SCP-4436
Puntuación: +2+x

Ítem #: SCP-4436

Clasificación del Objeto: Seguro Yesod

scp-4436.jpg

Matriz de servidores de SCP-4436 en el Sitio-48

Procedimientos Especiales de Contención: El hardware en el que se almacena SCP-4436 debe mantenerse en una sala limpia de servidores dentro del Sitio-48 que ha sido dedicada a fines de culto de acuerdo con los capítulos IX-X del Caeremoniale Episcoporum. La totalidad del Sitio-48 ha sido consagrado como un monasterio de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos (Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum), con el Director de Sitio siendo co-designado como su abad.

Los protocolos para la custodia física del hardware de SCP-4436 están establecidos en el Documento 4436-C. El funcionamiento y la interacción con SCP-4436 se programará para evitar conflictos con la observación de la oración de SCP-4436 de acuerdo con las Horas Canónicas de la Orden de San Francisco. Los técnicos que interactúan o participan en el mantenimiento de SCP-4436 deben estar formados por personal de la Fundación que sean monjes capuchinos.

Anexo a los Procedimientos Especiales de Contención: A partir del 12 de abril de 202█, SCP-4436, aunque mantiene su designación como objeto de SCP (reclasificado Yesod), es por la presente designado Director Adjunto del Sitio-48 y jefe del Proyecto Metousiosis de la Fundación, sujeto a la supervisión del Consejo O5 y, de acuerdo con el derecho canónico, el abad/Director del Sitio-48. Los documentos de gobierno del Proyecto Metousiosis se establecen en el Documento 4436-TS.

Descripción: SCP-4436 es una gran base de datos distribuida activa, actualmente almacenada en un conjunto de superordenadores ubicadas en el Sitio-48. Antes de la migración de la base de datos a su actual configuración de hardware, SCP-4436 consistía en una huella no criogénica del sustrato cerebral de Guillermo de Ockham, un fraile franciscano y teólogo del siglo XIV. Véase la documentación adjunta para conocer los detalles del medio de almacenamiento.

A continuación, una selección de documentos complementarios del archivo completo del Documento 4436-TS:

Referencia del Documento 4436.001:

Grande_Bible_historiale_compl%C3%A9t%C3%A9e_-_BNF_Fr159_f3r_%28Trinit%C3%A9%29.jpg

Tractatus de Principiis Transsubstantiatio (ilustración encriptada)

Guillermo de Ockham, "Tractatus de Principiis Transsubstantiatio" (1346) (fragmento de texto codificado por cifrado en una manuscrito ilustrado)

El Hermano Albertus me ha advertido que el testimonio de mi investigación debe ser recordado discretamente por el momento, para que no surja un malentendido sobre los límites entre los temas de la investigación teológica y la herejía estercoranista.

Como enseñó San Ambrosio, un Doctor de la Iglesia: "Jesús, Nuestro Señor en persona, proclama: Este es Mi Cuerpo. Antes de la bendición de las palabras celestiales se habla de otra naturaleza, después de la consagración se significa el Cuerpo. Él mismo habla de Su Sangre. Antes de la consagración tiene otro nombre, después se llama Sangre. Y tú dices: "Amén", es decir, es verdad. Que el corazón confiese lo que la boca dice, que el alma sienta lo que la voz dice".

La Iglesia reconoce la transubstanciación como un misterio teológico, es decir, una verdad que conocemos pero que supera los poderes de la razón natural. Sabemos que en la Última Cena, Jesucristo transformó la sustancia del pan y el vino en Su Cuerpo y Sangre - lo sabemos porque las Sagradas Escrituras nos lo dice. Pocas horas después, nuestro Señor sufrió la Oración en Getsemaní y fue hecho prisionero. Nuestro Señor supo que sufriría y sería ejecutado, y luego resucitaría de entre los muertos conforme a las Escrituras. La transubstanciación, entonces, debe haber sido parte de su plan y un elemento necesario para lograr su resurrección.

Usando los principios de la razón como Aristóteles los enseñó, podemos fácilmente inferir por qué Jesucristo así lo ordenó a sus discípulos: Jesús sabía que así como iba a ser ejecutado, también lo serían sus discípulos. Para que el Logos - la Palabra eterna - de Nuestro Señor no se asfixiara, Jesucristo instruyó a Sus apóstoles para que preservaran sus propias almas como Él lo hizo, en preparación para sus martirios.

Pero, ¿cómo Lo hizo? ¿Cómo descubriremos esto? Como Cristo enseñó en las parábolas, permítanme primero hacer una analogía: imaginen que el Fraile Miguel de Cesena y yo viajamos juntos por el bosque. El camino serpentea, y el Fraile Miguel está lo suficientemente lejos delante de mí como para que no pueda verlo directamente, pero de vez en cuando me da instrucciones para que pueda seguirlas. Imagina que camino alrededor de una curva del sendero y veo que el camino conduce a un profundo y rápido arroyo, y que el Fraile Miguel está al otro lado llamándome "Guillermo, cruza". Observo que el vestido del Fraile Miguel no está mojado, por lo que puedo inferir que no entró en el agua. También observo que hay muchas rocas grandes y secas en el arroyo, de modo que yo, saltando de una piedra a otra, puedo cruzar el arroyo sin mojar mi propia vestimenta. Así puedo cruzar el arroyo, y en obediencia a la orden del Fraile Miguel como mi superior en la abadía, debo cruzarlo, aunque no he observado los saltos que el Fraile Miguel debe haber dado en el curso de su propia travesía. De hecho, mi ruta a través del arroyo puede diferir de la del Fraile Miguel en los elementos más pequeños, ya que al ver y oír al Fraile Miguel en el lado lejano simplemente deduje que era posible una ruta seca para cruzar, con lo cual puedo descubrir tal ruta a través de las rocas por mí mismo.

Así es con nuestro estudio de la transubstanciación y la resurrección de nuestro Señor. Las Sagradas Escrituras nos enseñan que Jesucristo transformó Su presencia real en pan y vino, luego murió por nosotros en la Cruz y resucitó al tercer día. Las Escrituras no proporcionan todos los detalles de los medios que usó para hacerlo. Las evidencias de las Escrituras son como las rocas en el arroyo, con Nuestro Señor llamándonos al otro lado: "hoc facite in meam commemorationem."1

Y así, para cumplir con mi deber de imitar a Cristo, el Hermano Albertus y yo hemos emprendido una rigurosa investigación de los misterios de la transubstanciación y de la resurrección de Cristo. Apoyándome en las enseñanzas de las Escrituras, complementadas por la razón pura y las pruebas de la filosofía natural, propongo reconstruir el método por el cual Nuestro Señor convirtió Su esencia humana en pan y vino, para que después de que el cuerpo físico del hombre renuncie al fantasma, pueda ser restaurado como lo fue el de Nuestro Señor…

Referencia del Documento 4436.102:

Resumen del Memorando de Campo con fecha ██-██-████

En 1993, la Oficina de Deberes Especiales de la Fundación, en cooperación con la Oficina de Investigación de Campo del Observatorio Vaticano, llevó a cabo una exhumación de la tumba de Guillermo de Ockham en el Convento de Santa Ana en Múnich, Alemania. Además de los restos de Guillermo, la tumba contenía una custodia inusual2 que a su vez contenía una oblea de almidón seca pero intacta, y una ampolla de vino sacramental. A continuación, la Fundación llevó a cabo un análisis exhaustivo de la oblea y el vino desde el punto de vista químico, físico, teológico, ontológico, semiótico y de procesamiento de datos para examinar la hipótesis de que representaban el producto final del estudio de toda la vida de Guillermo sobre la transubstanciación.

Este análisis confirmó que Guillermo había cumplido efectivamente la primera etapa de su objetivo, descrito en Tractatus de Principiis Transsubstantiatio: la oblea constituía un denso medio de almacenamiento de información que contenía más de 30 terabytes de datos. Si bien ningún ordenador de la época era capaz de leer los datos, siguiendo las instrucciones escritas de Guillermo, la Fundación pudo diseñar y construir un clúster de superordenadores a medida para leer e interactuar con los datos almacenados en la oblea de Guillermo.

Tras la carga de los datos de la oblea en el clúster de superordenadores y la activación de los algoritmos de procesamiento de voz, se hizo posible la interacción oral con el conjunto de datos.

Referencia del Documento 4436.153:

Primera Entrevista con SCP-4436
(traducido del latín medieval)

Marca de tiempo 0917234098.234139

SCP-4436: Hermano Albertus, ¿es usted?

Dr. Garcia: No soy el Hermano Albertus. ¿Con quién tengo el honor de hablar?

SCP-4436: Soy el Hermano Guillermo, llamado Venerabilis Inceptor. No puedo ver, y mis miembros están insensibles. ¿Qué ha sucedido?

Dr. Garcia: Estamos intentando completar su experimento de transubstanciación. ¿Usted es Guillermo de Ockham?

SCP-4436: Sí. Puedo oírle y puedo hablar, pero mi cuerpo no responde. Mi método debe haber sido imperfecto.

Dr. Garcia: No estamos usando su cuerpo, pero… ¿cómo explico esto?… una máquina. Ha pasado mucho tiempo desde que murió, Hermano Guillermo, así que no teníamos mucho cuerpo con el que trabajar.

Referencia del Documento 4436.569:

Proyecto Metousiosis - Memorando de Situación con fecha ██-██-████ (fragmento)

Siguiendo las instrucciones del Director del Proyecto, deseo informar de los resultados más destacados del equipo del proyecto en el último trimestre fiscal:

Subproyecto Trent

  • Con respecto al Subproyecto Trent (la salvación de almas con fines de archivo), hemos mejorado significativamente la tecnología de transubstanciación de la Fundación para imprimir una conciencia humana en un medio de almacenamiento. El último modelo del aparato de transubstanciación (Mark IV) utiliza un medio de almacenamiento basado en cristales de glucosa, por lo que la anterior práctica de la Fundación de cargar el aparato con pan sacramental y alcohol etílico está ahora obsoleta. El aparato Mark IV también ha sido miniaturizado al tamaño de una mochila, y otros avances pueden hacer posible que la próxima generación de aparatos de transubstanciación se lleve en una pistolera lateral.3
  • Como resultado de los aumentos en la eficiencia de la carga de transubstanciación, ahora es factible ampliar el Subproyecto Trent para incluir copias de seguridad regulares de la conciencia para todo el personal de la Fundación que tenga un grado S o superior. Esto es una mejora significativa con respecto al protocolo anterior, según el cual solo el Consejo O5 y sus informes directos calificaban para el archivo periódico, y representa un avance dramático en la mitigación de los efectos adversos de la muerte humana en las operaciones de la Fundación.
  • A fin de seguir manteniendo la continuidad de los conocimientos técnicos con respecto al Proyecto Metousiosis, el clúster de superordenadores del emplazamiento 48 sigue dedicándose exclusivamente a alojar y a interconectar SCP-4436. Se están estudiando propuestas para construir múltiples clústeres de superordenadores adicionales redundantes con el fin de facilitar la interacción activa con otras conciencias archivadas como parte del presupuesto de tecnología de la información del próximo trimestre.
  • Una mejora de diseño particular en el aparato de transubstanciación Mark IV es que ya no es necesario que el sujeto de la transubstanciación (el individuo cuya conciencia se está archivando) recite oralmente la fórmula eucarística: "Hoc est enim Corpus meum…"; más bien, el miembro del personal de la Fundación que está operando el aparato puede hacerlo. Esto ha abierto la oportunidad de participar en el archivo transubstancial subrepticio - el registro de las conciencias de los individuos que no necesariamente saben que esto se está haciendo. El Comité de Ética ha dado luz verde a una propuesta del Departamento de Inteligencia de la Fundación para iniciar un amplio archivo transubstantivo de objetivos de inteligencia sensibles fuera de la estructura de la Fundación. Como dijo el Coronel Nguyen, "Es más fácil y seguro fotografiar el cerebro del Presidente y dejar que los monjes cerebritos lo interroguen en su ordenador que secuestrar físicamente al Presidente"."

Subproyecto Savescum

  • Con respecto al Subproyecto Savescum, el objetivo principal de cargar una conciencia humana almacenada en un cuerpo humano aún no se ha logrado con éxito, pero el Director del Proyecto indica una serie de pistas prometedoras. El Director del Proyecto reitera una fuerte motivación para cumplir con esta etapa del proyecto.4 Mientras tanto, la práctica existente de cargar las almas humanas almacenadas a un hardware alternativo apropiado continuará.
  • Cabe señalar que, conforme al protocolo Metousiosis, la carga de un alma almacenada en un equipo informático (o, por extensión, en un cuerpo biológico disponible para ese fin una vez que se haya perfeccionado ese proceso) no afectaría a la copia almacenada de ese conjunto de datos, que, por lo tanto, podría cargarse en tantos equipos informáticos o instancias biológicas concurrentes como lo requieran las circunstancias.

Suyo en Cristo,

/s/

Fraile Rodrigo González, O.F.M.Cap (Director Adjunto del Proyecto)

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License