SCP-ES-232
Puntuación: +20+x


Sitio Asignado Director De Sitio Investigador Jefe Destacamento Móvil Asignado
Sitio-15 Esteban Alejandro Suárez Figueroa Luisa Anacrusa Díaz Tau-32 ("Quebrantavinilos")

3/ES-232 NIVEL 3/ES-232
CLASIFICADO
classified-lv3.svg
Ítem #: SCP-ES-232
Euclid

Procedimientos Especiales De Contención: SCP-ES-232 debe ser contenida en una cámara de contención humanoide estándar en el Sitio-15 y se debe reproducir música previamente seleccionada a través del sistema de sonido localizado en su celda 3 veces al día.

En caso de brecha de contención, el DM Tau-32 ("Quebrantavinilos") deberá ser equipado con Dispositivos Stilhed1 y desplegado en el Sitio-15 lo antes posible. No debe aplicarse fuerza letal hacia SCP-ES-232.

Descripción: SCP-ES-232 es una mujer caucásica de edad indeterminada que viste una camisa blanca, una corbata de lazo, tirantes y guantes blancos. Su característica más notoria es que carece de cabeza, estando en lugar de esta un gramófono con la inscripción "SDMO"2 y pruebas posteriores han revelado que fue hecho alrededor de 1945. Cabe destacar que dicho gramófono no es funcional, pues carece de varias piezas, como la manivela o el freno, y se teoriza que su uso es meramente estético3.

SCP-ES-232 opera de manera similar a un ser humano estándar a pesar de la carencia de cabeza. Se ha confirmado la presencia de un sentido auditivo, así como capacidad del habla, pero la presencia de sentidos olfativo y/o de visión no han podido ser comprobadas.

SCP-ES-232 es capaz de hablar y de producir sonidos de cualquier clase; siendo más específicamente, música, la cual puede influir ligeramente en su estado de ánimo actual. A menudo, SCP-ES-232 la utiliza para cambiar de un estado a otro, aunque es más efectivo cuando SCP-ES-232 la escucha por un medio externo.

Registro De Recuperación:

Anexo 232-01: El 19 de julio de 2016 se realizó una entrevista a SCP-ES-232, previa a ser contenida.

19/07/2016

Entrevistador: Dra. Anacrusa.

Entrevistado: SCP-ES-232.


INICIO DEL REGISTRO


Dra. Anacrusa: Buenos días, SCP-ES—

SCP-ES-232: ¿Quién eres? ¿Dónde estoy? ¿Qué quieres?

Dra. Anacrusa: Tranquilízate, SCP-ES-232. Para responder a eso primero necesito que tú me respondas unas cuantas preguntas.

SCP-ES-232: ¡No!

Dra. Anacrusa: ¿Disculpa?

SCP-ES-232: ¡No, yo no te diré nada! ¡Aléjate!

Dra. Anacrusa: ¿Y por qué no?

SCP-ES-232: ¿Qué te importa? ¡No obtendrás información de mí! ¡Vete antes de—

Dra. Anacrusa: SCP-ES-232, tu colaboración no es opcional. Responde a las preguntas o de lo contrario tomaré medidas drásticas. (La Dra. Anacrusa da dos pasos en dirección a SCP-ES-232.)

SCP-ES-232: (SCP-ES-232 retrocede un poco, temblorosa.) ¡No me toques!

Dra. Anacrusa: No me hagas tocarte. Responde a las preg—

SCP-ES-232: ¡Te dije que no! (SCP-ES-232 emite una serie de sonidos a ~85 dB, antes de que dos guardias equipados con dardos tranquilizantes entren a la sala y disparen a SCP-ES-232.)


FIN DEL REGISTRO


Bien. Parece que SCP-ES-232 aún es demasiado desconfiada, y por ende, peligrosa, como para intentar obtener información sobre ella o sobre cualquier otra cosa. Fue casi un milagro que no me quedara sorda por su violenta reacción. Dedicaré los siguientes 30 días en intentar ganarme la confianza de SCP-ES-232 para así poder efectuar la entrevista.

~Dra. Anacrusa.

Anexo 232-02: El 18 de agosto de 2016 se realizó una entrevista a SCP-ES-232:

18/08/2016

Entrevistador: Dra. Anacrusa.

Entrevistado: SCP-ES-232.


INICIO DEL REGISTRO


Dra. Anacrusa: (Entrando a la celda de SCP-ES-232.) Buenos días, SCP-ES-232.

SCP-ES-232: Buenos días, Doctora. Lindo peinado.

Dra. Anacrusa: ¿Ah? Gracias, SCP-ES-232. Estoy aquí para nuestra charla de todos los días, pero te quiero presentar a un amiguito que traje hoy. (La Dra. Anacrusa procede a sacar una grabadora digital de su bolsillo.) Te haré unas preguntas, algunas repetidas, otras nuevas, y me gustaría que las respondas con todo el detalle que puedas. ¿Me harías ese favor?

SCP-ES-232: ¿Preguntas? Adelante. Me encanta hablar de mí. Ja, ja, ja.

Dra. Anacrusa: Bien. Primera pregunta: ¿Por qué fuiste tan agresiva con el Destacamento encargado de… recuperarte?

SCP-ES-232: ¿Destacamento? ¿Se refiere a los hombres que me atraparon y me trajeron aquí? No sabía que los había enviado usted.

Dra. Anacrusa: Sí, me refiero a ellos, y yo no los envié, pero eso no responde a la pregunta.

SCP-ES-232: Bueno, me asusté. Entraron de repente y sin avisar y temía que me vieran y me lastimaran.

Dra. Anacrusa: ¿Por qué supusiste que harían eso?

SCP-ES-232: ¡Venían armados y me dispararon en la pierna! Además, casi siempre que alguien me ve parece tenerme miedo y me intentan hacer daño.

Dra. Anacrusa: Y cuando eso ocurre, ¿te comportas de la misma manera en la que te comportaste en tu recuperación?

SCP-ES-232: Depende. Si me encuentro acorralada, sí, aunque prefiero salir corriendo.

Dra. Anacrusa: Entiendo. Bueno, hablemos un poco de ti. ¿Tienes un nombre? Si es así, ¿cuál es?

SCP-ES-232: (Con la voz de la Dra. Anacrusa) SCP-ES-232. (Con voz normal) Mi nombre solía ser "Jacqueline", pero nunca me gustó, así que me conformo con cualquier nombre que no se parezca a ese. Estaría bien si me llamara "Diana".

Dra. Anacrusa: ¡Hey! No sabía que podías hacer eso.

SCP-ES-232: ¿Hacer qué?

Dra. Anacrusa: Lo de… imitar mi voz.

SCP-ES-232: Creí que le había comentado eso hace un par de días.

Dra. Anacrusa: No. Esa vez me hablaste de que podías componer y tocar piezas por ti misma sin necesidad de usar un instrumento, no que eras capaz de replicar cualquier clase de sonido. De todas formas, ¿desde aproximadamente cuánto tiempo has podido hacer eso?

SCP-ES-232: No recuerdo muy bien, ya tiene… Creo que desde… 1945—

Dra. Anacrusa: ¿1945? Eso fue hace más de 50 años, no deberías—

SCP-ES-232: Sí, lo sé… Aún no entiendo cómo es que sigo aquí.

Dra. Anacrusa: Créeme que yo tampoco. Ahora, acerca de tu gramófono… Es bonito, por cierto.

SCP-ES-232: Gracias.

Dra. Anacrusa: ¿Desde cuándo lo tienes?

SCP-ES-232: Ah, fue en 1945, en un… i-incidente…

Dra. Anacrusa: ¿Incidente? ¿Me podrías hablar un poco de eso?

SCP-ES-232: (Temblando ligeramente.) E-eh… es que yo… ahh… creo que me estoy sintiendo algo mareada…

Dra. Anacrusa: ¿Necesitas tiempo para tranquilizarte o algo? Ya sabes, sentarte o algo.

SCP-ES-232: Sí, un… un poquito… Eh, ¿podría poner algo de… eh… música relajada, por favor? Me ayuda a… bueno… calmarme un poco.

Dra. Anacrusa: No hay problema. Dame un momento, por favor. (La Dra. Anacrusa saca su teléfono móvil de su bolsillo.) ¿Qué clase de música te gusta?

SCP-ES-232: Algo relajante.

Dra. Anacrusa: Ya veo. ¿Te gusta el Liquid Dubstep?

SCP-ES-232: No sé qué es eso, sinceramente, pero si usted piensa que me servirá, adelante.

Dra. Anacrusa: Ok, espera un segundito.

(La Dra. Anacrusa reproduce "Memories", de Jacoo, en su teléfono celular)

Dra. Anacrusa: ¿Y bien? ¿Qué te parece?

SCP-ES-232: Hmmm… Me gusta. Esta música me calma muchísimo.

Dra. Anacrusa: A mí también. ¿Por qué no me habías dicho antes que te calmabas tanto con la música? ¡Ya no estás temblando!

SCP-ES-232: Bueno, es que no tuve una oportunidad de decirlo sin que sonara fuera de lugar. Usualmente trato de calmarme sola reproduciendo un poco de música por mí misma, pero es mucho mejor cuando la pone alguien más.

Dra. Anacrusa: Ya veo. Bueno, ya que estás calmada, ¿podemos proseguir?

SCP-ES-232: Ah. Eh… c-creo que sí.

Dra. Anacrusa: Si necesitas algo más de tiempo está bien, por mí no hay problema.

SCP-ES-232: No, no, estoy bien. Creo que puedo.

Dra. Anacrusa: Bien. Entonces, cuéntame.

SCP-ES-232: Bueno, eh… La verdad es que ocurrió hace tiempo y los recuerdos son algo difusos, pero trataré de acordarme.

Dra. Anacrusa: Calmada. Tenemos todo el tiempo del mundo.

SCP-ES-232: Emmm… Recuerdo que antes de todo yo, mi hermana, mi mamá y unos amigos suyos éramos parte de una banda local de Jazz. "Las Chicas D", aún lo recuerdo.

Dra. Anacrusa: ¿"Chicas D"? Nunca había oído hablar de ellas.

SCP-ES-232: Sí, bueno, quizá era porque más que ser una banda propia simplemente tocábamos en restaurantes o en pequeñas juntas. Jamás compusimos una sola pieza, de hecho, aunque mi hermana siempre quiso hacerlo.

Dra. Anacrusa: No quiero sonar grosera, pero… ¿Esto tiene que ver con el Incidente?

SCP-ES-232: Ah. No realmente, era más una especie de prólogo, je, je.

Dra. Anacrusa: Me gustaría pedirte que no te salgas del tema, por favor.

SCP-ES-232: Perdón. Bueno, en lo que estaba. Mi mamá, mi hermana y yo éramos parte de una especie de organización secreta de magos, músicos y espías. Ya sabes, cosas de gente grande.

Dra. Anacrusa: Hmmm, entiendo.

SCP-ES-232: Bueno, el punto es que mi mamá era una reconocida espía que hacía investigaciones privadas, o algo así recuerdo que me llegó a contar una vez. El problema fue que un buen día la descubrieron y la… la… bueno, supongo que ya sabrá a lo que me refiero.

Dra. Anacrusa: Lamento oír eso, 232.

SCP-ES-232: Está bien, creo. Ella se llevó a mi hermana con ella y también una bolsa con unas cosas. Sólo espero que Naty esté bien.

Dra. Anacrusa: ¿Naty?

SCP-ES-232: Natalia, mi hermana. Eh, de cualquier forma… ammm. ¡Ah, sí! Después de eso estuve un rato en casa de uno de los amigos de mi mamá, hasta que llegó una señora muy elegante que me estaba buscando. No me dijo su nombre en ese momento, pero después me enteré que se llamaba Juliette. Nunca olvidaré ese nombre.

Dra. Anacrusa: ¿En serio?

SCP-ES-232: Por supuesto. Nunca. ¡Never! La verdad no estoy muy segura de cómo sentirme cuando pienso en ella. De algún modo me buscó y me buscó y me buscó hasta que eventualmente me encontró y me pidió que la acompañara a su casa. En un principio tanto el amigo de mi mamá como yo nos negamos, pero después de que ella hablara con él en privado, accedió y no tuve más remedio que ir con ella.

Dra. Anacrusa: ¿Sabes de qué pudieron haber hablado?

SCP-ES-232: La verdad, no. Cuando llegué a su casa, me sorprendí, porque era considerablemente grande. Tampoco era una súper mansión, pero era mejor que la casa donde vivía con mi mamá, o que la casa de mi amigo. Cuando llegamos, ella me invitó a pasar y charlamos un poco. Quizá para romper el hielo, quizá para tranquilizarme un poco, pero platicamos. Ella me contó que era una doctora especializada y muy importante dentro de la organización, lo cual me sorprendió un poco, puesto que nunca había oído hablar de ella.

Dra. Anacrusa: Disculpa que te interrumpa. ¿Cuál es el nombre de la organización a la que pertenecías?

SCP-ES-232: Sociedad De Músicos Olvidados.

Dra. Anacrusa: Ya veo. Bueno, continúa.

SCP-ES-232: (Asiente con la cabeza.) Medio me habló de que sabía que yo siempre había querido ser una espía, y que para ayudarme quería probar algo que, de salir bien, me daría muchísima ventaja por sobre los demás integrantes. Le dije que sí, y ella me respondió que entonces me tendría que quedar en su casa por un tiempo. El rato que estuve con ella me la pasé genial, para qué mentir. Pero todo se fue al diablo después.

Dra. Anacrusa: ¿Cuánto tiempo estuviste con ella?

SCP-ES-232: Sinceramente no lo sé. Únicamente estaba al tanto del año, porque los meses y días dejaron de importarme. No necesitaba ninguna agenda, porque vivía con Juliette, quien, salvo unos cuantos quehaceres, nunca me puso responsabilidades a contrarreloj.

Dra. Anacrusa: ¿Y qué ocurrió luego?

SCP-ES-232: Me llevó a un lugar grande y muy limpio, donde me anestesiaron y de ahí más no supe hasta que me volví a despertar como soy ahora, en una sala llena de gente. Al principio me asusté mucho e intenté escapar y buscar a Juliette, pero parece que ellos ya habían previsto esto, porque rápidamente me agarraron entre todos y evitaron que escapara. Y entonces entró Juliette, me dio un beso en mi… ¿"cabeza"? No era mi cabeza, pues era un gramófono, pero se supone que era un reemplazo, y decir "mi gramófono" no me gusta. Tampoco supe si ella lo hizo a modo de burla o si lo hizo para tranquilizarme o si lo hizo porque… joder, ni siquiera sabía si sentir rabia, tristeza, nervios, calma, o un poco de todo. De todas maneras, Juliette, después de eso, medio me explicó qué hicieron conmigo, pero me lo dijo con muchísimas palabras técnicas y la verdad no le entendí ni jota.

Dra. Anacrusa: ¿Algo en especial que recuerdes que te haya dicho?

SCP-ES-232: Hmmm… Recuerdo que me dijo que había hecho quién sabe qué cosa, pero ahora mi único sustento sería el sonoro. Ya sabes, ya no tendría que comer porque ahora obtendría energía gracias al sonido o algo así. También me dijo que podría replicar cualquier sonido con relativa facilidad.

Dra. Anacrusa: ¿Algo más?

SCP-ES-232: La verdad no. Me habló sobre lo que se supone que tenía que hacer para la organización pero al final nunca lo hice porque un par de sujetos que también eran de la organización me pusieron a dar espectáculos bobos en un teatro y ya, eso es todo. Ni siquiera me costaba trabajo, y me aburrí bastante.

Dra. Anacrusa: ¿Cómo terminaste en el edificio de donde fuiste recuperada?

SCP-ES-232: Me escapé. Al principio me mentían diciendo que el dinero de los shows iría para la organización, pero eventualmente me di cuenta que no era cierto del todo. Sí daban una parte del dinero, pero el resto se lo quedaban ellos. Así que simplemente un día decidí irme. Tomé una maleta con ropa mía y me largué. Estuve vagabundeando por ahí un buen tiempo.

Dra. Anacrusa: ¿Y qué pasó?

SCP-ES-232: Un día me encontré con el Ex Convento de San Agustín, tan grande y solitario, y decidí entrar. No había nadie, y fueron los días más pacíficos de mi vida. Solo el ruido de la ciudad, los animalitos y yo. Era hermoso, ¿sabe? Dar paseos, escuchar cantar a los pajaritos, bañarme en la lluvia… Si no me hubieran encontrado, bien habría podido quedarme ahí para siempre.

Dra. Anacrusa: Entiendo. A mí me encantaría pasar un par de meses viviendo así como dices. ¿Algo más que agregar?

SCP-ES-232: Creo que no.

Dra. Anacrusa: Ok. ¿Sabes qué fue de Juliette?

SCP-ES-232: (Sobresaltándose un poco.) No.

Dra. Anacrusa: Entiendo. Bueno, SCP-ES-232, eso sería todo.


FIN DEL REGISTRO


Anexo 232-03: A continuación se muestran documentos relacionados a SCP-ES-232, los cuales datan de alrededor del año 1946:

Anexo 232-04: Tras las declaraciones de SCP-ES-232, se decidió realizar una serie de pruebas para evaluar los efectos de distintos tipos de música en la conducta de SCP-ES-232. Los resultados se presentan a continuación.

Anexo 232-05:
El 16 de noviembre de 2016, una instancia de SCP-ES-002 fue detectada en el Sitio-15. Se envió a la Dra. Anacrusa, al Dr. Cédez y a la Agente Menta a la celda de SCP-ES-232 para retirar un Dispositivo Stilhed localizado en el interior de la misma y utilizarlo para neutralizar a la instancia de SCP-ES-002. Mientras el Dr. Cédez y la Agente Menta movilizaban el Dispositivo fuera de la cámara de contención, la instancia de SCP-ES-002 entró a la sala e intentó infectar a SCP-ES-232. Aproximadamente 5 minutos después, SCP-ES-232 expulsó a SCP-ES-002, el cual aparentemente había perdido la capacidad de infectar a un huésped. Mientras se ejecutaba el Protocolo Stille-K8, SCP-ES-232 expresó sentirse mareada y pidió a la Dra. Anacrusa activar el Dispositivo Stilhed por un tiempo. El uso de SCP-ES-232 para tratar con SCP-ES-002 está siendo considerado.

[[=]]
esta frase es para que el código del wikiwalk funcione

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License