Dossier de Ubicación de la UdII -- "Paramax"
ParamaxLogoHiRes.png

Logo de Paramax

Puntuación: +3+x

Paramax

ParamaxLogoHiRes.png

Penitenciaría de los Estados Unidos

Ubicación N/A
Clase de Seguridad Administración Máxima
Inauguración 1947
Estado Operativo
Población Clasificado
Alcaide Ulyssa van Kann
Vicealcaide Cade Ryland
Jefe de Psiquiatría Dra. Demetria Conroy
Jefe de Sanidad Dr. Mason Bowman
Personal 97

La Penitenciaría de los Estados Unidos, Instalación Administrativa Máxima Paranormal, también llamada Paranormal ADX o simplemente Paramax, es una prisión federal administrativa de máxima seguridad diseñada y construida para contener a reclusos de naturaleza paranormal u oculta. Situada en un universo artificial huérfano, Paramax no tiene ninguna conexión permanente con el universo principal, lo que la hace inaccesible e inescapable sin conocer sus coordenadas ontológicas exactas. Una combinación de hechicería arquitectónica y anclas de realidad STOP impide que la prisión se desconceptualice en el Exterior, y permite el encarcelamiento seguro de alteradores de la realidad, semidioses, psíquicos y taumaturgos.

Paramax es la única prisión federal apta para el encarcelamiento a largo plazo de grandes para-amenazas, y una de las pocas instalaciones de su tipo en el mundo. Como resultado, también contiene prisioneros del Comando de Guerra Paranatural1, el Servicio Correccional de Canadá, IKEA, y otras agencias paranormales americanas y aliadas. Aunque estos socios aportan una financiación complementaria per cápita, la mayor parte de los gastos se sufragan con el presupuesto en negro de la Oficina Federal de Prisiones, y la prisión es gestionada única y exclusivamente por la Unidad de Incidentes Inusuales.

Historia

Antes de 1940, el gobierno federal de los Estados Unidos no disponía de instalaciones adecuadas para la detención o el encarcelamiento a largo plazo de individuos de naturaleza ocultista o paranormal. Aunque la idea del paracrimen no era nueva, la concepción predominante de los paracriminales era la de seres humanos mundanos o casi mundanos involucrados en actividades paranormales ilegales, lo que reflejaba la atención prestada al Espíritu de Chicago2 por la naciente Oficina Federal de Investigación y su Unidad de Incidentes Inusuales. En los raros casos en los que el gobierno federal se vio en la necesidad de detener a un individuo paranormal, la tarea fue subcontratada a contratistas especializados, principalmente a la Iniciativa Americana de Contención Segura3 y su sucesora, la Fundación.

Las cosas cambiaron en 1940 a raíz de dos acontecimientos: (1) la firma del Acuerdo Howard-Grant con el Reino Unido y la posterior ratificación del Pacto de Libre Asociación de las Tres Portlands, que situó a la ciudad-estado de Tres Portlands bajo jurisdicción americana indiscutible; (2) la formación, por orden ejecutiva del presidente Franklin Delano Roosevelt, del Consejo de Seguridad Interior de los Estados Unidos para proporcionar una supervisión política unificada sobre la política y la ley paranormales americanas. La UdII, ahora encargada de vigilar el mayor puerto libre paranormal del hemisferio occidental, pronto se encontró con un gran número de nuevos paracriminales que eran paranormales por naturaleza, y no por delito, y que no podían ser alojados con seguridad dentro del sistema penitenciario convencional.

Inicialmente, este problema se resolvió encarcelando a los nuevos prisioneros parahumanos en Tres Portlands, recurriendo a las instalaciones municipales existentes cuando era posible y empleando a otros parahumanos como guardias. Sin embargo, este enfoque se complicó por el resentimiento local hacia el gobierno estadounidense y el FBI, lo que generó una importante resistencia por parte del gobierno municipal. La dependencia de las cárceles municipales se alivió, aunque temporalmente, cuando Estados Unidos se unió a la Séptima Guerra Oculta4 y asumió la responsabilidad de la mayor parte de la Iniciativa Oculta Aliada5 prisioneros de guerra; los términos del Acuerdo Howard-Grant habían permitido a la IOA, a través del Servicio Oculto Británico6, para retener a los prisioneros de guerra del conflicto en Tres Portlands, y para ello se habían construido varios campos de internamiento en las afueras de la ciudad. Con la entrada de Estados Unidos en el conflicto, el control de estos campos de prisioneros fue transferido a la UdII, y la mayoría de los prisioneros paracriminales existentes fueron reubicados en estas instalaciones.

Esta solución fue ad hoc y tuvo profundos defectos, como demuestran cinco motines en las prisiones entre 1942 y 1945, incluido uno en 1943 que coincidió con la Batalla de las Portlands7. Para cuando la Guerra Oculta terminó en 1945, estaba claro que se necesitaba una solución permanente; el final de la guerra había engrosado las filas de detenidos parahumanos con agentes de Obskuracorps capturados y magos de batalla de Thule, muchos de los cuales no podían ser ejecutados debido al riesgo de nigromancia hostil. Además, la Fundación y otros miembros de la IOA mantenían aún más prisioneros de guerra y se mostraron reacios a seguir haciéndolo a largo plazo.

Tras prolongadas negociaciones supervisadas por el presidente Harry Truman y el asesor de seguridad interior Moses Howard, se llegó a un acuerdo por el que la UdII asumiría la responsabilidad de todos los prisioneros restantes capturados durante la Guerra Oculta y en las cacerías inmediatas de la posguerra. A cambio, la Fundación y la recién creada Coalición Oculta Global prestarían sus conocimientos técnicos para construir una instalación penitenciaria permanente adecuada, que también se utilizaría para detener a los paracriminales estadounidenses. Se seleccionó a los Laboratorios Prometheus como principal contratista de la construcción, y las obras de la prisión comenzaron en 1946, concluyendo en 1947.

La prisión se construyó dentro de un universo de bolsillo artificial, que se ancló mediante un Camino a la prisión federal existente en la isla de Alcatraz. La nueva penitenciaría recibió la designación de ADX Paranormal, pero rápidamente pasó a llamarse Paramax. Orlando Hugo Harding fue nombrado como primer alcaide, y supervisó el traslado del primer recluso de la prisión, el poderoso mago de batalla de Obskuracorps Konrad Weiss, desde la custodia de la Fundación.

A lo largo de las décadas siguientes se llevarían a cabo varias ampliaciones y mejoras de Paramax, y la más importante tuvo lugar en 1963, cuando se cerró la prisión de Alcatraz. En lugar de mantener el ancla a la isla de Alcatraz o reubicar el punto final, el Camino permanente se derrumbó deliberadamente, dejando huérfano el universo de bolsillo de la prisión y lanzándolo a la deriva en el Exterior. Se implementó un nuevo sistema de entrada y salida, basado en enlaces de contagio taumatológico entre un conjunto de objetivos prototipo para ayudar a calcular las coordenadas ontológicas de la prisión y permitir la creación de Caminos temporales hacia y desde Paramax. Se introdujeron importantes mejoras en las anclas de realidad de la prisión para que pudiera sobrevivir sin ataduras en el Exterior, lo que permitió encarcelar a alteradores de la realidad y entidades divinas mucho más poderosas.

Paramax está considerada como una de las instalaciones más seguras del multiverso, solo rivalizada por el sitio de contención lunar de la Fundación y la Estación Farpoint de la COG. A partir de 2024, ningún prisionero ha escapado de Paramax, y nadie ha entrado sin autorización.


Instalaciones

Paramax se encuentra dentro de un universo de bolsillo artificial huérfano. Topológicamente, este universo es una esfera de media milla de diámetro, que termina en una discreta discontinuidad con el no-espacio del Exterior. Este límite con el exterior se percibe como un vacío blanco, aunque en realidad carece de rasgos y conceptos. Todo lo que cruza este límite es inmediatamente desconceptualizado. La gravedad es equivalente a la norma terrestre y está orientada perpendicularmente y hacia el plano ecuatorial. No hay luz natural.

La característica más destacada de este universo es la Roca — una sola pieza de granito cratónico, de aproximadamente 750 metros de largo y ancho y 50 metros de profundidad, sobre la que está construida toda la prisión. La Roca fue apportada en su totalidad directamente desde la corteza terrestre hasta su posición actual, en lo que fue el mayor acto de taumaturgia en tiempos de paz jamás realizado8. La naturaleza y la composición de la roca le confieren una solidez conceptual excepcional, ofreciendo una base firme para la hechicería arquitectónica de la prisión y actuando como anclaje de la realidad natural de bajo grado.

La piedra angular de la seguridad y la integridad ontoestructural de la prisión son el conjunto de nueve anclas de Protección Espacial, Temporal y Ontológica (STOP en inglés) distribuidas por todo el complejo. Estas enormes anclas de realidad definen y refuerzan las dimensiones espaciales y temporales de la prisión, impiden la modificación conceptual metafísica e inhiben la manipulación de la realidad por cualquier cosa que no sea un demiurgo primordial. Desempeñan un papel crítico en la prevención de la desconceptualización de la prisión en el exterior, reforzando la realidad de la Roca para que Paramax sea ontológicamente autosuficiente. Las anclas STOP incorporan un gran número de paratecnologías de caja negra y/o clasificadas, no todas de origen conocido: la tecnología temporal de las anclas se deriva de un Sumidero Temporal Constante Xyank Anastasakos, un dispositivo aparentemente proporcionado por agentes causalmente desplazados de una variante temporal de la Fundación; El análisis isotópico de las aleaciones de bronce-berilio utilizadas en varios componentes críticos sugiere que los Laboratorios Prometheus recibieron algunas de las piezas acabadas o materias primas de un multiverso adyacente; se sabe que al menos una de las anclas fue fabricada íntegramente mediante métodos metaficcionales.

Desde el colapso del Camino de Alcatraz, el acceso a Paramax ha dependido de los Objetivos Prototipos de Contagio: un conjunto de cubos de plata conceptualmente inertes que han sido divididos en dos, con las mitades repartidas entre Paramax y las instalaciones en los Estados Unidos. Cada mitad de un Objetivo Prototipo está ligada taumáticamente a la otra mitad como resultado de la Ley del Contagio9. Utilizando este enlace, los taumaturgos federales pueden calcular las coordenadas ontológicas relativas de Paramax, y entonces pueden abrir un Camino temporal entre la prisión y el universo de referencia. Las mitades terrestres de los Prototipos se distribuyen entre las instalaciones federales de mayor seguridad; las mitades de Paramax se mantienen bajo vigilancia constante en la Sala de Tránsito central, y pueden ser destruidas inmediatamente para forzar el cierre de la prisión — aunque esto es una contingencia de último recurso, solo para ser utilizada en el improbable caso de una pérdida total de control de la población de prisioneros.

Aunque Paramax recibe regularmente envíos de suministros desde el universo de referencia, para la mayoría de los propósitos, es totalmente autosuficiente. La proximidad de la prisión con el Exterior, y la debilidad de la barrera al no-espacio, hace que sea fácil llevar a cabo la manifestación metafísica de conceptos en bruto del vacío entre universos, siempre que no entre en conflicto con la realidad impuesta por las anclas STOP. Paramax posee varios generadores conceptuales simples, que se utilizan para producir suministros básicos y genéricos a partir de conceptos platónicos; estos generadores están programados para ser capaces de producir solo un conjunto limitado de alimentos, ropa y otros suministros esenciales, y no pueden ser fácilmente modificados para crear contrabando — aunque incluso si lo fueran, serían inutilizados por las anclas STOP.

Aunque Paramax se construyó con la intención de que se utilizara para alojar a los criminales parahumanos más peligrosos, desde entonces se ha convertido en la principal instalación penitenciaria federal para cualquier paracriminal que no pueda ser manejado fácilmente por los centros penitenciarios convencionales, independientemente del motivo o del estatus parahumano. Como resultado, ahora cuenta con un ala de baja seguridad — apodada Ala Presidencial, en referencia a su recluso más famoso — que es en líneas generales similar a una prisión normal. Se utiliza para alojar a los paracriminales mundanos o casi mundanos que han demostrado ser resistentes a los amnésticos o a los geas, o cuya propia existencia supone una amenaza para el Velo. El Ala Presidencial es la única parte de las instalaciones que permite las visitas personales, aunque rara vez y en circunstancias extremadamente limitadas.

La mayoría de los reclusos de la prisión están alojados en las dos alas de seguridad media, que están diseñadas para contener magos, psíquicos, alteradores de la realidad menores y otros parahumanos con habilidades paranormales limitadas. Los sigilos antiocultistas, los amortiguadores psiónicos y otras contramedidas especializadas están integrados en la arquitectura de los pabellones de seguridad media, lo que permite el encarcelamiento seguro de para-amenazas moderadas en un entorno carcelario convencional con celdas compartidas y zonas comunes. Puede haber contramedidas adicionales en celdas específicas, pero la mayoría de los reclusos que requieren sujeciones personalizadas son colocados en el ala de máxima seguridad.

Los prisioneros que se encuentran en el ala de máxima seguridad son magos de la batalla, grandes alteradores de la realidad, semidioses y otros cuyas habilidades paranormales superan su humanidad; aunque algunos de ellos pueden ser técnicamente humanos, el poder del que disponen ha deformado su visión del mundo hasta convertirla en algo alienígena. Muchos de ellos no reconocen ninguna autoridad humana y, en consecuencia, cumplen cadena perpetua. La mayoría de los presos de máxima seguridad se mantienen en celdas individuales, con contramedidas adaptadas a sus capacidades específicas. Las interacciones entre los presos son escasas y, cuando se producen, están estrechamente controladas. Los presos más peligrosos son mantenidos en aislamiento indefinido, pero la mayoría tiene contacto regular con los guardias y los psiquiatras de la prisión.


Administración

Todo el personal y los guardias de Paramax son miembros de la UdII, aunque solo unos pocos son agentes especiales en activo. La fortaleza psicológica y el conocimiento del Velo requeridos hacen que la mayoría del personal sea reclutado de otras organizaciones de la normalidad, o de enclaves paranormales como Tres Portlands. El personal de la prisión vive y trabaja en Paramax durante meses, y con frecuencia tiene que tratar con algunas de las peores personas y no personas del sistema penitenciario federal. Como resultado, a pesar del lucrativo salario y los beneficios que se ofrecen, la rotación es alta.

Muchos miembros del personal son también parahumanos, aunque el porcentaje de taumaturgos y psíquicos es menor que en el resto de la UdII — las mismas contramedidas que mantienen a los prisioneros contenidos también neutralizan las habilidades ocultistas y paranormales de los guardias. Como resultado, los parahumanos con habilidades basadas en la biología anómala o la tecnología, e incluso los humanos mundanos, son preferidos a aquellos con capacidades más esotéricas.

Independientemente de las habilidades o atributos individuales, todo el personal de seguridad está armado con para-armamento avanzado, lo que les permite desplegar tanto la fuerza letal como la no letal, incluso contra las principales para-amenazas. El personal que no es de seguridad no va armado de forma rutinaria, y se le exige que esté acompañado por personal de seguridad cuando se encuentra fuera de las zonas administrativas. Los visitantes y el personal externo, incluidos los agentes especiales, tienen prohibido llevar armas dentro de la prisión, y deben ir acompañados por personal de seguridad en todo momento. Los agentes de la UdII pueden visitar el centro penitenciario en el marco de investigaciones activas, pero las visitas por cualquier otro motivo, así como las visitas de personas que no sean agentes, requieren la aprobación previa y explícita del Alcaide.

Alcaide

UlyssaVanKann.jpg

Representación artística de la Alcaide Van Kann. Fotografía no revelada por razones de seguridad.

La actual Alcaide es Ulyssa van Kann, que fue nombrada en 2015. Medio gorgona del clan de gorgonas de Nueva Ámsterdam, Van Kann sirvió en el 23º Grupo de Operaciones Paranaturales10 en Afganistán como parte de la Operación Libertad Duradera. Mientras estuvo en el 23º, Van Kann participó en operaciones de combate contra agentes de la Organización para la Recuperación de Artefactos Islámicos11, insurgentes djinn, ghouls rebeldes y otras para-amenazas. Fue gravemente herida por un artefacto explosivo improvisado durante una misión en Kandahar, lo que le provocó la pérdida de su mano izquierda y de ambos ojos. Aunque recibió prótesis avanzadas para reemplazar estas pérdidas, fue dada de baja médica del Ejército, y posteriormente se unió a la UdII como agente irregular. Fue asignada a Paramax en 2012, y rápidamente ascendió hasta convertirse en Jefa de Seguridad a las órdenes del Alcaide Corcoran, al que acabó sustituyendo tras destapar su corrupción.

La Alcaide Van Kann es conocida por su estricto enfoque del liderazgo y la disciplina, su voluntad de liderar desde el frente y con el ejemplo, su atención y familiaridad con los detalles de los deberes de sus subordinados, y los exigentes estándares que exige de sí misma y de su personal. Durante su mandato como Alcaide se ha producido un fuerte aumento de la rotación de los guardias y del personal de la prisión en sus primeros seis meses en Paramax, acompañado de una disminución igualmente fuerte de la rotación del personal de larga duración — los que pueden funcionar dentro del sistema de Van Kann tienden a funcionar bien, y la eficiencia operativa de la prisión está en el nivel más alto que ha estado nunca. A pesar de ello, o tal vez por ello, sigue siendo profundamente impopular entre otros sectores de la UdII, especialmente entre los que tienen que lidiar con ella y su actitud intransigente.

Alcaides Pasados

Nombre Periodo Notas
Orlando Hugo Harding 1947-1962 Primer alcaide de Paramax, y antiguo superintendente de la cárcel de la ciudad de Tres Portlands. Reclutado por J. Edgar Hoover para dirigir los campos de internamiento de la IOA en nombre de la UdII durante la Séptima Guerra Oculta. Perdió su oreja izquierda en el motín de la prisión durante la Batalla de las Portlands. Uno de los más firmes defensores de una penitenciaría paranormal permanente. Muy involucrado en el diseño y planificación de Paramax.
David Perry Morris 1962-1979 Antiguo Subdirector de Sitio de la Fundación, responsable de la contención de los humanoides en el Sitio 6, función que le hizo entrar en contacto frecuente con la UdII durante los traslados de prisioneros. Tras ser rechazado varias veces por la Fundación para un ascenso, aceptó un puesto de Vicealcaide en Paramax a las órdenes del Alcaide Harding, al que sucedió un año después. Supervisó el colapso del Camino de Alcatraz y el cambio al uso de Caminos temporales dirigidos al contagio.
June Harriet Monday 1980-1987 Primera mujer alcaide de Paramax. Una sidhe pura de Tres Portlands, y una de las primeras agentes irregulares no humanas de la UdII. Trasladada a Paramax después de completar una licenciatura en psiquiatría, acabó convirtiéndose en la Jefa de Psiquiatría más longeva de la historia de la prisión. Como alcaide, instituyó varias reformas destinadas a mejorar las condiciones del personal de la prisión y a reducir el índice de rotación.
Jeffrey Trajan Christophers 1987-1993 Apodado "el Romano" por los reclusos y el personal. Siendo guardia, mató a tres presos durante el primer y único motín en la historia de Paramax. Desapareció tras caer de la Roca y entrar al Exterior. El misterio de su desaparición sigue sin resolverse, y no se ha eliminado la posibilidad de delito.
Chase Brigham 1993-2006 El hijo ilegítimo de un Bibliotecario12. Originalmente se incorporó a la UdII como un experto de metaficción. Ascendió rápidamente en el escalafón tras orquestar la captura del profesor James Moriarty. Poseía un perfecto sentido de la orientación que le permitía abrir Caminos a Paramax sin utilizar un Objetivo Prototipo de Contagio. Se retiró repentinamente para convertirse en monje. Se le vio por última vez meditando en el desierto de Mojave.
Leonard S. Corcoran 2006-2015 Nombramiento político exigido por los conservadores en el Consejo de Seguridad Nacional. Antiguo fiscal adjunto especial de los EE.UU. asignado al distrito sur de Nueva York para los juicios por vandalismo. Instituyó reformas destinadas a reducir la percibida confraternización entre guardias y presos. Detenido tras ser sorprendido malversando fondos del presupuesto de la prisión.

Presos Notables

Para obtener una lista semicompleta de los presos de Paramax, consulte el memorándum informativo del Consejo de Seguridad Nacional.

Nombre Periodo Motivo de Encarcelamiento Notas
Konrad "Kord" Weiss 1947-1961† Crímenes de guerra; crímenes contra la humanidad Director de Investigación Avanzada y Arqueología Aplicada para el Obskuracorps desde su creación hasta su capturado por la Fundación a finales de 1944. Veterano de dos Guerras Ocultas, y uno de los más poderosos magos de batalla del mundo. Trasladado a la custodia federal después de la Guerra, convirtiéndose en el primer prisionero de Paramax, donde vivió el resto de su vida. Murió por causas naturales. Fantasma derrotado por el Alcaide Harding y atrapado en los muros del ala de máxima seguridad.
Carl Reiter ("Doctor Deuterio") 1966-1986 Proliferación nuclear Físico rebelde de Pentagrama. Vendió secretos nucleares a Suiza. Intentó tomar como rehén a la Asamblea General de la ONU con un dispositivo paranuclear. Seis meses después de salir de la cárcel, fue asesinado por un agresor desconocido en Jamaica.
Imhotep (Fantasma) 1976- Vandalismo Canciller del faraón Djoser, arquitecto de la Pirámide Escalonada y sumo sacerdote de Ra. Su fantasma apareció en Washington D.C. en 1976, convocado accidentalmente por las celebraciones del bicentenario, e intentó construir una pirámide en el Capitol Mall. Los exorcismos estándar no lograron disipar la sombra, pero los capellanes federales consiguieron aprisionarla dentro de un vaso canope sacado del Smithsonian. El vaso está ahora guardado en Paramax.
James Earl Carter Jr. (Clon) 1978- Falsificación Más información clasificada por orden ejecutiva del Presidente Carter.
Robert Starr ("Doctor Cigala") 1990-1995 Evasión fiscal Un hombre con una pinza de cangrejo por mano. Autoproclamado "Zar de los Crustáceos". No muestra otras habilidades o atributos paranormales.
Jordan "Submarino" Raybon 2004-2010 Homicidio involuntario Notorio contrabandista multiversal con sede en Tres Portlands. A pesar de numerosas y repetidas detenciones a partir de 1991, evitó el encarcelamiento a largo plazo al convertir las pruebas del Estado en otros procesos. La política oficial de la Oficina de Campo de Tres Portlands era tratarlo como un informante involuntario. Tras causar accidentalmente la muerte de Vale Fairburn, se entregó y se declaró culpable de homicidio involuntario.
Yeshua Avtomatovich Kalashnikov 2007- Hurto mayor; secuestro; agresión a un agente federal. Una de las supuestas parusías de Cristo encarcelada en Paramax, Kalashnikov cometió once robos de bancos en Europa y Estados Unidos entre 1991 y su detención en 2007, utilizando los beneficios para financiar una red de organizaciones marxistas-leninistas clandestinas en la antigua Unión Soviética. Sus habilidades teúrgicas se vieron mermadas al situar su celda entre las de dos supuestos anticristos.
Hamilton Burke 2011- Crimen organizado Presunto líder de la Mafia del Faro13. Evadió el procesamiento federal durante casi dos décadas. Se cree que es responsable de la muerte de varios agentes especiales e informantes de la UdII.
Salvador Garcia 2015- Limoneo Antiguo jugador de rugby del Colegio Deer en Tres Portlands. Transferido a la custodia federal desde el Departamento de Policía de Tres Portlands.
Leonard S. Corcoran 2016-2021 Malversación de fondos Ex alcaide de Paramax.
Sierra Dustin 2017- Terrorismo anartista Responsable de múltiples ataques terroristas basados en el arte y destinados a desarticular el Velo. Intentó activar una bomba memética en Tres Portlands. Capturado durante una operación conjunta con la Fundación.
Rukmini Mankanshoku ("La Novata") 2020- Terrorismo nacional El cerebro criminal detrás del Espectro de Chicago14. Culpable de tráfico de sustancias controladas, homicidio, asalto y agresión, posesión ilegal de armas de fuego y para-armamento, apertura de Caminos dentro de espacios restringidos, cruce de fronteras estatales en la perpetración de un delito, envío de amenazas por correo, chantaje y robo a mano armada. Capturada mientras se hacía pasar por estudiante de bioquímica en la Universidad de Pittsburgh. Afirma haber sido incriminada por un yo alternativo.
Alexis Norwood 2024- Tráfico de paratecnología; conspiración sediciosa Investigador de Anderson Robotics, involucrado en el desarrollo de androides y prótesis. Se cree que es co-conspirador de Vincent Anderson en la Infiltración del Congreso de los Estados Unidos por androides Saker. Arrestado durante la redada de la Fundación-UdII en Anderson Robotics. Su prometida Myra Rider, buscada por cargos similares, sigue en libertad.
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License