SCP-ES-161
Puntuación: +13+x

Ítem #: SCP-ES-161

Clasificación del Objeto: Euclid

Procedimientos Especiales de Contención: El perímetro completo de SCP-ES-161 esta rodeado con una valla de madera de de 3 metros de alto y rematado en su parte superior con alambre de púas; de modo que no solo el ingreso a SCP-ES-161 sea imposible, sino también su visión desde el exterior, además, deberá haber por lo menos 3 guardias de seguridad equipados con armas no letales vigilando el perímetro. Debido a que SCP-ES-161 se encuentra en la zona urbana de la ciudad, la entrada deberá ser prohibida al público con el pretexto de que existe una remodelación en progreso dentro del parque, con especial énfasis en que la Casa Borges se sumamente deteriorada y en peligro de derrumbarse.

Cualquier civil que haya entrado al parque y no haya activado sus efectos, deberá ser recuperado lo antes posible, interrogado y liberado. En caso de que el civil haya activado los efectos anómalos de SCP-ES-161, deberá ser declarado como perdido y por ningún motivo se emprenderá su recuperación. En el improbable caso de que logre salir por sus propios medios deberá ser detenido, interrogado y se le administrarán amnésticos en función a sus respuestas y al tiempo que haya permanecido dentro.

Descripción: SCP-ES-161 es un parque1 ubicado en la ciudad de Iquique, norte de Chile. Dos tercios de su perímetro están rodeado por una reja de hierro forjado, cuenta con un edificio en su interior conocido como La Casa Borges, o el Palacio Borges, al cual se puede acceder a través de dos caminos que cruzan el parque y se unen en su interior, frente a una fuente de bronce. Cuando SCP-ES-161 se encuentra inactivo tiene un área aproximada de 1484.25 metros cuadrados, incluyendo la Casa Borges, y presenta una vegetación común de la zona norte de Chile, en cuanto a la fauna se limita a insectos y algunas especies de aves como palomas y patos yecos (Phalacrocorax brasilianus).

Si un ser humano, ya sea de manera accidental o voluntariamente, causa daño a la flora y/o fauna dentro de SCP-ES-1612 dará paso a la fase activa de SCP-ES-161. Intentos de activar los efectos con animales herbívoros no han dado resultado.

1961.jpg

La Casa Borges en una fotografía de 1951.

En su fase activa, el área dentro del perímetro del parque se expandirá y aumentara su superficie, exponencialmente, sin importar sus límites externos. Mientras un sujeto causante continúe moviéndose, el interior continuará creciendo a gran velocidad, reduciéndose cuando el sujeto está quieto, este efecto hace extremadamente difícil salir de SCP-ES-161. Este fenómeno afecta aparentemente a todos los seres vivos que se encuentren dentro del área, independientemente de que hayan causado daño alguno. La topografía del parque cambiará, incluyendo la aparición aleatoria de caminos adicionales y otras estructuras físicas. La vegetación también se verá alterada, adquiriendo una apariencia más exuberante, propia de regiones de clima más lluvioso, además de la aparición de especies ajenas a la flora local.

Las pruebas con Clase D equipados con GPS han dado como resultado que en el estado activo su señal se vuelve errática, interrumpiéndose a menudo por varios segundos. Vigilancia vía aérea por dron ha mostrado que en esas ocasiones una espesa niebla cubre el área, impidiendo distinguir cualquier detalle.

Originalmente el parque formaba parte de los jardines que rodeaban la Casa Borges, residencia construida en 1930 por Cesare Borges, importante y extremadamente rico empresario de la industria minera de la plata y cobre. En ese entonces Iquique era mucho más pequeño y la casa y sus jardines se hallaban a las afueras de la ciudad, además de abarcar un terreno mucho mayor.

En las décadas siguientes la zona urbana se amplió y termino rodeando al parque, al mismo tiempo la familia Borges se empobreció paulatinamente debido a malas inversiones, y la mayor parte de sus miembros se trasladó a la capital. Finalmente, a principios de los 90 la casa Borges fue cerrada y posteriormente puesta en venta. En las dos décadas siguientes hubo planes de convertir la mansión en un hotel y posteriormente en un museo, pero ninguno se llevo a cabo. En el 2008 hubo un proyecto para construir una autopista que atravesaría el parque y que haría necesaria la demolición de la Casa Borges. Hubo una serie de protestas a causa del daño que esto causaría al patrimonio cultural de la ciudad y el proyecto fue suspendido.

Se ignora en qué momento SCP-ES-161 adquirió sus propiedades anómalas, sin embargo atrajo la atención de la Fundación debido a la desaparición de Víctor C.G. adolescente de 14 años, el ██/██/201█. Este adolescente ocasionalmente faltaba a la escuela acompañado de algunos amigos con el fin de fumar marihuana en lugares poco frecuentados. Ese día Víctor C. G. ingresó al parque Borges entre las 8:30 AM y las 9:00 AM, sin acompañantes, algo inusual en él, y de algún modo activó el efecto anómalo de SCP-ES-161. El adolescente se habría extraviado en el interior del complejo e intentó comunicarse vía teléfono celular con el fin de que lo rescataran, su desaparición fue denunciada el día siguiente y carabineros3 y familiares participaron en su búsqueda, incluyendo el Parque Borges. El cuerpo del joven nunca fue recuperado y la Fundación empezó a investigar el caso, descubriendo las propiedades anómalas del parque.

Recientemente un hilo en un foro sobre fenómenos paranormales fue descubierto divulgando información sensible sobre SCP-ES-161. El protocolo Magonia de desinformación ha sido puesto en marcha.

auto.jpg

Imagen obtenida durante el experimento de exploración 161-A-004.

Experimentos con miembros del personal Clase-D no han otorgado resultados concluyentes, y solamente se han logrado recuperar a dos de los ██ sujetos introducidos dentro de SCP-ES-161. Ambos sujetos han demostrado signos de trastorno de estrés postraumático y temor irracional por una entidad denominada "Señor de la Flora", denominado hasta ahora como ES-161-1. No se tiene información suficiente para conocer el comportamiento o los propósitos de ES-161-1 y solamente se posee una descripción física de este, brindada por D-23111 en la entrevista 161-E-2.

Exploración 161-A-006

Sujeto: D-23460

Procedimiento: Se equipó al sujeto con una cámara de vídeo montada en su pecho transmitiendo en vivo al centro de investigación y un implante GPS subdermico, además de una mochila con barras de alimento y agua.

Resultados:

Después de que D-23460 dañase una rama de un árbol ubicado a 50 metros de la Casa Borges, se le pidió que caminara por una de las ramificaciones del camino sur. Avanzados alrededor de 500 metros, D-23460 expresó que estaba escuchando pasos a un costado del camino; en el momento en el que se le indicó seguirlos, las comunicaciones se perdieron con el sujeto y el localizador GPS comenzó a entregar lecturas erráticas, sin embargo, la cámara continuó funcionando aproximadamente 40 segundos más.

Durante los últimos segundos de la grabación, el personal del centro de investigación logró recuperar fotogramas en los cuales se pueden apreciar a varios ciervos corriendo en dirección a lo que parece ser la fuente ubicada en el centro del parque, acompañados de una silueta humanoide.

Exploración 161-A-007

Sujeto: D-23469

Procedimiento: Se equipó al sujeto con una cámara de vídeo montada en su pecho transmitiendo en vivo al centro de investigación y un implante GPS subdermico, además de una mochila con agua y provisiones. También se le proveyó de un spray con pintura fosforescente dorada, para que marcara su camino en el interior del parque.

Resultados:

Se le pidió a D-23469 que tallara con un cuchillo el tronco de un árbol a 50 metros de la fuente del parque la leyenda "Salve la flora", posteriormente se puso en marcha. Después de aproximadamente 15 minutos de caminar, D-23469 escucho voces. Se le pidió que avanzara con precaución lo cual hizo lentamente, usando los árboles y arbustos para evitar ser notado.

Pronto llego a un claro cubierto de hierba en cuyo centro había un ejemplar de SCP-ES-041-1 en su estado adulto, rodeado por un grupo de seres humanos, cinco mujeres y seis hombres, todos vestidos y de aspecto bastante común, sin nada destacable.

Avanzando lentamente y cubierto por la vegetación D-23469 comenzó a acercarse a ellos, sin que hubieran notado aún su presencia. En ese momento llego un nuevo grupo de personas, con lo cual los individuos presentes sumaron veintiuno, luego de saludarse amigablemente comenzaron a desnudarse y a dejar su ropa a los pies de un árbol. En ese momento el personal en el centro de investigación se percató de que uno de ellos (Identificado como SCP-ES-161-1) poseía piernas de características animales. El resto del grupo, sin anomalías visibles, se sentó frente a SCP-ES-161-1, en un semicírculo que también rodeaba al ejemplar de SCP-ES-041-1.4 ES-161-1 comenzó a recitar un sermón que consistía en variaciones de fragmentos de El libro de la vida.

Una vez que ES-161-1 terminó de recitar su sermón, el resto del grupo, utilizando cuchillos de piedra, o posiblemente obsidiana, comenzó a desollarlo desde la cadera hacia el cráneo, sin que ES-161-1 opusiera resistencia, sin embargo, el tejido muscular estaba ausente, siendo reemplazado por un conjunto de ramas sin corteza entrelazadas entre sí. Una vez que terminaron de arrancarle la piel, los individuos restantes comenzaron a vestirse y despedirse entre sí. Cuando hubieron terminado, se alejaron en diferentes direcciones, dejando únicamente a ES-161-1 en el lugar.

Cuando D-23469 quiso retirarse del lugar, ES-161-1 sorpresivamente apareció frente a el y le dijo "Yo soy el Señor de la Flora, bienvenido al último bosque"; la señal del GPS y la transmisión de audio y vídeo se perdieron en ese momento.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License