Propuesta de Proyecto 1990-60: Una Tragedia para La Historia

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.

Aviso%202.png


Puntuación: +2+x

Propuesta de Proyecto 1990-60


Título: Una Tragedia para La Historia por Quinton Elliots

Materiales Requeridos:

  • Daniel Dunn. (Ya en mi poder, no se molesten en mandar a alguien.)
  • El Chevrolet Camaro Z-28 de 1967 de Nolan Bushnell, comprado y vendido por el propio dueño en los albores del apogeo de Arcadia. No lo restaures, si parece que ha visto días más bonitos, mejor.
  • Un fémur humano, afilado a punta de cuchillo. No me importa de quién era. Es mejor así.
  • Toda la cocaína que tu gente pueda conseguir, preferiblemente más de cincuenta kilos para que sea apropiado. Añade un par de botellas de buen coñac de paso.
  • El "libro de clientes" de Arcadia. Si siguen siendo los mismos con los que trabajé en el 81, el Crítico debería saber dónde encontrarlos. Quiero saber que tendré una audiencia.
  • Una de las "bombas especiales" de La Mafia. Quiero volar algo directamente al infierno sin preguntas sobre el receptor.
  • Una videocámara. (También algo que ya tengo.)

Intención: Recuerdo el día en que Arcadia murió.

Creo que siempre supe en el fondo de mi mente que nunca iba a ser sostenible. Todas las drogas y el alcohol y las pequeñas bonificaciones que recibías cuando entrabas en un bar. Éramos héroes, la gerencia principal. Dunn incluso nos dejó salirnos con la nuestra con nuestros pequeños proyectos personales a principios de los ochenta una vez que tuvimos a los hombres de negro detrás de nosotros de nuevo. Yo era un semidiós, Crítico. ¿Alguna vez has entrado en una habitación y todo el mundo se ha girado para mirarte? ¿Que se asombren de que incluso camines junto a ellos? Yo sí, y es embriagador. Arcadia me dio eso.

Así que no puedes imaginar lo horrible que fue una vez que la pequeña patada moralista de Dunn nos dejó a la deriva. Me despidió en el acto, ya sabes, después de que entrara en el trabajo borracho. Sin embargo, fui uno de los afortunados. Nunca me fui realmente. Seguí trabajando como consultor por debajo de la mesa hasta que finalmente colapsamos en el 89. El daño estaba hecho, sin embargo. Ya no éramos héroes. Sólo una pandilla de perdedores jodidos enganchados a las últimas drogas de moda.

Crítico, deberías haber estado allí cuando el nuevo director general nos dijo que estábamos muertos para el mundo. Me miró como si volviera a ser un don nadie. La forma en que siempre me miraron antes. Fue horrible. Terminamos con un golpe tan insignificante que bien podría haber sido un susurro. Eso no está bien, Crítico. Con tu ayuda, me aseguraré de que Arcadia muera de la forma en la que siempre vivimos.

Cubiertos de sangre y drogados en una orgía de violencia y licor.

Abstracto: En algún momento, voy a sacar a Daniel Dunn del maletero de mi coche.

Lo encerraré en el asiento del conductor del viejo Camaro de Bushnell, arreglado en toda su gloria oxidada y hortera. Luego compartiremos una última botella de coñac, como en los viejos tiempos. Tal vez un poco de cocaína. Aunque lo dudo, el viejo Danny está limpio desde el 85. Pero no importará, el coche estará cargado con la mercancía de todos modos. Como en los viejos tiempos.

Apuñalaré el libro un par de veces con el hueso, haré saber a nuestros acreedores que quiero verlos por última vez. Les diré de quién fue la culpa de que los hayamos jodido. Quiero que los diablos sepan que Arcadia no se echa atrás en los tratos. Quiero que tengan a Daniel Dunn en bandeja de plata para que sepan quién les ha jodido realmente esta vez.

¿Que haré una vez que tenga público? Simple, vuelo el coche directamente al infierno con Dunn dentro. Que los viejos acreedores se peleen por él. Con eso, podemos empezar el verdadero trabajo. Voy a traer a Arcadia de entre los muertos. Quiero ser un héroe de nuevo, Crítico.

Luego te daré la cinta y la pondrás en todas tus galerías.


De: El Crítico
Para: Quinton Elliots
Fecha: 07/13/90


¿Qué carajos?

Esto no es arte, Elliots, esto es una película snuff glorificada.

Esta "obra de arte" no sólo es extravagantemente jodida; también nos costaría una cantidad insana de dinero para comprar lo que quieres. Y para que te excites en tu inquietante fantasía de venganza. No hay nada que nosotros ganemos en absoluto. Para cuando leas esto, probablemente haya entrado en razón y haya hecho una denuncia anónima a los federales sobre que tienes a Daniel Dunn en el maletero de tu coche.

Lo siento, no vamos por ahí tirando dinero a todo sociópata dispuesto a cometer un asesinato en nombre del "arte". Y a diferencia del viejo Crítico, no voy a ayudarte por viejos vínculos con la empresa. ¿Quieres nuestra financiación? Haz arte que valga la pena mirar.

Vete a la mierda, Quinton. No respondas.


Palabras de un Crítico

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License