Barriles de Prosa y Cartuchos de Pulpa
Puntuación: 0+x

La Nave Estelar Centaurus sale del agujero de gusano a una velocidad dos veces superior a la de la luz. El chasis desprende capas de blindaje en un espectáculo de luces azules. El Capitán Underhill echa un vistazo a través de la cámara trasera y frena de golpe. La nave dispara en sentido retrógrado mientras pasa disparada entre grupos de chatarra espacial, dejando caer los tramos superlumínicos a una velocidad constante de 0,5c.

Justo en el momento en que el agujero de gusano libera un último viajero mientras se cierra. La daga verde de la MANO.

Las transmisiones crepitan en los enlaces de comunicación. « DEVUELVE LOS TOMOS, UNDERHILL. »

Con los cañones de rayos encendidos, la MANO se lanza al ataque. El Centaurus zigzaguea entre la chatarra y los planetas destrozados que amurallan este sector del espacio y se abalanza entre las explosiones de los antimisiles gemelos. Nubes de escombros pasan por delante de la cabina. Fraccionadamente, disminuye el empuje.

« YA NO HAY A DONDE IR. »

"Lo sé."

Tira con fuerza del joystick. La nave da la vuelta.

"Eso es justo con lo que contaba."

La tripulación de la MANO tiene una fracción de nanosegundo para ver el Cañón Rompeestrellas atado a la parte inferior del Centaurus antes de que el rayo impacte. Olas de energía cegadora desgarran el casco, el revestimiento y los escudos se pliegan, y la MANO explota en una llamarada de

En una llamarada de…

María Niven agita el medallón de la Insurgencia del Caos en su escritorio.

…¿qué mierda?

Se levanta de su máquina de escribir y se pasea por el espacio del apartamento, moviendo el medallón una y otra vez.

Queda un trozo de frase. En un trozo, los agentes de la Mano de la Serpiente estarán muertos, atomizados en el prosa-espacio, y el Capitán Underhill saldrá volando en una llamarada de gloria. La próxima entrega es donde se arreglará el widget necesario para sacarlo de la ficción y llevarlo a la realidad, pero esta es la clave. La persecución metaficcional se detiene aquí.

La IC tomará los tomos del combate narrativo, y ellos ganarán.

en una llamarada de

…LLAMARADA DE—

Las paredes gruñen y los brazos de tinta surgen de las grietas del conducto que baja por la pared, apuntando a la máquina de escribir.

"Publicaré esto en un momento, maldita sea".

"Publicación". Si estampar un manuscrito con un geas de copyright de IC, Si el hecho de entregarlo a los distribuidores demonios y difundirlo a través de una legión (pagada) de lectores cuenta como publicación, que así sea. Siempre y cuando mantenga a raya a los escritores de fanfics.

Bien, la llamarada. María se vuelve a sentar, haciendo crujir los nudillos, empujando su silla…

…viendo las manchas de oscuridad en la página.

La tripula███ de la MANO tiene █na frac████ de ██████gundo para ve█ el Cañón Rompeestrellas █tado a la parte inferior del Centau████ an█es de q█e el r██o ███████e. Olas de energía cegadora █████████ el casco, el revestimiento y los escudos ██ ██████, y la MANO ██████ en una llamarada de

"…¿En serio acabas de poner tinta en la página?"

Los distribuidores arrastran sus dedos por la pared.

NO

"Ugh." Encogiéndose de hombros, acciona la palanca del lado de la máquina de escribir para deshacer el derrame y refrescar la página. Mira hacia atrás. El derrame sigue ahí.

"Bloqueo de escritor y ahora esto…" Murmura mientras vuelve a accionar el nivel, y observa atentamente. Nada cambia.

Vuelve a darle a la manivela, sigue manchada. La cuarta, la quinta, la sexta vez la baja de golpe, casi arrancándola de la máquina. La séptima. Octava. Sus ojos se fijan en la página y su mente en la ventana por la que piensa tirar la máquina de escribir.

Cambia ahora, cambia ya…

La mancha cambia.

██ ██████████ ██ ██ ████ █ i ███ ███ ████████ d █ ███████████ ████ ███ ██ █████ ██████████████ █████ █ ██ █████ i ███████ ███ ██████████ █████ ██ ███ ██ ███ o ████████. ████ ██ ███████ ████████ █████████ ██ █████, ██ █████ t ███████ █ ███ ███████ ██ ██████, █ █ a ████ ██████ ██ ███ █████████ ██

"…¿Idiota?"

"Realmente hay que serlo para tener tan poca seguridad".

María salta cuando dos magos vestidos como Mano de la Serpiente atraviesan el escritorio. Uno se baja la capucha, dejando salir mechones de pelo teñido de rojo. La capucha del otro se desplaza mientras oscila una cara de bolígrafos. Recuperan la fisicalidad y se posan en el suelo.

"Dos gólems de seguridad, un guardia que estoy seguro de que fue compañero de universidad tuyo", ella retira los zarcillos del bolígrafo de los engranajes de la máquina de escribir, arrastrando la mancha junto con ellos en su manga, "y un agente asesino al que has pegado. Acabamos de entrar".

"Mira, solo porque el Gremio de Escritores de la Insurgencia no recibe mucho dinero…" María tira el medallón del escritorio. Enciende el hexágono de emergencia que hay en él y lo catapulta hacia la cabeza de la Caligromante.

Golpea los bolígrafos. Se abre un agujero en ellos. La Caligromante se come el medallón.

"He visto cosas mejores con presupuestos más bajos". Hace un gesto al pelirrojo. "Onsis, retrocede y vigila". Onsis invoca una pistola a mano y lo hace. "Ahora".

Los bolizarcillos salen de ambos y presionan sus protuberancias contra el cuello de María, la tinta roja se derrama para dar efecto. "Vas a escribir a mis amigos un renacimiento, y luego los traeremos a ellos, al tomo y a Underhill de vuelta a la realidad".

"Pero el widget no ha sido preparado…"

"He traído uno". Las túnicas se separan y una garra con forma de rodillo deja caer sobre el escritorio un Extractor de Narrativa cúbico, cuyas agujas metafísicas plateadas ya están clavadas en la página. En su pantalla LED se lee LISTO.

"…y… tengobloqueo de escritor…"

"Onsis tiene un arma. Escribe".

Olas de energía cegadora desgarran el casco, el revestimiento y los escudos se pliegan, y la MANO explota en una llamarada de plasma. La nave desaparece. No queda más que un resplandor y polvo en la estela del Rompeestrellas.

"¡Sí! ¡Por fin!" Underhill aprieta los puños. Ordenador, una vez que el taladro espaciotemporal se recargue, ponga rumbo a la Nueva Tierra. Hay que entregar el tomo

Los nudos se clavan.

"Estoy… estoy llegando a ello".

entregar el tomo… pronto…"

Se queda boquiabierto. Los trozos de escombros se unen, las nanomáquinas tiran del metal y lo recombinan todo en una forma sólida. De entre el resplandor, la MANO se levanta de nuevo.

"¿Cómo… ¿Cómo es posible?"

Underhill se levanta de su silla, tambaleándose sobre los glifos fractales octogonales séxtuples tallados en el suelo y cubiertos de sangre de cabra. Instintivamente, desenfunda sus dos pistolas de rayos, pero no, es inútil. No hay esperanza. Las deja caer sobre el glifo y sigue tropezando.

"El rumbo está fijado para De Verdad Pensaba Que Esto Iba a Funcionar, Capitán", anuncia el ordenador.

Hace una pausa. Lentamente, responde: "¿No sabes cuánta magia hay en esta máquina de escribir?"

CONECTADO.

Las agujas impulsan corrientes eléctricas a través de la página y en la forma de los glifos octogonales. Las dos pistolas de rayos salen disparadas. Maria los coge.

Antes de que las plumas puedan atravesar su cuello, dispara dos rayos láser que destrozan los péndulos por la mitad. La Caligromante chilla, rociando tinta roja mientras salen disparados los bolizarcillos de repuesto. Maria dispara en todas las direcciones. Las paredes se llenan de agujeros y humo, pero los bolizarcillos giran una y otra vez y hacen contacto. No apuñalan. Escriben en su piel. Los comandos caligráficos se fijan en sus nervios y sus brazos se agitan en las teclas.

No hay problema.

Underhill se da cuenta de lo que tiene que hacer. Se apresura a abrir todos los compartimentos de la cabina y arroja todos los trastos escondidos sobre los glifos sin pensarlo dos veces…

Los fusiles de energía rotos estallan, disparan, hacen cortocircuito, hacen estallar las granadas que salen de la página hacia adelante con su explosión. Las clavijas salen disparadas y las granadas estallan en bolas de plasma alrededor de la Caligromante. Ella está ilesa: las marañas de caligrafía astillan las tablas del suelo en conjuntos de escudos levitantes.

"¿Sabes a cuántos mataste cuando escribiste la redada contra nosotros?"

No hay respuesta. Solo un tecleo frenético.

La Caligromante agarra un conjunto de tablas del suelo y carga hacia delante. Los bolizarcillos se extienden desde atrás y escriben más y más, convirtiendo la madera en chorros de fuego que ella salta. Los chorros alcanzan a Maria, extinguiéndose contra los holoescudos que surgen y los bloquean.

"Estás trabajando para los monstruos, Maria".

Un dron irrumpe en la página mientras dispara su cañón de rayos giratorio. La Caligromante lo esquiva. Dos disparos de la pistola de Onsis y los rotores del dron se destrozan. Cae. El escritorio se derrumba. Maria chasquea. Onsis se detiene.

"Onsis, ¿qué estás haciendo?"

"Demasiada luz, no puedo ver…"

El BOOM de un misil la interrumpe justo cuando la onda expansiva vuela el techo. Maria sale despedida contra la pared. Los huesos se rompen, pero la máquina de escribir se mantiene, las agujas siguen dentro, se mantiene…

La Caligromante se encuentra en lo alto. Su rostro de bolígrafos mira hacia abajo, con la mirada fija.

"¿Y bien? ¿Vas a escribirlo? ¿O debo hacer que tu cerebro lo haga por ti?"

"…En otra parte del… ella corre por los pasillos, derrapando por la esquina hacia la esclusa…"

"¿Qué estás diciendo?"

La garra del rodillo tira de la mano derecha de Maria, sangrando tinta de bolígrafos destrozados a lo largo de ella, rompiendo el hechizo de bloqueo. Maria no deja de murmurar.

"…cierra la escotilla detrás de ella. Se pone el traje espacial lo mejor que puede con su brazo roto y lo cierra bien. Acciona el interruptor." su mano se agita en el aire.

"Espera, te estás metiendo en el papel…"

"La Primera Oficial Maria Niven entra en el teclado ritual".

Su mano libre termina de teclear.

IMPLANTANDO.

Las paredes, el suelo y el techo se disuelven en pizarras blancas, la realidad se retuerce y da vueltas…

y la Bestia Caligráfica grita horrorizada.

Demasiado tarde.

La escotilla de la esclusa se abre y la cámara se despresuriza explosivamente. Las paredes de aire golpean a la bestia, lanzándola directamente al espacio. Niven se aferra al interruptor para salvar su vida. Hace un clic hacia abajo. La puerta se cierra, O2 volviendo a entrar con un silbido.

El Capitán Underhill abre la puerta interior.

"¿Maria? ¿Qué está pasando?"

"MS atacó e intentó llevarse los tomos. Tengo suficiente control mental como para seguir escribiendo la narración durante un tiempo. Necesito salir de aquí y publicar esto".

La agarra por el brazo. "Sígueme, la cabina tiene…"

"¡Atención!", grita el ordenador por el intercomunicador. "Las naves han salido del túnel espacial. Identificadas como de la Federación Unida".

Underhill hace una pausa. "…¿Escribiste eso?"

La cara de María se pone pálida. "No, pero la máquina de escribir está embrujada, nadie podría… espera, no, ya no estoy en la realidad, ¡no puede haber un embrujo!"

En el exterior, el Centaurus y la MANO pierden el control de los motores. Los rayos tractores se clavan en sus estructuras, arrastrándolos al campo de estasis de un acorazado de la Federación Unida.

"Entonces, ¿quién…?"

"James sigue fuera, MS se coló entre ellos, los golems no pueden escribir, no tengo tanto control narrativo".

Los gruñidos resuenan en el casco.

Underhill camina una y otra vez, con las manos en las sienes. La nave llega al campo de estasis.

"Maria, ¿a quién demonios dejas que nos escriba?"

POR CONCLUIR.

La página sale de la máquina de escribir. Onsis coge el sello del interior de los cajones del escritorio fragmentado, lo presiona en el manuscrito, cubre los geas con su mano y lo desliza psiónicamente hasta la rampa. Los distribuidores lo introducen.

Respiran profundamente. Cuatro semanas de aprendizaje fueron más que suficiente trabajo encubierto para su gusto.

« ¿Agente Dell? ¿Cuál es su situación? » El walkie-talkie que de alguna manera lograron mantener en su poder se apaga.

"Underhill y el otro operativo de la IC están atrapados en la narración, junto con los miembros de la Mano. Lo acaban de publicar".

« Bien. El Equipo A tiene la tubería a la que conduce el paracaídas bajo control, y una vez que consigamos el manuscrito extraeremos a todos en él. »

Dell levanta la máquina de escribir y el Extractor de Narrativa en el aire, dejándolo flotar detrás de ellos. "Recibido".

« Una última nota: acabamos de tener otro incidente relacionado con la metaficción. El personal de la Fundación trató de abordar a los operativos de Martillo Escarlata que contrabandeaban para-armamento a través de antologías de cómics. Hubo una explosión y ahora los operativos están esparcidos por todas las obras de ficción en un radio de una milla. »

Suspira.

« Una vez que termine de limpiar allí, vuelva al cuartel general. Le prepararemos. »

Nunca hay un día aburrido en la vigilancia narrativa de la UdII.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License