El Mirlo y El Halcón

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

=Fundación SCP=

Departamento de Recursos Humanos

Oficina de Servicios de Salud Psicológica

Transcripción de la evaluación rutinaria de la salud psicológica
17 de noviembre, 2022
Asistiendo: Dr. D.H. Aeslinger, Dpt. Psic.
Asistido: Jacob Conwell


Aeslinger: Buenas tardes, Jacob.

Conwell: Buenas tardes.

Aeslinger: Ha pasado un tiempo. ¿Cómo están Kate y los niños?

Conwell: Están bien, supongo. Kate ha estado muy ocupada en el hospital estos días. Zach acaba de empezar el preescolar. La pequeña Carrie es todavía una niña, así que está con las típicas cosas de su edad…

Aeslinger: Ni un momento de tranquilidad, ¿eh?

Conwell: ¿Cómo lo has sabido?

Aeslinger: Suerte, supongo. ¿Y tú cómo estás?

Conwell hace una pausa.

Conwell: El insomnio ha vuelto… No creo que haya dormido la noche entera en semanas.

Aeslinger: Interesante. ¿Por qué crees que es?

Conwell suspira.

Conwell: Hace unos cuatro meses, un poco después de que Merlo fuera ascendida a subdirectora del Sitio, Holman hizo que mi laboratorio de Materiales Anómalos dejara su actual proyecto para empezar a trabajar en tareas para los desarrollos de Paratech. Cosas Anti-Anderson. Sprays que atraviesan la armadura de la unidad de los Aplomado, pruebas químicas para comprobar las unidades de Saker, cosas así.

Aeslinger: Ya has hecho experimentos para los desarrolladores de Paratech antes, Jacob. ¿Por qué crees que esto sólo causa problemas ahora?

Conwell: Probablemente porque nos hacen probar nuestros prototipos en unidades Anderson capturadas.

Aeslinger: ¿Y eso no te sienta bien?

Conwell: No, en absoluto. Podrán ser robots, claro, pero estas cosas son inteligentes. Las unidades Peregrino son tan sensibles como cualquier persona. Los Aplomados y Merlins son algo así como perros, en cierto sentido. Conocen el abuso, y estoy bastante seguro de que tienen algún tipo de sistema receptor del dolor. ¿Alguna vez has visto una auto-torreta encogida de ti? Es descorazonador, como poco.

Aeslinger: Puedo imaginármelo… Si este proyecto es tan problemático, ¿has considerado pedirle a Holman un permiso de ausencia? Estoy seguro de que hay muchos laboratorios de Materiales Anómalos que necesitan ayuda mientras el reloj corre por aquí.

Conwell: No tengo ni idea de cuánto tiempo le queda al reloj. Podrían ser años. Cada vez que terminamos una parte del proyecto, se añaden otras dos tareas. No puedo pasar la pelota a mi equipo y desaparecer en el éter, y tampoco puedo desarraigar a Kate de esa manera. Sería reemplazar una situación de mierda por otra.

Aeslinger: Entonces, ¿planeas esperar a que termine?

Conwell: Más o menos… Esto también pasar…

Conwell hace una pausa de nuevo.

Aeslinger: No pareces muy seguro.

Conwell: Merlo y Holman tienen planeado algo grande, y sea lo que sea, me van a hacer tener mucha sangre en las manos. Simplemente lo sé…

Conwell ríe sarcásticamente.

Conwell: Me pregunto si así es como se sintió Nobel después de descubrir la dinamita…


15 de agosto, 2023

La subdirectora Sasha Merlo se sentó en un banco del parque dentro de los bloques de South Park de Portland. A pesar del templado clima de verano, una taza de café estaba anidada en sus manos. Al ver a varios niños de la zona jugar alrededor de una estatua de Abraham Lincoln, Merlo sonrió, pensando en su propia hija que también estaba en esa edad despreocupada.

"Ejem."

Merlo levantó la vista para ver que la compañía había llegado y se sentó en el banco del parque junto a ella.

"Agente Thorne," Merlo saludó a su invitado, un agente de la división de Tres Portland de la UdII.

"Agente Merlo", respondió Thorne.

"Me temo que ahora es subdirectora", rió Merlo.

"Cierto. Felicitaciones, por cierto."

"Gracias."

Thorne le entregó una carpeta sin marcar. Mientras revisaba el contenido, las cejas de Merlo se levantaron, seguidas por las comisuras de sus labios.

"Estamos a bordo", explicó Thorne. "Creo que encontrará nuestros términos más que razonables."

"¿Qué fue lo que finalmente os convenció?"

"¿La ley?" Thorne se encogió de hombros. "El Mandato Hoover no te protege de ser arrestado por reemplazar a un congresista con un androide. Hay una orden de arresto contra Anderson desde 2018. Sólo que no tenían los recursos para hacer mucho al respecto. Hasta ahora…"

"Sí", rió Merlo. "Imagina la frustración de tener los recursos pero no la jurisdicción."

"La vida es una mierda, ¿verdad?" Dijo Thorne con una sonrisa.

"Y tanto que lo es."

"¿Estás segura de que esto funcionará?" Su sonrisa se desvaneció.

"Tan segura como puedo estarlo. Esta vez lo atraparemos. Lo prometo."

"De verdad que espero que así sea…" Thorne suspiró. "Si esto sale mal, vamos a tener problemas. Problemas importantes. Incluso si esto sale bien, mucha gente en Tres Portlands va a enfadarse. Habrá protestas. Tal vez incluso disturbios. Estábamos muy bien sin que la Fundación nos pusiera la zancadilla."

"Te escucho", respondió Merlo, poniendo una mano compasiva en el hombro de Thorne, "Y si tienes una idea mejor soy todo oídos, de lo contrario vamos a tener que jugar con las cartas que tenemos. Anderson es una hidra cuyas cabezas deben ser cortadas de una sola vez."

"Así es."

Thorne miró su reloj y se levantó, quitándose el abrigo.

"Estaremos en contacto", dijo Thorne, empezando a irse. Luego se detuvieron y se dieron la vuelta para hacer un último comentario. "Sabes que cortar las cabezas de las hidras sólo hace que crezcan más en su lugar, ¿verdad?"

Merlo rió y se encogió de hombros.

"¿Qué puedo decir?", respondió. "No me pagan por hacer analogías."


=Fundación SCP=

Supervisión del Cuartel General

Oficina del Consejo de Supervisores


Director Holman,

Su persistencia y la de su subdirectora se ha hecho notar. Aunque muchos de nosotros todavía tenemos nuestras dudas, dado los recientes acontecimientos, incluyendo la cooperación de la Unidad de Incidentes Inusuales (UdII), hemos votado once a dos para aprobar la OPERACIÓN GOLPE DE HALCÓN. Espere la documentación oficial en breve.

Buena suerte, y por amor de Dios, por favor, inventa mejores nombres en clave en el futuro.

O5-3


Asegurar. Contener. Proteger.


=OPERACIÓN GOLPE DE HALCÓN=

Transcripción de la reunión informativa del Grupo de Tareas Conjunto

23 de mayo, 2024


Buenas tardes a todos.

Para aquellos que no me conocen, soy la subdirectora Sasha Merlo. Para aquellos que me conocen, me alegro de ver su brillante y sonriente cara de nuevo.

Ya habrán oído los rumores de que los peces gordos del mando O5 han aprobado una operación de la Fundación en el lugar de interés conocido como Tres Portlands. Lo han hecho. En aproximadamente 24 horas, una fuerza operacional conjunta entre la Fundación y la UdII lanzará una incursión masiva en el cuartel general mundial de GdI-1115 — también conocido como Anderson Robotics — bajo el título de Operación Golpe de Halcón.

Sí, agente Spencer. Puedo verle. Baje la mano.

Y sí, Shaw. Se me ocurrió el nombre a mí.

Continuamos, la operación constará de tres componentes principales: Destacamento Móvil Gamma-13 bajo el mando de la agente Clarissa Shaw, Destacamento Móvil Tau-51 bajo el mando del agente Damian Creed, y Destacamento Conjunto Delta-3, bajo el mando del Agente Kenneth Spencer. Cada destacamento entrará en Tres Portlands desde un camino diferente, todos a un kilómetro del cuartel general de Anderson. Desde allí, Gamma-13 asegurará la planta de producción de la instalación, Tau-51 detendrá a todas las personas de interés dentro de las oficinas corporativas, mientras que Delta-3 creará un perímetro seguro para evitar cualquier mínima interferencia civil.

Sí, agente Carter, confiaremos en la UdII para "vigilar a los magos". Considerando que esa es la descripción del trabajo de la Unidad de Tres Portlands, son más que capaces de hacerlo. Además, considerando su importancia para el éxito de esta operación, le agradecería que no se refiriera a ellos como "Inútiles". ¿Está claro?

Excelente. Aunque depende del agente Spencer y su equipo aceptar tus disculpas.

La historia oficial es que Anderson está siendo arrestado por la UdII por su participación en el fiasco del congresista Caldwell en 2018. Todo el personal estará operando bajo la apariencia de agentes federales durante el tiempo que dure la redada, y se espera que desempeñe el papel correspondiente. Así como el Gobierno de los EE.UU. está dispuesto a jugar de nuestro lado en esta ocasión, la población de Tres Portlands no tiene esa intención, y si escucharan que la Fundación está operando abiertamente dentro de la ciudad a esta escala causaría pánico, si no una guerra de manera indirecta. Así que sí… No jodamos esto, gente.

Ahora se dirigirán a sus destacamentos móviles. Sus respectivos comandantes les proporcionarán los detalles de sus tareas individuales.

Mucha sangre, sudor y lágrimas nos han llevado hasta este punto, compañeros. Los laboratorios de Paratech y Materiales Anómalos han hecho todo lo posible para equiparnos con el equipo que necesitaremos. Analítica ha proporcionado un diseño preciso de las instalaciones, y ha estado alimentando a los spybots de AR con información falsa durante meses. Si alguna vez hemos tenido la ventaja es ahora. Espero que esto podamos zanjarlo rápido y limpio. No tendremos esta oportunidad de nuevo.

Buena suerte.

Despedida.


24 de mayo, 2024
11:30 AM PDT
TREINTA MINUTOS PARA EL ASALTO

Los agentes Spencer y Thorne se sentaron dentro de una gran camioneta sin marcar, estacionada frente a un callejón en Portland, Oregón. Alrededor de ellos estaban los miembros del destacamento Delta-3, cada uno vestido con el equipo de asalto del FBI, sin importar su origen sea de la Fundación o de la UdII.

"¿Crees que saldrá bien?" preguntó Thorne, aprovechando la oportunidad de revisar su equipo por última vez.

"Conociendo el historial de Merlo", respondió Spencer, "para nada. Todavía noto que esto es un gran error."

"Probablemente lo sea", se encogió de hombros Thorne. "Cuando las aguas se calmen, será la UdII la que se ocupe del resto. No la Fundación. Aun así… Anderson tiene que caer."

"No me lo recuerdes". Spencer suspiró y miró por encima de su propio equipo. La Fundación les había prestado numerosos juguetes para el tiempo que durara la redada; Era realmente impresionante la cantidad de parafernalias que podían permitirse cuando legalmente no existían.

Thorne miró su reloj y suspiró. "¿Vamos, entonces?", preguntó.

Spencer asintió y aclaró su garganta.

"Muy bien, escuchen", advirtió. Todas las cabezas de la furgoneta se volvieron hacia él. "Sólo un recordatorio, estamos en control de multitudes. Control de multitudes NO letal. Os prometo que si disparáis una sola bala en cualquier mago al azar, no volveréis a base con vida. ¿Queda claro?"

La camioneta se llenó brevemente de murmullos de afirmación.

"De acuerdo entonces", concluyó Spencer. "Vamos a matar algunos robots."


Extracto de "El investigador de Tres Portlands"
25 de mayo, 2024

P

laza Prometeo – 24 de mayo, 2024 Aproximadamente a las 3:00 PM EDT, múltiples equipos de asalto del FBI emergieron de las calles Asimov, Clark Place y Bradbury, reuniéndose en la sede mundial de Anderson Robotics, para lanzar un ataque masivo a las instalaciones de un alcance nunca visto desde los días del Espíritu de Chicago.

"Se pudo escuchar un gran estruendo en la calle Asimov, como suele ser habitual, e inmediatamente el equipo del FBI, vestido con todo este equipamiento de lujo, salió a raudales y cruzó la plaza", afirmó Tyler Henderson, un vendedor local que operaba en la Plaza Prometeo y que fue testigo del inicio de la redada. "Rápidamente enviaron a los droides de seguridad que siempre están sentados, inmóviles, en las puertas. Fue como ver a esas hormigas gigantes del ejército sudamericano pulular sobre un pájaro caído o algo así. Quedó bastante claro después de eso, basado en el ruido, que había más equipos viniendo de otras calles. Lo que sea que Anderson hiciera… Estos tipos venían a romperle los dientes y a rompérselos con fuerza."

"Era como una zona de guerra, o algo salido de las películas de Terminator", dijo Sophia Fisher, una mensajera en bicicleta que estaba en el vestíbulo de Anderson Robotics cuando comenzó el tiroteo. "Me escondí detrás de un escritorio y esperé la oportunidad de salir de ahí. Las armas se disparaban. Los robots se desprendían y se desintegraban, cayendo al suelo. Algunos de ellos habían sido hechos para parecer personas…"

Los representantes de la UdII no pudieron ser contactados para hacer comentarios en ese momento para esclarecer el objetivo de la redada, aunque las especulaciones en cuanto a la participación de la Fundación han empezado a ser desenfrenadas…


Transcripción de las imágenes de vigilancia capturadas por el DM Gamma-13

Sede central de Anderson Robotics
Cubierta de producción principal


<15:10:33> Múltiples empleados de Anderson Robotics se encuentran en sus puestos de trabajo.

<15:11:22> Las alarmas de seguridad se activan. Los empleados miran a su alrededor asustados mientras un supervisor está visiblemente dando instrucciones.

<15:12:45> Múltiples escuadrones de unidades Peregrino armados con una variedad de armas de fuego se colocan estratégicamente en todo el piso. Los empleados se han escondido bajo sus escritorios, estaciones de trabajo y transportadores.

<15:15:40> Se observa como una puerta en la parte trasera de la cubierta de producción es forzada hacia adentro. Una granada cegadora entra por la puerta hacía dentro de la instalación generando una explosión de luz.

<15:16:10> Se lanzan múltiples botes de humo a la instalación desde la puerta abierta. Las unidades Peregrino, atrapadas en el gas liberado por los frascos, pueden verse desintegrándose.

<15:16:50> Los agentes del DM Gamma-13 entran en las instalaciones desde la puerta, poniéndose a cubierto detrás de los escritorios y maquinaria cercana. El fuego comienza a intercambiarse entre los agentes y las unidades de defensa.

<15:18:22> Los empleados de Anderson Robotics cerca del DM son detenidos y rápidamente inmovilizados por medio de bridas.

<15:19:29> Llegan unidades adicionales Peregrino. El tiroteo continúa. Los agentes Hale, Thompson y Lee han caído.

<15:19:35> El tiroteo continúa con las unidades Peregrino, incapaces de ganar terreno a los operativos del Gamma-13. El agente Carter destruye la última unidad visible a las 15:28:16

<15:30:09> El DM Gamma-13 continúa introduciéndose cada vez más en la cubierta de producción. Las bajas y los empleados detenidos son trasladados fuera.

<15:32:18> Otros empleados de Anderson Robotics son vistos siendo detenidos por personal de Gamma-13. Una alarma adicional comienza a sonar en la cubierta.

<15:33:49> Unidades de Aplomados comienzan a descender por las paredes de las instalaciones desde los armarios de almacenamiento, abriendo fuego contra el personal del Gamma-13 a medida que descienden. Los agentes Snyder, López y Rosa han sido abatidos. El resto de los operativos de Gamma-13 se refugian detrás de los escritorios y maquinaria disponible.

<15:35:52> El agente Shaw lanza una granada PEM Bewit al aire. En el pico de su arco, la granada detona. Las unidades Aplomado parecen aturdidas. Los agentes del Gamma-13 rocían rápidamente una neblina naranja sobre los hostiles antes de que vuelvan a activarse.

<15:36:10> Las unidades Aplomado empiezan a desmoronarse, y son rápidamente despachadas por el fuego de las armas pequeñas del DM Gamma-13.

<15:37:45> El DM Gamma-13 se introduce todavía más en la cubierta de producción. Las bajas y los empleados detenidos son trasladados fuera.

<15:38:20> La cámara comienza a temblar cuando una tercera alarma comienza a sonar. Un gran panel se abre en el suelo mientras una unidad Taita se eleva a la cubierta de producción.

<15:39:45> La unidad Taita se activa. Se ve a los operativos Gamma-13 retirándose por la zona de producción.

<15:40:15> Los agentes Henderson y Kang son destripados por la unidad Taita.

<15:40:30> Los agentes Kim y Smith son destripados por la unidad Taita.

<15:40:50> Los agentes Swanson y Jensen son eviscerados por la unidad de Taita.

<15:41:15> Llegan al piso más agentes de Gamma-13. Todo el personal disponible está arrojando a la unidad Taita botes de metal que rápidamente la cubren con un espeso humo negro.

<15:42:00> La visión se dificulta por el humo hasta 15:44:39.

<15:45:20> La visión está completamente restaurada. Una gran pila de cenizas permanece donde la unidad Taita fue vista por última vez.

<15:46:22> Aparentemente no hay más resistencia. Los agentes de Gamma-13 retiran a los empleados detenidos y a los heridos de la cubierta de producción.

<15:50:11> La planta principal de producción de Anderson Robotics está cerrada por los operativos de Gamma-13. El agente Shaw es visto liderando una fuerza de asalto en las entrañas de las instalaciones.


Sede central de Anderson Robotics
Laboratorio I+D

"¡Maldita sea!" Jason Contos gritó, arrojando el materia del escritorio más cercano al suelo con ira antes de pasar una mano por su pelo rubio rizado con un suspiro de pánico.

Él y su equipo habían estado viendo la batalla en la cubierta de producción desde los monitores del laboratorio de I+D. Esperaban que la unidad Taita detuviera al DM entrante, dándoles tiempo suficiente para copiar los datos de su investigación y destruir los originales. Desafortunadamente, al igual que dicha unidad, sus esperanzas se estaban desintegrando rápidamente. El destacamento estaba en camino, y las copias sólo estaban hechas en un 60%…

"Los detuvo por un tiempo…" comentó un investigador en voz baja.

"¡Eso es poco consuelo, Gregg!" Jason se volvió loco.

"¿Qué hacemos ahora, Sr. Contos?" preguntó otro investigador, mientras sus ojos rebotaban de manera nerviosa entre su supervisor y la puerta.

Jason se quitó las gafas y comenzó a limpiarlas frenéticamente, mientras los engranajes giraban en su cabeza pensando en la situación. Finalmente, devolvió sus gafas a su sitio, y se fijó en el par de Peregrinos que estaban en el rincón trasero de la sala.

"Widget", ordenó Jason, "quédate aquí. Hans, saca al equipo de seguridad 3 y lleva a todos al sub-sótano. Hay un pasadizo allí hacia el subsuelo."

"Señor", protestó Hans, "el equipo 3 ya ha sido asignado a la seguridad del almacén, no puedo…"

"Anulación vocal treinta y uno, código de acceso Alexvyla", interrumpió Jason.

Hans inmediatamente se calló y asintió con la cabeza.

"Entendido, señor", respondió el androide. "Damas y caballeros, por favor síganme al subsuelo. Debemos darnos prisa."

"No puedes quedarte aquí, Jason", protestó Widget. "Anderson ordenó explícitamente…"

"¡También te anularé a ti!" interrumpió de nuevo Jason. "Alguien tiene que quedarse aquí, hacer las copias y quemar nuestras huellas. Soy el segundo de abordo de esta nave, así que me hundiré con ella. Una vez que las copias estén listas, las pondré en ese dron Amur, Terrance, o como sea que mi madre lo llamara, y lo enviaré a su alegre camino. Los Aplomados en los pasillos deben mantener al equipo de asalto hasta que las eliminaciones estén hechas. A partir de ahí, oye, veamos como de afortunado soy. ¿Entendido?"

Widget asintió.

"¿Os parece bien al resto de vosotros?" Preguntó Jason a sus investigadores. Respondieron con murmullos bajos y con una aceptación a regañadientes. "Maravilloso. Ahora largaos de aquí. Están todos despedidos.”

El equipo de Investigación y Desarrollo salió rápidamente del laboratorio, Hans no perdió tiempo en adquirir refuerzos adicionales y llevarlos al sub-sótano que estaba esperando abajo. Mientras tanto, el sonido de los disparos que se acercaban indicaba que los DM estaban en las oficinas propiamente dichas. Sólo sería cuestión de minutos antes de que lo encontraran allí.

"¿Sería más prudente que fuera yo quien realizara esta tarea y usted aprovechara esta oportunidad para escapar, Sr. Contos?" Preguntó Widget, mirando por encima del hombro de Jason mientras trabajaba en un ordenador cercano. "Soy más que capaz."

"No tenemos tiempo de limpiar todos los ordenadores de uno en uno", respondió Jason. "Tengo un prototipo que hará el truco, pero no puedes tocarlo. Así que, no hay trato."

"De veras quieres jugar a ser un héroe, ¿no?" Widget comentó con una risa mecánica.

"Por supuesto que sí", dijo Jason sin levantar la vista de su trabajo. Con un movimiento fluido, sacó del ordenador el pendrive plateado que contenía todas las copias de su investigación, y la reemplazó por una fina barra de metal negro. La computadora se encendió y murió, luego encadenó la electricidad a todas las demás computadoras de la sala. La habitación se llenó de olor a ozono mientras Jason aplaudía su propia demostración de fuerza.

"Dios, siempre he querido hacer eso", rió diabólicamente Jason. "Ahora, ¿dónde está esa unidad Amur…"

Antes de que Widget pudiera responder, una serie de balas le perforaron la cabeza. Jason se zambulló bajo su escritorio aterrorizado. Desde su posición de relativa seguridad, vio como el androide intentaba devolver el fuego, sólo para ser abatido a tiros, y finalmente destruido en una nube espesa que desintegró su armazón.

"Me cago en la puta", dijo Jason en voz baja, con los ojos bien abiertos de horror.

"¡Tú, bajo el escritorio, sal ahora!", tronó una voz.

Jason se detuvo, buscando el dron Amur de su madre.

"¡Ahora!" La voz tronó de nuevo, esta vez acompañada por el sonido de los martillos de las armas siendo cargados.

"¡Está bien, está bien!" Jason respondió y lentamente se puso de pie, con sus manos levantadas sobre la cabeza, mientras agarraba el pendrive con todas sus fuerzas. Ante él se encontraban tres agentes vestidos con toda la parafernalia del FBI. "Aquí estoy. ¿Contentos?"

"¡Ponga el pendrive sobre la mesa y póngase de rodillas!"

"Por supuesto…"

Por el rabillo del ojo, Jason vio el dron Amur de su madre pegado al techo. El diminuto robot hizo un gesto de cautela, causando una sonrisa suave.

"¿Estás sordo? ¡Arrodíllate!" El agente vociferó de nuevo.

Jason lanzó la unidad flash hacia el dron. La unidad Amur se lanzó desde el techo y lo atrapó en el aire, desapareciendo al caer al suelo y escabulléndose. Las balas atravesaron a Jason como si fuera papel de seda. Cayó de espaldas en una silla de oficina, su impulso causó que rodara hacia el lado más alejado de la habitación donde fue detenido por un escritorio. Jason se rió con dolor mientras miraba su cuerpo roto.

"Joder, eso sí que ha sido una decisión estúpida. Hablando de exagerar…"

Continuó riendo débilmente unos instantes más, luego, se quedó quieto.


Sede central de Anderson Robotics
División de Lógica Avanzada

"Estarán aquí pronto", dijo el Dr. Jeffery Wilson mientras se sentaba en su escritorio dentro de su oficina en la División de Lógica Avanzada de Anderson Robotics. "Nunca pensé que vería el día en que las gallinas de Vince volvieran al corral a descansar."

El Dr. Wilson fue el hombre responsable de la mayoría de las inteligencias artificiales de Anderson Robotics, y fue el hombre que hizo posible las unidades Saker. En su anterior vida, había sido un empleado de los laboratorios Prometeo. Ahora, por segunda vez en su vida, estaba viendo como su empleo implosionaba a su alrededor. Mientras veía a los DM ir de una oficina a otra en el monitor de su escritorio, dejó escapar un largo y cansado suspiro, seguido de una risa.

"Tal vez sencillamente estoy maldito", comentó. "Jeffery Wilson, destructor de empresas."

Sentado en una silla frente a él estaba su hijo y asistente, Miles Wilson. Miles sonrió ante la broma de su padre y luego suspiró también.

"Si nos vamos ahora, tal vez aún podamos huir…" sugirió Miles, deteniéndose en el momento en el que su padre levantó la mano.

"Estos son agentes federales," dijo el Dr. Wilson, señalando a su monitor. "Estoy demasiado viejo y cansado para vivir como un fugitivo."

"Entonces, ¿eso es todo?" Miles preguntó, con una ceja levantada.

"Eso es todo."

El Dr. Wilson dirigió su atención a una foto en su escritorio. Él, su ex-mujer y Miles sonreían, este último con un uniforme de béisbol de los Castores del Estado de Oregón. La imagen inicialmente trajo una triste sonrisa a la cara de Wilson, seguida de un profundo ceño fruncido. Suspirando de nuevo, volvió su mirada hacia Miles.

"Saker-00. Desactivar el módulo de personalidad. Anular la contraseña Mighty Miles."

Miles parpadeó varias veces, y luego pareció dormirse. Tras un momento, se despertó, y miró al Dr. Wilson con una expresión extraña.

"¿Hay alguna razón por la que haya apagado mi módulo de personalidad, Dr. Wilson?"

"Preferiría no tener que ver morir a mi hijo por segunda vez, Cero", respondió el Dr. Wilson con una sonrisa de disculpa. "Estoy seguro de que lo entiendes."

Saker-00 sonrió en respuesta y asintió con la cabeza.

"Entendido, señor. Por si sirve de algo, estoy feliz de que me vea como su hijo…"

"Hiciste bien tu papel", respondió el Dr. Wilson. "No podría haber pedido nada más."

El sonido de los pesados pasos y los disparos se acercaba. El Dr. Wilson puso sus manos sobre su cabeza en un gesto de anticipación, y cerró los ojos.


Transcripción de las imágenes de vigilancia capturadas por el DM Tau-51

Sede central de Anderson Robotics
Oficinas administrativas

<16:20:18> No hay empleados visibles. Las oficinas administrativas habían sido abandonadas durante los últimos 10 minutos.

<16:21:23> Isaac Dillard, Oficial Ejecutivo de Anderson Robotics, entra en las oficinas acompañado por un hombre identificado como David Boyko, el secretario de Dillard.

<16:22:16> Boyko parece hablar con Dillard durante un momento. Dillard pone una mano en su hombro, le besa la frente antes de señalar el pasillo y luego el reloj de la pared. Dillard entonces se dirige a su oficina.

<16:23:30> Dillard regresa de su oficina con un gran cilindro de plata y una pistola. Hace un gesto hacia la puerta. Boyko asiente con la cabeza y comienza a irse. Dillard le dispara a Boyko en la nuca cuando está de espaldas. El cuerpo de Boyko cae al suelo.

<16:24:45> Dillard parece recoger una muestra de sangre de Boyko usando el cilindro de plata. Luego comienza a despejar un gran espacio en el centro de la oficina moviendo escritorios y sillas.

<16:25:45> Dillard coloca el cilindro en el centro del espacio creado. El cilindro comienza a brillar en azul brillante, acto seguido el objeto se derrite y se termina transformando en un disco plateado. Dillard se acerca al disco.

<16:26:20> Los agentes Allee, Hedges y Toth del DM Tau-51 entran en las oficinas con sus armas de fuego desenfundadas e intentan detener a Dillard.

<16:26:30> Dillard hace un gesto obsceno a los agentes con ambas manos, da un paso atrás sobre el disco, pareciendo caer a través de él.

<16:26:40> El disco desaparece, dejando una gran marca de quemadura en el suelo.


Sede central de Anderson Robotics
Azotea

"¡Se dirige a la azotea, avisa al destacamento Delta-3!" Gritó la agente Clarissa Shaw a su micrófono mientras subía corriendo las escaleras. Detrás de ella iban los agentes Carter y Sherman, lo mejor que el Gamma-13 podía ofrecer. Dos plantas por delante del trío iba un hombre con traje negro y rojo y una máscara de teatro de comedia clásica plateada. Su nombre era Vincent Anderson, y se estaba escapando.

"¡Me cago en la puta!" Gritó Shaw cuando empezó a correr a toda velocidad, las escaleras volaban debajo de ella mientras empezaba a acercarse a su objetivo. Dos tramos completos de escaleras se convirtieron en un tramo, que luego se convirtió en medio tramo. Para cuando Anderson abrió la puerta de acceso al techo, ella estaba prácticamente pisándole los talones. Su hombro se golpeó contra la puerta al pasar hacía la fría lluvia de Tres Portlands.

"¿Adónde vas a ir, Vince?" Shaw gritó, elevando su pistola. "Tenemos tu cuerpo físico en custodia. Tu negocio se ha desmoronado. No puedes huir más. Se acabó. Has perdido."

En el extremo más alejado de la azotea, Anderson se detuvo, mirando hacia el suelo que le estaba esperando 10 pisos más abajo. Luego suspiró, levantó las manos sobre su cabeza y se dio vuelta, quitándose la máscara y dejándola caer al suelo. La cara que estaba debajo esbozó una agradable sonrisa. Luego dio un pequeño saludo y saltó hacia atrás desde el tejado.

Shaw blasfemó y disparó varias veces. Un dolor agudo y repentino en el cuello le hizo perder la puntería.

"¡Me cago en Dios!" Insultó Shaw, para a continuación quitarse rápidamente lo que le estaba generando el dolor y tirarlo al suelo pisoteándolo. Al mover su bota, vio los restos de un pequeño zángano plateado de Amur. Mientras el aplastado robot le hacía un débil saludo sarcástico a Shaw, la agente lo pisoteó de nuevo con un grito de rabia. Los ojos del zángano se oscurecieron. Shaw corrió rápidamente hacia el borde del tejado y miró hacia abajo, justo a tiempo para ver como Anderson huía fuera de escena.

"Odio tanto a ese hombre…" Murmuró Shaw para sí misma, luego le habló a su micrófono. "Spencer. Thorne. Se dirige hacia vosotros. Acabo de derribar a Benny."

Shaw inmediatamente comenzó a bajar por la escalera de incendios, llegando a la calle un minuto y medio después. Con fuerza, reanudó la persecución.

* * * *

"Esta vez sí que habéis hecho un gran esfuerzo…" Se decía Anderson a sí mismo mientras se alejaba de la humeante cáscara de la que era la antigua sede de su compañía. "Jódete tú también, Merlo…"

Cuando dobló una esquina, dentro del callejón, sonó un disparo. Anderson se congeló, mirando hacia abajo para ver un agujero de bala en su pecho. Consideró brevemente cuánto le dolería esa herida en su cuerpo real, y no en su actual marioneta de Saker, luego miró hacia arriba. Varios agentes de los destacamentos móviles, liderados por Spencer y Thorne, esperaban, con sus armas encañonadas.

"¿Se suponía que eso era un disparo de advertencia?" Preguntó Anderson.

"No, realmente, no", respondió Spencer. Uno de los agentes que estaba detrás de él le disparó con su escopeta.

Anderson sonrió y suspiró. "Adorable."

"Lo intentamos."

Anderson asintió con la cabeza, inmediatamente después empezó a cargar hacia adelante como una serpiente acorralada, llevando a Spencer al suelo. El aire se llenó del olor a pólvora cuando los agentes restantes comenzaron a abrir fuego. Thorne voló hacia atrás varios metros, golpeando la pared del callejón mientras Anderson saltaba y daba una rápida patada, tropezando al aterrizar mientras una bala tras otra atravesaba su esbelto cuerpo. Sus movimientos comenzaron a disminuir, y empezó a tambalearse por el aumento de los daños.

Anderson soltó un salvaje grito y cargó hacia adelante de nuevo, golpeando a un agente cercano como un camión de 18 ruedas golpeando un cervatillo. El agente miró hacia abajo para ver como el puño de Anderson sobresalía a través de su torso, este soltó un fuerte grito. Con el puño aún en el estómago del hombre, Anderson lo arrastró hasta la línea de fuego. Cuando el agente quedó sin fuerzas, Anderson lo dejó caer y agarró su rifle. Con unas pocas ráfagas bien dirigidas, los agentes restantes también cayeron. Mirando a su alrededor, y viéndose a sí mismo como el último hombre en pie, tiró silenciosamente el arma gastada.

"Creo… Creo que… me iré ahora… Si no os importa…" Anderson luchaba por hablar mientras los sistemas dentro de su marioneta Saker comenzaban a fallar, a chocar, o a apagarse de alguna manera. Intentó cojear hacia adelante, pero se detuvo al sentir un agarre alrededor de su tobillo. Anderson miró hacia abajo para ver a Spencer agarrándolo con una mano y la pistola sostenida con fuerza en la otra.

"¿Qué… crees… que estás haciendo?"

"Detenerte."

Anderson vio un movimiento por el rabillo del ojo, y giró la cabeza justo a tiempo para ver a Thorne embestirlo con su hombro. El androide se estrelló contra la pared cercana mientras Thorne ayudaba a Spencer a ponerse de pie. Los dos agentes rápidamente elevaron sus pistolas y procedieron a vaciar sus cargadores en tándem sobre el droide roto. Anderson no intentó levantarse de nuevo.

"Entiendo… Entiendo que… estoy arrestado…" Dijo Anderson lentamente mientras giraba su cabeza de Thorne, a Spencer, y de Spencer a Thorne. Minutos después vio como el agente Shaw entraba al callejón, con un bote plateado en la mano.

"No puedes arrestar a alguien que ya está bajo custodia, Vince", respondió Shaw mientras se acercaba.

Luego tiró de la lengüeta del bote y se la arrojó a Anderson. Este lo atrapó por reflejo, en ese momento el bote empezó a rociar su fina y blanca niebla. El droide miró a Shaw, luego a Thorne, y finalmente a Spencer.

"Ya veo", dijo con un suspiro. "Sabéis… vosotros tres no sois… tan divertidos… como lo era Sasha."

Anderson cerró los ojos con una expresión de aceptación mientras su maltrecha forma se desvanecía en la nube de niebla, lo poco que quedaba de su cuerpo se derretía silenciosamente, dejando atrás, únicamente, un traje rojo y negro.

"¿Cómo de seguro estás de que no hará un salto corporal a otra unidad Saker?" Preguntó Thorne mientras hurgaban en los restos de Anderson con su bota. "Este tipo de cosas tienden a ser repetibles, según mi experiencia.”

"No mucho", respondió Shaw. "Supongo que hay algunas travesuras de Paratech que deben estar en su lugar para que eso suceda. Probablemente no habría luchado tan duro si hubiera podido transportar su mente a otro Saker.”

"Eso no me tranquiliza", comentó Spencer cuando el trío se dispuso a ayudar a sus colegas caídos. "Para nada."

"Sólo es una teoría," Shaw se encogió de hombros. "Aun así, todavía lo apuntaría como una victoria."

"Jaque mate", Afirmó Thorne.

"Es más como dar la vuelta al tablero y golpear a tu oponente hasta dejarlo inconsciente", puntualizó Spencer. El humo y el sonido de los disparos todavía emanaban regularmente dirección a la Sede Central.

"Todavía continua", dijo Shaw con una sonrisa cansada.

Había mucho trabajo que hacer.


Extracto de "The Portlander"
26 de mayo, 2024

C

iudadanos en custodia federal después de la redada de la UdII— Desde la era de la prohibición Tres Portlands no ha sido testigo de un despliegue tan masivo de las fuerzas federales como sucedió durante la redada del viernes pasado en Anderson Robotics por agentes de la Unidad de Incidentes Inusuales del FBI. La redada, que comenzó aproximadamente a las 3:00 PM EDT, ha resultado en la detención de casi cuarenta empleados de Anderson Robotics, la mayoría ciudadanos de Tres Portlands. Como resultado, las protestas han comenzado a estallar por toda la ciudad, ya que numerosos grupos de activistas muestran su oposición a lo que llaman una "muestra injustificada de brutalidad federal" y una "violación directa de la larga tradición de asilo paranormal de Tres Portlands."

Mientras tanto, la portavoz de la UdII, Harriet Brown, afirma que la redada fue en respuesta a las pruebas de la participación de la empresa en el asesinato del congresista Raymond Caldwell en 2018, así como a los posibles vínculos con numerosos traficantes de armas de todo el mundo. Los empleados de Anderson Robotics detenidos serán investigados por su posible participación en las operaciones ilegales de la empresa, y liberados si son absueltos. Hasta el momento de escribir este artículo, sólo un puñado de los detenidos han sido liberados de la custodia federal…


26 de mayo, 2024

El agente Spencer dobló su copia de The Portlander y suspiró, mirando por la ventana de la oficina de la UdII de Tres Portlands al montón de manifestantes que había debajo. Mientras que se podían ver signos de todas las formas y colores, el sentimiento más prominente presente era el de comparar la UdII con la Fundación. Algunos incluso llegaron a insinuar la participación de la Fundación en la redada de Anderson Robotics.

"No les ha llevado mucho tiempo hacer la conexión", observó Thorne, acercándose a su colega y entregándole una carpeta con los resultados del último lote de interrogatorios.

"Aunque hubiéramos hecho esta operación solos, el sentimiento sería el mismo", respondió Spencer con un suspiro. "Aun así, las comparaciones con la Fundación son un poco duras. No es como si hubiéramos metido a Jesús Eléctrico en una caja y lo hubiéramos encerrado para siempre."

"Peor", se rió Thorne. "Matamos a Jesús Eléctrico."

"No sabemos lo que hacemos", dijo Spencer con una sonrisa, para luego empezar a revisar los archivos de los interrogatorios. Mientras que la Fundación había tomado las unidades de Saker y a los altos cargos, la UdII se había quedado a los cyborgs corrientes, a los oficinistas del montón y a los mandos intermedios para su revisión. Después de hojearlos durante unos minutos los colocó en su escritorio antes de frotarse el puente de la nariz con este pulgar y el dedo índice. "¿Aún nada?"

"Nada", dijo Thorne. "Todos los que hemos traído aquí no eran conscientes de absolutamente nada. Supongo que sólo el círculo interno y los Sakers sabían lo que pasaba. Bastante inteligente en realidad. Te da un control completo sobre quién sabe qué."

"Anderson no era tonto…" Spencer asintió. Devolvió su atención a los manifestantes de abajo. "Todo esto establece un precedente muy peligroso, ¿sabes?"

"¿Oh?" Thorne levantó una ceja.

"Esto le dice a la Fundación que, levantando la piedra adecuada, pueden conseguir que sancionemos sus operaciones aquí", explicó Spencer. "Algo me dice que la Fundación tiene un montón tentadoras piedras que pueden ofrecer a los directores."

"Supongo que tendremos que aprender a decir que no", se encogió de hombros Thorne.

"Supongo que sí.”


Extracto del Informe de Combate Posterior a la Acción, Operación GOLPE DE HALCÓN

11. Análisis de la comandante

Los agentes del DM Gamma-13 (Portadores de las Leyes de Asimov), DM Tau-51 (Lucha Urbana), y DC Delta-3 (Libre Comercio Orgánico) demostraron ser muy eficaces, completando todos los objetivos principales y la mayoría de los objetivos secundarios sin que se produjeran víctimas civiles y con menos víctimas de las previstas entre el personal de la Fundación y de la UdII. El cierre por parte de Gamma-13 de la cubierta de producción y el centro de control de Anderson Robotics, la captura por parte de Tau-51 de todas las instalaciones administrativas, y la contención por parte de Delta-3 de posibles incursiones al área de combate designada no sólo hizo que la toma de las oficinas centrales mundiales de Anderson Robotics fuera una operación rápida, sino también limpia.

La paratecnología proporcionada a los miembros de los DM, fue esencial para el éxito de la misión:

  • Las granadas de gas antirrobóticas de Molt hicieron que la mayoría de los modelo de combate de Anderson Robotics fueran fáciles de despachar.
  • La armadura corporal de auto-reparación de Mew evitó numerosas bajas de personal.
  • El spray de detección de huellas de Saker hizo que la identificación de los Androides Saker de Anderson - fácilmente el modelo potencialmente más peligroso de Anderson Robotics - fuera simple cuestión de rociar la parte trasera de la muñeca, facilitando, así, significativamente la captura de estas anomalías con respecto a los métodos anteriores.

Si los laboratorios de desarrollo de paratecnología no hubiera tenido los Materiales Anómalos, no hubieran podido desarrollar estas tecnologías para su uso en el campo, toda la operación habría experimentado un aumento de víctimas de un orden de magnitud mayor, asumiendo que el éxito de la misión todavía hubiera sido posible.

Personas de interés como Jason Contos (Co-Jefe de Investigación y Desarrollo de Anderson Robotics), el Dr. Jeffery Wilson (Jefe de la División de Lógica Avanzada de Anderson Robotics), y el constructor de IAs, Phineas, fueron neutralizados con éxito durante el transcurso de la operación, siendo los dos últimos, actualmente, prisioneros de la Fundación. Ambos son fuentes prometedoras de inteligencia en relación a la paratecnología de la robótica y la posterior confiscación de los activos de Anderson Robotics. Personas de interés como el Dr. Medea Contos (Co-Jefe de Investigación y Desarrollo de Anderson Robotics) e Isaac Dillard (Oficial Ejecutivo de Anderson Robotics) lograron escapar durante la operación, representando una amenaza vigente a día de hoy para los intereses de la Fundación y a la normalidad consensuada. Se está investigando el paradero de estas personas.

Por último, la coordinación con los agentes de la Unidad de Incidentes Inusuales y la inclusión de éstos fue esencial para el éxito de la operación. Esta inclusión no sólo permitió que la operación se llevara a cabo sin violar el Mandato Hoover, sino que sirve como un puerta para el futuro, asegurando una mayor cooperación entre nuestras dos organizaciones para la contención de amenazas mutuas dentro de la zona de interés Tres Portlands.

Sasha Merlo
Subdirectora de los Destacamentos Móviles, Sitio-64


27 de mayo, 2024
Aeropuerto Internacional Sea-Tac

La Dra. Medea Contos se sentó junto a su puerta de embarque, con un billete de avión a Japón en la mano. Sus ojos estaban rojos por una combinación de noches de insomnio y lágrimas cuando finalmente recibió la confirmación del destino de su hijo adoptivo, Jasón. Dejó escapar un pesado suspiro y miró el reloj que estaba encima de la puerta. Aún faltaba una hora para que dejara su vida atrás… Otra vez.

"¿Le importa si me siento aquí?"

La Dra. Contos miró hacia arriba. A su lado había una anciana con un traje de negocios azul. La mujer sonrió cálidamente mientras la luz del reconocimiento entraba en los ojos de la Dra. Contos.

"Sra. Saker,"La Dra. Contos sonrió de vuelta. "No esperaba verla aquí. Pensé que todas las unidades de Saker habían sido capturadas durante la redada."

"Podría decir lo mismo de ti, querida", respondió la Sra. Saker mientras tomaba asiento. "23, 58, 81, 125 y yo misma estamos en varias asignaciones en este momento. Nos pusimos en contacto brevemente con el Sr. Dillard y algunos de sus asociados con Marshall, Carter y Dark para una reasignación. Mi trabajo era localizarlos. Me complace ver que siguió las instrucciones del Sr. Anderson.”

"Lo hice lo mejor que pude, al menos…" La Dr. Contos frunció el ceño. "Me fui a casa temprano ese día… tenía una cita, lo crea o no. Pero, cuando escuché las explosiones… supe que era eso. Agarré mi bolsa de ahorros, el protocolo que Anderson nos dio, y corrí… Apuesto a que Jason hizo algo valiente y estúpido al final…"

"Oh, lo hizo", respondió la Sra. Saker. "Copió los archivos de I+D y luego destruyó los originales.”

"¿Cómo lo sabe?" Preguntó el Dr. Contos. "¿Cómo es posible que sepa eso? No estaba allí."

"Terrance me lo dijo", respondió la Sra. Saker con una sonrisa. Luego metió la mano en su bolsillo y sacó un pequeño zángano Amur con cicatrices de batalla. El pequeño robot saltó rápidamente sobre el regazo de Medea y, con sus piernas rechonchas, procedió a darle lo más parecido a un abrazo. Medea se rió y acarició al zángano con dos dedos. El zángano gorjeó felizmente, y luego expulsó una memoria flash plateada.

"Creo que encontrará el archivo llamado 'Léeme primero, mamá' de particular interés", comentó la Sra. Saker, e hizo un gesto hacia la bolsa del portátil de la Dra. Contos en el suelo debajo de su asiento.

Sin demora, la Dra. Contos procedió a arrancar su ordenador, colocando el pendrive con cuidado en uno de los puertos USB libres, y esperando pacientemente a que se instalaran los controladores. Una vez listo, encontró el archivo del que habló la Sra. Saker y lo abrió. Era un simple Notepad doc.

Hey Mamá.
Siempre me dijiste, mientras crecía, que no fuera imprudente. Supongo que no soy muy bueno escuchando. Si estás leyendo esto, lo más probable es que esté muerto o sea prisionero de la Fundación. Conociendo mi suerte, probablemente sea la primera.
Al crecer, también me enseñaste a no poner a un amigo en una posición en la que nunca me pondría. ¿Qué era nuestro estupendo equipo de I+D si no nuestros amigos? Hice que todos escaparan sin mí, para asegurarme de que nuestro trabajo se salvara, y que no cayera en las manos de la Fundación. Deberías encontrarlo todo aquí. Más que suficiente para que encuentres a Isaac o a la Sra. Fuentes y sigas haciendo lo que te gusta hacer. Joder, apuesto a que si puedes localizar al resto del equipo de I+D, estarán encantados de unirse a ti.
Estoy muy orgulloso de ti, mamá. Me gustó pensar que, al final, estarías orgullosa de mi decisión aquí. Es lo correcto. Wan sabe que después de todos los proyectos secundarios en los que Isaac me hizo trabajar, mi brújula moral podría sufrir algún reequilibrio.
Te quiere, tu hijo,
Jason
P.D: Si decides tirar de Wilson, y me Sakerizas, no estaría nada mal.

Las lágrimas brotaron de los ojos de la Dra. Contos cuando terminó la nota. Podía sentir a la Sra. Saker poniendo una mano en su hombro.

"Malditos, heroísmos", dijo la Dra. Contos con una risa triste, secándose las lágrimas. "Cobarde toda su vida excepto cuando realmente era necesario." Luego apagó su portátil y lo guardó. "¿Qué pasa ahora?"

"Usted y yo nos vamos a Japón", respondió la Sra. Saker. "Desde allí, nos reuniremos con el Sr. Dillard y nos dirigiremos a Hong Kong. Marshall, Carter y Dark, tienen una oferta de trabajo para las dos, por lo que he oído. Probablemente podrán continuar donde lo dejaron".

La Dra. Contos asintió con la cabeza y volvió a prestar atención al reloj que estaba encima de la puerta. Cuarenta y cinco minutos para la salida. Las dos embarcarían pronto.


27 de mayo, 2024
Sitio-64
Laboratorio de Materiales Anómalos

Era tarde por la noche cuando el director Edgar Holman entró en el laboratorio de Materiales Anómalos del Sitio-64. Allí, encontró las luces atenuadas, el personal se había ido a casa hace mucho tiempo, o a los dormitorios del sitio para la noche. La excepción era una sola lámpara de escritorio, haciendo que los diversos equipos alrededor del laboratorio proyectaran largas y oscuras sombras sobre las paredes. Sentado en ese escritorio estaba el único otro ocupante del laboratorio, examinando un viejo reloj de pulsera mientras la música emanaba del reproductor MP3 que estaba a su lado en el escritorio.

"Ejem."

Holman se aclaró la garganta. El investigador miró hacia arriba con ojos privados de sueño e hizo un ligero saludo con la mano, luego apagó la música.

"Buenas noches, director", dijo Conwell, volviendo su atención al reloj de pulsera. "¿Alguna vez le he enseñado este reloj?"

"No puedo creer que lo tenga."

"El Dr. Zachary Johnson me lo dio hace un tiempo, antes de morir", explicó Conwell con un suspiro. "Fue una especie de mentor para mí cuando estaba en el proyecto 1360. Dijo que era 'simple, confiable, y tenía un tick ligeramente extraño' y que yo 'ejemplificaba esas cualidades'. Pasé unos dos meses examinándolo en mi tiempo libre para ver si había un efecto anómalo menor, pero es sólo un reloj. Me gusta pensar que Zach lo puso en marcha porque sabía que yo lo examinaría mucho si lo hacía. Una especie de broma de despedida, por así decirlo. Personalmente lo usaría más, pero Kate piensa que es más feo que pegar a un padre."

Conwell suspiró de nuevo y suavemente colocó el reloj en el cajón de su escritorio.

"De todos modos", continuó, "eso ni va ni viene. Perdón por el desorden. ¿Qué puedo hacer por usted, director?"

Fue al mencionar el "desorden" que Holman notó la ordenada pirámide de tazas de café usadas en el borde del escritorio de Conwell. Luego se rió y sacudió la cabeza.

"Estoy seguro de que ya habrás oído hablar del éxito del asalto a Anderson", respondió Holman. "No habría sido posible hacerlo sin el trabajo realizado por usted y los desarrolladores de Paratech."

"Me alegro de haberles ayudado a Merlo y usted a atrapar su ballena blanca", se rió Conwell. "¿Van a enviar más robots a Guantánamo?"

Holman frunció el ceño ante ese sentimiento.

"Hay algunos proyectos finales que hemos preparado para su laboratorio con respecto a los activos capturados de Anderson, pero no estará aquí para eso."

"¿Señor?" Conwell levantó una ceja. "No estoy seguro de seguirle."

"Aeslinger denegó su evaluación psiquiátrica la semana pasada", explicó Holman. "Le van a reposicionar en licencia administrativa."

"¿Me… me está despidiendo?"

"Considérelo como unas vacaciones obligatorias."

"Con el debido respeto, director, no creo que-"

"Jacob, por favor", interrumpió Holman, "¿Cuándo fue la última vez que durmió toda la noche, que pasó una tarde con sus hijos, o que salió con su esposa a una cita? Ha llegado el momento de que se tome un descanso."

Conwell se hundió en su silla. Miró su escritorio, luego alrededor del laboratorio, y luego asintió con la cabeza.

"Si vuelvo después de unas semanas…"

"Prueba un mes, campeón."

"De acuerdo", continuó Conwell. "Si vuelvo después de un mes y paso la evaluación, ¿seguiré siendo investigador aquí?"

"Por supuesto."

"Muy bien… Entonces”, Conwell se levantó y tomó su chaqueta del respaldo de su silla. "Me despido."

Holman siguió a Conwell hasta la puerta, viendo como el investigador cerraba tras él con un suspiro de arrepentimiento. Sonrió y puso una mano en el hombro de Conwell.

"Si sirve de algo", dijo, "hizo un buen trabajo."

Conwell le devolvió una sonrisa cansada y asintió con la cabeza. Luego colocó sus auriculares en su lugar y encendió la música. Holman pudo oír cómo se desvanecía la letra mientras Conwell se dirigía hacia el ascensor.


28 de mayo, 2024
Sitio-19
Ala de Contención Humanoide de Alta Seguridad

"¿Cuánto tiempo ha estado esperando así?" Preguntó Merlo, mirando dentro de la celda desde detrás de un cristal de un solo sentido. Dentro de la celda, con las manos bien dobladas sobre la mesa delante de él, estaba Vincent Anderson, esperando pacientemente.

"24 horas," Contestó la investigadora Labelle, mientras miraba dentro de la celda. "Despertó del coma durante la redada, e inmediatamente comenzó a pedir piezas para repararse a cambio de información sobre Marshall, Carter, & Dark, al igual que sobre la Iglesia Del Dios Roto. La información resultó ser prometedora, así que naturalmente le lanzamos el hueso. Hizo las reparaciones y ha estado esperando desde entonces. Dijo algo sobre esperar para hablar con usted."

Merlo asintió y continuó mirando a su viejo adversario. La última vez que ella había visto su verdadero cuerpo, Anderson parecía casi esquelético. Su piel pálida había sido reemplazada por tejido cicatrizado, uno de sus ojos mecánicos ya no funcionaba, y ocasionalmente daba una violenta sacudida involuntaria. Sin embargo, sus cicatrices se habían desvanecido, en su mayoría, su ojo se había arreglado, y su temblor había desaparecido. Sin duda parecía haber visto mejores días, pero Vincent Anderson ya no era el cubo de pernos sueltos que Merlo había dejado atrás en 2020.

"No podrá dispararme un rayo si entro ahí, ¿verdad?" Preguntó Merlo.

"Ninguna de las reparaciones que hizo se dirigía a los sistemas encargados de los efectos taumatológicos", dijo Labelle tranquilizadoramente. "Aun así, sigue estando en una celda anti taumatúrgica de gran potencia. No podría levitar ni un centavo, y mucho menos hacerte daño."

Merlo asintió con la cabeza, y luego suspiró.

"Muy bien entonces", dijo. "Supongo que voy a entrar."

* * * *

"Buenas tardes, Sasha", dijo Anderson con una sonrisa mientras Merlo entraba en su celda. "Al menos creo que es tarde. Pierdes la noción de estas cosas cuando no puedes ver el sol o un reloj."

"Buenas tardes, Vincent", respondió Merlo, sentándose frente a él en la mesa de la celda. "Veo que finalmente has reparado tu módulo de voz. Otra vez."

"Siempre se pone chirriante 'esto' y 'aquello' después de un tiempo, incluso para mí," Anderson se encogió de hombros. "¿Cómo están Gabe y Jessie, de todos modos? Ella tiene, qué, ¿diez años ahora? Es un momento divertido para ser padres, me han dicho."

"Aunque me encantaría hablar de mi marido y mi hija contigo, hay algunos temas de conversación más prioritarios", respondió Merlo con agudeza.

"Me parece justo", Anderson se encogió de hombros otra vez. "¿De qué tenemos que discutir?"

"El paradero del Dr. Contos y del Sr. Dillard", respondió Merlo. "Tenemos al Dr. Wilson y al constructor de las IAs, Phineas, bajo nuestra custodia. Ambos han cooperado mucho hasta ahora y confirmaron que tenían un plan de evacuación a prueba de fallos para cada uno de ellos en caso de una redada importante. A cambio de su paradero, estamos preparados para ofrecerte algunos de los componentes que necesitas para tus reparaciones más… llamativas."

"Me sorprende que Phineas no te haya exigido que lo elimines". Anderson se rió para sí mismo y sacudió la cabeza. "Sí, sé dónde están. Pero creo que verás que investigarles con detenimiento será un punto complicado en los próximos días".

"¿Y eso por qué?"

Anderson sonrió y se dio un golpecito en la cabeza.

"¿Cuánto sabes sobre la tecnología que usé para controlar aquella unidad Saker?"

"No mucho", dijo Merlo frunciendo el ceño. "Sólo que fuiste capaz de transmitir tu inteligencia desde tu cuerpo real a uno robótico usando un derivado de la mente colmena Maxwellista."

"Es un buen resumen", dijo Anderson con un guiño. "Pero es un poco más complicado que eso. Déjame explicarte. Los Maxwellistas usan esta tecnología para transmitir sus conciencias a un gran colectivo en el que el intercambio libre de datos y pensamiento en tiempo real puede ocurrir entre todos los miembros de la iglesia. He ajustado esto para permitirme transmitir una conciencia a un destino durante un período de tiempo prolongado. Resulta que, si lo ajustas un poco más, puedes simplificar el proceso para permitir la transmisión de pensamientos e ideas individuales a las mentes de los demás, siempre que tengan un receptor apropiado."

Merlo palideció. Miró hacia el espejo unidireccional, se detuvo, y luego volvió a prestar atención a Anderson.

"¿Qué has hecho…?” dijo ella, sus ojos se estrecharon en la acusación.

"En el momento en el que fuiste ascendida y tuviste acceso a mayores recursos y potencia de fuego, me imaginé que los días de Anderson Robotics estaban contados", respondió Anderson con una triste sonrisa. "Así que hice que la compañía sacara unos cuantos miles de drones Amur extra, y les instalé un método para implantar un chip receptor especializado. Desde allí, implanté los chips en las mentes de los informáticos, ingenieros, investigadores médicos, etc… de todo el mundo. Desde 2022 he estado transmitiendo el "cómo" de toda la tecnología e investigación de mi compañía en sus subconscientes, un solo pensamiento a la vez. El momento en el que vuestra redada comenzó el 24, envié una señal maestra para traer esas ideas a la superficie. El más rápido de esos investigadores debería estar confirmando sus resultados hoy."

Merlo se quedó sin palabras. Vio como Anderson chasqueó sus dedos, e hizo que una pieza de ajedrez, el rey negro, se materializara en la mesa a su lado. Las paredes de la celda empezaron a brillar con resplandecientes runas azules durante varios segundos, causando que Anderson se retorciera brevemente de dolor. Se estremeció y se rió cuando el efecto se detuvo.

"Hombre", dijo. "Esos efectos anti-mágicos no son ninguna broma. Eso me ha dolido de verdad. Pero… sí. Jaque Mate Sasha. Creo que tus amigos llaman a este tipo de cosas un "cambio en la normalidad consensuada" o algo así. No hay necesidad de perseguir a Medea o Isaac si no están haciendo nada anómalo."

Anderson volteó al rey.

Merlo se puso de pie, con la cara en blanco, y se dirigió hacia la puerta de la celda.

"¿Recuerdas lo que dije la primera vez que hablamos por teléfono, Sasha, allá por el 2014?" Dijo Anderson captando su atención. "Con el tiempo suficiente, incluso la tecnología anómala se convertirá en corriente. Bueno, esto es lo que quería decir."

Merlo no respondió. Simplemente miró a su adversario y asintió con la cabeza antes de volver a la sala de observación contigua.

"¿Podría alguno de ustedes mostrarme el camino a las oficinas administrativas?" Merlo no le preguntó a nadie en particular. "Creo que tengo que hacer algunas llamadas al consejo del O5."


30 de mayo, 2024
Sitio-64
Oficinas administrativas

La subdirectora Sasha Merlo se sentó tranquilamente en su oficina. Las luces estaban apagadas, la única iluminación provenía del monitor de su ordenador. El sonido de las teclas era el único ruido en su silencio autoimpuesto. Finalmente, un golpe de la puerta.

"Está abierto", dijo Merlo en voz baja. Parpadeó cuando la puerta se abrió, llenando la habitación con la luz de su recepción. Gabe Merlo entró, con una gran taza de café en la mano.

"Recibí tu mensaje", dijo, caminando y poniéndolo en su escritorio. "Pensé que, si vas a pasar la noche aquí, de nuevo, podrías usar algo mejor que la bazofia que llaman café en la cafetería."

Merlo le respondió a su marido con una sonrisa cansada y asintió con la cabeza en agradecimiento.

"¿Quién está cuidando a Jessie?" preguntó, tomando un sorbo de la taza.

"Clarissa se ofreció. Dijo algo sobre un helado y una película", respondió Gabe. "¿Cómo lo llevas?"

"Bueno, Holman y yo no hemos sido despedidos todavía", se rió débilmente, "pero hay mínimo 20 audiencias en camino a las que tendremos que asistir". Pasarán años antes de que todo esto se olvide. Los O5 no están precisamente emocionados cuando tienen que reajustar la normalidad consensuada para explicar las acciones de unos pocos directores de sitio Gung-ho."

"Eso está estupendo y tal, pero no responde realmente a la pregunta. ¿Cómo lo estás llevando?"

Merlo suspiró y puso su cabeza en sus manos, frotándose los ojos con las palmas de las manos para intentar eliminar parte de la privación de sueño.

"Estoy cansada, Gabe", respondió finalmente. "Joder, estoy muy cansada. ¿Recuerdas el mito de Sísifo?"

"¿Sí?" Gabe levantó una ceja. "Griego". Cabreó a Hades y lo enviaron al Tártaro a empujar una roca cuesta arriba durante la eternidad. Cada vez que llegaba a la cima, la roca volvía a rodar cuesta abajo. Moraleja de la historia, no cabrees a Hades. ¿Qué intentas decir?"

"Anderson era mi roca", explicó Merlo. "Cada vez que nos acercábamos a acabar con él y su operación, algo pasaba. Sin falta. Algo pasaba. Se perdían vidas, se desperdiciaban recursos y se arruinaban carreras. Ahora la roca ya no está, pero se supone que debo empujarla hacia arriba. Ganó, Gabe. Finalmente ganó."

"Yo lo llamaría más bien un punto muerto", Gabe se encogió de hombros. "Quiero decir, tirasteis por tierra el trabajo de su vida, ladrillo a ladrillo, y lo tienen en custodia. Va a ser difícil para él disfrutar de su último "jódete" desde el interior de una celda. Además, si Anderson averiguó cómo hacer lo que hizo, eventualmente otros también lo habrían hecho. La tecnología anómala no permanece anómala para siempre. Alguien habría seguido sus pasos eventualmente, y luego otro, y otro."

"Cariño, estoy agotada, por favor, sigue con tus cosas."

"Lo que quiero decir es que te enfrentaste a una batalla cuesta arriba desde el principio", continuó Gabe. "Tú, Clarissa, Carter, y todo el Gamma-13 defendisteis el puesto con valentía, pero nunca fue algo permanente, creo. La tecnología cada poco gana masa crítica, y la normalidad cambia para acomodarse. La Fundación lo ha visto mil veces antes. Y nosotros lo veremos mil veces más."

"¿Se supone que eso me hará sentir mejor por haber fallado?" Suspiró Merlo. "Cristo, Gabe, no eres precisamente un buen coach motivacional."

"No pretendo quitarte la espina de que te hayan puesto una venda sobre los ojos". Gabe puso una mano en el hombro de su esposa. "Pero al menos debería enorgullecerte lo bien que lo hiciste cuando la Fundación te necesitaba para el puesto. ¿Entiendes lo que digo?"

Merlo cerró los ojos y asintió con la cabeza. Gabe la envolvió en un abrazo.

"Incluso si no estás orgullosa de tus logros, lo estoy yo."

Merlo sonrió y sacudió la cabeza.

"Eres tan jodidamente parcial", dijo. "Sin embargo, gracias."

"Cuando quieras."

Gabe le dio un beso en la mejilla y luego comenzó a dirigirse hacia la puerta.

"Voy a coger comida para llevar", dijo en el umbral. "¿Alguna petición?"

"¿Pad Thai?" Preguntó Merlo. "Si no te importa."

"En absoluto."

Gabe hizo una pequeña gesto, y desapareció por recepción, dejando a Merlo una vez más sola en la oscuridad. Suspiró mientras miraba las distintas pestañas abiertas en su ordenador. Todavía había mucho trabajo por hacer. Luego procedió a cerrarlas y se levantó de su silla. Si se apresuraba, aún podía alcanzar a Gabe antes de que saliera a la superficie. El papeleo todavía estaría allí cuando volviera.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License