Arrancado de los Titulares
Puntuación: +9+x

Miré la televisión, apenas entendiendo las palabras, mientras ayudaba a Helen a sentarse en la silla.

…se fue, no quedó nada mas que un agujero gigante. Los huracanes reportados en la región fueron en realidad el resultado de el aire y el agua que se precipitaron para llenar el…"

"Vamos, vamos", dije, pasando a otro canal. No podría importarme menos Corea del Norte. Estaba buscando las grandes noticias.

…la brecha entre los dos lados es más amplia que nunca. El Secretario de Defensa está defendiendo el secreto, diciendo que era para nuestra propia protección. El presidente niega…"

Esto era mejor, pero aún no estaba ahi "Mira, sé que odias que pase por los canales, Helen", le dije, "Pero por el amor de Dios, ¡el mundo entero ha cambiado! ¿No estás emocionada?" No podía entender por qué no parecía más emocionada. Me temo que nunca entenderé a las mujeres.

Probé con otra, mientras alejaba una mosca de mi cara.

…teniendo conocimiento de estos eventos se les pide que se presenten. Fuentes del Parlamento han confirmado que la Coalición Global Oculta está parcialmente financiada con fondos de la Corona…"

Agité la cabeza. Todavía no esta ahi. La expresión de Helen era de desaprobación. "Lo siento", dije. "Pero no entiendes lo que significa para mí. Eres normal. Yo nunca he encajado. Nunca he pertenecido. Es fácil para ti, pero nunca ha habido un lugar para mí". Cambié el canal.

…dinero como cualquier otro, Robert. Nuestros clientes tienen gustos refinados, y nosotros hacemos todo lo posible para atenderlos. No creo que descubras que hemos hecho algo ilegal. Yo no llamaría…"

Puse mi mano en la de Helen. "Todo ha cambiado hoy. Hay otros como yo. ¿Puedes imaginarlo? No estoy solo. En realidad no." Agité la cabeza de repente. "Oh, no, no, no quise decir eso. Claro que me alegro de que nos hayamos conocido. Pero sólo nos conocemos desde hace unos días, y he querido encontrar a otras personas como yo toda mi vida. Imagínate, como si fueras el único en el mundo que podía ver. Nadie más sabía lo que es el azul, y mucho menos lo que tenía que ver con el cielo. ¿Puedes siquiera pensar en lo solitario que sería eso?"

…para un juicio en la corte internacional. La Fundación SCP se ha negado hasta ahora a consentir un…"

"Mira, podemos seguir con las cosas en un minuto. Sólo déjame encontrar una parte buena. Alguien hablará de ello, ya verás", le dije a Helen. Lo cambié de nuevo, y esta vez fui recompensado por una joven que estaba siendo entrevistada en un estudio. "¡Aquí, mira!"

…examinando, porque algunos de los doctores eran un poco espeluznantes. Pero no estuvo mal en su mayor parte. Simplemente terriblemente solitario", dijo ella.

Era rubia, de unos veinte años, al parecer. Cara bonita, aunque no tan bonita como Helen.

"¿Y todo por tu… talento?", preguntó el entrevistador.

Un hombre grosero. Gafas. No soporto a un hombre con gafas. Me pone nervioso.

"Así es," dijo ella. "Dijeron que podría ser peligroso."

"¿Podemos ver una demostración?" preguntó el entrevistador.

Ella asiente con la cabeza, y se le entrega una fotografía. Muestra a otro hombre, de piel oscura, de traje fino. Tan pronto como lo toma, comienza a moverse.

El anfitrión llama a bastidores y entra el hombre de piel oscura. Su foto concuerda con sus movimientos. Cuando la niña toca la foto, el hombre salta, y dice que puede sentir que ella lo toca. Un primer plano muestra su piel sangrando en el punto donde ella pone el dedo. La cámara se acercó para que todos vieran cómo su dedo entra en la fotografía.

"¿Siempre has podido hacer esto?" preguntó el entrevistador.

"Desde que era joven, al menos", dice ella.

Lo apagué. Ya habíamos visto suficiente. "Oh, Helen", dije, con lágrimas formándose en las esquinas de mis ojos. "Es tan maravilloso. Ya no soy un bicho raro. Pertenezco, por una vez en mi miserable vida, pertenezco." Me acerqué y le acaricié la mejilla con amor. Estaba pálida, pero todavía había un indicio de la sonrosada que había tenido el día anterior.

Le quité las moscas de la piel. Habíamos estado hablando lo suficiente, y era hora de seguir adelante. Si la gente pasa demasiado tiempo muerta, empieza a oler mal y la gente no entiende. Le arranqué la piel y la carne del brazo y le quité el cúbito, y empecé a masticar con los músculos que rodean mi mandíbula, hinchándose y creciendo para dejarme aplastar el hueso. Una vez que terminé, era hora de mirar hacia afuera por una vez.

El mundo era nuevo, y por una vez, sentí que tenía un lugar en él.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License