SCP-ES-213
Puntuación: +13+x
Camerino.jpg

SCP-ES-213 en la actualidad

Ítem #: SCP-ES-213

Clase de Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-ES-213 ha sido reubicado en la Instalación-9 en donde se mantiene en el Almacén de Objetos de Bajo Valor. La entrada a SCP-ES-213 debe permanecer cerrada con llave, cuyo acceso estará restringido a personal de nivel 2 o superior.

Descripción: SCP-ES-213 es un camerino móvil originalmente descubierto en Maracaibo, Zulia, Venezuela, en el que los primeros trece días de cada mes suceden eventos anómalos diferentes.

SCP-ES-213 se encuentra equipado con muebles y accesorios que se esperarían en una habitación de su tipo. A pesar de que todos los objetos en el interior cuentan con etiquetas de manufactura, casi ninguna contiene información, siendo la excepción un oso de peluche cuya etiqueta cambia sus contenidos a lo largo del tiempo.

Los eventos de SCP-ES-213 solo pueden ser vistos y oídos desde su interior, y solo por los primeros individuos que entren en SCP-ES-213 y cierren la puerta detrás de si en un día. Ingresar nuevamente con la intención de reproducir el evento otra vez no tendrá efecto alguno

La información recopilada hasta el momento sobre los eventos puede encontrarse adjunta a continuación.

Día 1

Descripción: Imágenes semi-translúcidas y sin colisión de un grupo conformado por dos hombres y una mujer que visten túnicas entran atravesando la puerta del camerino. La mujer y uno de los hombres se sientan en el sofá al fondo del camerino, mientras el otro se comienza a observar en el espejo. Los tres parecen conversar entre sí, aunque nada es audible, hasta que el hombre que se miraba en el espejo endereza la postura repentinamente, se da vuelta a sus compañeros, y parece comenzar a gritar cosas mientras apunta a todos lados en el camerino. El grupo sale corriendo del lugar inmediatamente después.

Día 2

Descripción: El grupo entra atravesando la puerta del camerino, esta vez todos poseen pistolas y latas de aerosol sin marcas en sus manos, así como también mascarillas y lentes protectores en sus rostros. Luego de que uno de los hombres parezca decir algo a los demás, los tres comienzan a rociar el aerosol en todas las etiquetas, papeles, superficies y objetos en los que contengan cualquier clase de información . Cuando terminan, los tres apuntan a la puerta y disparan al mismo tiempo. Una luz azul tenue es vista por unos segundos antes de apagarse, y poco después la puerta del camerino deja de ser visible, dejando ver el exterior.

Nota: A pesar de que la puerta del camerino deja de ser visible en los siguientes días de eventos SCP-ES-213, aún está allí y es necesario abrirla para poder salir.

Día 3

Descripción: El mismo grupo entra en la habitación, nuevamente con mascarillas y lentes protectores en sus rostros, y comienzan a separar todos los objetos en grupos de 2. A medida que hacen esto, el camerino y los objetos dentro comienzan a perder color y opacidad, comenzando a volverse semi-translúcidos. Los tres apuntan con sus armas a la puerta y disparan antes de irse.

Día 4

Descripción: El grupo, con las mismas prendas que los días anteriores, entra rápidamente, disparando a todas las esquinas de la habitación, tras lo cual esta se vuelve completamente invisible. Inmediatamente después, comienzan a tomar medidas de los muebles y toda la habitación.

Después de tomar las medidas del espejo, la mujer dispara dos balas que impactan en sus esquinas, luego estira su brazo derecho con la palma abierta, sujetándolo con su brazo izquierdo desde el codo, y a medida que desplaza su mano hacia la izquierda, las dimensiones del espejo cambian. Una vez que acaba, vuelve a sacar su pistola, y las dos balas que disparó regresan hasta ella y se injertan en la culata. A medida que esto sucede, el espejo se vuelve invisible. Cuando acaba, uno de los dos hombres parece decirle algo, y los tres se van.

Nota: Una investigación posterior determinó que, antes de su modificación, el espejo medía 30.4cm x 50.13cm, y después de su modificación, 30.4cm x 48.4cm. Las dimensiones del espejo solo regresan a su forma original una vez acabado los trece días.

Día 5

Descripción: El grupo entra, esta vez sin mascarillas y lentes protectores, y comienzan a disparar sus armas en todas direcciones. Por cada impacto de bala, una luz azul débil puede verse brillar brevemente antes de desaparecer, junto con el objeto volviéndose completamente transparente. Cuando terminan de disparar, el camerino y casi todos los objetos dentro se vuelven invisibles, siendo la única excepción la espalda del oso de peluche con una etiqueta en su reverso, y una pequeña sección circular del techo que puede verse semi-translúcida. El grupo también deja de ser visible.

Nota: La basta mayoría del camerino permanece invisible en los días siguientes.

Día 6

Descripción: Durante este evento, las voces de lo que se cree es el grupo en los previos eventos puede oírse. A lo largo del evento, también, la opacidad del techo aumentó levemente, readquiriendo un poco de la solidez de su color. A continuación se muestra una transcripción de las voces.

Voz Masculina 1: Ugh, no veía la hora para quitarme la túnica.

Voz Masculina 2: Y yo no veía la hora para sentarme un poco. Los pies me están matando.

Voz Femenina: Ya dejen de quejarse ambos, parecen unas niñas.

Voz Masculina 1: Tal vez si fueras más como una nos entenderías.

Voz Femenina: Escúchame tú hijo de p—

Voz Masculina 2: ¡Hey, hey! ¡Tiempo! ¡Tiempo ustedes dos! Estamos aquí para descansar y relajarnos un rato, no para pelear, y aún menos entre nosotros. ¿Quieren pelear? Esperen hasta que se nos acaben las vacaciones y ya saldremos afuera a seguir peleando contra esa mierda.

Voz Masculina 1: Está bien, Magrat1. Tienes razón esta vez.

Voz Femenina: Como sea.

Magrat: (Suspira). Escuchen, sé que los ánimos están bajos, y todos estamos estresados con esta situación. Tal vez muchas cosas no encajan en este rompecabezas, y tal vez correr del peligro mientras intentamos resolver esto no sea para nada fácil. ¡Pero hey! ¡Lo hemos hecho muy bien hasta ahora! Ya sabemos en dónde está, ya sabemos más o menos como funciona, tenemos un lugar seguro donde hablar, y sabemos que Ni-Cosa sabe de esto también. ¡Pronto nos podríamos unir y ser más fuertes que nunca! Además, si hay gente que sabe como acabar con esto, son ellos. Literalmente fueron creados para esto.

Voz Masculina 1: ¿Y si no se nos unen?

Magrat: ¿Qué dices, Fabián?2 ¿Cómo no se nos unirían? Saben de esta cosa, saben que no da buena espina. Relájate, todo estará bien.

Fabián: No lo sé. ¿Qué crees tú, Cruz?3

Cruz: Tendrían que ser unos idiotas para no unírsenos.

Uno de los hombres del grupo, posiblemente Magrat, tose dos veces. Inmediatamente después se pueden escuchar oídos de ropaje siendo manipulado. Se cree que son los integrantes del grupo colocándose sus túnicas rápidamente. Ningún otro sonido puede ser oído durante el resto del día.

Día 7

Descripción: Durante este evento, un círculo en el techo se volvió casi completamente sólido, teniendo sus bordes semitranslúcidos antes de volverse invisibles como el resto del camerino. Luego de varias horas de que el círculo crezca a una proporción de 1,3cm por hora, las voces del grupo pueden ser oídas nuevamente. Una transcripción se encuentra disponible a continuación.

Cruz: Son unos idiotas.

Fabián: No puedo creer que no se nos unieran. ¡Los únicos hijos de puta en este mundo que saben como erradicar a esta mierda y están de su maldito lado!

Magrat: Yo no puedo creer que le estén dando la espalda de esta manera a la gente que juraron proteger. ¿Y ahora como haremos para que cambien de opinión?

Fabián: ¿¡Cambiar de opinión!? ¡Esos hijos de puta me intentaron torcer la cabeza! ¡Si no fuera porque tuve buenos reflejos ahora estaría muerto! ¡Juraron cazarnos si jodiamos demasiado con la Cosa! ¿¡Y así quieres que intentemos hablar con ellos de nuevo!? ¿Acaso te volviste loco, Magrat?

Cruz: A Magrat siempre le faltó un tornillo.

Magrat: Bueno, bueno, perdón. Tal vez no fue la mejor idea con la que pude salir, ¿pero qué más podemos hacer? Tú mismo lo dijiste, Fabián, ellos son los únicos que saben como erradicar esta cosa.

Silencio.

Fabián: Pues algo tenemos que idear. No podemos simplemente sentarnos aquí y esperar a que el día cosa llegue. O que nos encuentre Ni-Cosa. O la Cosa. ¿Acaso tu quieres la Cosa, Magrat? ¡Pues yo sé muy bien que no quiero la Cosa!

Magrat: Tiene que haber algo que podamos hacer… ¿tal vez fingir nuestras muertes e intentar robar su información?

Fabián: ¿¡Estás loco!? Sabes lo peligroso que es eso. No voy a arriesgarme a morir de verdad. Para eso me hubiera apuntado en la garganta desde el principio.

Cruz: Creo que Magrat tiene razón.

Magrat: ¿Ves? Hasta Cruz piensa que es buena idea, y a ella no le gustan las ideas de nadie.

Cruz: No te confundas, Magrat, tu idea es una mierda. Pero me ayudó a formular una mejor. ¿Recuerdan al venezolano?

Fabián: El venezolano… ¿Chávez? ¿Ese no se murió ya?

Cruz: No, no hablo de ese fantasma. Hablo de uno de los agentes de La Fundación que estuvo presente después de que vimos a Cosa aparecer, el día que Chávez murió. Fue uno de los pocos sobrevivientes. Hice los cálculos y han pasado 38 días desde eso.

Fabián: ¿Y? ¿Qué quieres? ¿Que le celebremos el funeral? Sabes que nada pasa de Cosa días después de tener contacto con esa Cosa.

Cruz: Ese es el punto. El agente sigue vivo.

Silencio.

Magrat: No juegues, Cruz.

Cruz: No estoy jugando. Si no murió a los quince menos dos días, debió hacerlo a los veintisiete menos un días, pero sigue vivo.

Magrat: Eso es imposible. ¿Como pudo vivir tanto tiempo? ¿¡Y duplicar el tiempo máximo!?

Cruz: No tengo idea. Pero es posible que tal vez este tipo sepa, o tenga algo, que pueda ayudarnos. Si no es acabar con Cosa, tal vez a salvarnos de ella.

Magrat: Podría funcio—

Fabián: No entiendo cómo puedes creer que eso es una buena idea, Cruz. si ese agente no ha desaparecido simplemente es porque el contacto no fue lo suficientemente directo como para infectarse. Chávez tuvo a la Cosa en frente, pero los agentes allí solo tuvieron contacto con el resultado de su trato.

Cruz: Hay gente que ha desaparecido con mucho menos. ¿O acaso te olvidaste de tu propia familia?

Se escucha un fuerte golpe en una mesa.

Fabián: ¡Cállate! ¡Te dije que nunca los volvieras a mencionar! ¡Nunca los vuelvas a mencionar!

Magrat: Tranquilo, Fabián, tranquilo. Sé que duele. Todos hemos perdido aquí, pero gritarnos no solucionará nada. Creo que lo mejor que podemos hacer ahora mismo es escuchar lo que dice Cruz.

Fabián: Como sea. No me voy a arriesgar ni a mirar a un posible infectado. La idea es salvarnos, no matarnos antes de tiempo. ¿Y qué si sobrevivió Cosa días? ¿Y qué si sobrevivió el doble de días? Pudo ser solo suerte, o tal vez la Cosa juega con su comida, qué se yo.

Magrat: Fabián, usa tu cabeza, no tenemos más opción.

Cruz: No. Fabián tiene razón. Y estamos en un buen tiempo para comprobar definitivamente si este agente tiene algo o no. Mañana se cumplen los cuarenta menos un días desde el contacto.

Magrat: Tal vez… tal vez pudo sobrevivir un ciclo, tal vez dos, ¿pero tres? ¿Y además coincidiendo con un quince menos dos de Abril? Si realmente logra sobrevivir, entonces definitivamente hay esperanza. ¿Cómo dices que se llama?

Cruz: Agente Mocholí. Es parte de un equipo de reconocimiento. Ahora mismo se dirigen hasta la Instalación-33. Rompamos la topología de la puerta mañana e inventemos algo para atraparlo. Tenemos que llegar hasta Chile.

No se oyen más sonidos por el resto del evento

Día 8

Descripción: Durante este evento, un área en forma de esfera de 17cm de diámetro alrededor de la etiqueta se volvió completamente visible. Desde este evento en adelante, algunos nuevos sonidos pueden ser escuchados, como pasos, ronquidos, y susurros. Una transcripción de la comunicación del grupo se encuentra disponible a continuación.

Fabián: No puedo creer que de verdad haya sobrevivido a toda esa mierda el venezolano este.

Magrat: No hables tan fuerte. Las paredes no serán de cartón exactamente, pero no lo tenemos tan lejos del camerino. Además, no sabemos cuánto tiempo le tardará en picar la curiosidad e intente espiarnos.

Cruz: Motivos tiene. Somos un grupo de desconocidos que lo acaba de condenar a morir.

Magrat: No técnicamente, Cruz. Recuerda que la probabilidad de que la muerte sea permanente es menor al 60%.

Cruz: Seguro le encantará saber eso.

Fabián: Le encantará más saber que ese 6% que le dijiste en realidad le faltaba un cero a la derecha.

Magrat: Oigan, hice lo que tenía que hacer. ¿Creen que si hubiera otra manera no la habría preferido? Además, es mejor así. De no tener o no saber nada útil, al menos su estado actual nos permitirá espiar a los idiotas de Ni-Cosa y tal vez averiguar como se supone que vamos a destruir a esta cosa.

Fabián: ¿Y? ¿Cuándo ponemos el plan en marcha?

Cruz: No hoy. Si la Cosa funciona como creemos, no hay día del mes en el que sea más poderoso que hoy.

Magrat: Si, y también está el tema de que necesitamos desinfectarlo un poco primero antes de seguir interactuándo con él. Ustedes vieron ese tren. Ni el fuego le lograba quitar el olor a infección.

Fabián: Me alegro de hayamos salido de allí. No podía dejar de pensar en que esa cosa nos saliera por detrás en cualquier momento. El lugar tenía energías muy pesadas, y tantas veces que tuvimos que decir el condenado número para que nos entendiera… esta lengua necesita un jabón. O un misil nuclear-taumático.

Cruz: Me gusta la idea del misil.

Fabían: Ja-ja. Muy graciosa.

Magrat: Ya, es suficiente. Tenemos que reponer energías para mañana. Recen porque no nos hayamos ensuciado demasiado. No puedo imaginarme lo que podría pasar si esa cosa se entera de donde estamos y nuestros planes.

Día 9

Descripción: Durante este evento, aproximadamente un tercio del camerino es visible, aunque aún no es posible ver a los miembro del grupo en su totalidad; en ocasiones algunas partes de su cuerpo son brevemente visibles mientras caminan por el camerino. Desde este evento en adelante, sonidos como respiraciones y pulsos cardíacos son audibles. Lo siguiente es una transcripción del evento.

Magrat: Este es el lugar. Bienvenido a nuestro refugio, Mocholí. Un lugar limpio de la Cosa.

Mocholí: ¿Cosa? ¿Hablas de SCP-ES-11—

Fabián: ¡Idiota! ¡Cállate! ¿Acaso no entendiste la explicación del otro día? Decir, hacer, tener, lo que sea, con el número Cosa, hace que la Cosa tenga poder. ¿Quieres que tenga poder aquí, Mocholí? ¿Eso quieres?

Mocholí: ¡No, no! ¡Lo siento! Es solo que pensé que este lugar sería inmune o algo similar.

Cruz: ¿Como puedes haber sobrevivido a tanto siendo así?

Mocholí: Yo, em…

Magrat: Okay, okay, chicos. Mocholí cometió un error de novato, ¿está bien? Es la primera vez que está en un Destacamento, recuerden. Denle tiempo para que se acostumbre.

Mocholí: Gracias, General.

Magrat: Ah, Mocholí, no te preocupes. Puedes llamarme Magrat. No estamos en una misión común ahora mismo, así que las reglas las podemos poner nosotros.

Mocholí: Eso creo. (Pausa). Hablando de eso, ¿qué es lo que haremos?

Magrat: Bueno, el plan es ir a destruir la Cosa.

Mocholí: ¿Cómo?

Cruz: Vamos a la Instalación-Cosa, llegamos hasta la Cosa, y ejecutamos el Protocolo Emboscada Scranton.

Mocholí: Eso suena bien. ¿Y en qué consiste el protocolo?

Fabián: No sabemos.

Magrat: Y es ahí donde entras tú, Mocholí.

Mocholí: No tengo idea de que va el protocolo, Magrat. Leí la documentación de SCP-ES— de la Cosa, pero no se especifica que eso de la emboscada.

Magrat: Es información que no esta disponible para todo el mundo, posiblemente porque alguna agencia rival podría usar ese conocimiento para desactivar anomalías a voluntad. Gracias a lo nerd que es Cruz con las telecomunicaciones pudimos saber desde aquí que el protocolo consiste en realizar una emboscada a la anomalía con tecnología Scranton.

Mocholí: ¿…y para saber eso es necesario ser un nerd?

Cruz: No seas idiota, Mocholí. Si La Fundación diera nombres intuitivos todo el tiempo no habrían tantos accidentes tan seguido, pero ya ves que ese no es el caso. El caso es que gracias a mi pudimos confirmar que esta vez el nombre si era un poco intuitivo.

Mocholí: Pero, entonces, ¿cómo podrían necesitarme a mi? No sé nada de computadoras ni telecomunicaciones. Mi área es otra.

Magrat: Tu área es el reconocimiento, así es, y es por exactamente eso mismo que necesitamos que vayas donde algunos sujetos y reconozcas el protocolo de sus bocas.

Mocholí: Espiarlos. Puedo hacer eso. Mi estado actual debería poder ayudarme con eso, ¿verdad?

Fabián: No tanto. Ellos sabrán como verte.

Magrat: ¡Te dije que no dije— Que no dijeras— Que no le contarás el plan, que yo se lo quería contar.

Mocholí: Magrat. (Pausa). Desde el momento en que puse un pie en La Fundación sabía que me iba a ver enfrascado en todo tipo de peligros mortales. No necesitas ocultarme información en pos de mantenerme relajado. Creo que ya domino bastante bien el exponerme a peligros, y si la misión así lo requiere, estoy dispuesto a ello. Además, estar mejor informado podría facilitar mi regreso.

Magrat: En ese caso, tal vez si sería mejor hablarte un poco más sobre los sujetos a los que tienes que espiar. Ellos… bueno, digamos que son tan capaces como nosotros, y nosotros podemos sentir cuando personas en tu estado están cerca. Tal vez cualquiera como tu a 1 km de distancia.

Mocholí: ¿Cómo se supone que los podré espiar entonces?

Magrat: Hay algo que tienen los que están en tu estado. Cuando están lo suficientemente quietos, se vuelven casi invisibles a nuestra vista. Tienes que ir hasta algún lugar en donde ellos estén y quedarte completamente inmóvil hasta que se vayan, y luego volver aquí. ¿Crees que puedas con eso?

Mocholí: Si, General.

Magrat: Magrat. Solo dime Magrat. Cruz, ¿conseguiste algo de información útil para la misión?

Cruz: Me puse a escuchar algunas comunicaciones de radio que salían de la Instalación-Cosa. Siguen transportando muchas cosas al lugar. Dos de nuestros objetivos irán mañana a buscar un cargamento de cajas que dejaron estacionado en una bodega cerca de la Instalación-33. Estaba a punto de escuchar la hora a la que saldrían pero… él me sacó.

Mocholí: ¿Escuchar? ¿Cómo? No tienes audífonos, ni una computadora, nada. Y, ¿"el te sacó"?

Magrat: Cruz es una taumaturgo especializada en el área de las telecomunicaciones. Sobre lo último, no es importante. (Susurrando). No le hables demasiado de eso a Cruz. Es… un tópico sensible para ella. (Con un volumen de voz normal) ¡Bien! ¡Ya escucharon a Cruz! ¡Mañana mismo Mocholí irá hasta esa bodega y nos dará la información que necesitamos!

Fabián: Mañana. Otro día más malgastado.

Magrat: Prefiero pensar que ha sido un día más en lugar de uno menos. Hemos informado a Mocholí de todo, elaboramos un plan, y ya le pudimos hacer un espacio adentro. Pero suficiente de hablar del mañana, sigue siendo hoy, y hoy lo que nos queda es descansar y prepararnos hasta mañana. Descansen.

Cruz: Mocholí, antes de que te vayas. Ven aquí.

Mocholí: ¿Qué necesi—

Se puede escuchar el sonido de un beso.

Mocholí: ¿¡Q-qué fue eso!?

Cruz: No te ilusiones, imbécil. Necesito esto si quiero poder conectarme con tu mente mientras no estés aquí. ¿O acaso planeabas que te hiciéramos una cámara fantasma o algo así?

Mocholí: Bueno…

Cruz: No puedo creer que tengamos que depender de alguien tan poco profesional. Ya vete a tu esquina y déjame sola.

Mocholí: Lo siento.

Día 10

Descripción: El camerino es completamente visible, con todos sus objetos dentro. Sin embargo, el grupo sigue viéndose semitranslúcido, con la excepción de "Mocholí" que se ve difuso y con una pierna postiza improvisada. Magrat se ve como un hombre de 1,8m de altura, de complexión endomorfa, rubio y con barba. Viste una camisa de flores, un short deportivo, y sandalias. Fabián puede ser visto como un hombre de 1,5m de altura, de complexión mesomorfa, de pelo corto y castaño, con un piercing en la oreja izquierda, camiseta negra sin mangas, pantalones vaqueros y botas negras. Cruz puede ser vista como una mujer de 1,6m de alto, de complexión ectomorfa, pelo negro hasta los hombros, lentes circulares grandes, y tres cicatrices; dos en la mejilla derecha, y una en el cuello. Viste una sudadera verde oscuro, pantalones vaqueros, y zapatillas negras. Magrat y Fabián están frente a Cruz, quien se encuentra sentada en una silla con los ojos cerrados y la cabeza baja. Lo siguiente es la transcripción de la conversación entre ellos.

Magrat: ¿Ya pudiste conectarte?

Cruz: Cállate. Déjame concentrarme.

Fabián: Tal vez si estiras un brazo hacia arriba agarres más señal.

Cruz: Habló el payaso de la clase.

Magrat: Bien, ya es suficiente. Guardemos silencio y dejemos que Cruz se concentre.

Cruz: Al fin.

Luego de diecisiete segundos de silencio, Cruz comienza a respirar profundo y su sudoración aumenta. Poco después, inclina su cabeza hacia arriba mientras abre sus ojos, que dan tres giros verticales sobre su eje y se tiñen de un color negro. A la vez, Cruz pone una de sus manos en el espejo del camerino, en el que se comienza a ver estática. Tras dos segundos, una bodega llena de cajas es visible

Magrat: Mocholí, somos nosotros.

La imagen tiembla por 1 segundo

Mocholí: ¡Mierda! Me asustaron estos hijos de puta.

Magrat: La comunicación es mediante tu cerebro. Vemos lo que ves, y escuchamos lo que piensas. No habrás la boca.

Mocholí: Lo siento. Mierda. No estoy acostumbrado a esto. A que escuchen mi cabeza. Siento hormigueo en el cerebro. ¿Esto es dañino? ¿Cuánto tiempo tendrá que ser así? ¿No pueden ver lo que imagino también, verdad? Mierda por favor díganme que no vieron lo que me estaba imaginando antes, por favor díganme que no vieron eso, mierda, mierda mierda mierda.

La sudoración de Cruz comienza a aumentar

Fabián: Mocholí, joder, cálmate. Si te pones a vomitar pensamientos así vas a saturar a Cruz. Este proceso es complicado y requiere de mucha capacidad cerebral. Sé algo más considerado con tus nuevos compañeros de equipo y relaja tu mente.

Mocholí: Está bien. (Pausa). ¿Pero no vieron nada verdad?

Fabián: No.

Mocholí: Bien, bien… bien. Bien, bien, bien. Bien.

Fábian: ¡Que te calmes!

Mocholí: ¡No es fácil! Llevo una hora aquí en esta bodega quieto esperando a esta gente y pensar era lo único que me mantenía cuerdo.

Fabián: Solo relájate.

Mocholí: Está bien… bien.

La sudoración de Cruz comienza a disminuir

Magrat: Bien, así que, no hay rastro de nuestros objetivos aún, ¿eh? Mientras tanto tal vez podríamos saber qué son todas estas cosas que se están llevando a la Instalación-Cosa. ¿Puedes abrir alguna, Mocholí?

Mocholí: No estoy seguro de que sea una buena idea. Habían unos tipos aquí haciendo inventario antes. Hablaban de como se sentían mal por un tal Carl. Dijeron que se le abrió una caja cuando se le cayó de las manos. Carl está muerto.

Magrat: No suena bien. ¿Alguna descripción que hayan hecho del contenido de las cajas?

Mocholí: No. Solo eso. Que no había que abrirlas.

Fabián: ¿Y si simplemente abres una? Prácticamente ya estás muerto

Magrat: Fabián, no juegues. Sabes que solo es temporal. Ahora mejor aliviemos la carga de Cruz y Mocholí un rato y esperemos en silencio.

Fabián: Bien.

Durante quince minutos, Magrat y Fabián ven el espejo en silencio. En ocasiones alguno de los dos se levanta y da una vuelta por el camerino antes de regresar a seguir viendo la imagen. Antes de que vuelvan a hablar, se ve como las luces del lugar se encienden, y se oye una puerta abrirse.

Fabián: Son ellos.

Magrat: Son Jaden y Edahi. Parece que van a decir algo. Escuchémoslos.

Jaden: Aquí están.

Edahi: Henos aquí, Jaden.

Jaden: Son menos cajas de las que me esperaba.

Edahi: Menos contar, más cargar. No tenemos todo el día.

Jaden: Si, señor.

Durante veinte minutos, Jaden y Edahi cargan cajas en silencio hasta un camión que se encuentra estacionado fuera de la bodega.

Fabián: Mierda, ¿en serio no van a decirse nada más?

Magrat: No han hablado en todo este tiempo. No creí que fueran tan callados. Tal vez tengamos que volver a esperarlos en otro lugar después.

Mocholí: Mierda.

Jaden: ¿Qué fue eso?

Fabián: Joder, ¿lo escucharon? ¿Cómo lo escucharon?

Edahi: ¿Qué fue qué?

Jaden: Creí escuchar algo.

Magrat: Tal vez pueden sentir estas cosas mucho mejor que nosotros. Esta gente está a otro nivel.

Edahi: ¿Dónde?

Jaden: Allí, en esa pared, junto a esa caja. Escuché a alguien decir 'mierda'.

Fabián: Se acabó. Desconectemos a Cruz. No podemos permitir que nos encuentren a nosotros también

Magrat: No podemos dejar a Mocholí así como así.

Edahi: Iré a revisar. Tu mientras carga esta caja

Fabián: Si podemos.

Edahi se comienza a acercar a la pantalla

Magrat: No, no podemos.

Fabián: Si, si podemos. Mírame

Fabián intenta acercarse a Cruz, pero Magrat se lo impide. Ambos sacan sus armas y se apuntan entre sí.

Edahi está a diez pasos de la pantalla

Fabián: Siempre supe que la cagarías, pero nunca creí que tendrías el valor de hundirnos contigo.

Edahi está a nueve pasos de la pantalla

Magrat: Estoy jugando a ganar y para todos nosotros, Fabián.

Edahi está a ocho pasos de la pantalla

Fabián: ¿Ganar? ¿¡Cómo puedes llamar a esto ganar!? Descubrieron al venezolano y ahora van a descubrir a Cruz y a todos nosotros si no la desconectamos

Edahi está a seis pasos de la pantalla

Magrat: ¡Tenemos que esperar un poco más! Tal vez no sepa como saber el origen de la señal

Edahi está a cuatro pasos de la pantalla

Fabián: ¡Escuchó el único pensamiento que tuvo en su estado muerto! Estos hijos de puta sabrán como encontrarnos. Desconectemos a Mocholí, de todos modos era muy poco probable que saliera de su estado muerto. Baja tu arma y déjame salvarnos, ¡bájala o te juro que te meto un puto agujero negro en el cerebro!

Magrat: Está bien. Creo que no hay otra opci—

Edahi: ¿Mocholí?

Fabián: Nos condenaste a todos.

Fabián dispara una bala a la cabeza de Magrat, pero la bala es succionada a mitad de su trayectoria hasta el arma de Magrat, quién apunta hasta el techo y dispara. En el lugar del impacto, se ve un agujero negro en miniatura que succiona algunos objetos dentro y rompe parte del techo antes de desaparecer

Mocholí: ¿…Hola?

Edahi rápidamente se quita su abrigo rojo, lo mueve en el aire hasta que toma la forma de una guadaña e intenta asestar un golpe contra Mocholí. Mocholí logra esquivar el golpe, y la pared detrás de Edahi se agrieta y rompe, como si fuera golpeada múltiples veces mientras Edahi se gira hacía Mocholí, hasta ceder

Mocholí: ¡Mierda! ¡Detente! Debe haber algo que podamos discutir

Magrat: ¿¡De verdad me ibas a matar!? ¿¡En serio!?

Fabián: ¡Tu nos mataste primero, Magrat! ¡Nos acabas de matar a todos!

Magrat: Conque así es como piensas. Supongo entonces que…

Fabián: No hay nada que discutir.

Edahi: No hay nada que discutir.

Edahi estira su abrigo y lo agita en el aire hasta que toma la forma de cadenas, las agita en el aire, y las lanza contra la pierna de Mocholí, atrapándolo y arrastrándolo hasta él. Cuando lo tiene en frente, se pone un guante, pone su mano sobre la boca de Mocholí, y la quita como si fuera una estampilla, y luego se la guarda en el bolsillo. Edahi pone un dedo frente a sus labios, tras lo cuál Mocholí parece ser arrastrado por el suelo.

Edahi: Shhhh.

Fabián vuelve a disparar hacia la cabeza de Magrat, pero la bala ve su trayectoria interrumpida y es succionada por el arma de Magrat, quien dispara hacia el techo, donde una estrella amarilla en miniatura comenzó a crecer ligeramente y cambiar su tonalidad a roja antes de crear una pequeña explosión. Magrat salta hacia un lado mientras Fabián rescarga su arma, y antes de tocar el suelo, Magrat dispara una bala frente a los pies de Fabián. Poco después, un espacio alrededor de Fabián toma la forma de una burbuja, en la que todos los movimientos parecen verse ralentizados. Fabián puede ser visto recargando su arma a un 2% de la velocidad normal mientras escombros y partículas de polvo caen lentamente a su alrededor.

Magrat: Lo siento, Fabián, pero no me dejaste otra alternativa. Quiero creer que solo es el estrés pudiendo contigo. Cruz, gracias por no cortar la transmisión. Atraparon a Mocholí, pero creo que todavía no todo está perdido. No parece que nos hayan visto, y se lo están llevando al camión. Puede que digan algo que nos sirva en su camino, pero no puedo permitir que se lo lleven a la Instalación-Cosa. No pierdas la conexión con Mocholí, yo iré a rescatarlo. Cuida a Fabián también mientras no estoy.

Magrat se retira por la puerta del camerino, y la imagen en el espejo se oscurece cuando ponen una bolsa sobre la cabeza de Mocholí.

Día 11

Descripción: El camerino se mantiene casi sin cambios en comparación con el día anterior, siendo la excepción Fabián que ahora se le ve lentamente intentar colocar otro cargador en su arma, mientras el cargador vacío se encuentra cayendo cerca suyo. En el espejo, es posible escuchar el sonido de un motor, posiblemente del camión en movimiento. La siguiente transcripción comienza luego de que se oiga un golpe en el camión.

Edahi: ¿Qué fue eso?

Jaden: Un bache, no lo pude esquivar.

Edahi: Vale. (Pausa) Oye, ¿qué crees que me hubiera pasado si el prisionero no me hubiera esquivado el golpe?

Jaden: Te hubiera borrado de la existencia. Si nuestro superior no lo ha matado ya, debe ser porque quiere verlo en persona en la Instalación-13.

Edahi: Hmph… A veces desearía que nos dijera las cosas de manera más directa.

Jaden: Él sabe lo que hace. Si no nos dice directamente algo, debe ser porque las cosas saldrán mejor con nosotros en la ambigüedad.

Edahi: Supongo.

De repente, la bolsa en la cabeza de Mocholí es retirada, y es posible ver el interior de un remolque de cargamento lleno de cajas con símbolos de la Fundación de Caridad Manna. Poco después, Magrat es visto en escena, y se sienta frente a Mocholí. Pone su dedo frente a sus labios en un gesto para guardar silencio.

Magrat mira a la cadena roja que ata a Mocholí y que recorre todo el remolque hasta la zona de los conductores, atravesando la pared. Magrat saca su arma desde debajo de su manga, le da un giro alrededor de su mano, pero cuando vuelve a ser visible, es un cuchillo. Magrat intenta cortar la cadena, pero apenas hace contacto, se puede ver a Edahi saltando a través de la pared del camión y caer frente a Magrat y Mocholí

Edahi: Sabía que no había sido un bache. ¿Qué haces aquí, gordo? ¿Quieres hacerle compañía a tu amigo en la Instalación-13?

Magrat: Detén este sin sentido, Edahi. Sabes que esa cosa no puede estar planeando nada bueno.

Edahi: Triskaideka sabe exactamente lo que hace, y lo que hace es bueno. Que ustedes no lo entiendan y hayan decidido darle la espalda a La Fundación no es nuestro problema.

Magrat: Ah, ¿si? ¿Lo que hace es bueno? ¿Entonces dime qué tan bueno fue que hiciera eso en Cuba?

Edahi: Chávez era un hijo de puta, lo sabes. Lo tenía merecido.

Magrat: No hablo de Chávez, hablo del monstruo que creó gracias a él. Seguramente sabes como quedó ese lugar. Ese era un hospital, Edahi. Estaba lleno de enfermos y gente que los quería ayudar, y ahora todos están muertos. Incluso nos dieron un segundo strike por eso. ¡Estamos a un paso de perder nuestra autonomía por culpa de esa mierda a la que ayudas!

Edahi: Triskaideka sabe exactamente lo que hace.

Magrat: ¿Lo sabe? ¿Lo sabe realmente? Entonces dime, ¿qué es lo que está haciendo? Ustedes estando de su lado deben saberlo muy bien.

Edahi: Bueno, yo…

Magrat: No tienes ni idea de lo que tu supuesto líder está haciendo, los escuché. Un verdadero líder jamás ocultaría información tan crucial a sus propios aliados, un verdadero líder… (Magrat mira a Mocholí) no le ocultaría información vital a uno de los suyos… oh, mierda.

Jaden: Edahi, ¿qué carajos están haciendo allá atrás que tardas tanto? Mata al gordo de una vez, intenta confundirte.

Magrat: No, intento ayudarte. Intento hacerte ver que esto no está bien. Recuerda el tren, eso claramente fue obra suya. Viste todas las vidas inocentes de nuestra propia Fundación que puso en riesgo con eso. Viste también como eliminó a ese guardia de seguridad.

Edahi: Pudo haberlos matado a todos si hubiera querido, pero solo murió uno.

Magrat: ¿Y crees que esa es una moral correcta? Si piensas eso, entonces también pensarás que no estuvo tan mal matar a esos niños.

Las cajas en el camión dan un pequeño espasmo al unísono

Edahi: Nunca pude terminar de comprender eso, él dijo que jamás le haría daño a los niños, sin embargo…

Jaden: Edahi, no me digas que—

Edahi: Jaden, ¿qué fue eso que dijiste hace un rato? ¿Lo que crees que Triskaideka me hubiera hecho si no traía vivo al venezolano?

Jaden: ¡Edahi! ¿¡Qué mierda crees que estás haciendo!? ¡Te están mintiendo! ¡Están jugando contigo!

Edahi: ¡Repítelo! ¡Repítelo o abro todas las putas cajas aquí mismo!

Jaden: Él… él te hubiera asesinado.

Edahi mueve su abrigo, deshaciendo las cadenas y formando una red con la que atrapa a Jaden, que a la vez había saltado en dirección a Edahi, atravesando la pared

Jaden: ¡La puta madre, Edahi! ¡Eres un traidor! ¡Eres un maldito traidor hijo de puta!

Edahi: Jaden, esta es la red neural. Ahora mismo fibras de mi arma están ingresando a tu cabeza y recorriendo tu carne y hueso hasta tu cerebro. Su destino es tu amigdala emocional. Si mientes, o dudas, tu amigdala reaccionará, y mis fibras también. No quiero que quieras saber qué pasa después, y es por eso mismo que quiero que me digas la verdad, ¿tú sabes lo que Triskaideka está haciendo?

Jaden: Edahi…

Edahi: Dímelo.

Jaden: (Suspira) Triskaideka lleva subyugando a todos los pesos pesados de La Fundación, desde los escaños más bajos hasta los más altos. Los que se le resisten son torturados hasta cambiar de parecer, o quitados del camino de algún modo.

Edahi: ¿Por qué está haciendo todo esto?

Jaden: Edahi, amigo, yo—

Edahi: ¡No estoy jugando, Jaden! ¡Dímelo de una puta vez!

Jaden: Quiere asegurarse de que nadie pueda detenerlo cuan—

Una caja frente a Jaden se abre, desde la que un tentáculo líquido y negro dentro se estira rápidamente para ingresar en la boca de Jaden. Poco después, comienza a salir líquido desde los orificios en su cuerpo, y cae sobre la caja. El movimiento del tentáculo y el cadáver cesan

Magrat: Mierda, ¿qué era eso?

Edahi: Debió ser Triskaideka. Algo tienen todas estas cajas que parece importarle mucho, y que son bastante peligrosas. No creo que ese tentáculo sea todo lo que haya habido dentro. Triskaideka posiblemente mató a Jaden para que no pudiera terminar de hablar. Ahora deberíamos estar bien, sin embargo, el cuerpo cerró la caja.

La escena comienza a moverse de un lado a otro

Edahi: Ah, el Venezolano. Ten, toma, creo que esto es tuyo.

Edahi se pone un guante blanco, mete la mano en su bolsillo, y saca la boca de Mocholí. La comienza a acercar hasta su dueño, pero se detiene cuando el cuerpo de Jaden se levanta.

Edahi mueve su abrigo para formar una guadaña y Magrat saca su arma. El cuerpo de Jaden comienza a quebrarse y romperse hasta formar lo que parece ser una sonrisa.

Sonrisa: Quiero asegurarme de que nadie pueda detenerme cuando de una vez por todas demuestre el dominio de La Fundación sobre el mundo. El dominio de nuestra Fundación. Todo va a ser muy distinto dentro de poco. El cambio será para mejorar, sé que a la mayoría les gustará. Pero hay unos pocos, como ustedes, que no parecen querer crecer junto con nosotros. Los entiendo, jóvenes, yo también añoro mi pasado con nostalgia. Es por eso que les dejaré conservar un pequeño regalo del pasado. Espero que lo cuiden bien, con lo viejo que está, no creo que duré tanto más.

Edahi: ¿¡Por qué, Triskaideka!? ¿¡Por qué nunca me dijiste nada!?

Sonrisa: Porque sabía que me traicionarías cuando lo supieras. Mentirte te dejaría a mi servicio el tiempo justo y necesario. Pero basta de pláticas, creo que su amigo allí detrás tiene algo que decirles. Ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja.

Entre risas, la Sonrisa se deshace y cae sobre la caja. El cuerpo de Jaden que la conformaba es irreconocible entre el líquido negro.

Edahi: Hijo de puta.

Magrat: Tranquilo, Edahi. Lo detendremos. Estás entre amigos ahora, podremos juntos.

Edahi: Nada funcionará. No a estas alturas. Solo déjame devolver la boca a tu amigo y larguémonos de aquí. (Se acerca a Mocholí, y vuelve a colocar su boca)

Mocholí: ¿¡Quién mierda está manejando esta cosa!?

Se escucha una explosión y la imagen se corta.

El espejo se rompe, y Cruz regresa a la normalidad

Cruz: Mierda.

Día 12

Descripción: En el principio del evento, se ve a Cruz y Mocholí ingresar los cuerpos inconscientes de Edahi y Magrat al camerino. Fabián todavía se encuentra ralentizado, ahora con el arma cargada, y el cargador que tiró a punto de salir de la burbuja. Lo siguiente es una transcripción del evento.

Mocholí: Ya están aquí. ¿Ahora que haremos?

Cruz: Esperar.

Mocholí: ¿A qué despierten?

Cruz: No, esperar nuestra muerte.

Mocholí: ¿Qué dices?

Cruz: Magrat no te lo dijo. Nuestro primer contacto directo con Cosa fue— Ah, qué importa decirlo a estas alturas. Nuestro primer contacto directo con Triskaideka, 13, SCP-ES-113, lo que sea, fue hace doce días. La gente desaparece cuando se mete en el camino de esta cosa, y el máximo de días transcurridos antes de que te quite del camino definitivamente es, sorpresa sorpresa, 13. Mañana es el día es que todos moriremos.

Mocholí: No creo que funcione así.

Cruz: Eres la única persona que sabemos que fue capaz de sobrevivir el ciclo de trece días. Mierda, incluso tres ciclos y contando. Pero revisé tus recuerdos mientras estuvimos conectados, no tienes la menor idea de nada. De como has sobrevivido a tanto.

Mocholí: No… lo siento.

Cruz: No importa. Nada importa ya. Vamos a morir.

Mocholí: Si hay algo que pudiera hacer.

Cruz: No hay nada que puedas hacer. No eres un taumaturgo, no eres anómalo, no eres un prodigio. Mierda, ni siquiera tienes todas tus piernas. Ni siquiera estás completamente vivo. Vamos a morir, y más temprano que tarde tu también.

Mocholí: (Mira hacía el suelo). No, no soy especial como ustedes. Tal vez no hay nada que pueda hacer.

Magrat: No. (Tose). Todavía hay algo que podemos hacer.

Mocholí: Magrat, despertaste.

Magrat: Mocholí, escucha. Tal vez nosotros— (Tose) Tal vez nosotros estemos condenados, pero tu aún podrías tener una oportunidad. Tenemos que despertar a Edahi. Tenemos que— (Tose) Tenemos que saber del Protocolo Emboscada Scantron. Con esa información podrías acabar con el monstruo.

Mocholí: ¿Y cómo podría hacerlo? Soy una hormiga comparado con ustedes

Magrat: Sobreviviste más que nadie, y a más que todos. (Tose) Tienes algo especial. Tienes más tiempo que todos nosotros juntos. Tienes que utilizarlo y hacer lo que sea para acabar con esa cosa.

Edahi: No, no lo tiene.

Cruz: Habla.

Edahi: Triskaideka tal vez no me dijo muchas cosas antes, pero si me dijo una cosa. El Protocolo Emboscada Scantron dejará de existir pronto. Él sabe que eso es la única cosa que podría acabar con él. Desaparecerá de la mente de todo el mundo, y reducirá todos sus registros, partes y piezas en cenizas. Él ya sabe como borrar cosas de la mente de las personas, pero no sabe todavía como destruir esta cosa. Está construyendo algo en la Instalación-13, algo que le dé la suficiente fuerza como para destruir la máquina creada para su muerte, y hará todo lo necesario por acabar con ella.

Mocholí: Entonces es una máquina. ¿Y dónde está? ¿Qué puedo hacer con ella? ¿Cómo funciona?

Edahi: La máquina está en la Instalación-57. No sé dónde exactamente, pero está allí. Solo puede ser encendida si cuatro taumaturgos se unen para ello.

Cruz: Hija de puta. Por eso no te asesinó a ti también, para reírse en nuestras caras. Somos cuatro taumaturgos, pero nada servirá con tres de nosotros muertos.

Mocholí: Mierda… Mierda, ¿qué haremos? ¡No puedo dejar morir a más compañeros de equipo! ¿Edahi, crees que puedas convencer al resto de Triskaidekafobia para que nos ayude con esto? Tal vez ellos puedan ayudarnos a salvar a Magrat y los otros.

Edahi: Comparados conmigo, ellos son robots. No cambiaran de opinión ni aunque la vida de su madre dependiera de ello. Estamos solos.

Mocholí: ¿Crees… que te mate a ti también pronto?

Edahi: Es lo más probable.

Magrat: Tiene que haber alguna manera… si tan solo pudiera pensar en algo—

La culata descartada de Fabián sale de la burbuja y golpea a Magrat en la cabeza.

Magrat: Mierda, ¡Fabián! Espera, ¡Fabián, eso es!

Cruz: ¿Qué pasa ahora?

Magrat se levanta, pone su arma bajo su manga, y desde la espalda de su camisa saca un gancho extensible. Con el gancho, mueve el arma de Fabián afuera de la burbuja, y la deja a un lado. Guarda el gancho en su camisa, y saca el arma de su manga para succionar la bala que anteriormente disparó al suelo. Rápidamente, la burbuja se desvanece y Fabián regresa a la normalidad

Fabián: ¡Ah— Okay, escuché todo, ya no estoy enojado. Lo siento, Magrat, pero nunca más me vuelvas a hacer eso. Podía ver todo en tiempo real pero todo lo que hacía iba demasiado lento, era muy frustrante.

Magrat: Perdonado. Bien, tengo una idea gracias a Fabián, pero no puedo arriesgarme a contarla ahora. Hemos estado tan cerca de él que ya debe poder vernos como si nada. Solo necesitaré que confíen en mi y hagan todo lo que les diga mañana. ¿Me apoyan?

Todos asienten con sus cabezas

Magrat: Bien. Mañana será el gran día. O nos morimos, o salvamos nuestros pellejos. De cualquier manera, con Mocholí y Edahi ahí fuera sé que todavía habrá algo de esperanza. Descansen ahora, mañana haremos que él se arrepienta del día que se metió con Ni-13.

Día 13

Descripción: El evento comienza con Magrat, Fabián, Cruz, Edahi y Mocholí sentados en el suelo del camerino. Magrat tiene su arma en la mano, y examina un papel en blanco. La transcripción comienza cuando Mocholí rompe el silencio.

Mocholí: Magrat no deja de mirar ese papel.

Cruz: No es un papel. Es una fotografía.

Mocholí: Antes pude verla, y no tenía nada.

Cruz: Todos aquí tenemos una especialidad. Fabián es un taumaturgo especializado en la astronomía táctica, es capaz usar fenómenos espaciales en miniatura como munición. Yo soy una taumaturga especializada en las telecomunicaciones, puedo conectar con redes de todo tipo, y si me esfuerzo lo suficiente, retransmitirlas. Edahi es un taumaturgo con complejo de stripper.

Edahi: Puedo oírte, nerd.

Cruz: Como digas, vedetto. Y bueno, también está Magrat. Magrat no tiene una especialización, no es un experto en nada, pero sabe muchas más cosas que nosotros. Aunque no logre canalizar tan bien esas energías en todo lo que hace, le ha sido útil más de una vez saber cosas de más de un área. Entre las cosas que Magrat sabe, está el poder censurar cosas para que solo una persona pueda ver el contenido real. Es un técnica que le enseñó su padre que trabajaba en un circo. Lo que tiene en su mano es la fotografía de su esposa.

Mocholí: ¿Le ocurrió algo?

Cruz: Magrat la ocultó de la existencia, y luego borró de su mente el cómo traerla de regreso. Lo hizo por miedo a que ES-113 la encontrara, o a que lo usara a él para encontrarla. Ella sigue viva, y está en un lugar seguro, pero Magrat no será capaz de volver a verla nunca más. Es como si hubiera muerto.

Mocholí: Eso suena muy frustrante. Lo siento mucho por él.

Cruz: De alguna manera, todos hemos perdido cosas en esta lucha. Fabián perdió a su familia, Edahi a Jaden y su equipo, Magrat a su esposa, y tú tu pierna.

Mocholí: ¿Y tú has perdido algo, Cruz?

Cruz: (Silencio) No.

Mocholí: Sé que puede ser algo doloroso recordar esas cosas. No te preguntaré más si no quieres reponder.

Cruz: (Suspira) Perdí a mi… a mi mejor amigo. Él era un ex-insurgente. Era un muy buen chico, muy dulce. Y un gran taumaturgo. Él me enseñó todo lo que sé.

Mocholí: Lo siento. Espero que ahora pueda descansar en paz.

Cruz: No está muerto. Está vivo. Él está siendo usado por ES-113 para proteger a la Instalación-13 de que intercepten sus señales de forma anómala. Lo debe estar exprimiendo demasiado, debe estar muy cansado. He podido interceptar señales saliendo de allí a veces, antes nunca había podido lograr decodificar nada protegido por él, pero ahora puedo mirar o escuchar algunas cosas antes de que logre sacarme.

Mocholí: Es horrible.

Cruz: Lo es (Pausa) Mocholí, si alguna vez logras llegar hasta la Instalación-13, búscalo. No lo ayudes a escapar, ni lo saques de su miseria. Solo, acércate a él, y piensa muy fuerte en mi. ¿Esta bien?

Mocholí: Está bien, lo haré.

Cruz: Gracias.

Magrat: Muchachos, han sido unos bonitos últimos momentos, pero ya casi son las 1:13 AM. Creo que no habría mejor momento para comenzar a prepararse que ahora. Mocholí, Edahi, tienen que salir de aquí. Irse lo más lejos posible. Ahora.

Edahi: Siento todo por lo que pasamos. Los volveré a ver en el infierno cuando me mate a mí también. Adiós

Mocholí: Magrat, ¿estás seguro de lo que haces?

Magrat: No. No lo estoy.

Magrat se acerca a Mocholí, y le apunta con su pistola. Da un disparo. Mocholí revisa su cuerpo antes de mirar a Magrat

Magrat: Tengo que confesarte algo. Cuando te dije que había un 6% de posibilidades de no morir al ingresar a tu estado, en realidad mentí. Eran casi 60%. Te acabo de inyectar la cura. Deberías volver a la normalidad pronto. De lo contrario, morirás de verdad. Lo siento.

Mocholí: Magrat, fui parte de un equipo de reconocimiento por años. Mi trabajo siempre fue arriesgar mi vida. Esto es solo un día más. No tengo resentimientos.

Magrat: (Sonriendo) Adiós, Mocholí. Destruye a ese hijo de puta por nosotros. Buena suerte

Mocholí hace un saludo militar a Magrat, y se retira junto a Edahi por la puerta del camerino

Fabián: 1:12:42 AM, Magrat

Cruz: Sea lo que sea que quieras hacer, este es el momento

Magrat: Bien, aquí vamos. Espero que les gusten las burbujas

Fabián: Espera, ¡no! ¡Magrat, no!

Magrat dispara balas al suelo, generando burbujas por cada impacto. Cuando el reloj marca las 1:13 AM, la etiqueta en el peluche de oso se cubre de negro y rápidamente se comienza a expandir su color en forma de tentáculos por la mayoría del camerino. Antes de que pueda alcanzar al grupo, el tiempo parece detenerse, y unos segundos después, comienza a ir en reversa, siendo posible ver a una velocidad muy elevada de todos los hechos ocurridos durante los eventos, hasta que el camerino queda vacío.

Anexo: El Director de la Instalación-13, Jeremias Berrt, ha solicitado ante el Comité Internacional de Regiones una re-ubicación de la contención de SCP-ES-213 desde la Instalación-9 a la Instalación-13 por motivos de experimentación. La solicitud ha sido aceptada y la re-ubicación se encuentra en curso.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License