SCP-ES-398
Puntuación: +11+x

COMUNICADO DEL DEPARTAMENTO DE ONTOQUINÉTICA

En nombre de la Fundación, profusamente nos disculpamos por los errores cometidos en el pasado debido a la falta de conocimientos, medios y recursos para haber logrado contrarrestar correctamente a SCP-ES-398. La investigación actual no se dará por finalizada hasta contener correctamente a todas las instancias SCP-ES-398.

Seguridad. Contención. Protección.


AVISO DESDE LA ASRI

Lo que está a punto de leer es una versión obsoleta del documento SCP-ES-398. Esta fue alterada dada la naturaleza de SCP-ES-398, reemplazando el archivo primigenio en la base de datos, carpetas tangibles e inclusive recuerdos de los empleados asignados por la consecuente información:


Última actualización: 24/2/62


Evento Extranormal: 303-398

Descripción del Evento: El australiano Joshua Wilson sufrió de severas laceraciones y llagas alrededor de todo su cuerpo (además del total desgarro de su brazo izquierdo) de forma espontánea y progresiva de camino a su trabajo. No se ha logrado encontrar la causa anómala de su fallecimiento.

Fecha del Acontecimiento: ██/█/1951

Localización: ████ ██████, Australia

Acciones tomadas: Se encubrió el fallecimiento de Joshua Wilson con un accidente laboral de maquinaria pesada con la que trabajaba (siendo asociado con el fallecimiento de su hijo en esa misma maquinaria el día anterior); todos los presentes a la hora de los hechos fueron amnestizados.


¿DESEA ACCEDER A LA VERSIÓN NO ALTERADA DE ESTE DOCUMENTO?

CARGANDO…

Última actualización: 30/4/51


Ítem: SCP-ES-398

Clasificación: Neutralizado

Procedimientos de contención: Se le administrarán amnésticos a todo civil que diga haber observado o tener conocimiento sobre la fotografía de Benjamin Saunders mutilado. Tras esto, el caso será encubierto al público cómo un error mediático entre la familia y los medios locales. Aún así, se continúan investigando ciertas incógnitas respecto a los hechos.

Descripción: SCP-ES-398 fue un fenómeno anómalo que afectó al pueblo de Alice Springs, Australia, el día 23 de Abril de 1951 y finalizando el 26 del mismo mes.

Este consistió en la presunta defunción del australiano Benjamin Saunders, quien supuestamente fue arrollado por un vehículo motorizado durante una acampada que realizaba junto a sus 3 familiares cercanos a los alrededores del pueblo.

Al tercer día de la desaparición del fallecido, el propio Benjamin acudió por la mañana a la casa de los Saunders, sin mayores daños resaltables.

A este evento se le sumó la supuesta fotografía del cuerpo sin vida del afectado, el cuál fue la razón de la oficialización de su fallecimiento además de la única prueba tangible. Esta imágen, según los testigos, mostraba su cadáver con diversos signos de llagas y ulceraciones por todo su cuerpo; destacando el total desgarro de su brazo izquierdo.

En cambio, actualmente dicha fotografía (al igual que las posteriores impresiones de la misma) presentan a Benjamin S. tendido en el suelo, sin ningún daño aparente más allá de diversos (pero leves) hematomas a lo largo de su pecho. Se desconoce el momento en el que estas imágenes llegaron a transformarse; si es que han llegado a hacerlo.

Anexo 1 - Registros

A continuación, un registro de todos los documentos e investigaciones que dictan las razones por las cuales este archivo se ha reclasificado como neutralizado:


El siguiente registro pertenece a un apartado de noticias locales del día 22/04/1951:


JOVEN AUSTRALIANO MUERE ARROLLADO…

¿¡EN MEDIO DEL DESIERTO!?

Ayer, aproximadamente a las 12 de la noche, la familia Saunders se encontró con una desgracia inigualable; la pérdida de su hijo mayor de 17 años. Estos estaban acampando plácidamente en la zona desértica circundante al pueblo de Alice Springs, todos estaban jugando a un inocente juego en familia cuando el joven Benjamin se apartó para hacer sus necesidades fuera de la tienda de campaña.

Viendo que no regresaba, en un acto de valentía del que pronto se arrepentiría, la niña de 3 años; Sofía, fue a buscarlo, seguida de sus padres. Entonces, vio la cruda imágen de su hermanito brutalmente arrollado, con dos luces amarillas que se alejaban en el horizonte de la noche dejando atrás el cuerpo.

Con lágrimas en los ojos, acudió a sus familiares quienes la seguían; y ahora en nombre de las autoridades y de la propia familia Saunders, se está buscando al imprudente asesino a fin de darle su merecido escarmiento.


El siguiente registro es una transcripción del audio recogido en una cinta magnetofónica de la entrevista al Sr. Saunders:


[INICIO DEL REGISTRO]


Inv. Patrick P. : Buenos días, Sr. Saunders. Deberá ser consciente de la razón de este llamado a estas alturas, ¿me equivoco?

Sr. Saunders: (Suspira) Declaré el fallecimiento de mi hijo y lo único que logré con ello fue nuestro apellido en portada con su propio apartado. Ya he dicho demasiadas declaraciones que han sido divulgadas a hombres cuyas caras nunca habré visto, y ahora nos tomarán por locos; incluso la gente que vio la fotografía ahora lo niega descaradamente. Ya tenía suficiente con el empleado que falleció un día antes de la falsa muerte de mi hijo, pero ahora también el nombre de nuestra familia ha quedado mancillado. Qué más tengo que decir, que más riqueza queréis sacar de nosotros…

Inv. Patrick P. : Alégrese, su hijo sigue vivo.

Sr. Saunders: (Susurrando) No debería…

(Transcurre un silencio de 5 segundos.)

Inv. Patrick P. : ¿Disculpe?

Sr. Saunders: No me malinterprete. Ya he estado de luto; he sufrido y llorado mi perdida durante horas, horas que se han visto malgastadas una vez llegó de nuevo a nuestra puerta. Seguido por montones y montones de vecinos con falsas penas y verdadera impresión, periodistas con bocas babeantes de morbo, y misteriosos hombres trajeados; como usted, Sr. Patrick. Bueno, le he contado demasiado, me niego a seguir hablando para el periodico, pero usted no tiene pinta de ser un sinvergüenza como ellos. Dígame, ¿quién eres?

Inv. Patrick P. : Somos del gobierno, y como tal cargo al que pertenecemos; le recomiendo no dudar más de nuestra autoridad, al igual de que quiero pensar que entiende que no podrá ocultar la verdad. No es una obligación, es un hecho.

(Transcurre un silencio de 2 segundos.)

Sr. Saunders: Es bueno saberlo… ¿Qué más queréis saber? Duele demasiado repetir la historia de la trágica muerte de mi hijo una y otra vez, no paro de revivir aquel momento en el que ví su cuerpo mutilado tendido en la arena-

Inv. Patrick P. : Mentira; le advertí de que no mintiera.

(Transcurre un silencio de 5 segundos.)

Inv. Patrick P. : Un padre que pierde a su hijo no va a anunciarlo a la prensa a la mañana siguiente para que pongan su apellido en la prensa; y que su “pena y luto” sea sentida por todos los que le rodean y sean moralmente obligados a brindarle sus pésames. Se lo repetiré, y por última vez; con nosotros su palabra es vulnerable, Sr. Saunders.

Sr. Saunders: Y-Yo si amo a Benjamin… Esa es una acusación grave… S-Si se refiere a que nunca me he llevado bien con él, es porque siempre le ha faltado disciplina; pero nada más. Apenas sabía ni reparar motores con su brazo zurdo; y pensar que ese acabaría siendo el heredero de mi legado y empresa familiar…

Inv. Patrick P. : ¿Acaso usted lo mató?

Sr. Saunders: ¡No! Y no creo que sea necesario aclarar el porqué, ya es demasiado tarde para mí y para mi esposa concebir otro hijo varón; y mejor Benjamin que ninguno.

Inv. Patrick P. : Confiaré en que le importa más su legado que su familia. Bueno, ¿ha notado alguna diferencia en Benjamin desde su muerte?

Sr. Saunders: Ni una. No sé cómo lo ha hecho, pero ha vuelto de entre los muertos para nuestro bien, y de una pieza (ríe levemente).

Inv. Patrick P. : (Suspira) Y, sobre su empleado fallecido, ¿puede contarme más?

Sr. Saunders: Fue un tal "Joshua Wilson". No lo conocía mucho, y no tengo que preocuparme de mucho más. Los daños ya han sido pagados y, por suerte, no tiene hijos ni ningún otro tipo de familiar que pueda denunciarnos.

Inv. Patrick P. : Vale… Por Favor, ¿Podría contarnos, detalle a detalle, la “muerte” de su hijo?

Sr. Saunders: ¿Otra vez?

Inv. Patrick P. : A detalle.

Sr. Saunders: (Aclara su garganta) Estábamos de acampada, aprovechando mis vacaciones laborales. Los cuatro jugábamos… Bueno, más bien los tres, a un pasatiempo que propuso mi esposa para entretener a la niña. Entonces, Benjamin fue a hacer sus necesidades alejado del campamento, y todos seguimos a lo nuestro. La niña dijo haber escuchado un ruido extraño al poco tiempo y fue a buscarlo, y nosotros rápidamente la seguimos, pero la perdimos hasta que… Ya sabe, volvió corriendo a nosotros con lágrimas en los ojos tras ver el brutalmente arrollado cuerpo de su hermanito… Mi pequeña angelita, realmente siento que haya tenido que ver eso, nunca olvidaré su rostro en ese momento. En fin, todos lo vimos, y nuestro primer instinto fue buscar ayuda. No queríamos llevar el cuerpo con nosotros en el coche, además sería más traumático aún para Sofía, así que tapamos a Benjamin con una manta y buscamos un lugar en el que avisar a las autoridades. Cuando la policía fue en su búsqueda no lo encontraron, y así durante tres días más; sólo nos quedó sollozar por su pérdida. Nuestra Sofía nos contó que fue atropellado, y que vio dos focos amarillos se alejaron en la oscuridad… Necesito buscar a ese imprudente asesino para darle su escarmiento… Aunque (tose) bueno, al final ha sobrevivido.

Inv. Patrick P. : Me está contando el mismo palabrerío que le ha dicho a la prensa, ¿Cierto?

Sr. Saunders: ¡Y qué otra cosa quiere que le cuente!

Inv. Patrick P. : Cálmese, por favor. ¿Vio, o escuchó, al supuesto vehículo que lo atropelló?

Sr. Saunders: No…

Inv. Patrick P. : ¿Confía en la veracidad de su hija?

Sr. Saunders: Es una niña, claro que lo hago. Además, me pareció ver el rastro de unas ruedas entre toda la oscuridad y sangre.

Inv. Patrick P. : Bien, por el momento le diría que eso sería todo, ¿Podría decirle a su hijo que bajase para otra entrevista?

Sr. Saunders: Ahora no, está trabajando en nuestro negocio.

Inv. Patrick P. : ¿Ni unos días de descanso le da al pobre?

Sr. Saunders: ¡De verdad piensa que si esas fotos de mi hijo descuartizado en la arena hubieran resultado ser algo más que una mentira, estaría igual de lo que estoy ahora! Y yo bien podría haberle preguntado si tenéis alguna idea de que ocurrió, pero me he abstenido.

Inv. Patrick P. : Hágalo, si quiere, no pasaría nada. Igualmente no obtendrá respuesta alguna. Gracias por su colaboración, volveremos mañana por la tarde para entrevistar a su hijo, buenas tardes.

Sr. Saunders: ¿No podría venir el doming-?

Inv. Patrick P. : Mañana. Buenas tardes.

[FIN DEL REGISTRO]



El siguiente registro es una transcripción de la hoja donde se narró la entrevista a Benjamin Saunders:


Debido a que no disponíamos del magnetófono el día de la entrevista por ciertas complicaciones, nos vimos obligados a transcribirla en papel. Mi compañero se encargará de eso, nos disculpamos profusamente.

—Investigador Patrick Patton.

[INICIO DEL REGISTRO]


(Benjamin Saunders se acerca lentamente con una sonrisa al investigador Patrick, levantando su brazo derecho para un apretón de manos.)

(Ambos se sientan en la mesa del comedor principal para comenzar la entrevista.)

Inv. Patrick P. : Le veo feliz, Benjamin.

Benjamin Saunders: Sé que, quizá, no puede ser el comportamiento que esperarías de un hombre muerto (ríe)… Bueno, bueno; estoy feliz por dos razones. Seguir vivo, y librarme del trabajo.

Inv. Patrick P. : (Sonríe levemente) Ya veo. Oye, y si no le importa, ¿Podría abrir las ventanas? Creo que se ha excedido con la colonia.

(El intenso olor se distinguía desde el otro extremo de la habitación.)

Benjamin Saunders: Oh, disculpe. (Se levanta a abrir las ventanas) Me he pasado, quería estar presentable. Puede ir haciéndome las preguntas, si quiere.

Inv. Patrick P. : ¿Recuerda los hechos?

Benjamin Saunders: No mucho. (Se sienta de nuevo frente al investigador.) Estaba haciendo ya sabe él que, cuando me pareció escuchar algo tras de mi. No pude girarme siquiera cuando ví una luz iluminar mi espalda, y caí al suelo.

Inv. Patrick P. : ¿Y después?

Benjamin Saunders: Desperté. Cansado, adolorido, sediento; pero desperté. Estaba amaneciendo en el horizonte, y al mirar a mi alrededor me ví solo, pero a escasos metros de mí se encontraba Alice Springs.

Inv. Patrick P. : Entonces, ¿No despertó en el lugar de la acampada?

Benjamin Saunders: No.

Inv. Patrick P. : ¿Alguna idea?

Benjamin Saunders: No.

Inv. Patrick P. : Un “no” es una respuesta muy amplia, al igual que incompleta. Desarrolla.

(Benjamin recompone su postura para hacerla más firme, se le vé molesto.)

Benjamin Saunders: No. No ví ningún rastro de alguien que haya podido arrastrarme hacia ahí, el médico me dijo que mis hematomas fueron producidos por algún incidente contundente, y no sé cómo diablos morí o perdí mi brazo izquierdo.

Inv. Patrick P. : ¿Le dijeron que, específicamente, perdió el brazo izquierdo?

Benjamin Saunders: Sí.

Inv. Patrick P. : Ya le he dicho que exijo respuestas más claras.

Benjamin Saunders: Ya que supuestamente había muerto, al menos quería saber exactamente cómo acabé.

Inv. Patrick P. : ¿Tiene sospechas de que haya podido ser algún asesinato?

Benjamin Saunders: Le diría que no, pero…

Inv. Patrick P. : ¿Sí?

Benjamin Saunders: Ya conoce a mi padre. Alguien odioso, y se lo digo sin miedo, pues soy el que mejor lo sabe de todos. Aún así, no soy el único que sufre por culpa de su temperamento; y mientras que yo estoy acostumbrado a él desde pequeño, mis compañeros de trabajo no, y él les da el sueldo. Si me pregunta, posiblemente haya sido el hijo del trabajador fallecido, Joshua Wilson creo.

Inv. Patrick P. : Tu padre nos dijo que no tenía ningún tipo de pariente.

Benjamin Saunders: Yo le he dicho lo que me ha parecido escuchar, quizá me he equivocado. (Sonríe levemente, tapa su boca con la mano.)

Inv. Patrick P. : Indagaremos sobre ello en un futuro… Gracias…

(Patrick lo mira fijamente en silencio, Benjamin aparta la mano de su rostro. Su sonrisa se ha desvanecido.)

Inv. Patrick P. : ¿Ha notado algún “efecto adverso”, por así llamarlo, tras el incidente?

Benjamin Saunders: No; sólo un pequeño dolor punzante en mi pierna derecha.

Inv. Patrick P. : ¿Qué le ha ocurrido?

Benjamin Saunders: Desperté con una herida a medio cicatrizar ahí, por suerte, nada de otro mundo.

Inv. Patrick P. : ¿Sabe cómo podría habérsela hecho?

Benjamin Saunders: No, y no.

Inv. Patrick P. : No le veo muy empeñado en cooperar, Benjamin.

Benjamin Saunders: ¿Y qué quiere?

Inv. Patrick P. : Que no trate de ocultarnos algo.

Benjamin Saunders: Mire… El ver que todos han llorado mi muerte durante unos días, y ver su cara de alivio al verme, fue reconfortante. Al menos lo fue, los primeros días. Después, todo volvió a la normalidad, pero lo que nunca ha llegado a cesar son las diez personas diarias que tocan a mi puerta para observarme con desconcierto; y mi padre siempre les abre como si fuera un circo. Estoy cansado de decir siempre lo mismo, entiendanlo.

Inv. Patrick P. : No somos unos vecinos que quieren verte simplemente por ser la noticia del momento. Somos el gobierno, y lo que hacemos lo hacemos por una razón, entiéndalo.

Benjamin Saunders: No sois el gobierno.

(Patrick levanta una ceja.)

Benjamin Saunders: Ya ha venido más de una autoridad gubernamental, y ninguna se parece a cómo actúan ustedes.

Inv. Patrick P. : ¿Algún problema con ello? Absténgase, si quiere, o si piensa que las consecuencias valdrán la pena antes que ceder a nuestro interrogatorio.

(Hay unos segundos de silencio.)

Benjamin Saunders: …Qué más quiere.

Inv. Patrick P. : Yo; nada más. En cambio deberá acompañarnos a un Sitio que tenemos cerca de aquí para hacerle unas pruebas. Despídase de sus familiares, nos vamos en coche; volveremos por la noche, o a la mañana siguiente. Gracias por su colaboración.

(Benjamin se tapa la cara con ambas manos y resopla en señal de protesta, segundos después se recompone y se levanta de la silla bruscamente.)

Benjamin Saunders: Bien, vamos.

[FIN DEL REGISTRO]


En estas pruebas se evaluaron diversos aspectos psicológicos y físicos de Benjamin, y al contrastarlos con los registros ya existentes no se ha encontrado ningún factor inusual.

La mencionada “herida” que sufrió en la pierna resultó ser un apuñalamiento superficial con un objeto punzante; posiblemente un sacacorchos. Continuaremos con las investigaciones en todas las incógnitas restantes.


¿DESEA ACCEDER A LA VERSIÓN POSTERIOR DE ESTE DOCUMENTO?

CARGANDO…

Última actualización: 1/5/51


ADVERTENCIA

La naturaleza desconocida de los efectos de SCP-ES-398 ha alterado los siguientes documentos, por lo que notará la presencia de diversas faltas de información respecto a la anomalía; además de diversas inexactitudes tales cómo la mención de un tal “Joshua Wilson Jr.”. Estamos investigando cómo contrarrestar esto, y al contrario de lo que se indica en los documentos, desconocemos el origen de los efectos anómalos de SCP-ES-398. Las palabras subrayadas dicen la verdad.

— Investigador Patrick Patton.

Ítem: SCP-ES-398

Clasificación: Neutralizado Keter

Procedimientos de contención: Se están buscando medidas para contrarrestar los efectos de SCP-ES-398. Por el momento, está contenido en una celda humanoide estándar en el Sitio ██ hasta que se encuentren mejores contramedidas.

Descripción: SCP-ES-398 es la actual denominación dada al australiano “Joshua Wilson Jr.”1, ███ ████████ █ ████████ ██ █████ ████, ██████ ████ ██ █████████. ██ ███ ███████████ ██████████ poder ███████ ██ realidad █ ██ antojo. ██ ██████████, █████████ ███ ███████████████, ██ █████ ██ ██ █████████; ██ ██████. █████ ██ se desconocen los limites █ ███ ███ ███████ ██████, ██████ ███████ ██ █████████.

Descubrimiento: Tras una investigación realizada respecto al supuesto fallecimiento de “Benjamin Saunders”, se decidió investigar los alrededores en busca de mayor información.

A unos 35 kilómetros de distancia del pueblo de Alice Springs, se encontró una pequeña cabaña situada en la zona desértica. Al ingresar, el interior estaba bien conservado, con un mobiliario propio de una sala de estar.

Los siguientes elementos fueron identificados:

- Una navaja suiza con un sacacorchos ensangrentado, posiblemente con el cuál Benjamin Saunders fue atacado.

- Joshua Wilson Jr.

- Un cadáver, cuyas placas dentales responden a las de Joshua Wilson. Este estaba completamente desollado, en un estado de descomposición avanzado, aunque se estima que su fallecimiento fue reciente. Todos sus órganos internos han sufrido de una severa perforación, la cuál parece haber sido producida por la introducción repentina de un objeto perforador por todos sus orificios debido a su ensanchamiento y heridas.

No sabemos qué está pasando. Es la única verdad certera. No existe ningún registro sobre aquel “Joshua Wilson Jr.”; ni siquiera existen demasiados sobre su supuesto padre, muerto dos veces.

He tratado con cosas aterradoras, realmente, aterradoras. Por cada mito o leyenda sobre un monstruoso ser que aterrorizó alguna vez a la humanidad, detrás hay una verdad oculta, que gracias a nuestros actuales esfuerzos se ha logrado renombrar cómo “un cuento de niños”; y que detrás del velo ha sido clasificado cómo un SCP.

También, he tratado con objetos anómalos. Por lo general; menos peligrosos, pero mucho más confusos. Al menos un organismo puede ser más fácilmente estudiado hasta cierto punto pero, ¿Un frigorífico que se transforma en una lavadora cuando pasa cierta hora en la noche, y viceversa? Esas cosas no las entiende ni Dios. Literalmente; ojalá fuera ironía.

Pero esto, esto es diferente a todo eso. No nos enfrentamos a un monstruo, no nos enfrentamos a un frigorífico, y dudo que nos enfrentemos a Joshua Wilson. Un día me desperté y lo primero que ví fueron nuestros documentos alterados; hasta las copias digitales.

He tratado con cosas aterradoras, pero las anomalías dejan de sorprender a la décima que las ves plácidamente en una celda de 4x4x4. En cambio, lo he vuelto a sentir. Esa sensación de impotencia, de incertidumbre, es ahí donde se encuentra el verdadero terror.

Veo que eso puede cambiar esto, sea lo que sea. Y sea lo que sea, está relacionado con esa foto. Sabemos que esa foto cambió, al igual que este documento, pero este documento decía la verdad. Pero qué nos dice que no se haya ocultado la realidad en ambas ocasiones. Quizás; nos equivocamos.

Duele admitirlo.

— Investigador Patrick Patton.


¿DESEA ACCEDER A LA VERSIÓN POSTERIOR DE ESTE DOCUMENTO?

CARGANDO…

Última actualización: 3/5/51


Ítem: SCP-ES-398

Clasificación: Neutralizado

[…]2

Inv. Patrick P. : (Suspira) Y, sobre sus empleados fallecidos, ¿puede contarme más?

Sr. Saunders: Fueron dos, un padre y su hijo. Se llamaban "Joshua Wilson" y "Joshua Wilson Jr."; si mal no recuerdo. No los conocía mucho, y no tengo que preocuparme de mucho más. Los daños ya han sido pagados y, por suerte, no tienen ningún otro familiar que pueda denunciarnos.

[…]

Inv. Patrick P. : ¿Ha notado algún “efecto adverso”, por así llamarlo, tras el incidente?

Benjamin Saunders: No.

Inv. Patrick P. : Respuesta. Concisa. Es lo único que pido, último aviso.

Benjamin Saunders: No puedo otorgarle otra respuesta, Patrick.

Inv. Patrick P. : No trate de ocultarnos algo. No le servirá.3

[…]4

Debido a la clara falta de pruebas, se optó por entrevistar a la Sra. Saunders, tampoco pudimos disponer del magnetófono para esta.

[INICIO DEL REGISTRO]


(La Sra. Saunders baja las escaleras, seguida de su hija pequeña Sofía. Saluda cordialmente a Patrick para posteriormente sentarse ambos en la mesa. La pequeña Sofía se sienta en el regazo de la Sra.)

Inv. Patrick P. : Buenos días, señora y señorita.

Sra. Saunders: Buenas tardes, señores.

(Sofía juguetea encima de su madre, pero no llega a interrumpir.)

Sra. Saunders: ¿No le importa que esté presente, no?

Inv. Patrick P. : No creo que sepa de lo que estamos hablando; y por el momento, no molesta. No veo mucho problema.

Sra. Saunders: Bien, quiero tenerla vigilada. (Sonríe al investigador mientras reincorpora a su hija y adopta una postura más recta.)

Inv. Patrick P. : Entonces, comencemos. ¿Ha notado algún cambio resaltable en su hijo tras su vuelta?

Sra. Saunders: Más allá de esa insufrible colonia; no. Aunque por suerte para nosotros, desde hace poco ya se ha cansado de ella.

Inv. Patrick P. : ¿Insufrible colonia?

Sra. Saunders: Sí, la ha estado usando en exceso desde que volvió. Siempre le ha gustado, pero…

(Sofía se pone más nerviosa, emite sonidos y realiza movimientos más bruscos.)

Sra. Saunders: (Susurrando a su hija) Calma, pequeña, calma…

Inv. Patrick P. : ¿Tanto ha usado la colonia?

Sra. Saunders: Oh sí, y tanto. La podía oler desde la cocina cuando estaba en su habitación (ríe).

Inv. Patrick P. : ¿Podría entrar a su dormitorio?

(Sofía se ve mucho más agitada, comienza a llorar y la Sra. Saunders deja de sonreír.)

Sra. Saunders: S-Sí claro, disculpe, voy a por su biberón; está subiendo las escaleras a la derecha en el fondo.

(La Sra. Saunders deja a su hija en un carrito mientras se dirige a la cocina adyacente al comedor, ambos subimos a la habitación.)

Inv. Patrick P. : Anota lo que vaya a decir y todo lo que haga, ¿bien?

(Patrick abre la puerta, la reducida habitación está recogida con una cama en la esquina derecha y un escritorio a la izquierda.)

(Comienza a abrir los cajones del escritorio y saca una hoja de papel.)

Inv. Patrick P. : Es un boceto de lo que parece ser una interpretación del cuerpo de Benjamin mutilado, posiblemente dibujado por él mismo con las pruebas que encontró.

(Se escuchan los llantos de Sofía desde el dormitorio, además de los intentos de la Sra. Saunders de calmarla.)

(Patrick continua rebuscando por los cajones, apartando y sacando pertenencias de Benjamin.)

(El llanto de Sofía va en aumento.)

(Patrick saca un bote de colonia tapado por montones de objetos.)

Inv. Patrick P. : Es la misma colonia que usó el otro día en la entrevista, costará olvidar su olor. Es pequeña, se me hace extraño que haya durado tantos días con lo mucho que la usaba.

(Sofía comienza a llorar y a gritar, resuena por toda la casa.)

Sra. Saunders: ¡Calmate!

(Patrick la guarda en uno de sus bolsillos y ambos nos disponemos a bajar, donde la Sra. Saunders estaba tratando de calmar a Sofía.)

Inv. Patrick P. : ¿Ocurre algo?

Sra. Saunders: N-No… No sé, creo que hacía semanas que Sofía no se ponía así; de hecho no recuerdo alguna vez que se haya portado de esta forma. De verdad, lo siento.

Inv. Patrick P. : No se preocupe, señora, todo correcto.

Sra. Saunders: Bien, muchas gracias señor…

(Sofía continúa gritando.)

Inv. Patrick P. : Bueno, no creo que necesitemos mayor información, mejor las dejamos tranquilas.

Sra. Saunders: Gracias, volver si necesitáis algo más.

Inv. Patrick P. : Créame, lo haremos.

[FIN DEL REGISTRO]


Únicamente añadiremos más entrevistas y registros del caso en el documento principal si es necesario, pues aún no se da por finalizado.

— Investigador Patrick Patton.

Benjamin%20Saunders

¿DESEA ACCEDER A LA VERSIÓN POSTERIOR DE ESTE DOCUMENTO?

CARGANDO…

Última actualización: 21/2/62


Ítem: SCP-ES-398

Clasificación: Neutralizado Pendiente

[…]

Anexo 2:

Benjamin Saunders ha sido encarcelado tras ser acusado de ser el autor de dos homicidios en la ciudad de Sídney. Las víctimas no parecen haber tenido relación con Benjamin, quien ha sido condenado a pena de muerte.

Se está investigando si existe cierta relación entre el asesinato y SCP-ES-398.

Actualización del 23/2/62:

Benjamin Saunders ha escapado del centro en el que estaba encarcelado. No se ha encontrado ninguna pista o prueba de cómo ha logrado su escape, y se cree que ha empleado medios anómalos; por lo que actualmente se está llevando una investigación en colaboración con entidades legales a fin de capturarlo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License