Cada maldita vez

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: +1+x

El agente se rió con indignación—. Déjame pensarlo bien. Te sientas en un laboratorio todo el día, escribiendo papeles o mezclando tubos de ensayo o calentando la silla mientras pretendes trabajar, mientras que yo estoy ahí afuera, luchando con las mismas abominaciones sobre las que escribes tus preciosos reportes y tu trabajo es más difícil que el mío. ¿A cuantos de tus colegas les han disparado, destrozado en tiritas, reconfigurados, asado o mutilado durante el último año? ¿Serían cero? Estoy bastante seguro que son cero. —El agente acentuó su última sección con un fuerte golpe en la mesa de la sala de descanso.

La doctora sonrió, viendo como un poco de su café derramarse de su taza—. Bueno, aquellos de nosotros que se molestaron en ir a la universidad,— con una pausa para una risa condescendiente—, saben que la investigación puede ser mucho más exigente que disparar o destruir o convencerte a ti mismo de que eres hombrecito o lo que sea que ustedes hagan en su tiempo libre. Nosotros de hecho tenemos que tomar decisiones y conclusiones y eso requiere pensar. ¿Sabes que es eso no? ¿La cosa que hacías con tu cerebro antes de que se convirtiera en películas de acción? Bueno, aquellos de nosotros en investigación lo hacemos todo el día y tampoco es el tipo de cosas que copias de un libro de texto, digo nosotros…

Un Clase-D que hasta entonces había estado preocupado en sus propios asuntos aclaró su garganta. Los dos lo notaron ahí por primera vez, siendo que ya habían alcanzado el punto desde hace mucho donde ya no registraban conscientemente a los Clases D.

—¿En serio, cabrones? No puedo creerme esta mierda. Tú, —apuntó hacia al agente de DM—, tienes blindaje personal y armas y refuerzos. Y ni siquiera he empezado contigo princesa, —ahora volteando hacia la investigadora—, detrás de tus puertas de acero y espejos de un sentido y escoltas armados. Ambos no pueden quejarse de nada. Ustedes simplemente tiran gente como yo con estos escapes o como quieran llamarlos y ver si los despiezan de una manera distinta al último tipo que despiezaron. Y luego parlotean sobre ello con todos sus amigos. Hacen que me…

Un grito, en algún lado en el sector residencial fuera de la sala común. Los tres, junto con el grupo reunido de otros ociosos y curiosos, corrieron a la escena.

Ya habían cubierto el cuerpo con una sábana. Habían pasado treinta segundos desde que el cuerpo fue hallado y los rumores ya estaban a viento en popa:

—Suicidio

—Se cortó las muñecas con un cuchillo que robó de las cocinas. —Y después parodio la acción: Justo. Así.

El tipo era un abogado o contador o algo. Se llamaba Algo Neston, creo. Callado, no era muy sociable.

El primer Oficial de Seguridad en llegar rebuscó por las escasas posesiones del fallecido. Unos pocos libros, celular, diversos archivos de ninguna importancia obvia y finalmente una identificación.

—Randall Weston, Autorización Nivel 1. Departamento de Contaduría, Sitio 45, —repitió quedamente leyendo de la tarjeta. La fotografía encajaba con el cadáver.

El oficial buscó, renuentemente, el área alrededor del cuerpo. Allí al pie de la cama, había un pedazo de papel de cuaderno, sólo ligeramente manchado en sangre.

Lo levantó y lo leyó.

—Lo siento. No puedo hacer esto más. No hay forma de que pueda meter otro tanque en este presupuesto ¡y ni con un demonio voy a poder reemplazar dos jets de combate aparte! Y eso sin mencionar el hecho de que mis superiores decidieron no tomar en cuenta la comida o el hecho de que el gas cuesta…

Seguía así por un rato. El oficial se saltó un párrafo, retomando en algún punto en medio del siguiente.

—…donde esperan que encuentre 300 rifles de francotirador? Nadie tiene unos pocos cientos de M24s oxidándose en su átic…

Saltó a la página siguiente

—pagar a los trabajadores de mantenimiento con los $4.23 que nos quedan después de ese desastre. Que bueno que todos cagamos oro puro o realmente tendríamos que preocuparnos…

Pasó al párrafo siguiente.

—una buena noticia al menos. Los 300$ dólares que fueron asignados a la calefacción me llevan a creer que hemos perfeccionado el viaje en el tiempo y ahora estamos en 1925, cuando habría sido posible calentar la instalación por ese precio. Les recomendaría que pongan a los abogados a trabajar en patentarlo, pero tendrían que trabajar pro bono porque no podemos permitirnos pagarles…

El oficial se rindió y fue directo a las últimas oraciones.

—Le legó el resto de mis posesiones terrenales a mi hermana. Pediría un entierro cristiano apropiado pero, acabo de echarle un vistazo a la cantidad de dinero asignada al desecho de cadáveres.

- Randall Weston"

Eventualmente, llegó el Director del Sitio. Realmente esto no le competía pero necesitaba mantener las apariencias. El Oficial de Seguridad le dio la identificación de Weston al director antes de que pudiera siquiera pedirla

El Director la ojeó y gruñó—. Es el puto quinto contador este mes.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License