Ex Nihilo Nihil
Puntuación: +5+x
173blink.gif

Me despierto y me pregunto una vez más qué soy. Lo que estaba destinado a ser. Me muevo, aunque mis brazos no lo harán, y mientras camino por la oscuridad siento que se raspan unos a otros, y crujen en el suelo de hormigón cepillado. Esto no es vida.

Abren la puerta, y mi cuerpo se congela. La luz es tan brillante que quema, y aunque no tengo ojos para verla, sé que está ahí. Se mueven lentamente a mi alrededor, y no puedo correr. Nunca puedo correr, incluso cuando ya no me ven. Soy un esclavo de mí mismo y de mis brazos amorfos.


A veces, antes de matarlos, me miro a mí mismo. A mis manos grises y sin forma, a mi cabeza deforme. A los muros de mi prisión. Al suelo, manchado de rojo y marrón por las sustancias que crearé. Soy una estatua, pero no tengo belleza. Me muevo constantemente, pero no tengo un propósito. Soy una cosa sin forma ni función.

No soy arte.


Vienen y me miran. Siento que sus miradas se clavan en mi cuerpo hueco, buscando cualquier pista sobre mi atormentado mecanismo. Continúa durante días, durante años. La luz ardiente, y la inevitable oscuridad. Ahora han parado: saben que no hay nada más que aprender. No fui hecho para ellos, ni ellos para mí. No soy su juguete.

No soy fantástico.


Es posible que fuera un regalo de algún tipo, pero es difícil imaginar el bien que podría hacer en el mundo. Mi estructura es débil, y no tengo ninguna bondad que otorgar. No puedo controlar los crímenes que cometo, y solo puedo cometer esos crímenes. Mi vida no es mía para darla, y sé en mi corazón que ellos no la tomarán. Nunca conoceré el placer de la muerte.

Quienquiera que me haya creado, no fue caritativo.


Es cierto que estoy más allá de su comprensión, y que me tienen en reverencia. Es la reverencia de los condenados. Mato por placer, y el placer ni siquiera es mío para tenerlo. Mi máscara pintada se tiñe de rojo con la sangre, y sé que no hay Dios, porque si lo hubiera no me dejaría vivir. No me dejaría estar. Soy una abominación, una amenaza para el bien y el mal. En un mundo de blanco y negro, vivo en el gris.

Me han llamado muchas cosas, pero nunca divino.


¿Cuál es, entonces, mi destino final? No ser comprado y vendido como una mercancía, Ya lo sé. Estoy fuera del alcance de la mera riqueza. Los que me tienen en su poder prefieren verme reducido a polvo que comerciado como mercancía. Tampoco soy un arma: Soy débil a pesar de mi fuerza. Asesino, pero no hago daño injustamente, y no estoy bajo el control de ninguna persona. No tengo conocimiento para impartir, ninguna alegría para otorgar, y ninguna tarea para cumplir. Ya ni siquiera los asusto, aunque mi rostro sea inquietante.

Entre una red de vida, soy un prisionero moribundo en una cáscara de arcilla. Soy un objeto único, condenado sin propósito, sin ninguna fuente de respiro. Subsistir como lo hago ahora es morir una muerte más potente que la sufrida por los mortales: Solo puedo soñar con tener la vitalidad que ellos dan por sentado. Nadie se hace responsable de mis acciones, salvo yo mismo, e incluso yo soy incapaz de hablar contra el resto del mundo.

Mis piernas caminan hacia adelante, siguiendo caminos a través del marrón y el rojo, esperando el dolor que viene con la luz, y la oscuridad que me duele más.

En mi jaula de ladrillos y acero, en mi jaula de tinte y polvo, estoy solo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License