Protocolo de Divulgación Familiar

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

Protocolo de Divulgación Familiar: Revisión 90

Jeremiah Cimmerian, Phillip Foster, Jeffery Jacobs

Abstract:Los humanos, por nuestra misma naturaleza, son criaturas sociales. Nos reunimos, encontramos parejas y formamos familias. Esto no es menos cierto para los miembros de la Fundación que para cualquier otro grupo. Desafortunadamente, debido a la naturaleza de nuestro trabajo, tales relaciones crean el potencial de brechas de seguridad masivas y en varios casos, han requerido el uso de amnésticos. Al conceder a los seres queridos de miembros específicos del personal de la Fundación una clase especial de autorización Nivel 0, no solo reducimos lo que podría ser considerado una brecha de seguridad potencial, sino también reduce el uso de amnésticos y en muchos casos ayuda a aliviar el stress y desgaste físico/mental que el constante engaño de seres queridos tiene sobre el personal de la Fundación…


—Pero cuando llegas al meollo de las cosas, Ed no sólo era un buen amigo. Era una buena persona. Amable, compasiva y detallista, ponía su corazón y alma no sólo en su propio trabajo sino en también ayudando a otros de aquellos que trabajaban con él.

La Directora de Sitio Sasha Merlo miró alrededor de la de la congregación hacía todas las caras perdidas en el pensamiento mientras hablaba. Estaba de pie bajo un paraguas en la lluvia de primavera, como parte de un semicírculo de al menos 14 personas, hombres y mujeres vestidos formalmente que se habían reunido en el Parque Forrest de Portland. En el centro del semicírculo había una simple urna de metal, en la cual residían los restos del antiguo Director del Sitio-64, Edgar Holman.

Sasha reconocía a la mayoría de caras presentes. Estaban el hijo de Edgar y su nuera: Ted y Karen, sus nietos, el Investigador Jacob Conwell y su esposa, la Directora Asistente Clarissa Shaw, una mezcla de otros antiguos y actuales Directores de Sitio y un representante de la rama local de la Unidad de Incidentes Inusuales. Ella siempre había imaginado que el funeral de Holman sería mucho más grandioso, pero al final, vivir una vida en las sombras hacía que tus amistades escasearan.

—Voy a extrañarte, Ed, —añadió finalmente Sasha, con los ojos llorosos—. Realmente lo haré

Sintió a su esposo, Gabe, poner una mano sobre su hombro mientras secaba sus ojos y miraba al hijo de Holman asintiendo con la cabeza. Todos los demás ya habían dicho lo que tenían que decir. Ted asintió en respuesta y gentilmente levantó la urna y la llevo a un hoyo que habían excavado antes. Sin un sonido, depositó las cenizas de su padre y planto un arbolillo encima.

Edgar Holman descansaba en paz.


La activación de este protocolo requiere del cumplimiento de los siguientes criterios:

* Aprobación del Comando del Sitio.
* Aprobación del Representante del Comité de Ética.
* El miembro del personal tiene un nivel de autorización Nivel 2 o superior.
* El miembro del personal no está sirviendo activamente en un Destacamento Móvil o un proyecto similar.
* El miembro del personal no está sirviendo activamente en un proyecto que involucre un anomalía cognitopeligrosa, memética o biopeligrosa de nivel BSL-3 o superior.
* El miembro del personal ha aprobado sus últimas dos Revisiones de Salud Mental.
* El Sujeto tiene un mínimo de 18 años.

Con aprobación del Comité de Ética, los Directores de Sitio pueden incluir requisitos adicionales para activación del protocolo. Los Sujetos que son activados por personal que cumpla con estos requisitos en el momento de activación, pero después se vuelven inelegibles, a través de un cambio de asignación u de otro modo, no se enfrentan a revocación de su estatus de activación…


—Nunca sé que decir en estas cosas, —le murmuraba [[[No Good Deed|Gabe Merlo] a Sasha mientras atendían la recepción del funeral.

—Tal vez sea lo mejor, —contestó Sasha—. No necesitas ser exactamente una mariposa social para estas cosas.

Los varios asistentes estaban de pie en pequeños grupos, hablando quedamente entre ellos. Ocasionalmente una pequeña risa melancólica se elevaba de entre los murmullos antes de desaparecer tan súbitamente como llegó.

—Ese fue un hermoso discurso el que diste, —continuó Gabe—. Es apropiado que tuvieras la última palabra sobre Ed.

—Ed probablemente hubiera pensado que fue muy demasiado sentimental. —Sasha sonrió suavemente—. Pero oye, no te toca escoger como te alaban en tu funeral.

—Estoy seguro que a mi padre le habría encantado

Sasha volteó a ver a Ted Holman parado detrás de ella, habiendo pasado por todos los demás grupos antes de detenerse ahí.

—Estoy seguro que a mi si, —siguió Ted, deteniéndose para soltar una risilla triste y cansada.

—Siento tu perdida. Sasha lo abrazó—. Cada palabra que dije es verdad. Tu padre es uno de los mejores hombres que alguna vez tuve el placer de conocer.

—Gracias, —contestó Ted—. Significa mucho oír a tanta gente decirlo.

—Por supuesto. —Sasha rompió el abrazo y miró hacia donde estaba Karen Holman mientras ella y los nietos de Edgar hablaban con otro invitado—. Tienes una familia hermosa, por cierto ¿cómo se llaman tus hijos?

—Arthur y Laura, —dijo Ted con una sonrisa—. Gemelos- Ambos se irán a la universidad en otoño.

—Tenemos una hija que se acerca a esa edad, —comentó Gabe—. El tiempo pasa rápido ¿no?

—En un pestañeo, —rió Ted—. Es una pena porque justo ahora habían alcanzado el punto en el que no les molestaba pasar el tiempo conmigo

—Hablando de hijas. ¿Dónde esta Linda? —preguntó Sasha

La sonrisa de Ted se desvaneció.

Mi hermana y mi padre se pelearon cuando murió mi madre, —explicó—. Siempre le vio como alguien que ponía el trabajo primero, incluso cuando su esposa estaba desahuciada. Intentó reconectar pero no salió nada de ello. Desearía que ella hubiera asistido hoy y oyera todas las cosas lindas que dijiste sobre el. Tal vez… no sé, tal vez podría finalmente dejar de ser tan rencorosa.

—No quise abrir heridas viejas, —frunció el cejo Sasha—. Lo siento.

—Está bien, —dijo Ted con una sonrisa triste—. No es tu culpa, no sabias.

Ted suspiró y volteó a ver a los demás invitados.

—Debería seguir. Gracias de nuevo por el hermoso discurso.

—Cuando quieras, —dijo Sasha, mirando pensativamente al suelo mientras Ted se alejaba.

Su mente empezó a divagar hacía su propia hija, Jessie.


En ningún momento algún miembro del personal debería sentirse presionado de activar a un ser querido si sintieran que los beneficios de mantener el Velo superan los beneficios de la activación. En el evento de una disputa entre múltiples interesados sobre activar o no a un ser querido, el Protocolo del Velo toma precedencia…


Dos días más tarde, Sasha Merlo se encontraba en el sillón de la sala su departamento, su cabello atado y gafas en su cabeza, escribiendo en su laptop. En la silla junto a ella se sentaba un incómodo joven que Jessie les había presentado como Desmond. Ocasionalmente, Merlo lo miraría por el rabillo del ojo y se sonreía mientras él evitaba torpemente su mirada.

—Regresaremos antes de que anochezca, —dijo Jessie Merlo mientras entraba en la otra habitación, vestida con unos jeans delgados y una blusa de franela. Como su madre, su cabello castaño también estaba amarrado.

—Diviértanse, contestó Sasha mientras que miraba como Desmond huía casualmente hacía la puerta—. No hagas nada que yo no haría.

—Sí, no, —dijo Gabe desde la cocina cercana—. No hagas nada que yo no haría.

—Lo haré —dijo Jessie mientras volteaba los ojos y salía con Desmond siguiéndola.

Ese chico se siente muuuuuuuuuuy intimidado por nosotros, —dijo Sasha mientras volvía a escribir en su computadora.

—De hecho, como que me agradó, —dijo Gabe riéndose, emergiendo de la cocina con dos platos de pollo cantónes—. Parece un chico decente.

—Ya veremos… —Sasha dejó su laptop y acepto el plato con una sonrisa. Los dos procedieron a comer en silencio por unos momentos hasta que dijo de golpe—. Quiero activar el Protocolo FD90 con Jessie.

Gabe se detuvo a media mordida.

—Tú…¿qué?…¿por qué?

—Es sólo… viendo lo que pasó con Holman y su hija—, Sasha comenzó—, no puedo soportar la idea de que eso nos pase a mi o ti. Además… como Directora de Sitio, básicamente tengo una diana en mi cabeza y para bien o para mal, tú y Jessie igual por asociación. De una manera u otra, nuestro mundo la alcanzará. Mejor escoger la opción que requiere menos amnésticos. Ella más que califica para la autorización.

Gabe suspiró.

¿No crees que es un poco reaccionario? —él preguntó—. Es un cliché decir esto pero, sabes que la ignorancia es felicidad en este caso.

—Los dos estuvimos de acuerdo cuando nos casamos, —replicó Sasha—, que si queríamos hijos y si tuviéramos hijos y si cualquiera de nosotros quería activar FD90 lo haríamos. Estoy usando esa carta. Si algo nos pasara ¿No querrías que Jessie supiera los sacrificios que hemos hecho?

Gabe asintió.

—Por supuesto, —concordó—, pero sólo es… no quiero traer alguien a nuestro lado del Velo imprudentemente. Menos a nuestra hija.

Después suspiró.

—No te has equivocado con estas decisiones antes… así que confío en ti, pero por favor antes de continuar ¿Podrías al menos hablar con otros que han activado FD90?

Sasha asintió con una sonrisa avergonzada.

—Conozco un par de personas…


El personal debe completar los siguientes pasos antes de completar la activación:

1) El guión para la activación debe ser completado por el Personal.
2) El guión de activación debe ser enviado al Comando del Sitio para su aprobación.
3) Al ser aprobado por el Comando del Sitio, el guión de activación debe ser enviado al Enviado del Comité de Ética del Sitio.
4) Al ser aprobado por el Enviado del Comité de Ética del Sitio, debe adquirirse un formulario de adquisición para amnésticos de Clase A y un curso de entrenamiento en su uso apropiado completado.
5) El miembro del personal debe activar al Sujeto según el guión de activación.
6) Inmediatamente después de la activación, un representante del Comité de Ética debe proveer la Orientación FD90, explicando los derechos y restricciones de la autorización de Nivel 0.
7) Una semana después de completada la Orientación, el Sujeto activado debe pasar una examinación de salud mental. Sí el sujeto pasa esta examinación, la activación se considera completa hasta que se requiera una renovación. En el evento en el que un Sujeto no pase la examinación, deben administrarse amnésticos Clase A, por los procedimientos de Reinicio del protocolo…


Follow my light
Follow my lead
Never listen to me
Never listen to me
Fall by my side
I only needed to see
Never listen to me
Never listen to me

El sonido de la música salía por la puerta de la oficina cuando la Directora del Sitio Sasha Merlo asomó la cabeza en la Oficina del Investigador Principal del Laboratorio de Materiales Anómalos del Sitio-64. Dentro, un hombre desgarbado con un cabello rubio alborotado escribía en el teclado, tarareando al ritmo de la canción. Sasha lo miró por varios momentos antes de aclarar su garganta. El hombre dio un salto dándose cuenta de que estaba siendo observado y rápidamente apagó el iPod cercano.

—Directora Merlo, —dijo, levantandose de la silla—. Discúlpeme por eso, no la vi entrar. Si está aqui por los resultados de las feromonas de 2849, voy a necesitar un par de días más para…

—Conwell, —Sasha levantó la mano mientras hablaba—. No estoy aquí por nada de eso, relájate. Siempre cumples tus fechas.

Conwell asintió y suspiró aliviado.

—Ah… bueno entonces ¿Qué haces por aquí? Sin ofender, pero no vemos mucha gente de las oficinas de administración en este subnivel.

Sasha no respondió. En su lugar, entró a la oficina, se acercó al escritorio, agarrando una fotografía enmarcada de su superficie. La foto era de Conwell en lo que parecía un viaje de mochileo. Junto a él había una mujer con cabello rojo largo, con un brazo alrededor de su cintura. Un niño adolescente vestido de negro, a pesar de lo que parecía ser un clima cálido, estaba entre ellos, a su lado una niña preadolescente vestida con una excéntrica gama de colores brillantes.

—¿Cómo están Kate y los chicos? —preguntó Sasha eventualmente, poniendo la fotografía de regreso en su lugar con una sonrisa.

—No puedo quejarme, —dijo Conwell, alzando una ceja—. Zach está pasando por un poco de una fase sombría. Carrie… no lo hace. Aún así, son buenos chicos… pero no estás aquí por eso ¿En serio, qué pasa?

—Estoy planeando en aplicar el FD90 con Jessie, —dijo Sasha con un suspiro—. Sé que hiciste lo mismo con Kate, así que quería preguntarte sobre eso.

—¿Vas a desvelar a tú hija? —Conwell agitó la cabeza—. ¿Porque?

—¿Por qué desvelaste a Kate?

—Porque no podía soportar mentirle diariamente a alguien que sólo me dice la verdad. También es que como esposa de un Investigador Principal de un laboratorio principal de la Fundación, Kate más que calificaba para la autorización ¿Tú?

—Porque, si algo nos pasará a mi y a Gabe, al menos querría que Jessie supiera que no la abandonamos. No quiero que termine como la hija de Holman.

Conwell asintió entendiendo, le señalo una silla en frente de su escritorio y regreso a su propio asiento.

—¿Le has preguntado a alguien más aparte de mi?

Le dí a Ralph una llamada en el 77 y otras personas por acá en el sitio.

Entonces sabras que la cosa no es tan simple, —Conwell suspiró—. Mucha gente no se toma bien que la desvelen. Hable con Kate poco después de que regrese de la licencia de ausencia que me ordenó Holman. Al enterarse de que esencialmente le había estado mintiendo por los primeros siete años de nuestro matrimonio, me golpeó en la cara, rompió la nariz, tomó a los niños y se fue. No la vi por cuatro días. Pensé que habría que sacar los amnésticos. Eventualmente, sin embargo, me llamó, nos vimos en un café y arreglamos las cosas lentamente desde ahí.

Conwell pausó para una risa melancólica.

—Traer gente a nuestro lado del Velo cambia como ve el mundo y cambia como te ve, para mejor o peor. Si tu plan es aliviar el stress para tu hija y esposo, eso no va a pasar. Hay una razón por la que no dejan que los agentes de DM en servicio activo tengan la opción de FD90. Todo lo que hace es ponerlos en el mismo barco. Pero oye, eso a veces es todo lo que necesitas.

—¿Te arrepientes de hacerlo? —preguntó Sasha. Conwell contestó sonriendo y agitó su cabeza.

Ni por un segundo.


A diferencia del personal de Nivel 0 típico empleado por la Fundación, quienes típicamente cumplen con posiciones de conserjería, mantenimiento, cuidado de la salud y administrativos menores en los Sitios de la Fundación, los derechos y privilegios del personal Nivel 0 creado a través del protocolo son mucho más restrictivos. Aquellos activados por este protocolo:

* Tienen un entendimiento básico de lo que la Fundación es y hace.
* Tienen conocimiento de la posición del Personal activador dentro de la Fundación.

Divulgación adicional no es usualmente deseada o recomendada…


Todos los sitios dentro de la Fundación tienen un enviado del Comité de Ética residente. El Sitio-64 no era una excepción y por lo tanto Sasha se encontraba en la oficina de la Dra. Lily Campbell, una mujer pálida con lentes gruesas y cabello rubio corto y chino.

—Bueno… esta es ciertamente una manera de tirar abajo el Velo, —rió Campbell mientras veía el papeleo de FD90 de Sasha. La firma del Comité de Ética era todo lo que quedaba después de que ella y Gabe pudieran ejecutar su plan—. ¿Imagino que ha leído todos los materiales requeridos?

—Por supuesto

—Entonces sabe que una vez que empezemos con esto, no hay vuelta atrás o detenerse a medio camino, su hija será considerada técnicamente un miembro del personal Nivel 0 y sujeta a todas las restricciones que conlleva, o será sujeta a amnésticos. —Campbell continuó—. Básicamente está en un punto de no retorno.

—Entiendo

Muy bien, —Campbell firmó el formulario, regresandoselo con una sonrisa—. Adelante, Directora. Por favor dígame cuando planea activar. Después de que termine, yo u otro representante del Comité dará nuestro discursillo.

—Mañana, —contestó Sasha—. Alrededor de las 6 ¿Cuál, eh, cuál es exactamente el discursillo del Comité en este caso?

—Nada divertido se lo aseguro, —Campbell suspiro—. Tenemos que explicar porque el Velo existe en primer lugar y las consecuencias de romperlo. Nada emociona más a la gente que un mundo de terrores antiguos y magia horripilante que honestidad brutal, lo que me recuerda…

La Dra. Campbell rápidamente escribió algo en su computadora. Unos pocos momentos después, la impresora cercana disparó un formulario que procedió a firmar.

Requisición para un spray amnéstico Clase-A estándar, explicó Campbell—. Lo necesitará en caso de que las cosas vayan mal, como estoy segura que sabe.

Sasha asintió y recogió el formulario, mirándolo antes de suspirar.

—Bueno, aquí vamos.

—Como dije antes, —Campbell sonrió—. Adelante, Directora.


Debido a la a veces impredecible naturaleza de los civiles a que un ser querido le revele el Velo, se han establecido protocolos de "Reincio" para aquellos considerados inadecuados para la autorización Nivel 0 después de la revelación, o aquellos deseando renunciar por su propia voluntad.

La activación autómatica de los Protocolos de Reinicio debe ocurrir en cualquiera de las siguientes situaciones:

* El sujeto no aprueba su examinación de salud mental al completar la activación.
* El sujeto no aprueba una examinación de salud mental de renovación y un examinación de seguimiento.

Los Protocolos de Reinicio tambien podrán ser solicitados durante la activación, si quisieran renunciar a la autorización. El personal activador no puede interferir con este proceso…


El día siguiente llego y se alargo, las horas antes de la activación de FD90 pasando con un ritmo glacial. Sin embargo, eventualmente, la tarde llego y los Merlos se sentaron a cenar como la harían en cualquier otra tarde que no requiriera que Sasha permaneciera en el Sitio-64. Estaban a mitad de la comida cuando hubo un golpe en la puerta. Sasha y Gabe se miraron entre ellos, la primera asintiendo con confianza. Era hora del show.

—Yo abro, —dijo Gabe, parandose y saliendo de la cocina con paso rápido.

—¿Estamos esperando a alguien? —pregunto Jessie, observando a su padre irse y levantar una ceja.

—Varios alguien, —contesto Sasha con una sonrisa.

—¿…quiénes?

—Tendrás que esperar y ver.

Jessie miró curiosamente hacia la puerta delantera. Una series de cuatro voces bajas podían escucharse en la entrada. Unos pocos momentos después, Gabe regresó. Detrás de él había alguien que Jessie había conocido antes: un caballero espigado y desaliñado cuya cara estaba cubierta con barba de unos días negra llamado Daniel Navarro, o Tío Dan como Jessie había crecido llámandolo. Le dio una sonrisa pequeña mientras se sentaba junto a ella.

—Y yo que pensaba que necesitaba un problema de drogas antes de que hubiera intervención, —bromeó Jessie mientras miraba al amigo de sus padres—. ¿Qué, eh, está pasando?

Todos los ojos voltearon hacia Sasha.

—Bueno, Jess, —comenzó ella—. Hay algo que tu padre y yo vamos a contarte.

Después Sasha sacó su tarjeta de identificación de la Fundación y la puso sobre la mesa. Gabe y Daniel hicieron lo mismo, el familiar logo de la Fundación detrás del laminado como una marca.

—Resulta, —continuó Gabe de donde lo dejo Sasha—, que tal vez no te hayamos dicho toda la verdad sobre nuestro trabajo por los últimos 18 años.

Jessie observo las insignias curiosamente, su ceño fruncido mientras miraba los varios títulos.

Agente Especial, Autorización Nivel 3
Contador Jefe, Autorización Nivel 2
Directora de Sitio, Autorización Nivel 4

—Todos nosotros, —continuó Sasha—, yo, tu padre y Dan, todos nosotros trabajamos para una organización diseñada para contener y estudiar fenómenos que existen fuera del alcance del entendimiento científico moderno, o como los llamamos, anomalías. Piensa en "La Cabaña del Bosque" pero en lugar de usar los monstruos para realizar el sacrificio ritual de universitarios a un dios oscuro, los contenemos para mantener a la gente a salvo y buscamos entenderlos a un nivel científico.

Jessie miró la credencial de su madre por un rato, procesando las palabras antes de aventarla de nuevo a la mesa.

—¿Así que, son los archivos X? —dijo burlonamente Jessie—. ¿Fox y Dana Merlo? Aprecio lo elaborado del chiste, pero no entiendo cual podría ser el remate.

Daniel ahogó una risa con el comentario. Gabe y Sasha suspiraron.

—Esto no es un chiste, Jess, —agregó Daniel—. Por difícil que sea de creer, esta mierda es tan real como llegan.

—De acuerdo, digamos que dicen la verdad, —Jessie volteó sus ojos. —¿Por qué decirme? ¿Por qué ahora?

—Porque tienes 18 y finalmente nos lo permiten, —suspiro Gabe.

—Y con tus padres en la posición en la que están, eventualmente todo esto te alcanzaría, —añadió Sasha—. Créeme o no, de hecho soy una persona bastante importante para nuestra organización, como mi hija eso te hace una persona de interés. Si algo nos llegará a pasar, querríamos que supieras la realidad de las cosas. En que clase de mundo vivimos, para que estuvieras lista. La gente viviendo en bases militares sabe que su familia está en el ejército. Mismo concepto.

Jessie se encogió de hombros.

—No sé que decirles, no les creo. El chiste no da gracia.

—Trajimos pruebas, —dijo Gabe—. ¿Querrías verla?

—Yo,… seguro,— suspiró Jessie—. Muestréenme lo que tienen.

Gabe procedió a sacar una moneda, mostrándole ambos lados a Jessie antes de deslizarla hacia ella.

—Adelante, tírala no se… ¿Diez veces? —instruyó Gabe.

Jessie le hizo caso. Su expresión cambiando de molesta a desconcertada mientras la moneda caía en cara cada vez.

—Siempre cae en cara, —comentó Gabe—. Por siempre y siempre.

—Así que tienes una moneda trucada… —Jessie agitó la cabeza—. No es exactamente mucha prueba.

Sasha respondió dándole a Jessie un reloj de bolsillo.

—Intenta con este, —dijo con una sonrisa—. Fíjate que está seis minutos atrasado. Ve adelante e intenta ajustarlo.

Una vez más, Jessie hizo lo que se le pedía, adelantando el reloj, sólo para descubrir que seguía estando seis minutos detrás. Sasha le señaló que lo dejara de nuevo en la mesa.

—Ahora esperamos…

Y efectivamente, seis minutos más tarde, el reloj se ajustó por su propia voluntad. Jessie miró el reloj en shock.

—Está atorado seis minutos en el pasado, —explicó Sasha —. Mola ¿no?

Jessie agitó la cabeza.

—O sólo está roto…

Antes de que Jessie pudiera terminar, Daniel sacó una pequeña hoja de navaja de su chamarra y la recorrió a lo largo de la palma de su mano derecha, una pequeña flama azul apareciendo mientras la miraba con una mañosa sonrisa. Procedió a darle de vueltas al fuego mágico entre sus dedos antes de permitirle disiparse con un apagado chisporroteo. Jessie estaba boquiabierta de asombro.

—He querido hacer eso por mucho tiempo, —explicó Daniel mientras rápidamente ponía una venda en el corte en su palma—, desde que eras una niña pequeña de hecho, pero "No puedes mostrarle magia a civiles Navarro" y "No queremos amnéstizar a nuestra hija de 5 años, Dan". Pero hey, aquí estamos ahora.

—¿C-cómo… —Jessie miraba de Daniel al reloj, a la moneda, a su madre y padre.

—Daniel es lo que llamamos un taumatólogo, —explicó Sasha—. O en términos técnicos, un mago.

—¿Ahora nos crees? —preguntó Gabe.

Jessie se quedo callada, después asintió. Su cara se volvió tan pálida mientras una invisible pesa de comprensión la hundía. Parecía como si fuera a estar enferma.

—¿D-dónde… dónde me deja esto entonces… no… no soy…

—Eres ahora un tipo especial de lo que llamamos "Personal de Nivel 0, —Sasha le contestó a su balbuceante hija—. Básicamente, sabes como son las cosas pero sigues siendo técnicamente un civil. Se te enseñaran un par de guías, pero fuera de eso no cambiara mucho las cosas.

—¡¿No cambiaran mucho las cosas?! —enfureció Jessie—. Acabas de mostrarme que toda mi vida hasta este punto ha sido una mentira ¿Y nada cambiara? ¿Y qué demonios son esas guías que dijiste?

—Eso es lo que la Dra. Campbell te dirá. —Sasha agarró la mano de su hija sólo para que se la arrebatará.

—¿Quién carajo es la Dra. Campbell? —la voz de Jessie comenzó a levantarse—, ¿Tienes otro amigo acechando por ahí que va disparar fuego de sus manos, mamá?

—Ahem…

Jessie giró de golpe para ver a la Dr. Campbell parada en la entrada a la cocina. La enviada del Comité de Ética dio una sonrisa distraída y ligero saludo con la mano.

—Me temo que no soy tan talentosa como el Agente Navarro en ese frente, —dijo— Buenas tardes a todos.

Y extendió la mano.

—Dra. Lily Campbell, Jessie, gusto en conocerte. Soy una especie de representante especial para la organización de la que formamos parte. Ahora que has sido informada de la naturaleza del mundo, como se dice, necesito hablar contigo de un par de reglas básicas ¿Podrías venir conmigo? Podemos hablar privadamente en tu habitación. Puedo responder todas y cada una de tus preguntas.

Jessie acepto cautelosamente el apretón de manos y asintió. Las dos se retiraron al cuarto de Jessie, dejando a Sasha, Gabe, y Daniel sólos al final de su pequeño show.

—Creó que fue bastante bien, —comentó Daniel con una pequeña risa—. Aunque necesitan conseguirse mejor utilería. Una moneda bloqueada estadísticamente y un reloj temporalmente desplazado son bastante penosos.

—¿Fue bien? ¿Cómo? —pregunto Gabe, levantando una ceja—. Parecía que iba a vomitar.

Si, pero no tiró la mesa, o lanzó una cuchara a la cabeza de Sasha, o te golpeó en la garganta. Mi punto es que pudo haber sido mucho peor.

Aunque también puedo haber sido mucho mejor… —suspiró Sasha.

Ciertamente, —concordó Gabe—. Pero tenemos que lidiar con las cosas según llegan. Dan tiene razón. Pudo haber sido mucho peor y oye, al menos hubo un sano escepticismo.

La sala se quedo en silencio por unos momentos más hasta que Sasha suspiro de nuevo.

—¿Quieren abrir una botella de vino o algo?


Los individuos activados a través del protocolo son elegibles para ser empleados por la Fundación, suponiendo que cumplan con los requisitos de tal posición de interés. Se deberá proveer entrenamiento adicional para conflictos de interés en aquellos casos en los que se considera apropiado por el Comando del Sitio…


Sasha despertó al sonido de llaves tintineando, su cuerpo disparándose de pie y su mano estirándose en busca de un arma que ya no llevaba. Parada en la entrada, congelada a medio movimiento, estaba Jessie, una mochila llena en su hombro.

—¿Así que, esta es tu solución entonces? —Sasha suspiro mientras se levantaba y se acercaba a su hija—. ¿Escapar? Escuchaste a la Dra. Campbell durante su orientación, ¿verdad? Alguien podría ir a buscarte. Yo podría ir a buscarte.

—¿Así qué? Jessie susurro de vuelta—. Finalmente se reveló tu secreto y ahora me amenazas? No tengo miedo de ti, madre.

Y no quiero que lo tengas, —dijo Sasha, agitando la cabeza lentamente—. Pero hay cosas allí afuera de las que tener miedo. Todo el punto de esto era para que supieras de ellas.

—¿Para poder vivir asustada? —contestó Jessie con un susurro duro—. ¿Alguna vez te has detenido a pensar que tal vez era feliz con como eran las cosas? ¿Qué no quería esa clase de peso, o estar enredada en tu red oculta? Tú y Papá dicen que querían que supiera sobre estas cosas para que si algo les pasara a ustedes sabría porque… pero dios, esa es una razón muy envidiosa ¿No crees?

—Te lo contamos para que puedieras seguir viviendo sin la ignorancia y enfrentarte al miedo, —replicó Sasha—. Hemos considerado este momento desde el día que naciste, y lo siento querida, pero has estado enredada en nuestra red desde entonces también. Mi posición pone un objetivo bastante grande en tu cabeza y no se que de ti Ppero a mi me gustaría saber que hay tal objetivo ahí para tomar acciones para que nadie lo viera!

Las dos mujeres se miraron la una a la otra con ira silenciosa antes de que Sasha volviera a agitar la cabeza de nuevo y regreso al sillón.

—¿A dónde demonios vas a ir siquiera? preguntó.

—Desmond está fuera, —contestó Jessie—. Iba a llevarme a casa de Leanne.

—Ve entonces

—¿Qué? Jessie la volvió a ver sorprendida.

Dije que puedes ir, —explicó Sasha—. No te voy a obligar a enfrentarte a esto si no quieres. Tienes 18. Puedes tomar la decisión tu misma.

Jessie miró a su madre, después a la puerta.

—¿Que pasaría si me voy?

—Estás programada para una examinación de salud mental en el futuro cercano, como dijo la Dra. Campbell. Si no asistieras, oficialmente serías considerada ausente sin permiso y serías rastreada por un operativo que te trataría con un compuesto especial que te haría olvidar las últimas dos semanas. Lo mismo con cualquiera con que te estuvieras quedando. Después de eso, bueno, todo vuelve a la normalidad.

Sasha entonces levanto el pequeño spray de amnésticos.

—Si regresar el reloj realmente es lo que quieres, puedo ahorrarnos mucho tiempo y pesar. Tengo de ese compuesto aquí.

Jessie miró al spray con curiosidad, después se alejo y empezó a abrir la puerta.

—Sólo… —suspiró Jessie—. Porque no me dijeron ante. Porque no confiaban…

—18 es la edad mínima, —dijo Sasha tristemente—. He querido decirte por un largo tiempo. Ambos.

—¡Puta mierda! contestó Jessie—. ¡Tengo 18 desde hace 6 meses! ¡Claramente estaban apurados!

—¡Está bien! —replicó Sasha—. ¿Quieres saber que paso? Fui al funeral de uno de mis colegas hace dos semanas. Ahi vi como su hija no asistió porque lo había odiado. Lo veía como un hombre que estaba más interesado en su trabajo que en su familia ¡Aunque la realidad de la situación es que era él que tenía mi trabajo antes que yo! Nunca le dijo a su familia lo que hacía y uno de sus hijos lo odió por eso y… yo no pude soportar el pensar que eso nos pasara a ti y a mi… ¿Quieres que tu madre admita que es una mujer egoísta? De acuerdo Jessie. Aquí la tienes. La gente no quiere meter a sus familias en este mundo, Jessie, a menos que absolutamente necesiten de ese apoyo. Es una de las cosas más envidiosas que puedas hacer.

Jessie cerró sus ojos, su mano aún en el picaporte mientras se congeló por unos momentos.

Te vere a ti y a papa pronto, —dijo ella y salió hacía la noche.

Sasha observó la puerta de cerca y soltó un suspiro, poniendo su cabeza entre las manos. Fue entonces cuando sintió un brazo familiar colgarse de su hombro

—¿Deberíamos ir tras ella? —preguntó Gabe—. La casa de Leanne no queda lejos.

Sasha agitó la cabeza.

—Dale tiempo… —murmuró Sasha—. La cagamos, Gabe. Realmente la cagamos. Yo la cague.

—¿Qué familia involucrada con la Fundación no lo hace? —dijo Gabe, apretando gentilmente su hombro.


Conclusión: Simplemente no hay escapatoria del hecho de que el personal de la Fundación formará familias y potencialmente tendrá niños. La misma naturaleza de estas relaciones típicamente fuerzan el stress de la decepción constante en numerosos miembros del personal de la Fundación, resultando en todos los efectos de salud adversos. Como el protocolo descrito nota, sin embargo hay una mejor manera.

Aquellos viviendo en bases militares alrededor del mundo saben que sus seres amados sirven en el ejercito. Las familias del FBI, CIA y otros servicios de inteligencia típicamente conocen el tipo de seguridad que sus seres amados deben mantener. La Fundación no necesita ser distinta en este sentido y puede llegar a ahorrarse un aproximado de 1.8 millones de dolares en amnésticos de Clase A y 0.6 millones en amnésticos de Clase B anualmente depués de la adopción generalizada de este protocolo.

Hay un dicho popular entre la vieja guardia. "Morimos en la oscuridad, para que puedan vivir en la luz." En cierto nivel, para el personal de la Fundación esto es cierto. Sin embargo, no es necesario que entremos a la oscuridad sin apoyo…


Cuando Sasha Merlo desperto la mañana siguiente, seguía en el sillon, los rayos de la mañana temprana la golpeaban a través de las persianas con lo que se sentía como una intensidad violenta. Sacandose el sueño de los ojos mientras los tallaba, procedió a arrastrar los pies hasta la cocina, donde los sonidos y olores de una maquina de café la esperaban.

—No sé tú, —dijo Sasha al bulto sentado en la mesa de su cocina en su visión periferal—, pero apenas dormí. Hoy va ser el infierno en el trabajo.

Sasha terminó de servir y preparar su taza de cafe, tomando un sorbo y voletando a la figura. Cuando vió que era una Jessie igualmente sin dormir, y no Gabe, casí tiro su taza.

—Siempre haces una jarra en la mañana antes de ir al trabajo… —dijo suavemente Jessie—. Supuse que te gustaría que alguien más lo hiciera para variar.

Sasha inmediatamente puso la taza en la mesa y atravesó la habitación, rodeando a su hija en un apretado abrazo.

—Lo siento… —dijo Jessie—. Eso fue sólo… demasiado para procesar… y tenía miedo…

Sasha no contesto. Mantuvo el apretado abrazzo, mientras empezaban a caer lagrimas por su mejilla. Mientras respiraba profundamente escucho a Jessie hacer un comentario más.

¿Esto significa que también me dan una de esas identificación molonas?

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License