Risa

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

La mayoría de los días, desearía no haber tenido la capacidad de hacer algo por mí mismo. Es bueno que pueda alimentarme y usar el baño por mi cuenta, por lo que espero sean razones obvias. El acto de operar un ascensor correctamente es el punto culminante de mi día: El momento en el que puedo elegir el piso que quiero es como si me quitaran un peso del pecho. Y así sucesivamente.

Lo que pasa con la conciencia es que incluso la gota más pequeña abre la puerta a la culpa. Hay una variedad de muy buenas razones por las que no soy responsable de lo que hago, pero cada vez que hago algo más que poner un pie delante del otro, no puedo dejar de pensar: Podrías haberte detenido. La culpa es la única emoción que siempre he sentido con fuerza, y ahora no me está haciendo ningún favor.

De vez en cuando, trato de contar los cuerpos — memorizarlos, aunque sólo sea en conjunto — pero mi cuerpo generalmente me está alejando antes de que pueda verlos a todos. Es una pena, porque soy muy bueno en la memorización (en realidad, siempre lo he sido), y podría llevar una cuenta precisa si me lo permitieran. Ahora, eso me ha hecho favores — mi memoria es lo que me permite "escribir" esto. Escribir todavía me da satisfacción incluso cuando yo soy todo el público.

Pero estoy divagando. Lo que quiero decir es que yo soy un escritor y, con un poco de esfuerzo, todavía puedo hacerlo de forma limitada. Construyo narrativas. Aquí hay dos narrativas.

La primera implica que sea colocado en un cuerpo que da vueltas y hace que las personas se maten en un pánico ciego. Soy una persona decente, y esto me parece muy trágico, y desearía que no sucediera, o al menos que no me obligaran a participar. Incluso el más leve rastro de conciencia es suficiente para hacerme dudar y culparme. Sucede de todos modos.

La segunda implica que sea colocado en un cuerpo que da vueltas y hace que las personas se maten entre sí en un pánico ciego. Soy un hombre malvado que se alegra mucho con esto, solo deseando poder tomar el control de mi cuerpo y hacerlo más a menudo. Cada momento en el que puedo moverme por mí mismo me da la esperanza de que esto pueda suceder. Las cosas proceden con normalidad.

Notarás que la empatía y la decencia solo me causan angustia; dudo que alivien el dolor de ser aplastado bajo un montón de humanidad gritando. Mis maestros siempre dijeron que una perspectiva lógica y distante era uno de mis puntos fuertes.

Hay un momento, cuando el fervor de la multitud alcanza su punto álgido, en el que tengo la oportunidad de expresarme. Desafortunadamente, sin habla. Pero lo que sea que esté sintiendo sale, si lo dejo.

Estoy cansado de llorar. Quizá debería reír.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License