SCP-577

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: +2+x
577bullets.jpg

Daño causado por SCP-577 en su unidad de contención.

Ítem #: SCP-577

Clasificación del Objeto: Euclid

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-577 debe de ser contenido dentro de una unidad grande de contención estándar, reforzada con un escudo de acero balístico. Todas las puertas a la unidad de contención y sus áreas relacionadas tienen que ser capaces de operaciones remotas.

Dos veces por año, personal de Clase-D tiene que ser enviado a la cámara para inspeccionar cualquier daño causado por SCP-577 en el escudo balístico y realizar las reparaciones necesarias. También son responsables de remover cualquier cadáver o residuo dejado en anteriores accesos a la cámara de contención. Cualquier personal de la Fundación que entre en la cámara de contención de SCP-577 debe llevar equipado en todo el cuerpo protección balística.

Descripción: SCP-577 es una masa animada de munición de varios calibres que flota y gira persistentemente en una formación esférica. Aproximadamente el 40% de la munición es de 9mm; sin embargo, también se han detectado grandes cantidades del tipo 10mm y .45 ACP. Las balas dentro de SCP-577 son capaces de abandonar su masa y salir disparadas a velocidades comparables a las de una pistola de mano estándar. Ocasionalmente, se ha observado que la masa adopta formas y parecidos reconocibles, comunmente la de animales domésticos. La masa total de SCP-577 crece de forma consistente, con aproximadamente un millar de nuevas piezas de munición apareciendo en su masa cada año.

SCP-577 es excepcionalmente agresivo hacia todo el personal de la Fundación y los Clase-D que tienen un trasfondo en las fuerzas de ley. Una gran cantidad de su masa será disparada contra estos miembros del personal resultando en daño físico y ocasionalmente la muerte. Sin embargo, investigaciones han encontrado que SCP-577 actúa de forma amistosa hacia un pequeño número de Clase-D, típicamente aquellos tomados de las prisiones de USA y poblaciones de vagabundos.

Anexo 577a: El 01/██/2019, D-28126 fué enviado a la cámara de contención de SCP-577 para realizar la inspección semi-anual. La inspección, y la entrevista resultante han sido registradas abajo.

[00:00]: D-28126 accede a la cámara de contención. SCP-577 se acerca a D-28126 y asume la forma y tamaño de un gato grande. D-28126 parece confundido.

[02:34]: D-28126 comienza la inspección y el mantenimiento, pero para periódicamente para acariciar a SCP-577.

[04:01]: El progreso de la limpieza de las paredes de D-28126 se ralentiza, y parece que está llorando.

[05:53]: D-28126 para de trabajar y se apoya contra la pared. SCP-577 se sienta junto a él y reposa su cabeza en su pierna. D-28126 continúa llorando y sostiene a SCP-577 cerca.

[08:19]: El staff ordena a D-28126 abandonar la cámara de contención. Él no acata la orden de forma inmediata, y en cambio continúa sujetando a SCP-577.

[09:37]: SCP-577 parece guiar la mano de D-28126 hacia dentro de si mismo. Cuando saca fuera la mano, esta cubierta por lo que parece ser sangre.

[10:44]: D-28126 se queda mirando su mano durante unos momentos antes de abrirla y revelar una bala que vibra parcialmente y gotea sangre. Sujeta su mano en su pecho y susurra algo.

[15:52]: Después de otro aviso del personal en servicio, D-28126 se levanta y abraza a SCP-577 antes de salir de la cámara de contención.

Al ser llevado fuera de la cámara de contención, la bala paró de moverse y los demás efectos anómalos cesaron. Esto permitió al personal de seguridad detener a D-28126 y confiscar la bala para someterla a análisis y testeo.

La sangre era genéticamente similar a D-28126 pero no idéntica. Pruebas balísticas de la bala indican que había impactado carne u otra substancia blanda, sin embargo D-28126 no estaba herido de ninguna forma.

La bala fué devuelta al Clase-D antes de la entrevista.

Dr. Vanderbilt: Lo primero de todo, por favor diga su nombre para que conste en el registro.

D-28126: Soy Arturo Rosas… Uhhh Clase-D dos-ocho-uno-dos-seis

Dr. Vanderbilt: Maravilloso. (Se apunta algo en su bloc) De acuerdo, Arturo, quiero que me aclare que es lo que ha pasado allí.

D-28126: Se convirtió en mi gato- Un gato… Que mi hermano y yo ayudamos de niños. Reconocería su cola en cualquier lugar.

Dr. Vanderbilt: ¿Está seguro que era su gato?

D-28126: Sí.

Dr. Vanderbilt: Realmente debía echarlo de menos para decidir interrumpir lo que estaba haciendo.

D-28126: Es lo que me dijo. Yo… Le escuché hablarme. Estaba tranquilo. Casi ni le oí, pero dijo "Lo siento."

Dr. Vanderbilt: Si realmente era su gato, de que debería arrepentirse.

D-28126: ¡Era él! ¡No me estoy inventado toda esta mierda!

Dr. Vanderbilt: (Levanta una mano) No hay necesidad de soliviantarse. Lo reconozco, era su gato. Por favor, prosiga.

D-28126: Antes de estar con ustedes. Justo después de que mi madre nos echará de casa a mi y a mi hermano. Un gato nos encontró. Estaba abandonado, pero le dimos un poco de nuestra comida y se quedó con nosotros. Mi hermano lo llamó Pato, porque le gustaba el símbolo cuando estábamos aprendiendo lenguaje de signos juntos.

D-28126: (Hace una pausa) Nos ayudó a sobrevivir, le entrené un poco para que fuera un gato de terapia, ¿sabe? Mi hermano era sordo, y ya era suficientemente difícil no tener un hogar. Pato le ayudó mucho, hasta que… (D-28126 suspira y se seca los ojos) La última vez que ví a Pato fué… Fué cuando el vino a buscarme, no sé cómo. Pero él siempre fué el gato de Ricardo primero. Me guió de vuelta donde estábamos, con polícias en toda el área.

D-28126: Nunca tuve la oportunidad de despedirme. Estaba tan enfadado y asustado… Pato intentó consolarme, pero le tiré piedras. No lo pretendía; es solo que parte de mí o-odiaba a Pato por enseñarme aquello. Me siseó y escapó. (D-28126 tose) Unos días más tarde ví en las noticias que "un hombre sin identificar amenazó a un oficial de policía". El oficial naturalmente estaba asustado por su vida y tan solo disparó. Éramos tan solo dos críos intentando sobrevivir. Por supuesto los medios ni se molestaron en hacer preguntas, solamente empezaron a enseñar estadísticas sobre violencia pandillera.

Dr. Vanderbilt: Eso suena duro. Pero no estoy seguro de ver la relevancia.

D-28126: (Gritando) ¡Porque esa cosa me dió la oportunidad de despedirme! Probablemente haya olvidado como se siente su familia, pero esta bala era el corazón de mi hermano. Viví a su lado por años. Sé como se siente su latido por todas las noches que intentábamos mantenernos calientes. O los momentos que se asustaba cuando un policía pasaba al lado, o cuando saltaba de miedo si le despertaba. Y en esos pocos segundos donde esta bala estaba latiendo, ¡pude decirle adiós! Sentí como su sangre se secaba en mis manos, y pude consolarlo…

Dr. Vanderbilt: Bueno, espero que ahora lo esté llevando mejor.

D-28126: No sé si todo estaba en mi cabeza. Pero conociendo todos los sucesos extraños de aquí, Siento- Sé que Ricardo pudo sentir que estaba ahí. Incluso ahora, diez años más tarde.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License