Informe sobre el Culto al Gran Dios Verde
Puntuación: +6+x

Advertencia:

Debido a nuevos descubrimientos arqueológicos y potencial nueva información revelada sobre la forma moderna del Culto al Gran Dios Verde, esta información puede verse modificada a futuro.

El Culto al Gran Dios Verde es una religión anómala surgida en Egipto en un periodo no determinado, pero las evidencias más antiguas datan de la dinastía XII.1, durante el Imperio Medio. Esta secta adoraba a una deidad conocida como el Gran Dios Verde, cuya existencia como una entidad real aun está en discusión. Tal culto habría tenido como sede una pequeña ciudad situada al sur del antiguo imperio egipcio, cerca de la frontera con Nubia.2 Aparentemente extinta por casi dos mil años, recientemente ha experimentado un resurgimiento, especialmente en Sudamérica, en forma de pequeños grupos a menudo vinculados a movimientos ecologistas extremos e incluso eco-terroristas.

A diferencia de lo que acontecía en el resto de Egipto, marcadamente politeísta, en esta ciudad se rendía culto a una sola deidad, un dios de la naturaleza que tenía consagrados a él pequeños bosques y oasis, en vez de templos de piedra. Tal culto se desarrollo durante al menos 800 años, a pesar de estar en frecuente conflicto con la poderosa clase sacerdotal egipcia al no permitir la adoración de cualquier otro dios dentro de su ciudad, y también al no pagar los tributos necesarios para la manutención de esa misma clase sacerdotal.

Hay evidencias de una persecución organizada en contra del culto por motivos religiosos, o en apariencia religiosos. Como ya señalamos, su negativa a pagar tributos a la clase sacerdotal pudo ser el causante de que este culto fuera proscrito y victima de un esfuerzo deliberado para ser borrado de todo registro histórico. Esto explica las muchas lagunas que existen en nuestro conocimiento de sobre la historia y cultura del Culto al Gran Dios Verde, y las teorías contradictorias hechas por historiadores de la Fundación sobre el desarrollo cronológico de este grupo de interés.

Cultura y prácticas religiosas

El culto adoraba a un dios en un principio relacionado, de forma sincrética, con dioses de la fertilidad y la naturaleza como Heqet o Menu3 y representado de la misma forma, como un hombre de carnes verdes con una notoria erección, pero luego adquirió identidad propia como un dios de naturaleza vegetal, señor de los bosques, los oasis, los juncos y los nenúfares.

Los pocos documentos conservados sobre sus prácticas religiosas, incluyendo comentarios de fuentes indirectas como el Libro Mekhanita de los Apóstatas, nos indican que creían que la carne vegetal era un elemento más puro que la carne animal, y por lo tanto más valioso. Tenían prohibido comer carne o huevos, siendo estrictamente vegetarianos, o utilizar cualquier material de origen vegetal, lo cual al parecer se hacía extensivo a utilizar madera para construir barcos o muebles, fibras vegetales para vestidos o calzado, y papiro para escribir. Eso explicaría el que todos los textos antiguos del culto que se han encontrado sean en tablas de arcilla o rollos de pergamino.

Realizaban sus rituales de noche, en oasis o pequeños bosques a la orilla4, en ceremonias dirigidas por los llamados “Hombres Verdes” (aunque aparentemente también podían ser mujeres), quienes cumplían las labores de sacerdotes, herboristas y líderes de la comunidad. En estas ceremonias participarían todos los miembros del culto, incluidos niños y ancianos, que aparentemente debían desnudarse por completo como un signo de humildad. Sus ceremonias involucraban también el consumo del llamado “fruto de la vida”, con el fin de experimentar “visiones”, y, según dos papiros recuperados de la Biblioteca de Nag Hammadi, también incluirían la participación en orgias multitudinarias sin limitaciones en cuanto a edad o parentesco, sin embargo esto posiblemente sean acusaciones falsas e injuriosas por parte de los primitivos cristianos egipcios.

640px-Arbol_de_Maquilishuat.jpg

Ejemplar de SCP-ES-041-1, arbol sagrado del culto.

Después de la muerte sus cuerpos no eran momificados sino que enterrados superficialmente con el fin de que sirvieran de abono y convertirse así “en el hermano árbol y la hermana hierba”, proceso que acelerarían en algunos casos ingiriendo semillas de plantas anómalas, como SCP-ES-041. Eso llevaría también, en ocasiones en que los miembros del culto debían ocultar su fe debido a persecución por parte de las autoridades, a la fabricación de momias falsas5 junto con la realización de un funeral tradicional egipcio.

Un símbolo relacionado que aparece con cierta frecuencia es el de una momia acostada de cuya boca o vientre surge un tallo con seis hojas, que termina en una flor de nenúfar. Más tarde surgió una versión simplificada (el tallo con seis hojas y la flor de nenúfar) que es la mas comúnmente usada en la actualidad. Se ignora el significado exacto del símbolo, si es una representación de su dios o bien una forma que tienen los creyentes de identificarse entre ellos.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License