ERROR: El Campo No Puede Ser Lloyd
Puntuación: +2+x

Estás despierto del sueño sin sueños. Los mechones transitorios de manzanas de caramelo, especias de calabaza, algodón de azúcar y otros olores dulces de azúcar entran en tu celda acolchada. Los ecos amortiguados de la música lejana, transportados por el aire impregnado de vodka, se filtraban a través de las finas grietas del hormigón del búnker, manchando el aire.

Tus articulaciones tiemblan y duelen por estar inmóviles por tanto tiempo. Tu mente se siente tan atrofiada como tus músculos, desperdiciada por estar atada a la silla de concreto. Las correas no están apretadas, pero las cicatrices todavía pican de donde luchaste desesperadamente contra el cuero, quemándolo en tu piel. Es un recordatorio de que ahora eres una persona diferente.

"Hombre, Samuel realmente sabe cómo montar una fiesta"

A pesar de los crueles aparatos diseñados para cerrar los oídos y cegar los ojos, algunos ruidos se filtran a través de la cabeza. Voces.

"¡Claro que sí, Lloyd! ¿Viste a Sammy tragar como, siete pintas? Ah, espera, abriré la puerta."

Tanto tiempo sin sonido ha dejado tus oídos entrenados para escuchar la caída de un alfiler, así que el sonido de raspado de metal oxidado sobre metal es una tortura. Sientes una cálida luz caer sobre la tela ante tus ojos e instintivamente empiezas a tirar contra tus ataduras como un perro que ve a su amo.

"¿Hay alguien ahí?" Hablas con temor, sabiendo que oír voces no es una buena señal. Nadie ha hablado contigo en meses, ¿por qué empezarían ahora?

"Oh, joder, míralo. Debe ser una Fundación bastante desagradable para mantenerlo en este estado".

"Sí, hombre. Sé que uno de nosotros se puso de hormigón hasta la cintura para evitar que corriera".

"Te lo has inventado. Vamos, levantémoslo de esa silla".

Con los chasquidos de las cerraduras y el aflojamiento de sus correas, sientes que te quitan un peso de los hombros. Tus ojos se ven abrumados por la repentina zambullida de la oscuridad agradable y familiar hacia la luz. El sonido llega a tus oídos en toda su belleza cacofónica por primera vez. La borrosidad de los ojos sin usar toma un segundo para enfocar las dos siluetas.

Te frotas los ojos con incredulidad, pero no importa cuánto te esfuerces, la realidad no cambia. Dos versiones idénticas de ti mismo están ante ti. Uno viste un disfraz de astronauta, con el casco bajo el brazo, mientras que el otro lleva sábanas de cartón envueltas en papel de aluminio con un vago parecido a un robot.

"Oye, me pareces un poco familiar y guapo" dijo la versión robótica de ti mismo antes de ser interrumpido por un rápido golpe en la cabeza por el Astronauta.

"Basta ya. Siempre haces eso. Fue gracioso exactamente una vez." Robo Lloyd se vuelve hacia ti: "Trajimos algo más cómodo para que te lo pongas".

Robo Lloyd presenta algunos disfraces; están arrugados, ligeramente rasgados y polvorientos, pero de alguna manera te hacen sentir nostálgico. En una época no tan lejana, estarías afuera en el frío aire de octubre llamando a las puertas, rogando por dulces.

"Amigo, tienes que pensar en lo que vas a decir antes de decirlo."

Te quedas mirando las dos versiones ridículas de ti mismo. Tantas preguntas enfrentadas corren a tus labios, pero tú las aplastas y preguntas la más apremiante: "¿Por qué estáis aquí?"

"Estamos aquí para sacarte de esta horrible celda. Tío, pon un póster o algo así. Este lugar es el más miserable hasta ahora", dijo Robo Lloyd.

"¿Habéis hecho esto antes?", preguntas.

"Si te refieres a sacar a un Lloyd de la cárcel, claro. No hemos hecho esto exactamente antes, así que puedes considerarte especial".

"Somos como vagabundos", dijo Astro Lloyd.

"Sí", confirmó Robo Lloyd, "y ahora es tu turno de unirte al club".

"No, no me voy". Afirmas. "Sabéis lo que pasa cuando morimos, ¿verdad? Es mejor para todos si me quedo aquí".

"Bien, así que tenemos a Mike Myers, ESO, o un esqueleto para ti."

"Chicos, ¿me estáis escuchando? No me voy a ir".

"Ah, recuerdo cuando tenía tu edad" comenzó Astro Lloyd con un tono condescendiente, poniendo una mano sobre tu hombro. "Vas a morir alguna vez, Lloyd, pero deberías divertirte antes de irte. Vamos, ponte un disfraz. Nunca se sabe, puede que te diviertas".

Miras los trajes presentados. Tal vez era el olor de la tela polvorienta o el ligero olor a caramelo de la fiesta cercana, pero la melancolía te conmueve el corazón. Te recuerdan a un tiempo más simple lleno de espíritus exaltados y felicidad juvenil. Apartas esa sensación y deslizas tus dedos sobre tus cicatrices. Es mejor que te quedes aquí, por el bien de todos.

"Lloyd, sólo se vive una vez. Deberías vivir cada día como si fuera el último, ¿cierto?" dijo Robo Lloyd.

Tus copias están arriesgando a todos en el planeta sólo por estar aquí. Pero la forma en que se portan, la energía detrás de sus ojos, sus pequeñas sonrisas; pensabas que no era posible verte sonreír con la carga que llevas. Sin embargo, el hombre que quieres ser está frente a ti, ofreciendo su mano.

Tal vez sepan algo que tú no sabes.

"Bien. Me iré de aquí sólo por esta noche, pero luego me lleváis de vuelta aquí. Y quiero el disfraz de Mike Myers".

A medida que tú y tus compañeros se abren paso a través de las entrañas de la bestia, notas pequeñas decoraciones simbólicas en las paredes: murciélagos, fantasmas, telarañas. Las melodías distantes se hacen más fuertes con cada paso que pasa. Fuera de los ruidos de las fiestas distantes, tus pasos resuenan por los pasillos muertos. Los documentos se acumulan en el suelo, los ordenadores permanecen en la sesión.


Noticias Urgentes (Justo Ahora)
Está ocurriendo un evento solar peligroso. Origen desconocido. Países expuestos a la luz solar desconectados. Busquen refugio.


Noticias Globales (Ayer)
Los investigadores reportan un crecimiento floral extremo.
> Leer Más


"¿Adónde se han ido todos?", te preguntas.

"Están afuera", contestó Astro Lloyd sin rodeos.

"¿Por qué?"

Astro Lloyd miró a Robo Lloyd con una expresión de preocupación. Robo Lloyd agitó la cabeza, "Ya lo comprobará por sí mismo más tarde".

Cambias de tema, "¿Por qué estáis aquí otra vez?"

"Solías trabajar en la Fundación Lloyd. ¿Sabes cómo a veces el mundo… se acaba? Bueno, recibimos el mensaje de que todos deberíamos venir aquí".

"Así que podéis parar el escenario del fin del mundo, ¿verdad?"

"Algo así."

El Robot y el Astronauta te acompañan el resto del camino en silencio. La música se hace cada vez más fuerte antes de que te encuentres con un fuerte aplauso. Ves múltiples figuras, todas excepcionalmente similares a ti, celebrando tu llegada. Ponen alcohol en tus manos y cantan palabras mal articuladas que apenas entiendes. Recibes palmaditas en la espalda, la gente se ríe de ti. Te encuentras a ti mismo riéndote.

Las siguientes horas fueron borrosas. Estás sentado, de espaldas contra la pared, lleno de vodka barato y divagando con otra versión de ti mismo.

"Siento que sólo quiero desaparecer… No quiero herir a nadie muriendo, pero no quiero sufrir más. ¿Eso tiene sentido?"

"Te entendemos, amigo. Todos te entendemos. Vamos, creo que es hora de que salgas con nosotros. ¿Todos oísteis eso? ¡Es hora de salir, chicos!"

Caminas junto a docenas de iteraciones tuyas. Te empujan a la primera línea de tu grupo como un cordero para el sacrificio. Te llevan fuera de la casa que conoces desde hace muchos años, pasando por paisajes a escala de grises salpicados de flores. Pasas a la gente durmiendo al aire libre; niños con disfraces y adultos con trajes por igual. Es como si toda la gente de la Tierra hubiera decidido acampar al aire libre, extrañamente cálido y electrificado. Los que están despiertos hablan con un tono feliz y etéreo. Hablan del éxtasis, de la alegría y de la belleza del mundo.

Uno de los ciudadanos grita, casi te grita: "¡Es el fin del mundo!"

Eres guiado a un estadio de fútbol cegadoramente iluminado por intensos focos. El terreno está lleno, no, infestado con versiones de ti mismo. Algunos yacen en el césped, mirando el vacío negro sobre el estadio, otros se acurrucan y lloran, otros se cometen actos de violencia entre ellos. Vadeas a través de las botellas vacías, cigarrillos y agujas que están esparcidas por todo el terreno.

Estás abrumado por el pánico y la anarquía. Sabes que esto no es un comportamiento normal para ti mismo, de hecho, nunca te imaginarías cerca de este estado. "¿Qué está pasando?" le preguntas al Lloyd más cercano.

"Tú mismo lo dijiste. Queremos desaparecer sin morir. Queremos ser felices. La Fundación nos dijo que esta es nuestra oportunidad… Vamos a hacerlo. Mira," responde Lloyd, señalando los cielos salpicados de rayos rojos y dorados, "está a punto de suceder."

Empujas más allá de tus clones, corriendo desde las versiones locas de ti mismo y volviendo a lo que es familiar. Te alejas a toda prisa del estadio, de los paisajes grises y de los fanáticos extáticos. Te refugias en tu celda y te consuelas en la oscuridad. Con el sonido de metal oxidado sobre metal, la puerta se cierra detrás de ti, protegiéndote de descubrir los horrores que tus clones y los habitantes del mundo sabían que vendrían.


En la víspera de Halloween la Luna se puso
Al vacío regresó


sun.jpg




Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License