Herman Fuller Presenta: Icky la Payasa Mágica
Puntuación: +2+x


¡Manden a los Payasos!

¡La gran

Compañía De Payasos

De Herman Fuller

No Es Como

Nada Que El Mundo

Haya Visto!



Ellos Te

Deleitarán Y

Asombrarán

Con Sus Talentos

Fuera de

Este Mundo!

¡Todos comandados por la hermosa, la mágica, la sensacional
ICKY!

SOLO POR UN DÍA
7 PM este domingo en el Western Fairgrounds.
¡Un Show, Una chance! ¡Si viene uno, que vengan todos!

Lo siguiente es una página de una publicación titulado Nacidos del Circo: La Colección de Fenómenos de Herman Fuller. No se han establecido las identidades de los editores ni de los autores, y se han encontrado páginas dispersas en libros de temática circense en bibliotecas de todo el mundo. La persona o personas detrás de esta diseminación son desconocidas.

Icky la Payasa Mágica

Nacidos del Circo

Todo comenzó cuando hallé un libro sobre magia escénica de un tipo llamado Tobin Hollis. Tenía alrededor de 300 trucos, y unas pocas docenas eran sobrenaturalmente legítimas. Usé un puñado de ellos para un concurso de talentos y gané el primer lugar fácilmente. Fue entonces cuando supe que me encantaba actuar.

Por suerte para mi, nadie para quien haya actuado sabía reconocer la diferencia entre la magia real y la magia escénica de los expertos. Pero incluso en mi pequeña ciudad, habíamos oído rumores sobre una organización secreta que reprimía el conocimiento de lo sobrenatural, cazando y encerrando a cualquiera o cualquier cosa que no fuera 'normal'. Como si ser lesbiana no fuera lo suficiente malo, ahora tenía que preocuparme de que me mataran con magia. Sí, podría no usar magia de la misma manera en que yo podría no amar a otras mujeres, pero a una edad temprana decidí que no dejaría que el miedo me impidiera ser lo que yo era.

Se me acabaron de cortar los frenos cuando el Circo de lo Inquietante de Herman Fuller llegó a la ciudad. Sabía que era verdadera magia, que la gente era mágica. Era una comunidad donde la magia no era temida sino celebrada, donde la gente mágica se aceptaba y se cuidaba entre si. Sabía que estaba en casa.

Preguntando, terminé en la tienda del maestro de ceremonias. Hice una audición para Fuller, con magia real y de escenario, y quedé muy impresionada de que él pudiera notar la diferencia. Una ardiente y joven maga que ya tenía un acto era fácil de vender, y conseguí mi propio puesto en el Salón de los Humanos Extraordinarios.

Herman no tenía mucha tolerancia a la insubordinación, pero siempre y cuando te mantuvieras en su lado bueno la vida en el Circo era bastante decente. Manny siempre se aseguró de que todos estuviéramos atendidos. A diferencia de Herman, él sabía lo que era ser un marginado, que la gente te odiara, calumniara, repudiara, se aprovechara y te atacara por ninguna otra razón que ser diferente. Realmente nos sentimos unidos por eso, por nuestro sentido compartido de ostracismo, por el rechazo de nuestras propias familias y por encontrar consuelo en compañía de otros fenómenos.

El Salón era buen trabajo, pero siempre soñé con actuar en la Gran Carpa. Manny me llevó a la Biblioteca para que pudiera obtener más tomos mágicos para mis actos, pero no fue suficiente. Fue entonces cuando comencé a juntarme con los Payasos. Mucha gente piensa que los payasos son espeluznantes, si es que no horripilantes, al vernos de cerca, pero estaba asombrada sus sobrenaturales y teatrales talentos. Para mi placer y sorpresa, algunos de ellos pensaron que mostré potencial. Eugene y Pius comenzaron a darme clases de magia y payasadas y eventualmente obtuve un rol de apoyo en su acto en la Gran Carpa. Esto continuo por un tiempo pero eventualmente mi progreso se estancó. Estaba segura de que me iban a quitar del acto, pero en cambio hicieron algo que cambiaría mi vida para siempre.

Me ofrecieron convertirme en una Payasa. Una verdadera payasa, con P mayúscula.

Nunca había consideré seriamente la idea de convertirme en algo que no fuera humano, sobre todo porque no sabía que eso fuera posible, pero a medida que Tinkles me hablaba sobre el procedimiento conmigo, lo encontré cada vez más interesante. No era solo la magia lo que me atraía, sino que también el hecho de que los payasos siempre parecían tan felices.

Di lo mejor de mi por ser feliz como humana, pero siempre me sentí tan mal por huir de mis padres. Hui porque pensé que si ellos descubrían que me gustaban las chicas me habrían rechazado o entregado a un manicomio, pero nunca les di la oportunidad. Tal vez no debería haber supuesto lo peor. Me amaron y muchos padres más conservadores se vuelven más tolerantes después de descubrir que su hija es lesbiana. Quizás hubiera pasado eso con ellos también. Nunca lo sabré. Todo lo que sé es que rompí sus corazones.

Quería escapar de eso, y quería ser la mejor maga que pudiera ser, así que me convertí en Payasa.

Esto causó una pequeña grieta entre Manny y yo. Nunca hablamos del tema, pero creo que piensa que perdí algo valioso al remover mi dolor del corazón. Él y yo nos hemos reconectado lentamente a lo largo de los años, pero todavía me llama Verónica. No me avergüenza haber empezado como Verónica, pero no podría estar más feliz de ser Icky.

211

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License