg-dark);
}
 
hr {
    background-color: var(--fg);
}
 
.code {
    border: 1px dashed var(--fg);
    background-color: transparent;
 
    font-family: "Courier", "Courier New", "Roboto Mono", monospace;
    font-size: 1em;
}
 
/* INFO MODULE */
 
#page-content .rate-box-with-credit-button {
    background-color: var(--bg-dark); 
    border: 1px solid var(--bg-dark);
}
 
#page-content .rate-box-with-credit-button .creditButton p a {
    border-left-color: var(--fg-accent-light);
}
 
#page-content .rate-box-with-credit-button .page-rate-widget-box .cancel {
    border-radius: 0;
}
#page-content .rate-box-with-credit-button .page-rate-widget-box .rate-points {
    border-left: 0;
}
 
#page-content .modalbox {
    background: linear-gradient(var(--bg) 51px,var(--bg-light) 51px,var(--bg-light)) !important;
    color: var(--fg);
    box-shadow: 0 2px 6px #404040;
}
 
.close-credits,
.credit-back {
    filter: hue-rotate(230deg) invert(100%) brightness(150%);
}
 
#footer {
    background: var(--bg-light);
}
 
/* MOBILE CODE */
@media (max-width: 767px) { 
    div#header {
        background-size: 22em;
        background-position: 1em;
    }
 
    .open-menu a {
        border: 0.2em solid var(--bg-light) !important;
        background-color: #787878 !important;
        color: var(--bg-light) !important;
  }
}
{$caption}
La Planta, fotografiada en 1895.
La Planta Textil de la Compañía King
Ubicación Abandonada/Presunto Fenómeno
Datos Geográficos/Provinciales
Ubicación: Área de Incorporación del Municipio de Saltville, Estado de Nueva York, Estados Unidos
Fecha de Creación: 1870
Propietario Original: Malcolm L. King y la Compañía Textil King
Propietario Actual: Municipio de Saltville, Nueva York
Testigos de los Fenómenos
Testigo Original: Jakob "Jack" Shriner, Empleado de Textiles King
Último Testigo Conocido: N/A

La Planta Textil de la Compañía King era una fábrica textil en Saltville, Nueva York, que funcionó desde 1870 hasta su casi completa destrucción en 1895.[1] Era notable por ser la mayor productora de camisas blancas de algodón en el norte del estado de Nueva York, muchas de las cuales eran de alta calidad y se comercializaban a la clase alta. Las Camisas King eran usadas por individuos en Tammany Hall[2], y son notables por ser extraordinariamente duraderas, debido en gran parte a la cantidad de pesticidas usados para "terminar" la tela, repeliendo los insectos que de otra manera infestarían y consumirían las camisas[1]. Además, fue una de las primeras fábricas en el Estado de Nueva York en usar un reloj de fichar mecánico, en lugar de hojas de registro de horas.[3]

El 15 de octubre de 1895, el cumpleaños de Malcolm King, Fundador y Presidente de Textiles King, la fábrica se quemó hasta los cimientos en un incendio provocado. Originalmente atribuido a un elemento comunista[4], se descubrió que el culpable del caso de incendio fue Jakob Shriner, un inmigrante alemán que era analfabeto en inglés y no estaba familiarizado ni con el nombre ni con las obras de Karl Marx. La declaración de Shriner fue utilizada para enviarlo a un asilo en la Isla Wards, Nueva York, donde murió de viruela en 1899. Hasta su muerte, afirmó que su declaración era totalmente cierta.

Construcción

Saltville fue fundada en 1860. Una comunidad relativamente pobre, su demografía estaba compuesta por inmigrantes expulsados de la ciudad de Nueva York, en gran parte debido a la persecución religiosa. La mayoría de la comunidad eran judíos alemanes y eslavos, junto con varias familias católicas, y un pequeño elemento pagano que pudo haber practicado el culto a las hadas irlandesas[citación requerida].

En 1870, la Compañía Textil King, una empresa textil británica con sede en Manchester, compró un gran terreno en Saltville para la construcción de su primera fábrica americana, prometiendo puestos de trabajo a los habitantes de la ciudad. Para cuando estuvo en pleno funcionamiento en 1872, aproximadamente el 50% de la población de Saltville, hombres, mujeres y niños, tenía un empleo en la fábrica, incluso después de la abolición federal del trabajo infantil en 1881[5], comportamiento que se permitió debido a que el gobierno del Estado de Nueva York nunca envió reguladores a la planta de Textiles King.

El edificio se construyó con espacio suficiente para más de quinientos trabajadores; Saltville, en ese momento, solo tenía una población de aproximadamente seiscientos. A medida que la ciudad creció debido a la presencia de la planta, se expandió hacia el exterior para dar cabida a una mayor población. Además, la planta era inusualmente progresiva en ese sentido, posiblemente en parte debido al hecho de que la mayoría de sus trabajadores eran judíos que celebraban el Sabbath, y cerraba sus operaciones casi en su totalidad los sábados y domingos[6]. Se dejó a un equipo de católicos para operar la planta el sábado, y los trabajadores gitanos y paganos venían a trabajar el domingo, si era posible.

Contratación de Jakob Shriner

Jakob Shriner(n. 1860(?)) era un inmigrante alemán que no tenía familia, amigos o conexiones en los Estados Unidos. Sus razones para inmigrar no están claras, ya que los registros relativos a la época en que habría llegado a América, ya sea agosto o septiembre de 1890, según su testimonio en el tribunal, fueron destruidos por las inundaciones durante el Huracán Vagabond de 1903[7].

Enfrentando la discriminación y una vida de mendigo en la ciudad de Nueva York, Shriner se trasladó a Saltville como parte de una caravana de gitanos y judíos. Encontró trabajo en la planta casi de inmediato, y según todos los testimonios, [¿por quién?] era muy querido y un buen trabajador. Siendo él mismo judío, se le permitió tomarse el Sabbath libre.

Shriner vivía en los cuartos de la Fábrica King, en cuartos comunes en el tercer piso, con varios otros judíos alemanes. Su comportamiento se volvió errático a principios de octubre de 1895, después de una aparente pesadilla.

Implementación del Reloj de Fichar

timeclock.jpg

Un Reloj de Fichar National Time Recorder Co. Ltd., similar al que habrían usado los empleados de la Planta Textil King.

El reloj de fichar fue implementado en 1893, aproximadamente dos años después de que Jakob comenzara a trabajar allí. Aunque no existen fotografías, los registros muestran que fue comprado a la National Time Recorder Company Limited, una compañía con sede en Londres que fabricó algunos de los primeros relojes de fichar mecánicos. La transición de las hojas de horas al reloj de fichar fue un proceso duro, con varios trabajadores usando las hojas de horas hasta mediados de 1894[3], cuando fueron descontinuados.

El reloj puede haber tenido una falla en su mecanismo; los trabajadores dijeron que producía un "ruido sordo" cuando ciertos trabajadores entraban y salían, que era lo suficientemente fuerte como para ser escuchado en el piso. Esto se debe probablemente al mecanismo que lee las tarjetas perforadas que se enganchan y en ciertas, ya que varios empleados necesitaban reemplazos casi cada semana[3], siendo Shriner el peor infractor.

Aunque no fue culpa suya, el capataz se negó a que Shriner tuviera asignada una tarjeta diferente, ya que reprogramar el reloj de fichar para que reconociera una tarjeta diferente para él llevaría más tiempo que simplemente darle una nueva cada vez que se rompiera. Hay que tener en cuenta el hecho de que las tarjetas en cuestión estaban hechas de cartón, y romperlas, incluso con un aparato mecánico, habría sido muy difícil. Además, los registros de mantenimiento del reloj de fichar no hacen referencia a tener que quitar el cartón roto del mecanismo[citación requerida].

Destrucción de la Planta

Aproximadamente a las 12:30 AM del 15 de octubre de 1895, Jakob Shriner (que posiblemente no estaba sobrio en ese momento) entró en la planta principal de la fábrica con una botella de alcohol de alta graduación y una caja de cerillas. Sabiendo que el algodón sin procesar era altamente inflamable después de un incendio menor en la fábrica en 1893[8], roció varios sacos con el licor.

Mientras lo dejaba en remojo, afirma haber cogido una llave inglesa o un martillo (su relato al respecto es variado) y destrozó el reloj de fichar "a fondo y con violencia". Luego empapó las puertas de las habitaciones con agua, para evitar que el fuego se extendiera. Shriner extendió el catre sobre un área tan amplia como pudo, se colocó junto a la puerta y encendió la cerilla.

Mientras que el exterior del edificio era en gran parte de piedra, el interior tenía varios elementos de madera, así que mientras que el alcohol utilizado como fuente de ignición inicial se quemó rápidamente, el algodón utilizado como leña encendió rápidamente varias estructuras de madera en el interior, incluyendo la oficina del capataz, así como los pesticidas aparentemente inflamables utilizados para terminar las camisas hechas allí.

Sorprendentemente, no hubo muertes como resultado de este incendio, pero varias heridas mortales resultaron del aplastamiento que se produjo al intentar salir de la planta a través de las puertas auxiliares.[9]. Varios hospitales del condado de Oneida admitieron a los trabajadores.

En el reloj de fichar no se encontró nada, salvo un letrero que decía "Propiedad de la Fábrica de Textiles King, Saltville". Las palabras "Textiles King" habían sido abolladas hasta el punto de ser ilegibles.[3]

Declaración de Jakob Shriner

La siguiente declaración fue tomada por un detective de la ciudad de Nueva York, donde Shriner fue aprehendido. El detective es conocido solo hoy como 'Detective Bouchard'; debido a su estilo extrañamente elocuente, se cree que fue embellecido por Bouchard de alguna manera.

¿Alguna vez has dormido en una habitación con un reloj que hace tictac? El ruido que hace, puede ser asqueroso. Si los engranajes se detienen, tu corazón puede saltar los latidos. Así es como murió mi abuelo, así que nunca, nunca tenemos relojes en la casa.

Cuando el reloj se puso por primera vez en la fábrica, se nos dijo que no teníamos que usarlo, no al principio. Lo evité tanto como pude, pero me dijeron que me darían un aumento de tres centavos si empezaba a usarlo, y los tiempos no eran tan buenos, así que empecé a usarlo.

Todos los días, la maldita cosa gruñía y se comía mi tarjeta. No sonaba, no me importa lo que dijeran los demás, gruñía. Sentí como si estuviera mordiendo mi tarjeta. Arrancó un trozo en el lugar equivocado, en uno de los agujeros, haciéndola inútil. Tenían que perforar una nueva, cada semana, una tarjeta nueva.

Un día, no saldría, ni siquiera se rasgaría. Usé una piedra para golpearla y sacar mi tarjeta, y no gruñó, RUGIÓ. Pero entregó mi tarjeta, de nuevo en la ranura, y el capataz no vio que yo había abollado su máquina, así que todo estaba bien.

…y luego regresé a los cuartos esa noche. Entré por la puerta principal de las dependencias y me encontré en la planta de la fábrica. La máquina todavía tenía la abolladura. Pensé que debía estar soñando, pero me puse a trabajar para no soñar con ser despedido. Yo… ¿Golpeó el reloj? Sí, eso es. Perforé el reloj y me puse a trabajar.

La gente estuvo llorando durante la primera hora. No me di cuenta hasta que me giré para intentar conversar con alguien más que trabajaba en el marco a mi lado, sus ojos estaban húmedos. Sabía que tenía problemas en casa, y pensé que estaba molesta, así que no lo pensé. Pero entonces miré al otro lado del marco, el hombre del otro lado, siempre tan alegre, aunque no hablábamos el idioma del otro. Llorando, abatido, mirando hacia abajo.

La fábrica nunca olía bien, olía a sudor, ciertamente, y a suciedad, y las fibras se metían en la nariz. Pero nunca nos permitieron alejarnos de los marcos ese día. Ni una sola vez. La mujer que estaba a mi lado se ensució, y eso la hizo llorar más fuerte. Los gusanos salieron del suelo para comérselo, y me dijeron que los pisoteara, para que no llegaran a la fibra.

Cuando empezó la segunda hora, nos llamaron a todos para que nos alejáramos de nuestras posiciones. Estábamos todos apestosos, sudorosos. El sol estaba irrazonablemente caliente en octubre, ¿o era julio? ¿Enero? El tiempo se fundió. Miré por la ventana y vi la nieve, luego la noche, y luego pájaros cubiertos de hollín en la sofocante primavera. El capataz nos gritó, pero no pude entenderlo. Ninguno de nosotros podía. Hablaba todos los idiomas a la vez, y ninguno. Sabíamos que nos despedirían si no le escuchábamos.

Hicimos todo lo posible para averiguar lo que quería. Las máquinas no estaban rotas. Los carretes estaban bien alimentados. El algodón estaba limpio. Las camisas estaban siendo tratadas. Uno de los niños se acercó a preguntarle más claramente lo que quería, y en inglés esta vez dijo que lo demostraría.

Tomó al niño y le ató una de sus manos con las bobinas de la hilandera en la que estaba trabajando. Me dijo que volviera al trabajo, le dije que le haría daño al niño. Me dijo que volviera al trabajo, y que me despedirían si no lo hacía.

Al principio pensé que solo le sacaría los dedos. Lloriqueó mientras se le desprendía la piel, solo una pequeña quemadura. Pero entonces se dio cuenta de que su mano no se soltaría, y fue arrastrado a la máquina, desenredándose en las bobinas. No había… no había sangre, no puedo explicarlo. Era como si estuviera hecho de tela, pero la tela tenía ojos y sangraba. Dejó de gritar cuando le desenredé la boca, pero no podía parar, porque sabía que me descontarían el sueldo.

No vi lo que pasó con su hilo después de eso, porque me dijeron que tenía que venir y trabajar en el tratamiento de las camisas, algo que no sabía cómo hacer. Le dije esto, y me dijo que debía aprender, o me despedirían. Había dos mujeres que trabajaban en el tratamiento, como siempre, pero no hablaban ningún idioma. ¿Cómo podían? Sus bocas babeaban de pesticida.

Una de ellas me besó, y mi boca se quemó. Intenté apartarme, pero el algodón me cogió por el cuello y me obligó a ir con ella. Mi lengua se quemó, y me encontré babeando sobre las camisas terminadas, la tela se volvió roja y verde con el veneno y mi sangre. Intenté limpiarme la boca con la camisa, y mi sangre se la comió.

Hicimos una pausa para almorzar, pensé que era un alivio. Pero todo en mi cubo se había estropeado, y la leche que había traído a casa estaba cuajada. Tenía mucha hambre, pero no podía comer. Me faltaba dinero para ir al supermercado e incluso comprarme una manzana. Intenté comer la comida, y aunque pude contenerla, mi sangre y el veneno se mezclaron con ella, y me encontré sollozando.

Procedió así después del almuerzo. Tiramos más en las bobinas, las desenredamos, y yo me vería obligado a besar a las Giftfrauen, las mujeres envenenadas, y hacer el trabajo de acabado. Podía sentirme llorando más y más, hasta el punto de que pensé que se me caerían los ojos.

Cuando el capataz anunció que trabajaríamos otro turno debido a nuestra pereza, todos asintieron. Trabajamos la mitad de un turno adicional, y luego nos fuimos. Salí por la misma puerta por la que entré. Otro día había comenzado, y el capataz me gritaba por llegar tarde. El reloj se comió mi tarjeta, y amenazó con despedirme si no lo arreglaba yo mismo.

Ese turno fue el mismo. Más gente desenredada, más veneno en mi garganta, más sangre en las camisas. No podía soportarlo más, y mientras alimentábamos a otro en las bobinas, empecé a llorar. Pero sabía que el Sabbath llegaría pronto, había llegado temprano para poder irme antes de que empezara el Sabbath. Cuando sonó la campana… ¡Ni siquiera había comido mi almuerzo en ese momento! Puse mi tarjeta de nuevo en el reloj, y con ella, uno de mis dedos. Sabía que solo funcionaría de esa manera.

No recuerdo mi Sabbath. Pero debo haberlo usado, porque volví para el siguiente turno. Y el siguiente después de ese. Y después de eso. Durante lo que parecieron años y años, entré en mi turno, hasta que un día, no pude tolerarlo.

¿Has visto las agujas que usamos en las bobinas? Son mucho más afiladas de lo que parecen. Tengo cortes en mi mano por ellas, docenas de cortes. Cuando el capataz nos dijo que ya no tomaríamos el Sabbath, me desmoroné. No pude desafiar las órdenes del mismo Dios. Metí la cabeza en la hilandera. Sentí que mis ojos estallaban mientras las agujas se clavaban, solo para despertar en los cuartos, rodeado de amigos que parecían preocupados. Una pesadilla, pensé, pero tan vívida.

Luego fui al telar a la mañana siguiente. Uno de los niños que trabajaba en la planta había desaparecido. Era el niño que habíamos hilado en la tela, y cuando miré una camisa que había sido terminada, vi una mancha verde en ella que no se podía quitar, el mismo verde de sus ojos.

La quemé, tuve que quemarla. ¡Es un Moloch! ¡Todo el asunto, un Moloch! Un altar en el que nos sacrificamos, ¿y para qué? ¡Por calderilla!

Repercusiones

Aunque su declaración no fue creída por el público en general, el hecho de que había experimentado esta aparente alucinación o pesadilla provocó un serio escrutinio en la Compañía Textil King. Cuando se descubrió que aún empleaban mano de obra infantil en la fábrica, el Gobernador Levi P. Morton ordenó el cierre de la planta. Los fiscales del estado emitieron una orden de arresto tanto para Malcolm L. King como para el capataz, Phillip Watch; sin embargo, ambos desaparecieron de un barco en ruta con destino a Inglaterra en noviembre de 1895.[10]

Mientras que el interior de la fábrica fue destruido por el fuego, la estructura misma permaneció en pie. Finalmente fue demolida en los años 20, cuando comenzó la construcción del sistema de autopistas de Nueva York para dar paso a lo que hoy es la NY-28. Se cree que aún existe un subsótano[¿por quién?], pero ha quedado inaccesible para el público.

Shriner murió de viruela en un asilo en la Isla de Ward, Nueva York, cuatro años después. Aunque se le dio una oportunidad de libertad (o al menos mejores condiciones de vida) si se arrepentía, se negó a hacerlo, diciendo que lo que decía era cierto hasta que murió. Fue enterrado en un campo de alfareros.

La propia Saltville experimentó un período de declive económico, una depresión local que casi provocó el abandono de la ciudad. En 1897, solo cuatro familias permanecían en Saltville, y gran parte de su tiempo lo dedicaban a rezar por la salvación. Sin embargo, el descubrimiento de un gran depósito de magnetita en 1898, el cuarto más grande del estado de Nueva York, la transformó en una próspera comunidad formada en gran parte por mineros. La magnetita es un mineral muy rico en hierro, y sus propiedades magnéticas naturales la hacían ideal para su uso en la creciente cantidad de generadores de dínamo en toda la nación. En 1903, aproximadamente el 60% de todos los generadores de dínamo del estado de Nueva York usaban la magnetita de Saltville de alguna forma. (Para más detalles, véase el artículo de Wikipedia sobre el Condado de Oneida, Depresión de Nueva York.)

Comentarios del Autor

Artículo por FlavaFlavionol

Desde el incendio, la fábrica se ha convertido en una leyenda local en Saltville, por lo demás un pueblo aburrido. Aparte de una placa que dice dónde solía estar la fábrica, lo único que podría atraer remotamente a los turistas es un viejo manuscrito irlandés en la biblioteca local; concedido, es un manuscrito bellamente iluminado, pero es casi imposible de ver, con el hecho de que se mantiene en una oscuridad climatizada durante 23 horas al día.

Dicho esto, hay algo que me molesta de esto: el uso de la palabra "Moloch" en la declaración del Sr. Shriner. Los que estudian la mitología de Oriente Próximo pueden estar familiarizados con el hecho de que es el nombre de una deidad cananea, a la que se sacrificaban niños, algo que razonablemente habría sido conocido por un hombre de fe judía. Sin embargo, encuentro el uso de esa palabra interesante, porque la palabra puede tener raíces en la palabra cananita para 'Rey'.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License