SCP-5040
Puntuación: +6+x

Ítem #: SCP-5040

Clasificación del Objeto: Euclid

Procedimientos Especiales de Contención: El rastreador web de la Fundación Kappa-08 ("CINEGAMI") buscará y suprimirá todas las referencias a SCP-5040 en las discusiones en línea y en las noticias de entretenimiento. Se están desarrollando inoculaciones antimeméticas contra la propagación de SCP-5040.

Descripción: SCP-5040 es una inexistente película de terror japonesa titulada 血の涙 ("Lágrimas de Sangre")1 que se manifiesta espontáneamente en los recuerdos humanos. Los afectados por SCP-5040 recordarán haber ido a ver la película incluso cuando su supuesta asistencia contradiga las pruebas empíricas. Las afecciones por SCP-5040 pueden ocurrir en cualquier lugar donde se exhiban películas, incluyendo culturas donde su contenido estaría normalmente prohibido. Se utilizarán subtítulos y/o doblaje cuando sea apropiado.

Las descripciones de la película son siempre de naturaleza similar, así como las circunstancias y los acontecimientos que rodean la proyección. Sin embargo, los informes sobre la historia y los personajes de SCP-5040 nunca son totalmente coherentes, y el escenario de la película, las subtramas, los nombres de los personajes y gran parte de los diálogos serán diferentes para cada espectador.2 El reparto también varía y parece en gran medida arbitrario; se ha dicho que una amplia variedad de intérpretes y personalidades del mundo del espectáculo japonés (tanto vivos como fallecidos) protagonizan la película, incluso cuando el actor en cuestión no tiene ninguna asociación en la vida real con el género de terror. A pesar de estas diferencias, el comienzo, el clímax y el final de la película se ciñen sistemáticamente a la misma trama general (véase el Doc. 5040-Prima).

Después de realizar más de trescientas entrevistas, los investigadores han construido una sinopsis detallada de los elementos de la historia más consistentes de SCP-5040 y la secuencia más común de eventos asociados con el recuerdo del espectador de su asistencia a la proyección (véase Doc. 5040-Prima).



Anexo 5040-Prima:

Las proyecciones siempre comienzan al atardecer. Si un sujeto tenía compromisos previos para ese día y hora, se enteran de que el compromiso se canceló abruptamente o se resolvió por circunstancias imprevistas. El sujeto decide pasar su tiempo libre viendo una película en un teatro local.

Al llegar, ven una gran multitud reunida en la taquilla y se enteran de que todo el cine ha sido reservado para un evento especial: una proyección única de una película rara y aclamada por la crítica. La entrada es gratuita. Atraído por la emoción, el sujeto satisface su curiosidad y se pone en la cola para la entrada.

La mayoría de los asientos ya están ocupados cuando el sujeto llega al auditorio, pero encuentra un espacio vacío en la parte de atrás. Se da cuenta de que un gran número de personas del público usan máscaras desechables, aunque esta práctica no es común en la cultura local. La mujer que se sienta al lado del sujeto lleva una de estas máscaras, al igual que la mujer que está al lado de ella.

El resto de los asientos se ocupan rápidamente, pero los espectadores siguen acudiendo. Para cuando las luces se apagan, el público llena completamente los pasillos y escaleras, dejando las áreas alrededor de las salidas disponibles. Un tubo intravenoso con una bolsa de líquido desconocido puede verse sobresaliendo de la multitud, pero sin una clara indicación de con quién está conectado. El sujeto también puede notar que en otra parte del teatro, uno de los miembros enmascarados del público lleva una bata de hospital.

No hay tráilers o anuncios antes de la película. El cine se queda en silencio cuando comienza.

La película inicia con la protagonista femenina hablando de las actividades diarias de su vida cotidiana. Es interrumpida por una llamada telefónica de un desconocido que le dice que un ser querido ha sido hospitalizado. Cuando la protagonista sale de su apartamento para ir al hospital, es atacada por un hombre y pierde el conocimiento.

Cuando la protagonista se despierta, se encuentra en un edificio desconocido con los brazos y las piernas atados. La acompañan otras mujeres cautivas, algunas de las cuales siguen inconscientes. Las mujeres discuten brevemente la posibilidad de una fuga, pero son interrumpidas cuando el secuestrador aparece. Él ve a una de las mujeres llorando y la mata sin dudarlo. El secuestrador explica que tiene la intención de liberar a las cautivas después de 24 horas, pero solo bajo la condición de que no lloren.

A lo largo de la película, el secuestrador ejerce varias formas de tortura física y psicológica sobre el grupo. A pesar de sus mejores esfuerzos, las cautivas demuestran ser incapaces de contener sus lágrimas, y son asesinadas una por una hasta que solo queda la protagonista. Frustrado por la determinación de la protagonista, el secuestrador aumenta gradualmente su tortura; sin embargo, la protagonista solo responde con reprimendas, lo que enfurece aún más al secuestrador.

Mientras la protagonista se dirige al secuestrador, el sujeto nota lo que parece ser un ligero eco del diálogo. Finalmente se da cuenta de que las dos mujeres enmascaradas sentadas a su lado están repitiendo suavemente cada línea de diálogo mientras ocurre. Si el sujeto mira más allá, verá que la mitad inferior de las máscaras de las mujeres está saturada de saliva y sus manos están tan ceñidas que sus uñas han empezado a sangrar.

En el clímax de la película, el secuestrador se acerca a la protagonista con una hoja de afeitar de doble filo y le anuncia que, aunque sea liberada, pasará el resto de su vida horriblemente desfigurada. Esto conduce a una discusión entre ambos que toca temas como la naturaleza de la belleza interior y exterior, el valor de la mujer en la sociedad y el estigma social contra las expresiones de vulnerabilidad. Eventualmente, el secuestrador pierde la paciencia, arroja a la protagonista al suelo y le sujeta la cara.

A partir de este momento, el sujeto escucha quejidos de miembros no identificados de la audiencia.

Agarrando el labio inferior de la protagonista entre el pulgar y el índice, el secuestrador toma la hoja de afeitar y realiza una profunda fisura desde la esquina de su boca hasta su barbilla. Le pasa la hoja por la cara con un movimiento brusco de sierra hasta que el labio inferior queda parcialmente amputado. Se detiene para burlarse de la protagonista y ella aprovecha la oportunidad para quitarle la navaja con los dientes. Antes de que el secuestrador pueda reaccionar, ella le abre el ojo izquierdo.

El secuestrador grita mientras la sangre y el humor vítreo se derraman de su cara, dando tiempo a la protagonista para maniobrar la navaja hasta sus dedos y cortar sus ataduras. Enfurecido y medio ciego, el secuestrador agarra la solapa que queda del labio inferior de la protagonista y tira bruscamente, arrancándosela de la cara junto con una gran tira de su mejilla derecha. Mientras el secuestrador expresa su satisfacción, la protagonista termina de liberarse y le corta la garganta al secuestrador con la navaja.

Mientras que los asesinatos anteriores de la película a menudo difieren entre las manifestaciones, todos los entrevistados dieron descripciones consistentes del clímax violento y mostraron un mayor grado de claridad en su recuerdo de esta escena que en cualquier otro punto de la película. El ~80% de los sujetos también informaron que el clímax de la película fue acompañado por un profundo sentimiento de temor, pero no atribuyeron el sentimiento a la película en sí.

La protagonista se apresura a la salida mientras el secuestrador se desangra en el suelo. Aunque su habla se ve impedida por sus heridas, hace una pausa antes de salir para burlarse por última vez del secuestrador, diciéndole con calma que "lloró lágrimas de sangre" y que por lo tanto tenía que morir según sus propias reglas.

La película corta abruptamente a un punto no especificado en el futuro. Con una máscara para ocultar su boca desfigurada, la protagonista camina por la calle hacia su apartamento, ignorando a una multitud de paparazzi a su alrededor. Cuando finalmente llega a su dormitorio, la protagonista se quita la máscara con calma y se mira en el espejo. Se queda mirando en silencio la parte inferior que le falta de su cara y derrama una lágrima. Durante varios minutos, su llanto se convierte lentamente en sollozos y chillidos frenéticos. La película se corta a negro y los créditos aparecen, pero el sonido de los gritos de la protagonista sigue sonando sin ningún otro audio hasta que terminan los créditos.

El resto de los espectadores permanecen en silencio después de que la película termina, intercambiando solo susurros al salir del cine. Los sujetos han afirmado haber visto pequeños charcos rojos y manchas en el suelo del teatro al salir. Los que se quedan más allá de este punto experimentarán una sensación de malestar creciente hasta que se vean obligados a irse.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License