CASO VERDE INCOLORO
Puntuación: 0+x

Ítem #: SCP-3125

Clasificación del Objeto: Keter

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-3125 está guardado en la Unidad de Contención para Cognito-peligros 3125 en el primer piso del Sitio-41. Esta unidad de contención es un cuarto cuboidal de 10m por 15m por 3m recubierto con capas de plomo y blindaje a prueba de sonido y telepatía. Se accede mediante una exclusa de aire en un extremo de la unidad de contención. Esta exclusa está programada para permitir que entre solo una persona a la unidad de contención por vez, y para permanecer cerrada hasta que la persona dentro salga.

Bajo ninguna circunstancia debe permitirse que ninguna información coherente salga de la unidad de contención. Esto incluye notas escritas y electrónicas, fotografías, grabaciones de video y audio, señales sonoras, electromagnéticas y basadas en partículas y emanaciones psi. Durante el proceso de salida, un sistema de purga acoplado a la exclusa drena la memoria del ocupante inundando el espacio con gas amnéstico por tres minutos.

Un miembro superior de la División Antimemética debe visitar SCP-3125 cada seis semanas (42 días).

FIN DEL ARCHIVO

"Estás bromeando. ¿Ésa es toda la entrada?

"Esa es toda la entrada," dice Wheeler.

No era ni la quincuagésima cosa más extraña que Paul Kim había visto en la base de datos, pero aún así: "¿Ni descripción, ni informe de adquisición, ni registro de pruebas, ni apéndice? ¿Ninguna indicio de quién construyó la unidad, o cuándo, o cuántas veces ha sido visitada, o quiénes realizaron las visitas previas, o qué llevaron con ellos, o cuánto tiempo estuvieron dentro?"

"Bueno, obviamente Bart Hughes construyó la unidad," dice Wheeler, y esto no puede negarse. El estilo característico de arquitectura de contención del hombre era reconocible a un kilómetro de distancia. Pulcro, blanco, sencillamente inexpugnable sin la ayuda de herramientas extremadamente pesadas. "Lo que hace que tenga al menos siete años. Eso es sesenta visitas o más. Imagino que habrán buenas razones para el resto de esas omisiones. De todas formas… el temporizador dice que hora es nuevamente."

"No me gusta la idea de que te expongas rutinariamente a un cognito-peligro tan peligroso que ni siquiera podemos escribir la razón por la que no podemos escribirlo.," dice Kim. "Especialmente porque así es imposible para nosotros recuperar algún tipo de información útil. Vas a entrar, estar incomunicada por dos horas y salir como una amnésica sonriente. ¿Qué ganamos de eso? Es solo un riesgo de brecha."

Wheeler escucha cada palabra y decide ignorarlas todas. Hay una vaga forma de familiaridad en la entrada tal como está escrita; hay ciertas elecciones de palabras que le aseguran, de una manera intangible, que fue escrita por alguien que sabía lo que hacía. Posiblemente ella.

Kim aún sigue hablando. "Deberíamos borrar esa última línea de la base de datos. No puede haber nada bueno en ese cuarto."

Wheeler pone su tarjeta de acceso en la muesca. La exclusa la recibe con LEDs verdes y comienza a girar para abrirse. Está construida como un esbelto cilindro vertical con una sola abertura. Toda la cosa rota sobre su eje. Dentro, apenas hay espacio para una sola persona parada sin que sus hombros toquen las paredes.

"¿Qué estás llevando?" pregunta Kim.

Wheeler se agacha para entrar, se gira para mirarlo y se encoge de hombros. "Un poco de chicle."

"Puedo conseguirte equipo de campo," dice Kim, mientras la exclusa comienza a rotar de nuevo, produciendo un un bajo y silencioso zumbido solo como advertencia de que hay maquinaria en movimiento. "Asaltaremos el inventario. Dame quince minutos y te convertiré en un ejército de una sola mujer."

Si Wheeler dice algo en respuesta a esto, es interrumpido por la insonorización mientras la exclusa rota.

Kim se queda solo en la antecámara. Mira fijamente la puerta exterior por un preocupado momento. Aprieta su oreja contra la puerta por un rato, pero no oye nada. Ni siquiera un débil temblor del mecanismo de la exclusa.

*

Dentro está muy oscuro durante unos segundos, luego un sensor oculto detecta la presencia de Wheeler y enciende las fluorescentes. La mitad, de cualquier modo. Las otras permanecen inertes o parpadean agraventemente.

Las paredes interiores de la habitación están hechas de vidrio de un blanco lechoso (Antibalas, conociendo a Hughes) y están cubiertas de papeles, pegados con cinta y Blu-Tack en conjuntos vagamente coherentes. Donde no hay papel, la gente dibujó directamente en la pared con rotulador. Hay una mesa de conferencias, larga y elíptica, cubierta con más papeleo y una maraña de computadores laptop y y serpenteantes cables eléctricos. La energía ha vuelto a las máquinas y están iniciándose lentamente. Un proyector se calienta y proyecta un mapa del mundo sobre la pared del fondo, casi alineado con la red de anotaciones escritas en la misma pared. Notas Post-It de todos los colores están esparcidas sobre la alfombra como hojas en otoño.

Más allá de eso, el cuarto está vacío.

Analizando los papeles, Wheeler descubre que casi todos estás escritos a mano y la mayoría grafican la evolución de conversaciones. La mayoría de las entradas están fechadas y firmadas, y la mayoría de fechas tienen semanas de distancia. Las conversaciones son idas y venidas temerosas y en pánico acerca de docenas de SCPs, algunos de naturaleza antimemética pero ninguno de ellos con relación evidente con ninguno de los otros. Ninguna de las notas menciona a SCP-3125.

El único nombre que Wheeler reconoce es el suyo, que aparece en una de cada diez o viente notas. Parecen auténticas y la letra es suya. Pero sus notas también suenan tan desesperadas e inseguras en tono como las del resto. Esto la pone nerviosa.

También hay diagramas en las paredes, demasiado complejos para decodificar de un vistazo pero lo suficiente como para hacerle doler los ojos cuando los mira.

Aún sin encontrar un punto de entrada lógico a la información, Wheeler maldice a todos sus predecesores. La investigación asincrónica — donde el tópico de la investigación es completamente olvidado entre las iteraciones, y redescubierto una y otra vez — es una práctica estándar en la División Antimemética, y su gente debería estar mejor entrenada que esto. Debería haber un único documento obvio que leer primero que le dé sentido al resto. UN introductor—

"Marion, soy yo."

Wheeler reconoce las voz como propia. Gira alrededor de la mesa hasta que encuentra la laptop que prroduce el sonido. Hay un video reproduciéndose, aparentemente grabado con la cámara de la laptop en este cuarto.

La Marion Wheeler del video está sentada, y no le es familiar de una manera que le toma a la observadora un momento identificar. Ni exhausta , ni enferma, ni con heridas físicas; se ha visto a sí misma así antes, en el espejo. La fuerza de voluntad de esta señora se ha ido. Ha sido vencida.

"Ya has adivinado que SCP-3125 no está en esta habitación," dice. "De hecho, esta es la única habitación en el mundo donde SCP-3125 no está presente. Se llama 'contención invertida'. SCP-3125 impregna toda la realidad excepto lugares que han sido específicamente aislados de su influencia. Este es. Este es nuestro puerto seguro. Este cuarto representa el largo y el ancho de la guerra.

"Todo proyecto competente de investigación antimemética encuentra las huellas de SCP-3125 tarde o temprano. Se manifesta en cualquier parte del mundo, en miles de formas diferentes. La mayoría ni siquiera son anómalas. Algunas ya las hemos catalogado por separado en la base de datos principal. UN pequeño número de ellas incluso están en contención Cultos imposiblemente virales, aritmética anómala, arañas invisibles altas como rascacielos, gente nacida con órganos extra que nadie puede ver. Esa es la información pura. Esas manifestaciones son suficientemente problemáticas como para tener que lidiar con ellas por separado…"

La Wheeler del video se gira, toma un rotulador verde brillante y un papel en blanco. Comienza a dibujar algo que no es visible dese la perspectiva de la cámara mientras sigue hablando.

"Pero una vez que avanzas un poco en el camino comienzas a ver un patrón emergiendo en la información. Tienes que tener entrenamiento en ciencia memética, pero una vez que lo tienes y la información enfrente tuyo, solo toma un poco de esfuerzo extra ordenar esos puntos de datos en el espacio conceptual y dibujar un contorno a través de ellos. Esos puntos están en la carcasa de SCP-3125; esas manifestaciones son las sombras que proyecta en nuestra realidad. Unes cuatro o cinco SCPs para hacer una sola forma y puedes verlo… y él a ti."

Sigue dibujando. Es detallado. No levanta la vista y su tono de voz es distante, casi como si estuviese narrando la última parte de una atemorizante historia para niños:

"Cuando eso pasa, cuando haces 'contacto visual', te mata. Te mata a ti y a cualquier persona que piense como tu. La distancia física no importa, lo importante es la proximidad mental. Cualquiera con las mismas ideas, cualquiera con la misma mentalidad. Mata a tus colaboradores, a todo tu equipo de investigación. Mata a tus padres; mata a tus hijos. Te transformas en un humano ausente, caparazones con forma humana rodeando un agujero en la realidad. Y cuando, termina tu proyecto es un agujero en el piso, y ya nadie sabe que es SCP-3125. Es un agujero negro en ciencia antimemética, consumiendo investigadores incautos sin dejar información, solo detectable a través de observación indirecta. Una verdadera descripción de lo que SCP-3125 es, o siquiera una alusión de lo que es, constituye una brecha de contención y un cognito-peligro indirecto letal.

"¿Lo ves? Es un mecanismo de defensa. Este comportamiento tragador de información es solo la capa externa, el revestimiento de veneno. Protege a la entidad de ser descubiertaa mientras infesta nuestra realidad.

"Y mientras pasan los años, las manifestaciones continuarán, cada vez más densas y entrelazadas… hasta que el mundo entero se esté ahogando en ellas, y todos gritarán '¿Por qué nadie se dio cuenta que esto estaba sucediendo?' Y nadie contestará, porque todo el que se dio cuenta fue asesinado, por este sistema

"¿Lo ves Marion? Velo ahora."

Wheeler está en el centro de la ciencia antimemética de la Fundación. Tenía toda la información pura fácilmente acesible. Hay larrgos cálculos escritos en las paredes, pero no necesita leerlos, puede hacerlos mentalmente. Todo lo que tomó fue ese ligerísimo empujón, esa leve sugerencia. Mirando fijamente la pantalla de la laptop, ojos grandes y desenfocados, entiende como se une todo. Ve a SCP-3125.

Se se siente empequeñecida por él. Se las ha visto con ideas terribles y peligrosas antes, en cada nivel de memeticidad, y las ha dominado o incluso reclutado, pero lo que está imaginando ahora está en otro orden de magnitud de lo que creía posible. Ahora que sabe que está ahí, puede sentirlo como radiación cósmica, taladrando agujeros en el mundo con sus miles de manifestaciones y devastando libremente a cualquiera que reconozca el gran patrón. No es de la realidad, ni de la humanidad. Es un lugar superior, peor, y está descendiendo.

La otra Wheeler muestra su diagrama terminado. Ha dibujado una mano mutada en posición de tomar algo, con complejidad fractal y simetría quíntuple. No tiene muñeca o brazo, solo cinco largos dedos humanos señalando en cinco direcciones. EN el centro hay una abertura pentagonal que podría ser una boca.

Pero el diagrama ya estaba allí. Cubre las paredes en el fondo del video, claro como el día, en meticuloso collage en verde, de dos metros de diámetro y mostrando el mismo complejo memético con cien veces el nivel de detalle. Hay diagramas más pequeños de diferentes elevaciones distribuidos alrededor como esporas, y sus brazos se extiende ampliamente alreddor de la Wheeler sentada, quien esta justo frente a la boca, dándole la espalda.

Wheeler, mirando, no se percata de esto y no se da vuelta.

"¿Cómo combates a un enemigo sin descubrir jamás que existe?" pregunta la Wheeler del video. "¿Cómo ganas sin siquiera darte cuenta de que estás en guerra? ¿Qué hacemos?"

"Hace siete años habían más de cuatrocientos grupos de investigación antimemética en todo el mundo. Agencias gubernamentales, ramas militares, corporaciones privadas, proyectos universitarios. Muchos eran GDIs o subdivisiones de GDIs. Estábamos aliados con la mayoría de ellos. Estábamos a la cabeza de una Coalición de Antimemética que abarcaba todo el planeta y miles y miles de personas. Ninguno de esos grupos aún existen. El último dejó de existir en algún momento de las últimas setenta y dos horas.

"Hace tres años, Antimemética de la Fundación era una organización de más de cuatro mil personas. Ahora son noventa.

"No hay ninguna guerra. Perdimos la guerra. Se acabó. Esta es la operación de limpieza. La única razón por la cual aún existimos es porque tenemos mejor bioquímica amnéstica que cualquier otro en el mundo. Porque eso es todo lo que puedes hacer cuando ves a SCP-3125: correr e intentar olvidar lo que viste… buscar olvido en los químicos, o en el alcohol, o en un golpe a la cabeza. E incluso eso no funciona todas las veces. Nos rodea cada vez más cerca. Lo encontramos una y otra vez y no nos damos cuenta. ¡No hay manera de detenernos de redescubrirlo! ¡Somos demasiado endemoniadamente inteligentes!"

Señala algo en la pared, fuera de la vista de la cámara de la laptop. Wheeler, mirando, se gira para ver. En una esquina superior del cuarto hay una constelación de esquemas tan complicados como para marear. Las iniciales de Bart Hughes están en cada página.

"Hay una máquina que podemos construir. Todo lo que tomaría son ocho años, un laboratorio tan grande como Virginia Oeste y todo el dinero del planeta. Nada a lo que el Consejo O5 pudiera pestañear si los encarásemos. ¿Pero como construimos esa máquina sin que ninguno se de cuenta para qué sirve? Sería como construir y lanzar el Apolo 11 sin que ningún ingeniero deduzca que existe la Luna. La logística sería insana, pero el secretismo estaría más allá de lo imposible. ALguien comenzaría a hacer preguntas. Y entonces se acabaría. ¿Entonces que hacemos?"

"Encontrar otra forma," dice Wheeler a la sorda grabación. EL tono fatalista en la voz la enoja. "¿Qué demonios te pasa?"

"…Le podría decir a todo el mundo que se marche. Podría enviarme un pequeño mensaje diciendo 'Este camino es peligroso, deberías desbandar la División Antimemética y seguir otros proyectos.' Pero sospecharía. Comenzaría a hacer preguntas. Y entonces se acabaría."

Wheelr está ahora agachada frente al video, intentando entender que está viendo. "¿Qué te pasa Marion? ¿Estás bien?"

"Podría matarme aquí dentro," dice la grabación. "Pero mi equipo encontraría a SCP-3125 sin mi, y luego tendrían que pelear contra él sin mi. Sucederá pronto, sea lo que sea. En los próximos dos meses como mucho. Este año, esto acabará. Puede que muera aquí de todos modos. Tengo tantas drogas mnésticas encima que mi sistema endocrino se está apagando. Tomar amnésticos a la vez es el equivalente químico de la trepanación. No recuerdo la última vez que dormí sin tener una pesadilla sobre Adam, y estoy comenzando a olvidar si SCP-4987 es real o solo el número que le di a mi vida—"

"No eres así," susurra Wheeler. "Eres más fuerte que esto. ¿Qué te sucedió ¿Quién es Adam?"

"No sé como sobrevivimos a esto. No se como ganamos. Somos los últimos del mundo. Después de nosotros, no hay nadie."

Wheeler sacude la cabeza, sin creerlo.

"Así que me rendí. Voy a salir por esa puerta y olvidar quiénsoy y luego voy a ser tú, Marion, y tú curidtás que encontrar una manera de salir de esto, porque yo no puedo." Se levanta y se mueve fuera de la pantalla. Se la puede escuchar respirando profundamente. SU habla está comenzando a distorsionarse. "Dios, me duelen los ojos. Creo gli comenzaron yertlr kifts lrutnmo dentro."

Se escucha una puerta abriéndose y luego un punzante pulso de luz y sonido que da fin a la grabación.

*

Wheeler mira la pantalla oscura durante un largo minuto.

Nunca se ha visto tan débil, y lastima mucho su ego ver que es posible. Se siente desconectada de lo que vio, como si hubiese sucedido en un universo alternativo. Se siente asqueada y horrorizada por esa versión suya, incluso más sabiendo que esa versión aún seguía dentro suyo en algún lado. No tiene sentido. Estoy mirando los mismos hechos. ¿QUe hizo que ella se rindiera? ¿Qué sabía que yo no?

¿Quién era Adam?

La respuesta a esta pregunta es tan obvia y deprimente que instintivamente duda de ella. Rodea la respuesta, tanteándola, intentando encontrar razones para rechazarla, pero es ineludible. Adam era alguien que ella conocía cuando el video fue grabado, ahora completamente removido de su memoria. Adam era alguien a quién el miedo la paralizaba al pensar en su seguridad. Alguien con la misma mentalidad. Alguien a quien no podía soportar perder.

Y que luego perdió

Pero que tal si…

(¿Pero cómo se construyó el cuarto en primer lugar? No había manera de saberlo. Wheeler se imagina a Hughes construyéndolo como una prueba de concepto, seguido por una cascada de afortunadas casualidades que llevaron a que se transformara en el cuarto de guerra. Alguien descubrió SCP-3125 por accidente mientras estaba en el cuarto; se escribió notas a sí mismo que crearon la entrada esquelética externa en la base de datos y los procedimientos de contención; la mayor parte del papeleo y hardware de computadora había sido dejada por visitantes posteriores… Podría haber sucedido…)

¿Pero qué tal si hay otro cuarto?

Sin ser invitado, un pequeño dato vuelve a ella allí mismo. El Sitio-41 está casi vacío. En concreto, doscientos metros bajo el Sitio hay un laboratorio de ingeniería pesada vacío, un complejo subterráneo del tamaño de un estadio de hockey. Auto-contenido, en perfectas condiciones, completamente en desuso. Sellado, su propósito original olvidado. En la memoria viva, nadie a entrado. Construido hace quién sabe cuantas décadas por una generación muerta de memeticistas.

¿Qué tal si es ahí donde construimos nuestra arma?

¿Realmente creo que soy así de inteligente? ¿Que mi equipo y yo teníamos tanta previsión? ¿Que tuvimos tanta suerte?

Se gira para mirar la exclusa, haciendo los cálculos en su cabeza.

Personal de la División Antimemética aparte de mí: treinta y ocho. CUarenta y dos días hasta la siguiente iteración. Eso es pasando el fin de año. Será demasiado tarde. Si abandono este cuarto ahora, nunca volveré. El plan que tengo ahora es el mejor es el mejor que jamás habrá.

Somos los últimos del mundo. Después de nosotros, no hay nadie.

*

Kim está tan profundamente enterrado en trabajo en su terminal y la exclusa es tan silenciosa que casi no se da cuenta cuando comienza a abrirse.

"Tenemos que revisarte en busca de notas," comienza, pero luego ve que Marion Wheeler está acurrucada en el piso del angosto cilindro, jadeando como si acabase de correr una maratón. Kim le extiende una mano pero ella sacude la cabeza, eligiendo permanecer acostada, rodillas a la altura del pecho, aspirando bocanadas de aire.

"¿Qué demonios pasó ahí dentro?" pregunta Kim.

"Solo necesito…" jadea, "…respirar. Estaré bien en… un segundo. Haaaaah. Creo que me desmayé por un momento, puede que haya inhalado un poco. Creo que estoy bien. Recuerdo el plan."

Kim se ve confundido y preocupado por un segundo, luego lo reemplazan. "No deberías ser capaz de recordar nada…¿Qué hiciste?"

"Golpeé mi cabeza," dice Wheeler, luego regresa a concentrarse en respirar correctamnte. De repente se vuelve extremadamente consciente de que Kim la tiene efectivamente acorralada. Sin gustarle esta configuración por razones que solo está volviendo a armar gradualmente, se endereza hasta sentarse e intenta levantarse. Kim pone una mano sobre su hombro y la empuja hacia abajo.

"Te ves terrible," dice. "Hay algo lir hg tu cuello. ¿Ves eso?" Señala su garganta, luego golpetea el mismo lugar en la suya.

"¿Qué?"

"En tu cuello. Gltip jfz has sido infectada por lo que sea que estuviese ahí dentro. Tenemos que actuar rápido." Busca su llavero y separa una navaja multiusos, y abre una corta, reluciente hoja. Lo hace de una manera tan metódica y ordinaria que Wheeler casi se olvida de reaccionar cuando se inclina hacia ella para cortarle la garganta.

Casi. Agarra su muñeca. Se quedan trabados así por un momento, como un cuadro. Ella mira a los ojos a Paul Kim, pero ya nos son su ojos. Entrecierra los ojos, preguntándose si está haciendo contacto visual con algo más allá de un agujero en el espacio. Ya puede sentir la fuerza haciendo mella en su cráneo, intentando taladrarlo, pero conoce su forma y eso significa que puede resistir, quizá por algunos minutos. Había esperado, rezado, que Kim no sucumbiese tan rápido. Y de una alocada y pequeña forma pensó que habría al menos una seña, una transformación teatral cuando su mente fuese arrancada de su cuenca.

La muñeca de Kim sufre espasmos mientras intenta embestir con la navaja. Wheeler desvía y la punta rebota contra la pared interna de la exclusa con un chirrido. Riñen por un torpe segundo, luego patea a Kim en el estómago con ambos pies, mandándolo desmadejado a la antecámara. Se lanza fuera de la exclusa, salta por encima de él y corre alejándose de la unidad de contención.

Siente a SCP-3125 siguiéndola mientras corre, como un foco. Escucha un estruendo en otra parte del Sitio, mientras la primer parte del techo se desmorona.

Concluido en: Tu Último Primer Día

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License