SCP-3352
Puntuación: +5+x

2/3352 NIVEL 2/3352

CLASIFICADO

classified-lv2.png

Ítem #: SCP-3352

Clasificación del Objeto: Neutralizado


steel.png

Fig 1.1: Refinería de petróleo de Hardwick (alrededor de 1991).

Procedimientos Especiales de Contención: La refinería de petróleo de Hardwick se encuentra cerrada desde 1992; la propiedad fue comprada mediante fondos de la Fundación y permanece bajo vigilancia. Se están llevando a cabo negociaciones con el gobierno municipal para su demolición.

Descripción: SCP-3352 es un evento anómalo que ocurrió el 2 de julio de 1992 en la Refinería de Petróleo de Hardwick (ubicada en la ciudad de Hardwick, Pennsylvania). Este evento ocurrió en la unidad de alquilación 476HF, una unidad que convierte el isobutano y otros alquenos ligeros (principalmente propileno y butileno) en alquilato (un componente de las gasolinas de alto octanaje).

steel2.png

Fig 1.2: Inscripción en la viga I.

SCP-3352 está asociado con una única viga I de acero rígido ubicada en 476HF. Esta viga soporta una tubería conectada a los reactores de 476HF a través de una VOM (válvula operada por motor). La línea era parte del sistema de apagado de emergencia de 476HF, proporcionando un medio para desviar rápidamente el ácido fluorhídrico (usado para la alquilación) a un recipiente de almacenamiento situado a 2,5 km de distancia. En la mitad superior de la viga I hay una inscripción que dice:

DIOS BENDIGA A LOS EE.UU. VIGA DE ACERO "I" BETHLEHEM.

MSW

Que por lo demás resulta poco notable.1

Anexo 3352.1:

steel3.png

Fig 1.3: Matriz intercambiadora de calor de hidrógeno (alrededor de 1991)

Aproximadamente a las 2:00 am del 2 de Julio de 1992, se produjo un incendio en la esquina de un intercambiador de calor localizado en 386 (una unidad de reformación catalítica). El operador en servicio informó de esto al supervisor de turno, pero, después de varios intentos fallidos de apagar el incendio con vapor, se le indicó que no realizara más acciones.

A las 3:45 am, la brida experimentó un fallo catastrófico. La combustión de hidrógeno a alta presión derritió varios intercambiadores adyacentes, produciendo una reacción en cadena. La detonación resultante mató al operador de la unidad y lanzó escombros en llamas a una distancia de hasta 5 Km.

Durante una investigación realizada en 1993, William Parridge (operador principal del 386) describió el evento:

Estaba en un camión entregando muestras al laboratorio cuando ocurrió. Un momento es de noche… ¿y luego? De repente, vuelve a ser de día. Luego vino la explosión. Dios mío, qué sonido. Como si alguien hubiera dejado caer un rascacielos justo detrás de mí.

Supe inmediatamente que eran los intercambiadores— les dije una y otra vez que arreglaran esas cosas. Debí haberlos apagado. Debí haber apagado toda la unidad la primera vez que empezaron a encenderse.

En el momento en que llegué al incendio… fue cuando se produjo la segunda explosión.

4 operadores de una unidad adyacente y el supervisor del turno (Bryan Burton) intentaron usar el sistema interno contra incendios de la refinería para combatir la enorme conflagración. El único operador sobreviviente (Daniel Ruhl) dio el siguiente testimonio:

Se lo dije. Se lo dije, maldita sea. ¡Hay hielo en las malditas bocas de incendio, estúpido! Se lo grité en la cara. Pero el muy cabrón… no me escuchó. Sigue diciendo que necesitamos agua, que hay que enfriar las tuberías, que hay que controlar el incendio.

Y seguí gritando — ¡Hay hielo! ¡Sobre! ¡Los! ¡Jodidos! ¡Hidrantes!

Me miró a mí, ese pequeño cabrón que probablemente consiguió este trabajo gracias a su papá, que no sabe nada de refinamiento, que probablemente nunca ha oído la palabra "No" en toda su vida… me miró, y ahora tiene esa mirada en los ojos. Dice, muy suave… O abres esa línea o te quitas de mi camino.

Y entonces, miro a los chicos sosteniendo esa manguera — lo miro a él, directo a los ojos — cruzo los brazos sobre mi pecho, me planto como un árbol, y le digo: No.

¡Ese cabrón me dio una paliza! Me rompió tres dientes con una llave de acero. Lo juro por Dios, también lucía como nueva — era probablemente la primera vez que el mierdecilla la usó. Me desplomé como un saco de ladrillos y él empieza a bramar, escupiendo, gritando — pateándome. Me acurruco en una bola y me alejé. Lo siguiente que sé, es que él está en la boca de incendios, está abriendo esa línea, y — y entonces — mierda.

Él era una pequeña mierda, pero esos chicos no se merecían eso. Nadie se merece eso.

Sin que el personal de la refinería lo supiera, el sistema interno contra incendios se había visto comprometido una semana antes. Un supervisor de turno desobedeció el reglamento al utilizar un boca de incendios para limpiar lo que él creía que era un buque fuera de servicio. Este buque, de hecho, seguía en servicio - y había estado inyectando propano líquido a alta presión en el sistema de agua contra incendios durante ocho días.

El propano líquido se despresurizó a través de la manguera, bajando rápidamente su temperatura y congelando tanto al supervisor como a 3 de los operadores de la misma. A pesar de que se arrancaron partes de sus brazos, los cuatro perecieron cuando la nube de propano se encendió.

Inmediatamente después de esta segunda explosión, los operadores iniciaron paradas de emergencia en todas las unidades. Esto incluyó la activación del sistema de apagado de emergencia de 476HF. En 1993, Jefferson Reeds, uno de los ingenieros de la refinería, explicó cómo funcionaba el sistema:

Pídele a un químico que haga una lista de los "10 peores compuestos químicos con los que trabajar", y el ácido fluorhídrico… puede que no sea el número 1, pero está en la lista. El ácido sulfúrico es más seguro, pero se necesita mucho más para la alquilación. Así que… el HF es el camino a seguir si quieres ahorrar un dólar.

Pero no puedo enfatizar lo suficiente que: Es una cosa horrible, horrible.

Para empezar, quema a través de casi todo. Eso incluye el vidrio. Cuando te cae encima, no sólo te quema la piel. Se mete en tu sistema nervioso y se cuela en el torrente sanguíneo. Allí, puede interrumpir la capacidad de tu cuerpo para metabolizar el calcio, provocándote un ataque al corazón. Hierve a temperatura ambiente y, literalmente, se come tus huesos.

¿En resumen? Si te salpican con un poco de esta cosa, es muy probable que estés muerto en 24 horas.

El bajo punto de ebullición es lo que lo convierte en un verdadero problema. ¿Crees que una cuba de ácido come-huesos es malo? Ahora imagina que es una nube ardiente de ácido come-huesos. Imagina que esa nube está moviéndose a través de la ciudad sobre la que hemos construido. Si el viento sopla en la dirección correcta… Una nube HF puede matar a miles de personas. Decenas de miles. Podría acabar con toda la ciudad de Hardwick.

Por eso que instalamos el sistema de apagado de emergencia. Si se produce un incendio, se pulsa este botón, y dos docenas de monitores de incendios empapan la unidad con varios millones de galones de agua. Mientras que el HF se enfría a un estado líquido, también es desviado a un tanque de desinventura alejado del lugar. Cuando Michelle presionó ese botón, estaba tomando la decisión correcta. Es la decisión que yo también habría tomado.

¿Cómo pudo ella…? ¡¿Cómo demonios pudo cualquiera de nosotros saber que el sistema de agua de fuego estaba cargado de jodido propano?!

steel1.png

Fig 1.4: Último fotograma de la grabación de seguridad del callejón de tuberías de 476HF antes de la pérdida de la señal.

A las 4:07 AM, Michelle Dunwick, la operadora principal de 476HF, activó el sistema de apagado de emergencia. Los 18 monitores abrieron el sistema de agua contra incendios, expulsando propano líquido a alta presión directamente al callejón de tuberías de 476HF. Una vez que la nube de propano se inflamó, la VOM del sistema de desinventura se fundió, atrapando más de medio millón de galones de ácido fluorhídrico en rápida expansión dentro de una unidad de alquilación que ahora estaba en llamas.

Tanya Sullivan, parte del equipo de respuesta a emergencias de la refinería, describió la situación:

Nos acabábamos de dar cuenta de que todo el sistema de agua contra incendios de la refinería estaba lleno de propano — estábamos cambiando al sistema de agua de la ciudad para tratar de combatir el incendio — cuando el 476 se incendió. Entonces nos dijeron que la VOM había fallado. El 476 estaba ardiendo y lleno de ácido hirviendo. Si ese ácido se seguía calentando… toda la unidad iba a explotar.

Fue entonces cuando supimos que este lugar estaba acabado. De ninguna manera seguiríamos funcionando — no después de esto. Pero en ese momento… no se trataba de salvar nuestros trabajos. Ya no. En ese momento…

Mira, sabes el riesgo cuando trabajas en un agujero de mierda como este. Si el fuego no te atrapa, el cáncer por todas las toxinas lo hará. Pero si el 476 explotaba… no sólo nos alcanzaría. Alcanzaría a todo en un radio de 3 millas.

Cuando construyes una refinería, pones a todos a su alrededor en la línea de fuego. Eso significa algo. Algo está pendiente. Los interesados, los dueños, los supervisores — ninguno de ellos siente el peso de esa deuda. Pero alguien tiene que hacerlo. Alguien tiene que llevar esa carga.

Por eso todos agarramos nuestras cosas y corrimos hasta el 476 tan rápido como nuestras piernas podían llevarnos. No para salvar nuestros trabajos, no para salvar la refinería, ni siquiera para salvar nuestro propio pellejo. Lo hicimos porque podríamos estar acabados, pero estaríamos condenados si dejáramos que este lugar se llevara a alguien más.

Mientras el ERT luchaba por enfriar las llamas, Matthew Watkins (un operador de 476HF) corrió por el callejón de tuberías en llamas del 476HF para operar manualmente el desvío de la VOM y evacuar el ácido hirviente:

La válvula estaba tan caliente que atravesó mis guantes en el momento en que la toqué. Cuando la abrí, pude oír el ácido silbando y chisporroteando mientras se precipitaba por la línea de desinventura. Pero para cuando estaba despegando lo que quedaba de las húmedas y pegajosas palmas de mis manos de ese metal caliente… estaba claro que de todas formas no importaba.

¿Alguna vez has visto hervir el hormigón? No, en realidad no. Pero si lo golpeas con suficiente calor, lo suficientemente duro, lo suficientemente rápido, se vuelve marrón, luego se ablanda… y todos los bolsillos de agua en él, todos los otros químicos, comienzan a hervir y a liberarse. Como grandes y húmedos charcos de alquitrán burbujeante — emitiendo gases tóxicos.

Todo el callejón de las tuberías estaba así. El suelo, los pilares — y los travesaños de soporte de la línea de desinversión. Los monitores de fuego estaban quemando todo, y esas antorchas apuntaban directamente a los seis travesaños. Hacía tanto calor que habían limpiado el hormigón de las vigas de acero.

Cinco de la seis vigas ya eran escoria. La línea se estaba descolgando, esperando que la última viga cediera. Una vez que lo hiciera, la línea de desinventura se rompería… y arrojaría medio millón de galones de veneno ácido hirviendo justo encima del callejón de tuberías y hacia el corazón de la ciudad.

Me quedé allí, rodeada de fuego, esperando a que cediera. Esperando la muerte. Tratando de hacer las paces con esto — que habíamos hecho todo lo que podíamos, y aún así no era suficiente para evitar que matáramos a todos. Así que seguí esperando. Y esperando. Y esperando. Y…

…lo juro por Dios, estaba lista para ceder. Estaba recibiendo lo peor de todo. Se suponía que iba a ceder. Tenía que hacerlo. Al final, brillaba tanto que ya no podía ni mirarla. Pero…

Durante tres minutos, la última cosa — la única cosa — entre diez mil almas y todos los fuegos del infierno fue esa solitaria y delgada viga de acero Bethlehem.

Y la viga no cedió. Ni una maldita pulgada.

Los quinientos mil galones de ácido fluorhídrico fueron desviados de forma segura al recipiente de desinventura situado externo al recinto. Una vez que se apagaron los incendios, se cerró la refinería y se investigó el desastre.

Los investigadores de la Fundación determinaron que aunque la viga I de 476HF había sido expuesta durante varios minutos a temperaturas superiores a 2000 °C (muy por encima del punto de fusión del acero), no había sufrido ningún daño estructural.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License