Ángel de Rojo y Blanco
Puntuación: 0+x

Lo más frío que me he sentido fue el día en que nací.

Alaska, por supuesto, es un estado muy frío para empezar, incluso en pleno verano. Nací en invierno. Fue en el día de Año Nuevo, hace veintinueve años, cuando me sacaron sin contemplaciones de los lomos de mi madre en la parte trasera de una camioneta de segunda mano. Mis padres se dieron cuenta de que no llegarían al hospital a tiempo. Mi madre, por su parte, estaba calmada. No había espacio dentro del vehículo, por lo que mi padre la sacó y luego la dejó sobre la plataforma cubierta de nieve. El frío hizo su parte para adormecer el dolor. Veinte minutos después, me deslicé hacia los guantes fríos de mi padre. Mientras lloraba, mis lágrimas comenzaron a congelarse.

Cada cumpleaños, mis padres compartirían esta imagen conmigo. Era un bebé todavía goteando sangre, con copos de nieve pegados a mi cuerpo. Su diminuto angelito de rojo y blanco.

Luego saldríamos y prenderíamos los fuegos artificiales.

Feliz Año Nuevo.


Los primeros años de mi vida transcurrieron sin incidentes. Me arrastré, llore, eructé, defeque e hice lo que se supone que debe hacer un bebé. Me salieron mechones de pelo rojo de la cabeza, y el clima incesantemente frío de Alaska resultó en una gran cantidad de juegos en interiores. Crecí un poco más y aprendí a hablar, pero tenía muy pocas personas con quienes hablar. Mi padre trabajaba todo el día y yo dormía toda la noche, así que vimos muy poco el uno del otro. Mi madre me guió a través de mis módulos de cursos de educación en el hogar; Pequeños paquetes compactos de muestras de trabajos.

Esos libros de texto fueron los mejores juegos que tuve. Mis padres nunca me dejaron comprar juegos de computadora, por supuesto. Te pudren el cerebro, decían. No tenía amigos para jugar. Vivimos en el medio de la nada. Cuando era niño, las únicas cosas en las que tenía que ocupar mi tiempo eran esas hojas de trabajo.

Cuando tenía siete años, mi madre tuvo que ir al hospital por una semana. Mientras estuvo allí, mi padre me cuidó en casa, tomando un descanso de su trabajo. No sabía cómo se suponía que debía funcionar el programa de educación en el hogar, y no era un buen maestro. Nunca tuvimos una gran relación. Así que me dejó a mis propios medios en la sala con todos los folletos de instrucciones, Jardín de niños y demás, todo ordenado cuidadosamente en sus lindas cajas pequeñas.

Cuando mi madre regresó a casa, había terminado dos años de escolaridad en su ausencia.

Este fue, tal vez, el evento educativo más importante de mi vida. En lugar de guiarme lentamente, mi madre me permitió progresar a mi propio ritmo. Ella se acostaba arriba en su cama todo el día, saliendo para hacer comidas rápidas. Yo me sentaba abajo y devoraba materiales educativos. Después de la escuela primaria, el contenido aumentó en dificultad, y mi progreso se ralentizó. Subía a visitar a mi madre, mostrando orgullosamente mis hojas de trabajo completadas. Las cosas que le dije siguen incitando a la culpa después de todos estos años.

"¡Mira qué tanto he progresado sin ti!"

Yo era un niño. No entendía el tipo de dolor que causa el no ser necesario en tu propia casa. En retrospectiva, estoy seguro de que mis palabras fueron atormentadoras. Un niño pequeño sonriente y pelirrojo, diciéndole a su madre que está contento de que ella no lo frene más. Que ella no se interpone en el camino. Que está contento de que esté pasando todo el día en la cama ahora. Ahora ella se relaja.

El año siguiente ella murió y yo crecí rápido.


Mi padre me cuidó después de la muerte de mi madre. Aún así, vi poco de él. Algunas mañanas me despertaba y él ya se había ido a trabajar en la vieja camioneta pick-up. Trabajaba en mis libros de texto, ocasionalmente solicitando nuevos para llenar lagunas en mi conocimiento. Cuando tenía trece años, mi padre me compró una computadora y descubrí el Internet. Entonces la red todavía estaba en su infancia; mejor en algunos aspectos, pero peor en otros. En ese momento, nunca se me había ocurrido usarlo para otra cosa que no fuera la educación. El aprendizaje fue divertido, y entonces leí. Cuando tenía catorce años, descubrí…otras cosas en Internet. No habían panfletos de educación sexual en mi curso de trabajo, salvo libros de texto de biología clínicamente secos. La floreciente red fue el siguiente paso en mi camino educativo.

Cuando tenía quince años y medio, terminé el último de mis panfletos escolares. Recuerdo haber volteado esa hoja final, para mirar el papel envejecido que decía "¡FELICITACIONES!" en una fuente infantil. Mi madre y mi padre lo habían escrito cuando comencé los cursos. Sentí las lágrimas en mis ojos cuando reconocí la letra de mi madre.

"Estamos tan orgullosos de ti."


Empecé la universidad cuando tenía dieciséis años.

Todavía no sabía realmente lo que quería hacer. Las matemáticas y las ciencias siempre fueron una opción decente, y sin duda lo que siempre me pareció más fácil, pero nunca sentí una gran pasión por ellos. Sin embargo, nunca tuve una gran pasión por nada, así que tomar en lo que era bueno tenía sentido. La física fue mi elección.

Tenía que vivir solo en Anchorage. No es que me importara; desde que mi madre murió, casi todos los días tenía la casa para mí solo. Estaba muy acostumbrado a estar solo. A lo que no estaba acostumbrado era a no estar solo; tener que salir de la casa todos los días, tener que caminar a clases impartidas por personas reales, en salas de conferencias llenas de otras personas reales. No estaba acostumbrado a tener que tomar notas; Lo intenté durante una semana, luego me di cuenta de que lo que estaba transcribiendo terminó siendo en gran parte inútil. En cambio, acabe de recordar el contenido del curso la primera vez. Era más fácil entender lo que se estaban enseñando cuando, en lugar de consignarlo al papel, utilizaba ese tiempo consignándolo a mi mente.

Fui el mejor de la clase en todos los cursos durante mi primer semestre.

Esto reunió mucha atención. Claro, algunas personas habían notado que yo era más bajo que otros estudiantes, que no hablé con muchas personas, ni me uní a ningún club, y que nunca entré al bar del campus. La mayoría mantuvieron su distancia. Se publicaron los resultados del curso y cometí el error de dejar que mi nombre se imprimiera. No mucho tiempo después, obtuve una reputación entre mis compañeros por ser "el pequeño nerd". Luego todos siguieron viniendo a mí para obtener ayuda con el curso.

Lo odiaba. No era una persona antisocial, pero tener que ralentizar mi mente para explicarle cosas a la gente era frustrante. Nunca antes tuve que transferir ideas de mi mente a otras personas. Tratar de hacerlo me hizo sentir extremadamente incómodo. No había encontrado este problema antes. Terminé el segundo semestre y, con una excepción, superé todos mis cursos nuevamente. Luego comencé a resolver el problema de tratar con personas reales.

Lo encontré sorprendentemente simple.

Sociología, lenguaje corporal, algunos estudios de lingüística. Pasé tres días leyendo el diccionario de principio a fin. Nunca antes había pensado hacerlo, ni realmente necesitaba hacerlo; incluso si no tuviera las palabras correctas en mi mente, no había necesidad de limitar mi pensamiento a las limitaciones del lenguaje. Lo vi como una malla, una cuadrícula con la que se podía transferir información, y con esa actitud convertí mi malla en la más fina que pude.

Me llevé con mis compañeros de clase mucho mejor después de eso.


Cuando tenía dieciocho años, un profesor me ofreció un trabajo de enseñanza.

Lo conocía bastante bien. Era un hombre agradable, aunque un tanto excéntrico; él había enseñado tres de los cursos en los que había sobresalido. Aunque no era el mejor maestro, era un excelente orador, y podía fácilmente mantener la atención de sus alumnos en sus maratónicas clases de tres horas para sus cursos más avanzados. Necesitaba a alguien para tomar una posición enseñando las clases tutoriales de los cursos del primer año; Me alegré de tomar el puesto, y la paga mejoró mis finanzas personales.

Me tome algún tiempo para revisar el material del curso. Habían pasado algunos años, pero volver a familiarizarme con el contenido no tomó mucho tiempo. Cada semana, dedicaba algunas horas a preparar notas y hojas de trabajo para el curso. La física era básica para mí, y disfruté transmitiendo el conocimiento. Es cierto que yo era más joven que algunos de los estudiantes, pero nadie hizo un gran problema al respecto.

Al final del semestre, solo 3 en la clase de 78 estudiantes fallaron, y ellos fueron los que no asistieron a mis tutoriales. El profesor estaba excepcionalmente satisfecho y me ofreció un trabajo similar en el segundo semestre.

Al final del segundo semestre, justo antes de cumplir diecinueve años y entrar al último año de mi licenciatura, me ofreció un trabajo de investigación.


La investigación reemplazó la mayor parte de lo que hubiera sido mi último año de matrícula. Durante la primera mitad del año, cubrí principalmente conceptos teóricos de Mecánica Cuántica. Fue, aunque revolucionario, un trabajo no especialmente interesante para mí. La mayoría de los días los pasaba revisando artículos científicos en los archivos de la biblioteca, tratando de reconstruir la forma en que funcionaba el mundo nanoscópico. Al final del primer semestre, encontré un documento que alteró en gran medida el curso de mi investigación.

El artículo fue escrito en una máquina de escribir; no formateado, no en la base de datos de la biblioteca, y probablemente sin publicar. Solo unas doce densas páginas de prosa científica en un papel aparentemente antiguo, probablemente indescifrable para cualquiera que no haya dedicado tanto tiempo como yo a la literatura. No se mencionó el nombre del autor. Estaba lamentablemente incompleto, probablemente un borrador inicial, si alguna vez se había completado, pero los conceptos presentados eran extraños. Completamente alienados, y potencialmente revolucionarios.

1. Introduccion [POR ESCRIBIR]
2. Pensamiento Matemático y Científico Tradicional [POR ESCRIBIR]
3. Pensamiento Matemático y Científico Moderno
3.1. Entendimiento Moderno de la Realidad [POR EDITAR]
3.2. Modelos de Matemática No Axiomáticos Físicamente Empíricos
3.3. Modelos No Axiomáticos de Física
4. Las Interdependencias de los Sistemas [POR ESCRIBIR]
5. Discusión Filosófica
5.1. Sesgo Dentro de las Mentes Biológicas No Axiomáticas [POR EDITAR]
5.2. Repercusiones en Epistemología
5.3. Análisis de la "Ciencia Ingenua" Moderna No Axiomática
5.4. Contabilidad y Eliminación del Sesgo [POR ESCRIBIR]
5.5. Efectos en las Disciplinas de Ingeniería
5.6. La Moral en Ingeniería Memética [POR EDITAR, quizás cortar]
6. Conclusion [POR ESCRIBIR]

Matemáticas Empíricas. Sistemas físicos No Axiomáticos. Si bien los conceptos matemáticos violaron las suposiciones fundamentales, la tenue estructura que todavía tenían parecía funcionar por sí misma. El documento presentó lo que parecían ser imposibilidades físicas con simplicidad casual. No tenía sentido intuitivo y, sin embargo, los pocos ejemplos dados parecían viables, si no triviales de construir.

Así que lo hice.

Me tomó doce días construir mi primera máquina de movimiento perpetuo funcional. Era una cosa bruta, improvisada, construida con engranajes y poleas. La acción de la máquina actuó para aumentar la tensión a lo largo de una pieza de caucho ya tensa, que impulsaba la máquina aún más. Analicé la construcción, ya que simplemente había estado construyendo sobre la base de planes que no eran míos. Me tomó otros cuatro días modificarla para extraer más energía de la que ingresé. Cierto, terminó rompiéndose, girando cada vez más rápido hasta que la goma se rompió por el estrés. Pero funcionó. A pesar del pensamiento físico tradicional, a pesar de los largos años de que se nos dijera lo contrario, fue posible construir una máquina de movimiento perpetuo.

Unas semanas más tarde, podría hacer una con dos trozos de papel y una banda elástica.


Al final del segundo semestre, terminé mi carrera y presenté dos trabajos académicos completos. Uno fue sobre mi tema de investigación original, y fue la culminación de mi carrera educativa. Fue al Diario Americano de Física. El otro era el proyecto paralelo en el que había estado trabajando sin el conocimiento del departamento, sabiendo que probablemente sería reprendido por el proyecto o visto como loco. Era completamente posible que lo estuviera, lo cual era una perspectiva preocupante. Fue mi trabajo basado en el Papel; el artículo sin nombre que no pude evitar hacer un nombre propio en mi mente. Éste, lo envié a Cartas sobre Físicas Matemáticas, una publicación publicada con más frecuencia, y una con el objetivo de diseminar rápidamente la investigación innovadora. En el peor de los casos, pensé, sería que mi papel se descartara en un cubo de basura a miles de kilómetros de distancia.

Dieciocho días más tarde, una semana antes de mi vigésimo cumpleaños, el peor de los casos llamó a mi puerta.

El golpe fue rápido, metódico, militar. Cinco golpes, espaciados casi perfectamente el uno del otro, luego un descanso, luego otros cinco golpes. Llegué a la puerta y la abrí un poco, la cadena todavía estaba en su lugar. Un hombre un poco más alto que yo estaba parado afuera de la puerta, luciendo un corte marrón de marino y un traje negro. Me miró por la rendija de la puerta, sonrió y luego habló.

"¿Señor Stanley Burden?"

"Ese soy yo."

"Hola Stanley. Mi nombre es Max Green. Soy de Springer Media, me gustaría hablar sobre el trabajo que enviaste a Cartas sobre Físicas Matemáticas. ¿Puedo entrar?"

"Uh, claro, sí, espere."

Cerré la puerta, desaté la cadena de seguridad y luego la volví a abrir. Green sonrió de nuevo, y luego sostuvo un pequeño rectángulo blanco en su mano.

"Gracias, Stanley. Aquí está mi tarjeta."

La tomé de él, mirando la tinta negra lisa impresa allí.

Agente Maxwell CT-B05
Agente de Anomalías Tipo Verde para Anchorage, Alaska
Coalición Oculta Global

"No eres de Springer."

Le volví a mirar. Estaba sonriendo, levantando otra de las mismas tarjetas de presentación, y luego le dio vuelta. El reverso tenía una imagen fractal, similar a las que ya había visto en la sección Morales en Ingeniería Memética de el Papel. Sentí mis ojos desenfocados y el sol comenzó a oscurecerse. Caí hacia adelante, mareado; Green me tomó en sus brazos. Él me miró con diversión en sus ojos.

"Lo siento, Stan. Mentí."

Entonces el mundo se desvaneció.


Abrí mis ojos, mi corazón se sentía como si estuviera en llamas. Me sacudí, tratando de agarrar de mi pecho; mis brazos, sin embargo, estaban atados a la silla en la que estaba sentado. Miré hacia arriba y hacia la derecha con la mirada desenfocada, lentamente recuperando la vista mientras "Max Green" continuaba inyectando una mezcla de químicos en mi brazo. Él me miró, su cara severa. Vació la jeringa dentro de mí, luego la sacó bruscamente. Mi brazo comenzó a gotear sangre.

Green caminó hacia el otro lado de la mesa, mirándome la cara mientras el líquido circulaba alrededor de mi cuerpo. Mi corazón seguía tratando de escapar de mi cavidad torácica. Cada aliento helado que introducía en mis pulmones picaba y raspaba mi interior, y cada exhalación me dejaba sintiéndome menos que vacío. Mi cerebro se sentía como si se estuviera agrupando en los lugares equivocados. Sentí que mi cuello se contraía ligeramente, y con cada contracción de mi cabeza el mundo seguía girando. Green miró hasta que las protestas de mi cuerpo cesaron, luego comenzó a hablar.

"Te he inyectado un inhibidor. Todas las habilidades inusuales que poseías anteriormente ahora están bajo llave. Comprende que esto es simplemente una precaución y que el procedimiento es obligatorio."

"¿Qué?"

"Presta atención, Stan, porque solo voy a dar este discurso una vez. Estás actualmente a doscientos metros bajo tierra en una celda de la Coalición Oculta Global, una organización que se ocupa de amenazas de naturaleza metafísica."

Sentí que mi cuello comenzaba a contraerse de nuevo.

"La metafísica, en este contexto, no es un extraño e intangible reino de la filosofía. Es un sistema muy real y muy peligroso que actúa para subvertir los funcionamientos fundamentales de nuestra realidad. Si desglosas el término en sus raíces, es bastante literalmente más allá de la física."

Mi cuello dejó de temblar.

"La física está destinada a funcionar por una razón. Lo más peligroso que un ser humano puede hacer, si tiene que obedecer las leyes de la física, es dividir un átomo. Los seres humanos que subvierten esos sistemas pueden hacer cosas mucho más peligrosas, sin necesidad de una reserva de materiales radiactivos o un acelerador de partículas."

Green sacó un cigarrillo del interior de su chaqueta, la coloco en su mano, sacó un encendedor del bolsillo de su otro traje y encendió el final del cigarrillo. Tomó un profundo soplo de aliento imbuido de humo, luego exhaló las toxinas pútridas en mi cara. Comencé a toser, y mis pulmones nuevamente sintieron clavos.

"Estas personas son conocidas como amenazas Tipo Verde. En la lengua vernácula, 'Manipuladores de Realidad'. Si eres capaz de realizar los experimentos detallados en tu artículo enviado, entonces es casi seguro que eres uno de ellos. Por supuesto, eras 'excepcional' para empezar. Hay patrones en la infancia de un tipo verde, alteraciones involuntarias e inconscientes en el mundo que los rodea. Pérdida de un padre a una edad temprana, para que sirva como una historia de fondo trágica. Lamentar eternamente el constante dolor de ser "mejores" que los demás. Talentos que se precipitan en algún nivel de arrogancia, si van a convertirse en "misteriosos solitarios", o modestia, si quieren jugar en normalidad. La historia de tu vida es tan formularia, tan cliché, y así estadísticamente improbable que es como si un autor sin talento hubiera estado diseñando toda tu vida. Has levantado sospechas."

Hizo una pausa para tomar otra calada de su cigarrillo, luego sopló varios anillos de humo en el aire.

"Como agente de tipos verde para Anchorage, mi trabajo consistía en supervisarte. Un trabajo que he estado haciendo desde el momento en que tu padre te llevó a las fronteras de la ciudad hace cuatro años."

Él me miró, esperando que yo pusiera objeciones. Mis pulmones todavía se sentían como fuegos fríos, mi mente aún estaba nublada y lenta. Si abría mi boca para hablar, mi estómago podría haberse apretado y vaciado sobre la mesa. En cambio, simplemente asentí, aunque probablemente parecía otro espasmo. Green continuó.

"Hay cuatro fases en el desarrollo de una amenaza Tipo Verde. En primer lugar, la negación. Una negativa o racionalización de sus capacidades metafísicas. En su caso, hasta hace poco, se pensaba que estabas a lo sumo en esta etapa. No tenías conciencia o conocimiento de tus habilidades, creo, hasta algún momento de este año."

"El Papel."

Lancé la frase de forma reactiva. Green frunció el ceño.

"Llegaremos a tu trabajo en un momento."

No es mi trabajo, el Papel. Abrí la boca para hablar de nuevo, y luego vacié los restos de un sándwich medio digerido sobre mí y la mesa. Green lo miró con disgusto, sacudió la cabeza y continuó.

"Los efectos físicos adversos del inhibidor desaparecerán pronto. Entonces puedes dar tu parte. Como estaba diciendo, se creía que eras una Fase Uno. Las amenazas de Fase Uno no provocan una respuesta de amenaza de nuestra organización, simplemente observación ocasional. Estamos muy contentos de dejar a las personas en paz, si no son una amenaza real. La Fase Dos es más peligrosa. La Fase Dos típicamente involucra experimentación, una exploración de tus habilidades. Ahora eres una Fase Dos."

Green sacó una copia del papel que había enviado a Cartas sobre Físicas Matemáticas y la hojeó.

"Lo que propones aquí es lo que esperamos de la Fase Dos de experimentación, un poco más formalizada. Hay un método muy claro para tu locura metafísica, donde otros ejemplos de la Fase Dos simplemente 'hacen' o 'sienten' sin ningún análisis de su los fenómenos metafísicos. Has dejado de lado lo que percibes como un nuevo paradigma en la investigación matemática y física. Lo que no te das cuenta es que es completamente incorrecto para cualquiera que no sea tú."

Green se puso de pie y caminó hacia una esquina de la habitación detrás de mí. Traté de girar la cabeza para seguirlo, pero las ataduras lo impedían. Caminó hacia atrás con un trapo suave, limpió mi vómito de la mesa, luego volvió más allá de mi vista. Escuché un grifo por un momento, luego Green lo apagó.

Regresó a la mesa y le puso un vaso de agua, una pequeña pila de papel, una caja de ligas elásticas y la copia del papel que le envié a Springer. Green se colocó a mi lado y desató los nudos que sujetaban mis brazos a la silla. Regresó a su asiento al otro lado de la mesa y luego hizo un gesto hacia la pila de materiales.

"Tu dices en su artículo un ejemplo muy simple de una máquina de movimiento perpetuo, que 'cualquiera' puede construir en unos pocos minutos con dos trozos de papel y una banda elástica. Me gustaría que intentes hacer una para mí ahora, en función de tu memoria o de las instrucciones completas que hayas anotado."

"¿Y el agua?"

"Es agua. Acabas de vomitar. Bebe y trata de mantenerla dentro."

Tome el vaso, vertiendo el líquido en mi garganta. Me sentía un poco mejor y mi corazón había recuperado su ritmo normal. Tomé dos pedazos de papel y una banda elástica, mirando hacia atrás a Green. Él asintió y alzó las cejas.

"Hazlo, Stan."

Miré hacia atrás a los pedazos de papel. La primera sección, el soporte, era la más fácil de doblar. Empecé a construirlo, en primer lugar doblando el papel hasta un punto. Luego, alrededor de la base, doblé las secciones sobre las cuales debería atrapar la banda elástica, sin ningún problema en particular. Moviendo la base completa a un lado, tomé otro trozo de papel y lo doblé para que descansara sobre la primera pieza. Probé colocando los dos juntos, y el rotor giró muy bien en la parte superior de la base.

La siguiente parte fue doblar la pieza del rotor para que la banda elástica tirara de ella, luego, cuando la pieza giraba, daría paso a la siguiente sección sobresaliente y luego la agarraría. De manera similar, realinearía la banda elástica en la base, lo que arrojaría repetidamente la banda elástica alrededor de todo el mecanismo opuesto al movimiento del rotor.

Los pliegues ya no funcionaron.

Sabía cómo se suponía que el dobles sucedería. Debería haber sido intuitivo; Había doblado cientas de las cosas. Moví el rotor medio doblado hacia un lado, luego tomé una nueva hoja de papel. Cerré los ojos, decidiendo confiar en la memoria muscular. Doblar, doblar, doblar, doblar, doblar…y luego había papel en el camino donde no debería haber estado. Abrí los ojos y miré el rotor doblado. No era la forma correcta.

Recogí la copia de mi artículo, volviendo a la sección correspondiente.

Luego, tomando los puntos más externos del rotor de estrella, pliégalos en los lados opuestos del papel girándolos a través de los puntos adyacentes en el sentido de las agujas del reloj.

Miré a Green, mirándome sombríamente desde el otro lado de la mesa. Yo hablé.

"Esto no tiene ningún sentido. Sé cómo se supone que debe retirarse, pero hay papel en el camino donde no debería haberlo."

"Los Tipo Verde tiene una comprensión intuitiva de cómo representar los efectos metafísicos. Cualquier terminología que tenga sentido interno para ti, sin importar cómo percibas estos cambios en el mundo, no tiene sentido para cualquiera que no haya tenido tus experiencias. No puedes comunicar lo que piensas a las personas porque las ideas no pueden funcionar fuera de tu cabeza."

Green sacó una máquina de movimiento perpetuo de papel completo, luego activo la banda elástica en movimiento. El mecanismo comenzó a girar, accionado por su propio impulso.

"Tomamos esto de tu casa. Estoy seguro de que al mirarlo, puedes decir el mecanismo por el cual opera. Pero nadie más puede, aparte de ti, o quizás otro Tipo Verde. Se basa en tu idealización interna de la realidad."

Green empujó su cigarrillo encendido contra el punto central del papel que aún giraba.

"Presta mucha atención."

El rotor se incendió, pero continuó girando; las llamas se extendieron a la base, y toda la estructura comenzó a colapsarse y curvarse de formas extrañas. La banda elástica dejó de moverse como debería, arrojándose al techo y luego cayendo al suelo.

Luego hubo un fuerte CRACK, y lo que quedaba de la estructura estalló en una nube de cenizas.

"Ese es el sonido que hace el espacio cuando se desdobla. Así es como suena cuando se reafirma la realidad normal."

Green barrió la ceniza de la mesa, luego tomó otra calada profunda de su cigarrillo. La habitación estaba llena del aroma del tabaco.

"Hay dos fases más después de donde estás. Un Tipo Verde Fase Tres está en estabilidad. Conoce sus límites, y no intentan ir más allá de ellos. Son los que normalmente nos dan menos problemas, y eso es adonde quiero que vayas."

"¿Y la Fase Cuatro?"

"La cuarta fase es el hallazgo de los Tipo Verde de que no tienen límites, por lo general acompañados de delirios de la divinidad. No creo que llegues a esta fase por dos razones. En primer lugar, parece que operas bajo un muy estricto y autónomo sistema consistente de comprensión metafísica. Tus habilidades, por ejemplo, no ye permitirán levitar objetos con su mente, o alterar recuerdos, o hacer alguna de las cosas más extrañas con las que tenemos que lidiar con los Tipo Verde. Incluso en tu realidad idealizada, tienes límites. En segundo lugar, tu personalidad no coincide con lo que esperaríamos para la ascensión a la Fase Cuatro. Das por sentado que tus habilidades académicas están dadas por descontadas, lo que condujo a un complejo de superioridad - uno que desconoce o que poco le importa. Pero el hecho es que puedes razonar con bastante facilidad. No tratas de manipular a la gente, más allá de mantener una máscara amistosa hacia afuera, ni, francamente, creo que eres capaz de hacerlo. Eres demasiado ingenuo para ponerte en los zapatos de un Dios. Lo cual es bueno, ya que tenemos suficientes dioses con los que lidiar."

No había mucho que quisiera decir en respuesta que no me hiciera parecer petulante, así que permanecí en silencio.

"Creo que puedes entender por qué existe esta organización. Hay personas que se consideran a sí mismas como dioses. Hay personas que pueden agarrar las mentes de otras personas y torcerlas, remodelarlas o romperlas con facilidad trivial. Estas personas no son razonables en la forma en que tu lo eres. No se puede negociar con estas personas. Lo que quieren tomar, lo que toman, lo que quieren no está ahí para tomar, lo hacen. Estas son personas que el mundo no puede conocer su existencia, y estas son personas que no podemos dejar que existan."

Green arrojó el trozo de su cigarrillo al suelo, extinguiéndolo con su pie.

"Mi trabajo es matar a esas personas o evitar que lleguen a ese punto en primer lugar."

Guardé silencio mientras Green encendía otro cigarrillo.

"En nuestra organización, los Agentes Verdes como yo normalmente están acompañados por Agentes Naranja. Son la artillería pesada para cuando algo sale mal. Son personas normales que llevan 'trajes anaranjados', enormes exoesqueletos blindados resistentes al tipo de cosas que las amenazas Tipo Verde pueden representarse, o son un Tipo Verde ellos mismos que pueden enfrentarse cara a cara con otros manipuladores de realidad. Lo cual finalmente me lleva a mi punto."

Era obvio lo que venía.

"Te quiero como operativo naranja de reserva"

Me quedé callado.

"Ya tenemos tres operadores naranja en Anchorage. Los trajes anaranjados son caros y poco prácticos para los entornos urbanos, por lo que los tres son Tipos Verdes verificables. Dada la escasez de amenazas, soy el único operativo verde en la región."

"No puedo decir que estoy impresionado por todo el Perros de Reserva, enumerar por colores."

La cara de Green permaneció severa.

"Necesito una respuesta de sí o no."

"Soy un físico teórico. Además, me has secuestrado y me has retenido contra mi voluntad. No."

Green asintió.

"Creo que entiendes la necesidad de haberlo hecho, pero es suficiente. Entonces así es como funcionará. Mantente alejado de nuestro camino, ocúpate de ti mismo, y nunca te volveremos a ver. Ya no se trata de describir o comunicar fenómenos metafísicos. No más máquinas de movimiento perpetuo. No más de nada. Guárdatelo para tí mismo, continúa con tu investigación en la universidad, continúa como si nada hubiera sucedido. Si hace alguno de estos, todo el peso de la COG caerán sobre ti. Si es necesario, terminaremos con tu vida. Indícame que entiendes y aceptas esto."

"Entiendo."

"Bueno."

Green permaneció en silencio por un momento, luego continuó.

"Ese inhibidor va a durar el resto de la semana. Acostúmbrate a sentirte como el resto de nosotros."

Green sacó su tarjeta de presentación, me mostró la imagen fractal y el mundo volvió a sentirse como si nada.


Desperté en el sillón de mi departamento, un dolor sordo impregnó mi cabeza. Abrí mis ojos lentamente, luego parpadeé; la habitación estaba oscura. El reloj LED frente a mí brilló con números rojos a través de la habitación a las 23:37. Me levanté, caminando hacia el interruptor de la luz; encendí las luces, luego maldije un poco y protegí mis ojos con mi mano izquierda. Mis ojos se ajustaron, y me miré a mí mismo.

La sangre de la inyección aún dibujaba un árbol coagulado en mi brazo.

Fui a la cocina, girando el grifo e haciendo una mueca de dolor mientras el agua fría lavaba el diseño, disolviéndolo en una espiral roja que desaparecía en el fregadero. Me eché un poco de agua en la cara, tratando de despertarme más. Caminé hacia el baño, me duché y me puse la ropa de dormir de invierno. Cansado, me pase a mi habitación, previamente llena con el repiqueteo de papeles constantemente en espiral.

Ahora, había silencio.

Me senté en mi escritorio, luego saqué dos gavillas grapadas. El primero, mi tesis. Lo hojeé, mirando todo lo que había escrito. Tenía sentido para mí, pero parecía…vacío. Pensé que era un gran trabajo, un gran avance, al menos algún tipo de progreso, pero no, mi mente me estaba engañando. No había nada nuevo aquí. Sin embargo, que el profesor lo había elogiado, lo llamo asombroso, me alababa con cumplidos. ¿Los pensamientos de quien había equivocadamente torcido para ver mi camino? ¿Cuánto de lo que creía que era verdad era autoengaño, cuánto de mi éxito era engaño? ¿Cuánto de mi vida, solo patrones formulados y predecible, directamente del mismo molde que todas las demás anormalidades de "tipo verde"?

El segundo, mi artículo derivado, una copia de imitación de el Papel, estaba lleno de teorías altamente personalizadas que creía universales. Sabía lo que quería decir, las ideas estaban en mi mente, pero las palabras no tenían el significado que necesitaban. Estaba divagando. Era un disparate incomprensible para un autor incoherente, un autor ciego a la ausencia de significado comunicable de la obra. ¿Cuánto de lo que había hecho realmente significaba algo, cuando estaba separado de mi ámbito? ¿Qué de mi vida se torno de la manera fácil, y qué se ganó? ¿Cómo podría estar seguro de merecer algo de lo que tenía?

¿Me merezco algo?

Probablemente no.

Me sobresalté y comencé a correr hacia la cocina.

Toda tu vida es una obra de teatro, y conviertes a las personas en actores.

Vomité.

Tu vida es una obra de teatro, y tu madre murió por el papel que le asignaste.

El amarillo oscuro salpicó el fregadero de mi cocina. Yo vomite y volví a vomitar; el ácido estomacal me picó en la lengua y me subió por la nariz. Mis ojos comenzaron a llorar cuando mi jadeo se detuvo. Jadeé, viendo como mi vómito goteaba por el desagüe. Mi reflejo en la base de metal me devolvió la mirada a través del panel de bilis, la barba de jengibre asomaba por mi barbilla blanqueada. Me limpié la boca, me enjuagué las manos, lloré y luego volví a la cama.

Acostúmbrate a sentirte como el resto de nosotros.

Mi sueño estaba perturbado y lleno de pesadillas.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License