SCP-3789

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: +1+x
trench.jpg

La Fosa de Atacama, representada por la línea de color azul oscuro.

Ítem #: SCP-3789

Clasificación del Objeto: Euclid (pendiente)

Procedimientos Especiales de Contención: Debido a la ubicación remota de SCP-3789, se ha considerado innecesaria la contención directa. Se desaconseja cualquier expedición al fondo de la Fosa de Atacama por parte de organizaciones civiles.

Descripción: SCP-3789 es una especie, no descubierta anteriormente, no-biológica, encontrada en la Fosa de Atacama, compuesta por gránulos de basalto unidos por finos zarcillos de composición desconocida. Los ejemplares de SCP-3789 tienen una forma similar a la de la medusa melena de león (Cyanea capillata), y varían en longitud desde 14 m hasta más de 55 m.

Los intentos de capturar ejemplares vivos de SCP-3789 han fracasado hasta ahora. Incluso cuando se utilizan contenedores presurizados, las instancias de SCP-3789 siempre pierden cohesión durante el ascenso y se descomponen en polvo una vez que la profundidad supera los 7.5-8 km por debajo del nivel del mar.

Los zarcillos y la campana de SCP-3789 son luminiscentes y poseen brillo color azul. Las instancias de SCP-3789 parecen comunicarse entre sí mediante el contacto entre sus tentáculos, lo que provoca la aparición de destellos visibles.

SCP-3789 posee varias bocas visibles cerca de los extremos de cada extremidad, todas revestidas con filas concéntricas de pequeñas piedras redondeadas análogas a los dientes. SCP-3789 parece alimentarse esporádicamente extendiendo sus brazos a una profundidad de al menos 10m en el fondo del sedimento.

Adicionalmente, algunos casos de SCP-3789 poseen grandes estructuras ovoides en las puntas de varios de sus brazos. Se desconoce el propósito de éstas.

Anexo 3789-01: Durante el avistamiento más reciente, un grupo de instancias de SCP-3789 comenzaron a moverse erráticamente y a dispersarse. Las estructuras de las puntas de sus brazos empezaron a brillar y se agitó el fondo marino. Se abrió una gran fisura en el fondo marino y emergió una enorme criatura de aproximadamente 35 metros de largo. Esta criatura tenía forma de quelonio, compuesta de magma y roca, y su caparazón estaba perforado en varios lugares. Esta criatura nadó hacia el grupo de SCP-3789, y un diente de 10m de largo, que más tarde se determinó que estaba compuesto por una mezcla de hierro y níquel, cayó de una de las heridas de perforación de la entidad.

Varias instancias del SCP-3789 intentaron golpear a esta entidad con las estructuras de sus brazos, provocando varias explosiones. Las descargas eléctricas y las ondas de choque de estos ataques dañaron la mayor parte de los equipos de grabación, pero las dos cámaras restantes consiguieron grabar a la entidad quelonia sujetando a dos instancias SCP-3789 en su boca.
Ambas instancias dejaron de moverse y el quelonio las arrastró hacia la fisura. La fisura se selló poco después. Los análisis encontraron rastros de varios explosivos químicos en el agua cerca del incidente.

Se están realizando esfuerzos para rastrear e identificar a la entidad quelonia, designada provisionalmente SCP-3789-1, mediante el análisis de las ondas sísmicas.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License