Un Hombre de Arcilla y Hombres Anteriormente Hombres

« Documento Archivado -- HSA-008-Advent || Amanecer Negro || Operación AEON DAWN »


Puntuación: +1+x

En alguna parte entre el bosque, Noruega ocupada por los Nazis, 1944 . . .

Knock knock.

Benedikt Holzer bajó corriendo por la escalera de la mansión sin nombre. Había un invitado inesperado en la puerta.

Knock knock.

La luz de la luna que corría a través de las grietas de las barricadas ventanas guiaba todos los movimientos de Benedikt. A medida que los engranajes detrás de sus ojos se agitaban, cada débil rayo de luz se convertía en un láser de luz diurna, exponiendo el contorno de cada mina y la punta de cada daga ritual. Sus pies esquivaban ingeniosamente las trampas y sus manos descansaban firmemente sobre las pistolas en los bolsillos de su pantalón.

Knock.

Su flujo se interrumpió. Un pie resbaló y arrojó su cuerpo a la izquierda antes de que cualquier miembro pudiera tener un destino explosivo. Hubo un leve crujido de metal cuando su cabeza se deslizó dentro del alambre de púas que cubría las barandillas.

Knock.

"¡Ya voy!", gritó entre escupidas de sangre. Benedickt puso sus manos en la parte inferior de la barandilla y empujó, arrancando lo que quedaba de una cara del enredo metálico. Antes de que la sangre y el aceite pudieran manchar su uniforme, se desabrochó una placa metálica de su cinturón y se la puso alrededor de la cara. No tenía rasgos faciales, simplemente agujeros para los ojos. Afortunadamente, no tenía necesidad de una cara en estos días.

Saltó por la escalera durante los últimos escalones y corrió hacia la puerta. Pulsó un interruptor por la manija y despertó el sistema de intercomunicación, apoyándose en un transceptor de radio con un nuevo propósito clavado allí. Entonces habló.

Knock—

"Saludos. ¿Podría identificarse?" Ninguna persona normal tenía ninguna razón para atravesar las capas de seguridad para visitar una mansión abandonada hace mucho tiempo. Ninguna persona normal habría vivido para llamar a esta puerta.

"No es necesario. Sólo tengo unas pocas preguntas sobre su mansión".

Voz áspera. Alemán fluido. Viejo. ¿Un despacho de Obskuracorps? ¿Un sacerdote guerrero visitante de la Sociedad Thule? Si cualquiera de los dos fuera el caso, ¿por qué no se había entregado ningún mensaje por orden que lo anunciara, y por qué el mensajero se negaría a ser identificado?

"Señor, necesitará una identificación—"

"De nuevo, no es necesario. Sólo unas pocas preguntas y me iré".

Benedikt desenfundó una pistola y presionó el cañón contra la puerta, deslizando el dedo sobre el gatillo.

"Ya que insiste. ¿Qué preguntas tiene?"

"¿Qué es este lugar?"

"Es una antigua mansión que perteneció a los antepasados del Ministro Presidente Vidkun Quisling. Debe mantenerse fuera de los límites debido a las inestabilidades estructurales". Ambas mentiras.

"Ya veo. ¿Sabe cuándo se construyó?"

"En algún momento del siglo XIX". Una de las últimas estructuras que los ocultistas noruegos de Nyrsigtuna construyeron.

"Hmm. ¿Te has dado cuenta de que puedo sentir tu aura etérea?"

"Yo— ¿Podrías por favor repetir eso?" El cañón del arma vaciló.

Hubo un estruendoso crujido cuando la puerta se abrió hacia adentro, trozos de madera cayendo en el torso de Benedikt, la pistola girando en espiral hacia atrás hasta el suelo de mármol. El aire alrededor de sus manos se calentó en un breve intento de contraataque taumático antes de que la voluminosa masa del transmisor-receptor de radio se encontrara rápidamente con su cuello.


Si no se hubieran disparado alarmas en las escaramuzas con los guardias del perímetro, seguramente se habría disparado una ahora.

El agente especial Josef caminó sobre la metralla de madera ensangrentada y se arrodilló para inspeccionar lo que quedaba del saludador de la puerta. Con una gruesa mano de arcilla cogió una linterna de su traje de faena de la Iniciativa Aliada Oculta y la apuntó hacia la cabeza cortada y enmascarada.

"¿Todavía estás ahí?"

Los engranajes pasaban a través de capas de vísceras y salían del cuello, rotando bruscamente y girando hacia el torso. Con una serie de chasquidos se sujetó al cuerpo, con la cabeza recortada. El saludador se puso en pie de un salto.

"Tú eres el golem de…"

"De Praga, sí." Se agarró a los brazos del saludador y se apretó, sintiendo que los huesos de metal se ablandaban como la arcilla. "¿Cómo te llamas?"

"Benedikt—" Tosiendo. "El Sumo Sacerdote Benedikt Holzer". La decapitación había bajado su voz una octava, ahora acompañada por un constante y tenue sonido de interferencia de radio.

Un miembro de la Sociedad Thule. Josef estaba ciertamente en el lugar correcto, aunque eso quedó claro desde el momento en que entró en las intensas energías etéreas que rodeaban la mansión. "Benedikt, ¿qué ha estado haciendo la Sociedad aquí?"

"Hemos estado…. experimentando".

Josef miró a su alrededor. Decrépita arquitectura neoclásica empapada en sacos de arena, alambre de púas y cualquier fortificación imaginable. Sólo en las apariencias, la afirmación de Benedikt no parecía descabellada. La Fundación había encontrado suficientes documentos para sugerir que los Thule estaban usando el lugar para desarrollar una Llave falsa, un reemplazo para uno de los objetos místicos que necesitaban para completar el Rito de Salomón y convertirse en los únicos taumaturgos en el mundo. Benedikt no estaba diciendo toda la verdad.

"¿Y es por eso que tienes estas estructuras en tu cuerpo?"

"¿M-mekhanitas? No, los ancestros arios construyeron cosas mucho mej—"

Los megáfonos a través de la habitación gritaron sus alarmas de pánico, subiendo y bajando una y otra vez antes de desvanecerse. Josef suspiró. El interrogatorio había llevado demasiado tiempo. Interrumpiendo una diatriba pseudocientífica inicial, Benedikt fue decapitado de nuevo, con Josef forzando su mano a través del tronco del cuello del torso y despojándolo de las piezas de conexión.

"Reconsidera lo importante que creas que son los pueblos germánicos", dijo Josef.

La cabeza atada al suelo tembló en respuesta.

Las puertas de la parte superior de la gran escalera se abrieron a un coro de disparos. Soldados de Obskuracorps vestidos de negro dispararon hacia abajo, acribillando el suelo con clavos de metal. Josef corrió alrededor del hueco de la escalera y atravesó una serie de puertas a su izquierda, cayendo en un largo pasillo. Encima de los fragmentos de vidrio de las viejas lámparas de techo colgaban lámparas eléctricas, que le proporcionaban la luz amarilla tenue para que él pudiera ver las trampas de sifón cthonianas grabadas en el suelo.

Habría evitado un lío si Josef no se hubiera metido en una mientras entraba. Se adelantó pero chocó con paredes de polvo de azufre que ahora cubrían los bordes del sello. Agujeros en algún lugar imposible surgieron alrededor de sus pies. Tentáculos de cian se abalanzaron desde abajo, envolviéndose alrededor de sus miembros mientras golpeaba. La cabeza de lobo del demonio se elevó sobre un cuerpo de serpiente y miró fijamente a sus ojos cincelados. Gruñó.

Antes de que pudiera abrir la boca, los dos zarcillos que cubrían los brazos de Josef fueron destrozados. Una bolsa de agua bendita en su ropa estaba rota por la constricción. El demonio gritó antes de que el puño de Josef le rompiera la mandíbula y le bajara por la garganta, y la otra mano le sacara dos dientes para usarlos más tarde. Con estallidos de energía etérea, el cuerpo del demonio se solidificó y se desmoronó en un polvo frío. Exorcizado.

Seis segundos hasta que las paredes de azufre se derrumbaron. Un oficial de Obskuracorps gritó a la puerta, probablemente ordenando a su pelotón que disparara en el momento en que Josef saliera. Tiempo más que suficiente para prepararse. Enfundaba los dientes, se cepillaba el polvo de demonio exorcizado de sus fatigas, agarraba una granada y sacaba su anilla. Cuatro. Tres. Dos. Uno.

El azufre se rompió en trozos de vidrio. Emergió un tiroteo. Josef lanzó la granada a través de una grieta y pateó un trozo hacia delante, agarró a varios mientras caían en cámara lenta y los colocó en el aire como una barricada. Salió corriendo cuando una explosión derribó las barreras y a varios soldados. Las balas pasaron a través de sus fatigas para golpear su cuerpo, las pequeñas grietas en su forma de arcilla como pinchazos de lo que imaginaba eran agujas.

Deambuló entre más siglies trampa. Un soldado ataviado con una armadura de anillos oxidada se lanzó por detrás y fue rápidamente golpeado de cabeza contra una trampa, desapareciendo detrás de más muros amarillos. Josef se cubrió, bloqueó mentalmente los gritos en la tumba de azufre, y pensó. Cuando la IOA había realizado escaneos etéreos encubiertos en la mansión antes que él llegara, encontraron que el aura mágica que rodeaba el área era la más intensa alrededor de una gran cámara en el fondo. Ahora que ya había pasado la entrada, también podía sentirlo ondear en su mente. Seguir adelante lo llevaría a sus objetivos de misión y a algo peligroso. Algo que Thule y Obskuracorps nunca deberían tener.

La puerta al final del pasillo se abrió. Un Comandante de Obskuracorps — cara cubierta por una máscara como la de Benedikt aunque pintada con muchas más runas — salió. Amarrado alrededor de una mano había una correa que conducía a una cosa esquelética. Huesos rodeados de llamas amarillas, tres "ojos" de color magenta mirando intensamente a Josef, los extremos de los seis brazos rotos y sustituidos por fusiles de asalto. El Comandante tiró de la correa y sacudió la cabeza de la bestia, los clavos de sellado incrustados en su columna vertebral golpeando en respuesta.

Thule había aprendido a controlar a un demonio.

Todas las armas de fuego dispararon, eructando una ráfaga de balas ennegrecidas que dejaron rastros oscuros de cicatrices en el aire. Josef esquivó. Las balas golpearon las paredes de azufre de la trampa una vez detrás de él y la doblaron como si fuera tela. atravesaron para desgarrar los restos sangrantes del soldado y las cabezas de demonios que se daban un festín en él, succionando cuerpos hacia adentro hasta que entraron de adentro hacia afuera y se encogieron en motas carnosas. Algunos atascados en el suelo todavía retorcían sus baldosas en pequeños ciclones de mármol.

"Bastardo", murmuró Josef.

Por primera vez desde su entrenamiento, tomó el rifle de asalto — especialmente diseñado para sus voluminosas manos — por el costado y apretó el gatillo. Rayos de energía taumática lanzados desde el cañón, alimentados por el taumatúrgico potencial del propio cuerpo de Josef, se dirigieron a la cabeza del Comandante. Su brazo derecho se dividió a través de su manga negra uniforme en tres miembros de bronce. Escudos taumatúrgicos proyectados desde las manos. Los rayos se movían desesperadamente alrededor de las barreras iridiscentes como un punto débil, pero los brazos se movían demasiado rápido. Todos fueron bloqueados y absorbidos como combustible.

Josef forzó una última oleada de energía en el arma. Tapó su cañón con un diente de demonio y lanzó el arma por un camino que la llevaría hasta el Comandante. Más balas vinieron de los soldados al comienzo del pasillo, pero ahora las únicas que importaban eran las del esqueleto. Corrió a lo largo de la pared mientras rompía trozos de madera, encontrándose cada uno con los proyectiles y ralentizando su aproximación. Más rastros negros serpenteaban hacia sus pies. Saltó y lanzó una granada que rodó hacia adelante.

La granada voló la pared del pasillo. Josef se sumergió en el campo de hierba de afuera, abrazó la fresca brisa, y luego se zambulló de nuevo en el caos bajo el velo de escombros de madera. El arma atascada aterrizó detrás del Comandante y finalmente se dobló bajo la presión de la energía dentro de ella, incinerándose a sí misma y al diente en una bola de fuego azul. Un brazo de metal retorcido para bloquear el infierno con un escudo. Sólo quedaban dos para detener a Josef.

Los dos brazos fusionaron sus escudos y el Comandante levantó una brillante pistola, lista para disparar en el momento en que sus defensas cayeron. Josef recuperó el segundo diente y lo apuñaló a través de los escudos. Pisó el suelo como si fuera una cuña. Se desgarró una herida. Movió los dos brazos mientras giraba el otro para cubrir el arma del Comandante. Dispararon. La bala no fue a ninguna parte. Una vez que los escudos se desvanecieron, sólo se necesitó un rápido golpe para forzar a que las tripas del Comandante salieran de su pecho.

Dejando que el cuerpo se derrumbara sin gracia, Josef se giró para enfrentarse al demonio. Había dejado de disparar. Incluso los soldados dejaron de disparar. Ahora que la lucha había disminuido, empezó a notar los finos detalles a lo largo del cuerpo del esqueleto. Ilustraciones talladas de pueblos, representaciones de guerreros, plebeyos, niños, todos en un esqueleto armado de seis brazos. Runas que deletrean "defensor" en la frente.

El demonio nunca fue una fuerza maliciosa. Era un guardián de esta región, que existió por mucho más tiempo que Josef, Nyrsigtuna, o cualquier otro grupo oculto moderno. Esto no era para lo que estaba destinado.

Josef recuperó la pistola del abrigo del presuntamente fallecido Comandante y, después de romper el gatillo destinado para manos humanas, disparó una bala a cada clavo sellador. Todos destrozados con facilidad. El calor surgió de los alrededores del defensor y cada brazo-arma se rompió, y fue reemplazado por brazos normales que se manifestaron de la nada.

Miró, y asintió. Asintió de vuelta

Josef salió del pasillo y cerró la puerta, ni un solo soldado se atrevió a disparar. Unos pasos hacia delante y escuchó los tenues gritos de soldados en pánico que huían de una fuerza que sus comandantes creían que podían controlar.

Con cada paso que daba hacia el comedor, el éter se hacía más denso. El movimiento de Josef continuó con normalidad, pero se sintió como si estuviera vadeando a través del agua, la energía taumatúrgica lo suficientemente alta como para manifestarse repetidamente en chispas azules que saltaban alrededor de las cajas de las armas, milagrosamente sin querer que los explosivos cobraran vida. Su destino sería pasar la siguiente serie de puertas.

Se detuvo. Ahora tenía una opción. Con la mayor parte de la defensa de la mansión arruinada, pudo irse, informar de sus hallazgos al Mando de la AOI, irrumpir con un equipo completo de taumaturgos y terminar el trabajo. Tiempo que podría conceder a Obskuracorps el precioso indulto que necesitaban para recuperarse.

Las chispas etéreas continuaron su danza, girando brevemente en un círculo alrededor de su cabeza antes de disiparse de nuevo. Algo en la cámara de adelante empezó a zumbar.

"Los sabios prevén las consecuencias".

Josef se adelantó y golpeó las cerraduras de la puerta. Entró en la cámara.

JOSEF.

La voz del Sumo Sacerdote se parecía más a un martillo en la cabeza que a un discurso real.

"Saber mi nombre no es impresionante".

En el centro de la cámara había reliquias antiguas: una cruz celta, esferoides de bronce recubiertos de brazos mecánicos, una estatua rota de un ser de cuatro brazos. Arriba estaba el Sumo Sacerdote. Los estigios zarcillos azules se desparramaban alrededor y entre las grietas de los artefactos, fundiéndose en la espalda del sacerdote para alimentarlos con energías taumáticas. Era el origen del aura. Era un sitio para desarrollar una nueva Llave.

Tienes una Llave de Salomón, Josef..

El Sumo Sacerdote levantó los brazos; uno mecánico, el otro de luz revoltosa. Sus negras túnicas y armaduras crujieron mientras el éter ondeaba sobre su posición sobre los artefactos. Para Josef, la cámara se sentía más bien como un abismo que se abría a cada segundo.

Dame la Llave y te dejaré vivir..

"Pareces contento de hacer una llave por ti mismo".

¿Lo harás?

Una no era suficiente para el Rito.

"¿Me matarás a pesar de todo?"

Esa no es una respuesta..

Dos espadas se lanzaron al suelo y en las manos del sacerdote.

"Ya sabes lo que es".

Cada pulgada de las manos de Josef se alineó con un texto hebreo resplandeciente.

Que así sea entonces.

El Sumo Sacerdote se lanzó hacia delante, espadas marcando el suelo en una llamarada de chispas. Aprovechando la Llave dentro de él, Josef hizo girar las densas energías alrededor de su cuerpo y las empujó hacia un lado, logrando una breve ingravidez mientras ponía su mirada en la pila de reliquias. Con una pirueta aérea, un segundo empuje lo envió a la pila. El Sumo Sacerdote cantaba. Aparecieron docenas de dagas en llamas y entraron en la persecución del gólem. La Llave de Josef hizo clic y las formas gaseosas de los espectros se desvanecieron, formando un anillo alrededor de su cuerpo. Las dagas alcanzaron a su presa sólo para desaparecer en manos no-muertas.

Josef chocó contra la estatua de cuatro brazos, rompiéndole un miembro. El brazo se agitó como si estuviera vivo. Hubo una llamarada de luz. Una lanza de hierro meteórico más larga que cualquier humano que haya descansado donde alguna vez existió el miembro. Josef la levantó alto.

Antes de que un nuevo plan pudiera ser formulado, el Sumo Sacerdote se sumergió. Ambas espadas chocaron contra los costados de la lanza, sin dejar ni una abolladura. El sacerdote aceleró. Josef retrocedió. Los gritos emergieron de los espíritus mientras giraban alrededor del sacerdote, desintegrándose lentamente de las energías azules que ardían por todas partes. Aparecieron grietas en los brazos de Josef y los nervios inexistentes se quemaron. El aire estalló con el calor.

Josef disminuyó su agarre y cayó de espaldas. El Sumo Sacerdote se adelantó, golpeando la lanza hacia un lado, y se estrelló contra el montón. Los estigios zarcillos azules se desmenuzaron. La pila explotó violentamente. Los incendios y los escombros barrieron a Josef, evaporando sus fatigas y licuando todas las herramientas que tenía. Detrás de las llamas infernales, la cruz, los dispositivos esféricos y todo lo demás en la pila se hundió en un pozo fundido que dobló el piso de la cámara hacia sí mismo. Tropezó hacia atrás, arrastrando la lanza con él.

El gran aura de la mansión se desvanecía como polvo en el viento. Todos los poderes taumáticos importantes que Josef tenía se habían ido.

NO.

En una columna de metal líquido surgió el Sumo Sacerdote, envuelto en túnicas de ascuas. Sus dos espadas eran ahora pilares líquidos de color blanco-caliente, pero permanecían en sus manos.

DE TODAS LAS MUERTES, UNA A MANOS DE UN BÁRBARO DE PIEDRA NO SERÁ NADA.

El sacerdote se acercó a Josef. Ambas espadas giraban como ruedas. Los empujones de la lanza frenaban cada intento de pinchazo y Josef lo retorcía, apuñalando el pecho del sacerdote. La sangre hirviendo goteaba.

NADA.

Los estigios zarcillos azules regresaron, derramándose de la herida del Sumo Sacerdote y apuñalando a través de la lanza, escarbando en sus grietas hasta que se rompió en fragmentos de siete puntas. Su puño se levantó y Josef saltó al aire.

NADA.

Duplicados de las espadas emergieron sobre el pecho de Josef, goteando metal sobre él. Todos ellos entraron a la fuerza. La Llave dentro de su cuerpo se agitaba dentro de sus entrañas y repetidamente se atascaba. Su mente gritó.

NADA.

Mientras más espadas se colocaban sobre su cabeza, preparándose para arrancar la palabra de verdad grabada en su cabeza y borrar su vida, Josef escuchó un chillido maníaco en la entrada de la cámara. En segundos el Guardián liberado estaba sobre el Sumo Sacerdote. Cada ojo magenta miraba profundamente en su alma. Antes de que pudiera reaccionar, el Guardián ya los había llevado en alto. Tres brazos esqueléticos golpearon el pecho del sacerdote y salieron por el otro lado.

Yo…

Los puños salieron del cuerpo y lo dejaron descender. Josef se cayó del aire.

no…

El cuerpo destrozado del sacerdote aterrizó junto a Josef.

moriré…

Una lanza de magma surgió de su brazo mecánico destrozado y se elevó sobre el gólem. Josef se levantó del suelo.

hoy.

Un solo puñetazo fue todo lo que se necesitó para sacar la mente del Sumo Sacerdote de su cabeza.


Josef caminó a través de campos iluminados por la luna lejos de la mansión en llamas. Las brasas liberadas por la devastación oculta se habían extendido por los pasillos del edificio, iluminando toda la estructura en llamas. Los últimos soldados de Obskuracorps que se encontraban en el interior, salieron corriendo por las ventanas de la planta baja, sus vidas mucho más importantes que lo poco que les quedaba de su investigación. Vio la quemadura sobre su hombro. Un crujido y toda la estructura se derrumbó en una hoguera a gran escala.

El tenue rugido de los tanques limitó la llanura desde lejos. La IOA estaba segura de que se confundiría cuando descubrieron que su misión de reconocimiento se había convertido en un aniquilamiento. Josef sería alabado por detener valientemente los experimentos sobre los componentes del Rito de Salomón, o amonestado severamente por haber roto valiosos artefactos y protocolos. No le importaba cuál sería el resultado.

Hubo un destello amarillo. Josef miró para ver al Guardián parado al borde del bosque. Dio un último asentimiento antes de que su cuerpo se disipara en gases que fluían hacia los árboles y pastos circundantes. Un destello de magenta hacia lo salvaje y luego todo estaba en calma.


« Documento Archivado -- HSA-008-Advent || Amanecer Negro || Operación AEON DAWN »

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License