SCP-ES-133
Puntuación: +15+x

Ítem #: SCP-ES-133

Clasificación del Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: Se ha construido el Sitio-41 en el interior de SCP-ES-133. Se prohíbe la extracción de objetos del período anterior al descubrimiento de la Fundación desde el interior de SCP-ES-133.

Descripción: SCP-ES-133 son las ruinas de un poblado situado en el sureste de la provincia de Siem Riep del Reino de Camboya. La estructura y arquitectura de SCP-ES-133 es similar a la de un poblado jemer del siglo X.

La mayor parte de la superficie de SCP-ES-133 está cubierta por distintas especies de vegetación anómala, denominada en conjunto SCP-ES-133-A. Cualquier instancia de SCP-ES-133-A sacada por un período superior a 10 minutos, sufrirá un proceso de degradación acelerada anómala, causando su desintegración en minutos.

SCP-ES-133-1.jpg

Templo de SCP-ES-133. Arqueólogo de la Fundación en el fondo

  • SCP-ES-133-A-1: Enredaderas espinosas del género Calendula. Estás instancias presentan flores de coloración púrpura y atraviesan parcialmente el tronco de SCP-ES-133-A-2.
  • SCP-ES-133-A-2: Árboles pertenecientes a la especie Acer pseudoplatanus. Presentan un diámetro de tronco superior a la media y una copa con ramaje prensil. Un 35% de las instancias no poseían ramaje prensil, encontrándose parcialmente enterradas y albergando residencias típicas de la época en sus raíces.
  • SCP-ES-133-A-3: Especie de organismo vegetal epibionte1 desconocida adherida a los cráneos de especímenes identificados posteriormente de la raza daevita. Se desconoce su propósito.
  • SCP-ES-133-A-4: Piezas de madera con aspecto de partes humanoides, identificadas posteriormente como partes corporales humanas afectadas por un proceso de lignificación anómala. Actualmente se está buscando el origen de dicha lignificación.
  • SCP-ES-133-A-5: Equipamiento hoplita cubierto de una especie desconocida de musgo del género Sphagnum. Encontrado junto con SCP-ES-133-A-3 y A-4.
  • SCP-ES-133-A-6: Flores de la especie Nelumbo nucifera. A diferencia de sus contrapartes no anómalas, las instancias de SCP-ES-133-A-6 miden 165-180 cm de altura con sus estambres y pistilos formando una jaula. Instancias encontradas en campos de arroz y zonas fluviales en SCP-ES-133.

SCP-ES-133-B son una serie de manuscritos escritos en lenguaje daevita encontrados en el templo de SCP-ES-133 (Véase el Anexo 1). SCP-ES-133-B contiene información sobre la historia de SCP-ES-133.

Descubrimiento: SCP-ES-133 fue descubierto gracias a la información obtenida de SCP-140 por parte del Departamento de Para-Arqueología del Sitio-76 en busca de posibles hallazgos de la civilización daevita. A continuación se incluye un fragmento relevante:

Jubalin ha caído, los Hielos del Yeniséi cayeron y el Baikal junto con la Cordillera de Kush4 están en sus horas bajas. Sólo la decadente Adytum permanece en un intento de alianza con las restantes matriarcas. Los esclavos se alzan y usan su carne como arma. Hambre es lo que tienen, hambre por un decadente imperio. Hambre es lo que son, al soñar con el poder de las palabrerías del Inmundo Pastor y Hambre será lo que necesiten para perdurar y mancillar nuestro legado de eternos ciclos.

Pero yo y mis fieles sabemos que nuestra naturaleza nos enfrentará. Hagamos lo que hagamos, Adytum es sólo un árbol podrido y nuestro Monarca sabe que no podemos seguir. Pero a su vez estamos atrapados.

Al norte, los endebles humanos campan libres sobre el nido abandonado de las Serpientes. Al sur, estamos rodeados por los muchos rostros del Insurrecto Vaski y en el lejano oeste se halla Kythera, que detesta toda clase de carne, sangre y vida. Pero al este hay una esperanza, entre sus vírgenes bosques se halla una nueva semilla para nosotros, los Daevitas.

Extractos relevantes de SCP-ES-133-B: A continuación se detallan los extractos relevantes de SCP-ES-133-B. Los siguientes términos han sido utilizados en base al extracto «Jubalin»

Tercer período del noveno rango del octogésimo ciclo de [ILEGIBLE]

[ILEGIBLE] la primera semilla, Fun-daev, ha sido [¿plantada/fundada?]. Hubo tal gozo, sólo comparado con los banquetes de los palacios de Adytum. Aunque sólo nos quedamos reducidos a unas pocas residencias y a unas decenas de esclavos humanos, en unas [¿decenas?] de ciclos, llegaremos al [¿extenso/pacífico?] lago del lejano este.

Segundo período del noveno rango del octogésimo ciclo de [ILEGIBLE]

Un mensajero proveniente del exterior de Adytum nos comunicó lo predecible. El viejo Kalmaktama5 se pudrió, pero no sin antes de que Adytum hubiese sido [¿devorada/colapsada?] por [¿un ente/una abominación?] sin parangón alguno. Le permitiré quedarse, pero sospecho que no trae buenas intenciones.

Segundo período del décimo rango del octogésimo ciclo de [ILEGIBLE]

[ILEGIBLE] no hay mucha carne, pero nos podemos abastecer con los campos de arroz. Algunos esclavos han resultado desobedientes, pero azotándolos volvieron a obedecer. Me preocupa que seamos tan pocos Daevas puros. Como [ILEGIBLE] a algún humano. O quizás, las Tintas funcionen.

Vigesimosegundo período del décimo rango del octogésimo ciclo de [ILEGIBLE]

Las Tintas de la Eternidad funcionan, pero no cómo esperaba. Debido a que no tenemos ningún Gran Escrito cerca, sólo podemos extendernos como semillas dispersas en la tierra. Por otro lado, estamos pudiendo rescatar a algunos de nuestros antiguos compatriotas del [¿río/flujo?] de Adytum.

[El resto del texto es ilegible debido a la tinta sobre él.]

Vigesimotercero período del décimo rango del octogésimo ciclo de [ILEGIBLE]

Todo está manchado. Arruinado. Corregir los Escritos. Sé quien fue. Aquel mensajero traidor.

Niños de Pan, Semillas de Osiris, Hijos de la Vid. Todos ellos desaparecieron después de vencer al Hambre y a sus bestias. Pero en otro [¿río/flujo?]

Primer período del duodécimo rango del octogésimo ciclo de [ILEGIBLE]

Atrapados estamos. Mandé tres exploradores y ninguno de ellos volvió. A su salida, empezaron a aullar de dolor mientras su carne se endurecía para luego romperse como frágiles ramas. Temo que nos hayamos desviado en gran medida del [¿río/flujo?].

Sexto período del primer rango del octogésimo primero ciclo de [ILEGIBLE]

Las cosechas fueron un éxito, en especial el arroz. Sin embargo, los lotos aun no han germinado y siguen creciendo.

Vigésimo período del primer rango del octogésimo primero ciclo de [ILEGIBLE]

Pararon de crecer. Ahora son tan altos como uno de nuestros mejores esclavos y tan anchos como dos de ellos. Reuní a mis mejores guerreros en caso de que se trate de una trampa.

SCP-ES-133-2.jpg

Una de las zonas fluviales de SCP-ES-133. Uno de los posibles puntos de la germinación de SCP-ES-133-A-6

Vigesimoprimer período del primer rango del octogésimo primero ciclo de [ILEGIBLE]

Los lotos abrieron sus pétalos para mostrar una prisión de estambres y pistilos. En cada una de ellas se hallaban kyteros desorientados con su quebrantada armadura. Mandé a mis soldados que los encerrasen mientras estaban aturdidos.

Vigesimosegundo período del primer rango del octogésimo primero ciclo de [ILEGIBLE]

Habían decenas de ellos, pero en lugar de atacar o comunicarse con nosotros, murmuraban entre ellos sobre una deidad de los bosques y supuestas escaramuzas contra los Colosos y las Bestias del Hambre.

Trigésimo período del primer rango del octogésimo primero ciclo de [ILEGIBLE]

En lo profundo de la noche, cuando los vigías dormían, todos los kyteros se despertaron al unísono y escaparon de sus celdas en dirección al templo. Sus armaduras, cada vez más deterioradas, se cubrieron de una capa de musgo. Sus cuerpo, cada vez más rígidos, empezaron a endurecerse como los árboles y en donde había sangre manaban savia.

Primer período del segundo rango del octogésimo primero ciclo de [ILEGIBLE]

Movilicé a todo Daevita capaz de empuñar un arma y desperté a los Gigantes Arbóreos y a los Prensiles. A los niños e inválidos los hicimos refugiar en los plataneros de reserva.

Debería ser suficiente…

Primer período del segundo rango del octogésimo primero ciclo de [ILEGIBLE]

Nuestra lucha ha sido fútil. Antes de atacar, nuestros Gigantes Arbóreos se retorcieron y sus vientres se desenrollaron en lianas y hiedras afiladas como el hierro terminando en hermosas flores púrpuras, atravesando así a los Prensiles.

Nuestros soldados de a pie no tuvieron mejor suerte. Los kyteros, a pesar de su humana estatura, eran hábiles combatientes e infectaron a los nuestros con una hierba parásita. En unas pocas Marcas, su carne y piel se endurecieron como los kyteros y perdieron toda movilidad y razón. El resto nos refugiamos en el templo. Aun podía oír como nos llamaban impíos y salvajes de Adytum.

Segundo período del segundo rango del octogésimo primero ciclo de [ILEGIBLE] Último período

No más soldados, no más sacerdotisas, no más kyteros. Sólo quedo yo, los árboles y mi el Monarca. Ya no soy digna de liderar nada, no soy digna del Monarca. Las raíces de los kyteros han sido taladas, pero el Monarca va en pos de nuevos súbditos. Estas serán mis últimas palabras, ya que me uniré en Sus ramas.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License