Gambito de la Reina
Puntuación: +1+x

En la noche del solsticio de invierno, si las estrellas están en lo cierto, Ullllllu el Brujo sale de su cueva y maldice a la luna. La vida y la muerte se invierten en una retorcida exposición de las almas decadentes que posean la audacia de carácter para aparecer. Naturalmente, el Baile de la Luna Sangrienta es el evento social de la temporada.

Los admiradores se reunieron en la esquina marchita, como los despojos que caen por los matorrales de un matadero, con la misma insistencia enfermiza y la indefensa gravitación: amantes de los condenados, guardianes de la cripta, debutantes de los profanos por igual, colgando como lo haría una víctima desde un gancho de carne en la parte trasera de ese mismo matadero a cada palabra de Lorenzo, el cautivamente tentador en camisa de bucanero, el Amo Temido más joven anti-ungido en las generaciones de los no muertos (que son muy largas).

Lorenzo prestó poca atención a la comitiva, ya que estaba fascinado por su encantadora compañera de conversación, la flor de la muerte en el vestido de terciopelo. Él estaba envuelto alrededor de ella como una etiqueta de dedo del pie. El nombre en la etiqueta del dedo del pie:

La Reina Negra.

Los invitados le habían preguntado, después de su presentación: ¿La Reina Negra del Altar de la Carcasa, dijiste? ¿La Reina Negra de la Trepanación Triple? ¿La Reina Negra de los Ataúdes Temblorosos, tal vez?

Simplemente Reina Negra, ella había dicho, y todos los asistentes estaban sin aliento. Muchos de los sin aliento quedaron bastante impresionados, también.

"Esa es una coincidencia", se rió la Reina Negra. "¡Yo también crecí en el desierto! Por supuesto, Arizona era mucho más aburrido. Habíamos criado malezas, una vez, en lugar de carnero."

Mientras Lorenzo divagaba sobre su infancia y los diversos crecimientos musculares que había en el, la Reina Negra se mordió los colmillos con torpeza. Se recordó a sí misma que el vampirismo se desvanecería cuando dejara la luz de la luna de sangre. Era esencialmente solo un baile de máscaras, algo que había experimentado en Venecia, Los Ángeles e Ibiza. Es cierto que fue un baile de máscaras que mata tu alma, pero también lo hacen en LA y ese salió bien.

Un camarero se acercó con una botella y le ofreció a la Reina Negra un vaso.

"No, gracias. No bebo…", dijo, lista para ordeñar de la situacion toda la diversión que pudiera obtener de ella,"…vino".

"Esto es sangre", dijo el camarero.

"…Oh. Entonces, por supuesto."

La Reina Negra se volvió hacia Lorenzo. "Entonces, ¿tenemos un acuerdo?"

"Eres una negociadora astuta, mi pequeña amanita". Lorenzo tomó un sorbo. "Me proporcionas este Grimorio del Gran Noir, y prometo llevar a cabo la plenitud de su poder nigromántico en un ataque a la Fundación en el día y la hora prescritos. Encontraré la información que necesitas, y la arrancaré de su pecho como un corazón palpitante."

"Espectáculo de horror."

"¿Haremos de esto un juramento de sangre?"

"No veo por qué no."

Chocaron vasos.

"Espero que entiendas si no puedo quedarme a bailar, Lorenzo."

"Reina Negra, deberías saberlo mejor." Lorenzo estaba tan aflingido que casi estaba haciendo un puchero. Era más sutil de lo que parece, ya que era bastante irritable por defecto. "Todos los que entran aquí abandonan la esperanza."

"Entonces solo vive con eso."

"Bien—"

"Sabes a lo que me refiero." Con una sonrisa, se puso su capa, teñida como es costumbre entre los Insurgentes del Caos en la sangre de católicos1. Ella recogió un regalo que había sido otorgado por un señor lich infernal, se deslizó entre la multitud, encontró un lugar tranquilo, y abrió un Camino.

Se dio cuenta de que, al pasar, esa parte de sí realmente deseaba poder quedarse un rato. Lorenzo era más inteligente de lo que parecía, y era una persona agradable, si no le importaba que sus ojos fueran como de una araña.


Alison encontró un asiento en la cámara privada del Colmillo de la Serpiente y se desabrochó. Había pasado una semana desde que había sido iniciada en un escalón interior de la Mano. El Colmillo de la Serpiente era un círculo cerrado de aquellos que se habían ganado la confianza de L.S.

En una organización que hizo su misión la difusión del conocimiento a todos aquellos que honestamente lo buscan, L.S. fue uno de los pocos secretos verdaderos que permanecieron. No existe ningún registro de presenciar a L.S., o hablar con ellos, o escuchar dicha información de segunda mano. (Mentir, en la Mano, es un tabú aún mayor que ocultar información).

El Colmillo de la Serpiente recibió su información de L.S. indirectamente: letras que se desvanecen con el ocaso, susurros del viento, la sabiduría sutil de la sincronicidad. Alison recibió una misión por carta: ir al Baile de la Luna Sangrienta y organizar el intercambio de un libro de hechizos con un Amo Temido. Esto lo había logrado.

La carta tenía una inscripción en ella: "Alrededor y atrás, en el viento y la lluvia." Alison había preguntado qué significaba; Amanda, su 'manejadora', le dijo que era una invocación de protección, y que cualquiera de los Colmillos que estaba en peligro podía recitarlo, y que el daño simplemente se derramaría sobre ellos. Fue un poco de suerte que uno pudiera quedarselo en el bolsillo. Alison no compartió su pensamiento inicial, que era que ella no sabía que esa pequeña canción infantil que le gustaba de niña era de algo. Ella siempre pensó que su padre lo había inventado.

Ahora que el almizcle de la tumba se había disipado, Alison se sintió cómoda abriendo el regalo de su admirador piroclástico. La caja era negra como el hollín y parecía el material del que estaban hechas las mantas de astronautas. Ella tiró de la cuerda y levantó la tapa. Un débil resplandor naranja se emitió, y un gruñido.

Alison sintió calor desde lo más profundo de la caja. Calentaba demasiado para que ella se sostuviera cerca de su rostro, así que lo retiró. La fuente de luz, sonido y calor era una forma viscosa y amorfa que comenzó a moverse dentro de la caja. Se levantó y comenzó a deslizarse. Alison dejó caer la caja antes de que el zarcillo brillante quemara su mano.

La masa que era su presente rezumaba, goteando materia fundida. Las quejas se hicieron más fuertes, y Alison pudo discernir las palabras.

"puedesirtealcarajoytuhermanatambiénynomevengascontonteriasellaesunamalditabastarda
consucaceríadeputosmortalesymerefieroaunacacerialiteral"

Alison recogió la caja antes de que se derritiera en el camino de la criatura. Había una etiqueta adentro. "¡Disfruta de la babosa de la blasfemia! ¡Felices fiestas!"

"¿¡Quién le daría esto a alguien!?" La babosa de blasfemia dejó un camino carbonizado de roca burbujeante mientras escalaba la puerta. Hasta aquí los medios de salida.

Alison estudió sus opciones. Los docentes acabarían por deshacerse de la babosa de blasfemia de la manera habitual, sea lo que sea. Después de todo, no había forma de que la Biblioteca no tuviera un procedimiento para los elementos de fuego que tropezaran dentro. Lo que importaba, mientras tanto, era la seguridad personal. Entonces Alison usó la herramienta a su disposición inmediata.

"Una y otra vez, en el viento y la lluvia…" Alison sintió que los custodios invisibles la rodeaban. Ella se había protegido a sí misma de los entornos rituales antes, pero esas eran barras de piedra, y estas eran barras de acero. Alison pensó en la última vez que se había sentido así de segura. Ella había sido una niña, jugando con su máquina de vapor de juguete, recitando esa pequeña rima…

"…clickety-clack van las ruedas del tren." Sin pensarlo, murmuró el resto de la copla. Todo giraba sin moverse hasta que Alison estaba en otro lado.


La cámara había sido diseñada con precisión. No tenía puertas ni ventanas que salieran, pero una brisa suave entró, aparentemente a través de una fina malla dorada. El aire olía a sábanas frescas y pan cocido, aunque no podía haber sábanas…no, espera, había un dormitorio escondido al otro lado de un armario. Y el pan en la caja claramente había estado allí por un tiempo. Aún así, la cámara había sido diseñada con precisión para sentirse como en casa.

Alison exploró. Había un espejo iluminado encima de un conjunto de cajones, una rejilla para un sombrero, una gran cantidad de estantes. Alison abrió un armario para encontrar varias herramientas, puestas ordenadamente, cada una etiquetada. Y eran el tipo de herramientas serias que no pueden caer en las manos equivocadas. Era más que un poco desconcertante ver reliquias de reyes-dioses caídos alfebetizados en una fila como especias.

Alison escaneó los estantes y tomó algo que parecía conveniente. Echó un vistazo al perchero. Una flecha colgaba de la pared que lo señalaba, así que claramente era importante. Contenía una variedad de diferentes estilos de sombreros colgados de ella. Alison revisó un sombrero de coronilla flexible y encontró una inscripción. "El jardín es el lugar de la serpiente." Se lo puso y miró el espejo.

Un extraño la miró. Alison se sobresaltó y temió que la estuvieran vigilando, así que tiró el sombrero, luego volvió a mirar y vio un espejo normal. Alison agregó dos y dos.

Ella examinó de cerca cómo se veían sus rasgos en el sombrero. Su nariz era indistinta, su boca era…una boca, sus ojos podrían describirse mejor como…allí. Sí, esto sería útil. Alison habló las palabras mágicas de nuevo. Éxito: ella había vuelto a donde se había ido, y parecía que no había pasado el tiempo. La babosa no había cambiado de posición, y la puerta de madera seguía siendo principalmente una puerta.

Alison agarró el objeto que había recuperado de la habitación secreta. Era una muñeca hecha de un material bronceado grueso y translúcido, parecido al papel de arroz. La etiqueta lo había llamado "Mi Primer Fantasma Hambriento." Enseñaba a los niños sobre la mitología y se alimentaba de su fuerza vital para una diversión sin fin. Ella tiró de la cuerda y la puso en el suelo.

La muñeca comenzó a caminar mecánicamente hacia la blasfemia. Una grabación enlatada reproducida. "¡Dame un gran abrazo!" Mientras hablaba, la boca abierta del juguete se movió hacia arriba y hacia abajo, y su cuello fibroso se estiró hacia adelante y hacia atrás.

La hambrienta muñeca fantasma trepó los paneles de la puerta hacia la babosa.

"ysialgunaveztengomismanosenarescreoseriamentequepodríavencerloestátanexitadoquenisiquierapue
dodecirtenadaenseriopuedechuparmiardor"

"¡Dame un gran abrazo!" Mi Primer Fantasma Hambriento se aferró a la blasfemia. La palanca que controlaba su boca sufrió un espasmo cuando la luz de la babosa se atenuó…y finalmente se apagó, con un escaso

"yquesejodanatodasusmadrestambieeeen"

Una cara con diez brazos abrió la puerta y barrió el antiguo montón de cenizas herético. Sacó algo de algún lugar y roció un chorro de espuma fria sobre la muñeca fantasma hambrienta, que a su vez brillaba con calor desde el cuello hacia arriba. Luego se retiró con la máxima discreción.

Ahora, Alison estaba de vuelta donde estaba hace dos minutos, tratando de relajarse y hacer un inventario de la situación en una silla cómoda. La única diferencia era que había conseguido un sombrero, un juguete y un dispositivo de escape, y había hecho a un lado el presente de la fiesta y la condición de la habitación. Ella había recibido ofertas peores antes.

En un momento de consideración, Alison decidió que debía recuperar el artefacto prestado. Había perdido toda su energía almacenada, y una brecha en la colección de uno es generalmente la cosa más fácil de notar. Así que ella desapareció en la cámara secreta una vez más.

Alison volvió a meter a Mi Primer Fantasma Hambriento en su lugar de descanso. El sombrero…ella vaciló. Había entre seis y ocho sombreros aquí, todos casi idénticos, excepto por el color y la forma, y probablemente funcionaban, pero no iba a comprobarlo. ¿Cómo el dueño perdería uno?

El propietario. Alison supuso a quién pertenecía la habitación, pero necesitaba confirmación. Así que hurgó un poco en los cajones hasta que lo encontró, debajo de un escritorio. Papel de Ocaso. Blanco. una marca de agua con un pequeño lema y las iniciales L.S.

A Alison le iba a gustar estar aquí.


Hay un gran axioma en las formas de los magos (uno podría llamarlo una regla dorada) que cubre una variedad infinita de situaciones y que, si se comprende adecuadamente, es una revelación importante sobre la naturaleza de la magia en sí. Esa regla es: finge hasta que lo hagas.

Normalmente, los límites de este concepto se detienen, claramente marcados, en el límite entre la comunidad mágica en general y la Mano de la Serpiente, porque el autoengaño sigue siendo un engaño. Honesto y comunicativo es el camino de la Mano.

Pero L.S. no era un miembro ordinario de la mano, ¿verdad? Las reglas no parecían aplicarse a ellas. Y Alison tenía los papeles, la habitación, la llave de la habitación…el poder y el secreto de L.S., en resumen. Todo lo que tenía que hacer era usarlos, y ella se convertiría en L.S., con todos sus privilegios. Alison decidió que era lo único responsable de hacer.

Una misiva salió de L.S. a un determinado escriba, solicitando que ciertos libros sean localizados y extractos transcritos. Otro llegó a un informante de la Fundación, solicitando documentos de contención de un sitio determinado. Ambos especificaron el mismo punto de entrega en la Biblioteca. Luego, un tercero fue a un telépata favorecido por L.S., solicitando que la información correcta llegue a las entidades correctas antes de la fecha límite. Así se aseguró que el Área de Contención Armada enfrentaría una batalla en dos frentes: desde los Insurgentes empoderados y desde sus cautivos ilustrados.

Alison siempre había estado corriendo, redirigiendo la fuerza en una dirección u otra desde las líneas del frente. La Reina Negra pasaba por todo el tablero. Ahora tenía celdas completas de la Mano de la Serpiente listas para cumplir sus peticiones. Se le pasó por la cabeza, como L.S., que el título no era suyo hasta hace una semana, y que con los planes de L.S. que están a punto de llegar a buen término, entonces L.S. no se iría por mucho más tiempo. Pero no se registró completamente con ella hasta que llegó el momento.

Alison pronunció el conjuro y apareció en habitacion de L.S. Pasó rozando al asistente y se puso a trabajar en un hechizo de escrutinio, para poder ver cómo se desarrollaban los eventos. Pero Alison se dio cuenta, para su consternación, de que había olvidado la plata en polvo. Así que abrió un armario tras otro, esperando que hubiera algunos por ahí.

"Segundo estante, tercero desde la derecha", dijo el asistente, de una manera que hizo que Alison se diera cuenta de que la habitación no tenía un asistente.

"Sabía que este día llegaría." Alison comenzó a mezclar sus ingredientes de manera diferente: el hechizo de escrutinio se convertiría en un hechizo de envío. "Necesito esto, y espero que lo entiendas."

"Yo sí", dijo el asistente. "Entiendo mejor de lo que podrías saber."

"Genial, así que no te importará si hago esto." Alison arrojó el polvo en un arco. La brisa sopló hacia un lado, y un espejo fue enviado tambaleándose hacia la Dimension del Atico.

"¿Alguna vez fui tan joven?" El extraño se quitó la gorra y su rostro apareció a la vista. Era la misma experiencia que Alison había encontrado mirando en el espejo con su gorra, excepto que el espejo había sido teletransportado más allá del alcance del pensamiento o la gravedad, por lo que esto era claramente otra cosa. "Eres una mujer motivada. Siempre seras una mujer motivada. ¿Pensaste que aquí, en el ámbito de los insatisfechos con el conocimiento de un solo universo, no te encontrarías contigo mismo tarde o temprano?

"No", dijo la otra Alison, "y yo tampoco. Todo esto lo hemos construido nosotras, la una para la otra, con señales que solo veríamos. Sabía que encontrarías la manera de entrar."

"Hay mucho más que tienes que aprender, pequeña hermana."

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License