Cuadra los hombros, levanta tu saco, deja a tus amigos y vamos andando
Puntuación: +1+x

Boston ha cambiado.

Lo que alguna vez había sido una ciudad vibrante llena de optimismo y una actitud de 'pan comido' para la Guerra de Secesión se había vuelto gris. Innumerables pordioseros con extremidades desaparecidas, sin duda veteranos, llenaban las calles. Carteles que representaban al Tío Sam, Columbia, y a un hombre y una mujer de color marchando al unísono animaron a todos los ciudadanos a unirse al esfuerzo. Algunos otros representaban a la propia Columbia con un rifle en una mano y una papeleta en la otra, animando a las mujeres a inscribirse en el servicio a cambio del derecho al voto.

Jay refunfuñó en voz baja, maldiciendo a los gatos gordos que sin duda le negarían la capacidad de emitir su voto por no haber servido al país como un 'hombre'.

Pero lo que prevalecía más que cualquier otro cartel eran los que anunciaban una misteriosa nueva compañía que había surgido tras la llegada de la guerra. Varios carteles diferentes en un arco iris de colores representaban a hombres de uniforme con artilugios extraños que reemplazaban sus extremidades. Se anunciaban como 'la cúspide de la artesanía y la alquimia', una extraña mezcla, eso es seguro. Se mofó de la idea de cuánto dinero debe estar ganando Anderson, mirando su muñón mientras continuaba caminando por las asquerosas calles de Boston.

Una hora más tarde, se paró al otro lado de la calle de su casa. Jay suspiró con un alivio agridulce mientras corría por el camino de tierra. Sus pesadas botas golpeaban contra los crujientes escalones de madera mientras se llegaba a la cima con emoción. Su mochila golpeó el porche al alcanzar el pomo de la puerta. La sonrisa que había vivido brevemente en su cara se desvaneció al darse cuenta de que el candado había sido quitado.

"¿Nick?" Llamó a su hermano con la falsa voz masculina de tenor con la que se había entrenado para hablar.

Miedo se acumuló en su mente mientras su única mano temblaba ante el pomo de la puerta. No hubo respuesta, ni siquiera el ladrido familiar de su perro. ¿La habían abandonado? Eso no podía ser posible, ella había recibido la carta de él hace unas semanas y él le había prometido que estaría listo para su llegada. Dudosa, Jay giró la perilla y la puerta se abrió lentamente. La tenue silueta de un hombre fue visible en la cocina, sentado con los pies sobre la mesa.

"Justine Everwood. Por favor, entra". El hombre le hizo una seña, su acento desconocido enviándole un escalofrío por la espina dorsal.

"¿J-Justine?" Casi se desliza a su voz natural. "No. Soy Jay. Debes estar confundiéndome con mi hermana. Murió hace unos años".

"No. Sé exactamente quién eres. Ahora, por favor, entra". La voz emitía confianza en sí misma, era amenazante pero cortés, hablaba como un hombre que ejercía el verdadero poder. No queriendo molestarle, Jay entró en su casa y cerró la puerta tras ella.

"¿Quién eres tú?"

"Eso no es importante en este momento, Srta. Everwood. Por favor, siéntese." El hombre se inclinó hacia atrás, quitando los pies de la mesa. Pareció arrastrar los pies por un momento mientras ella se acercaba cansada. Cuando se sentó frente a él, la linterna de gas de la mesa estaba iluminando al desconocido. Su cabeza estaba completamente afeitada y su expresión no estaba entusiasmada. Había varias cicatrices visibles a lo largo de su cara, y su cuerpo estaba esculpido como el de un leñador.

"¿Qué quieres de mí? ¿Dónde está mi hermano?"

"Responderé a tus preguntas en un momento, pero necesito que contestes las mías primero".

Ella asintió.

"Bien, Srta. Everwood, estoy con el Gobierno de la Unión y yo—"

"Si estás aquí para arrestarme por unirme al ejército con una identidad falsa, hazlo ya." Jay escupió desafiante, sin molestarse en enmascarar más su voz. El hombre jadeó de risa durante casi un minuto, lo que le pareció una eternidad. Se habría vuelto loca, si la confusión no la hubiera alcanzado.

"Oh Dios. No, Srta. Everwood. Ni dos vacas nos importa eso. El ejército está lleno de idiotas, así que no me sorprende que los engañaras tanto tiempo. No estoy aquí para imponer el peso de la ley sobre ti, estoy aquí para hablarte de la 682° Caballería".

Se puso tensa y el color inundó su cara.

"Deberías considerarte afortunado. Eres una de las cinco personas que han sobrevivido hasta ahora, pero la primera en poder hablar después del hecho". El hombre se inclinó hacia delante, doblando sus manos sobre la mesa. "Necesito saber todo lo que sabes sobre la 682°".

Compartieron un silencio por lo que se sintió como otra eternidad. Jay había hecho todo lo posible para suprimir cualquier pensamiento de ese fatídico día, pero había fracasado. Los recuerdos de los gritos, la escarlata derramada, el pisoteo y el corte de sables la perseguirían hasta su último suspiro. Si no fuera por la posibilidad de que su hermano estuviese en peligro, ella no aceptaría contar su historia.

"Fue hace un mes. Recuerdo que mi unidad y yo estábamos marchando para reforzar las fuerzas en Spotsylvania, pero nos tendieron una emboscada. La mayoría de nosotros habíamos pensado que eran sólo un mito para asustar a los nuevos reclutas. ¿Toda una caballería de caballos negros y jinetes a los que no se les ve la cara? Por favor, eso es… una locura". Se rió nerviosamente.

El hombre asintió.

"Sí… Primero salieron de detrás de una colina y juro que estaba soleado hasta que aparecieron. Hubo humo, como el humo de un tren de carbón, pero me hizo sentir mal. Asustó a todos los caballos que teníamos e hizo que pareciera que el cielo estaba a punto de caer sobre nosotros…. Y luego cargaron".

Jay se quedó callada. El hombre volvió a asentir, esperando pacientemente.

"Lo siento, yo…" Se quitó la gorra, la colocó sobre la mesa y se pasó la mano por su pelo corto. "Vale. Estoy bien. Cargaron, y sonó como una tormenta o algo así. Nunca había oído nada parecido. Descargaron su primer bombardeo mientras nos preparábamos para defendernos. Me dieron en el brazo, y me desmayé por el dolor…. No vi mucho,más, pero ese mismo brazo fue pisoteado…" Jay tomó su manga vacía, tirando de ella sin hacer nada.

"¿Qué pasó entonces?"

"Me desmayé. No sé cuánto tiempo estuve fuera, pero me recogió el Ejército del Potomac. El doctor era un alma amable, tenía uno de esos rostros protésicos... No recuerdo mucho de los días siguientes. Pasé casi todos ellos durmiendo. Lo siguiente que supe es que me cortaron el brazo y estaba en un tren de vuelta a casa".

"Muy bien". El hombre se inclinó hacia atrás, cruzando los brazos y observando cómo Jay luchaba por mantenerse serena. "Sólo dos, tal vez tres preguntas más. ¿Serías capaz de identificar a la 682° Caballería a lo lejos si se te diera la oportunidad?"

"Nunca olvidaré lo que vi".

"Dada la oportunidad de detener a la 682° Caballería, ¿lo harías?"

"… Yo… Mentiría si dijera que soy leal a la Unión. No estoy buscando venganza. No estoy tratando de luchar por ningún ideal. Me uní porque mi hermano y yo necesitábamos ganarnos la vida. No pude encontrar un trabajo y él es… lento".

"Esa fue una pregunta de sí o no".

"¿Me pagarán?"

"Como en cualquier otro trabajo".

"¿Cuánto?"

"Más que la miseria que cargas. Y bien, ¿qué dices?

"… sí."

El hombre se dio la vuelta, y se acercó por detrás para tomar una elegante caja marrón. Estaba decorada con una águila y las letras "AP" estaban pintadas en oro real. Suavemente lo colocó sobre la mesa y luego levantó la tapa para revelar una prótesis de brazo derecho. Estaba hecha de acero refinado, con algunas runas e inscripciones en tinta roja pintadas con elegancia en magníficos diseños. Incluso había un cojín aterciopelado muy cómodo para colocar entre el muñón y el frío metal del aparato.

"Ponte esto para que podamos darnos la mano. Lombardi. Ese es mi nombre. Bienvenida a la Unidad de Investigaciones de la Unión, Srta. Everwood. Olvidé mencionarlo, pero cuidaremos de tu hermano para que no tengas nada de que preocuparte".

Jay miró fijamente al brazo, luego a Lombardi. "¿Dónde está Nick?"

"En el cuartel general, probablemente almorzando". Sacó un reloj de bolsillo, lo abrió y comprobó la hora. "Vamos, no queremos hacerlo esperar".

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License